Skip to main content

Full text of "El cielo en el parnasso, cartel certamen poético. : Conqué la Real Universidad de S. Marcos de Lima, capital del Peru, y en su nombre su rector. El Doct D. Alonso Eduardo de Salazar y Zevallos. Abogado de esta Real Audiencia, y assesor del cabildo y regimiento, y cathedratico de Visperas de Leyes in ella. Celebro el fausto Feliz Recibimiento de S.E. in sus escuelas. Y la relacion de la festiva pompa, y solemne aclamacion de su entrada en esta ciudad."

N 



"S. 






1 [ 

M 



- 






¡I CERTAMEN POÉTICO- gf 

HJ5U5 ' ■* " *n> «*fa 

■- VJI 

Va 



EL CIELO EN EL| 

PARNASSO, 
& CERTAMEN POÉTICO- J* 

^ to ' ' - ^ 

££? CONQVELA REAL VNlVERSlDAD DE £■ 

fr>> SANMARCOSD&LLMA>CAPlTALDELPEKV, £ 



Y EM SU NOMBRE SU RECTOR 



EL DOCTOR DON ALONSO EDVAR- -&% 
dodeSalazar y Zevallos, Abogado de eíta 7n%Z 
Real Audiencia, y Afléfor del Cabildo y Re 
giouento, y Cathedratico de Vifjeias 
de Leyes en cü*> y/ 



^V 
^^ 
^^ 

^£? 

$>£ CELEBRO EL FAVSTO FELIZ RECIBÍ- 
3P £> miento de S. E. en fus Efcuela* 

5?3fc Y LA RELACIÓN DE LA FESTIVA POMPA, Y 

>;£ QVE DESCRIBE IL DOCTOR DON PE- 
^>a cfro de Peralta Barnuevo y Rocha* Contador 
^>a de cuernas y Particiones de efta Real Audien- 
^>3 cia^y demás Tribunales,CathedTaticode Pri. 
<¡g 5* ma de Mathema ticas, y Rector que fue 
^>a déla mifma Real Vníveifidad- 

2^ v¿ Coulkcocia ea Lima»cnla Imprenta Keal A"© de i?j6. 




^z 



~¿^ 

Solemne Aclamación de fu entrada en eíta Ciudad. S 5 ^ 

*%>■:' -. 






*«„ 






1- . •* 












6 






: 



11 






; 



i 



: 









t 



I 
w s | - 

^ , ■ > i -■ ■ m 

■ ■ ■ i ■ ■ 

■ ■■ ,'i ■ ■ ■ ■ i • M 

í .. ■-.•.- ... ■■■■ ■ ■ ! . , . 



AL 

EXCELENTIS- 
simo SEÑOR 

D. ANTONIO JOSEPH DE MEN-J 
doza Sotomayor y Camaño, Marqués de 
¡Villa García, Conde de Barrantes, Se-. 
ñor de Viftj Alegre, Rubianes, Lamas, 
y Villanafur, Gentil hombre de Cámara 
de S. M. y fu Mayordomo, Cavallcro del 
Orden de Santiago, Virrey Gover- 
nador, y Capitán General de 
losReynosdel Perü Tier- 
ra fiíirie y Chile &c. 





"K 



EXC M0 SEÑOR. 







Velve en cfta Obra; como cu 
; vn Circulo de gloria, la gran-; 
deza á U grandeza, y el ju¿ 
bilo al jubilo-, la grandeza, q 
en ella íe refiere de la Entrada de V. 
Exc. en efta Ciudad, y íu Rccibimien» 
to en fus Eícuelas, a la que entonces fe 
admiro* y el jubilo, q aquí expreílan las 
claufulas, al que alia fíntieron los afec- 
tos, Y aunque para el Original de aque- 
lla magnificencia no podra íer Yuncien- 
te Copia el empeño de la Pluma, íe co* 
fuela ej defeo, con que fea aquí igual la 
¡inmortalidad de eíia memoria a la rejt^ 
lidad de aquella exultación: pues todo 
lo que no pueden competir con losob* 
jetos los diícmfos, pueden identificar- 
ía 









íc con las alegrías los fervores: que tam3 
bien tienen f^mmm&did fo$*g^$¿ 
con que íe deíqukan de la pequenez de 
las cornprehenfiones. V* E* es el mif- 
mo Numen que apareció en aquella ve- 
nida, y que fe adora en eftas aras; yes 
en eíU Obra ei Mecenas de si miímoj 
cqo que no puede dexar de preftar fu 
acceptacion a eftos cultos, ni de aplfc 
car fu amparo a cftos defvelos. La alca 
inodeftiade V. E., qa fuerza detener 
dominio eii los corazones, no tiene km 
perio alia en Tus alborozos, puede bien 
jfeíiilir eftas expresiones, como elogios 
íuyos^pero no podra contenerlas, como 
ardores nueftros, ni quena faprimirlas, 
como exemplos públicos. Y aífi eípera 
efta Real Vniveríidad, que fe íirva V. 
E. , admitiendo eíla Relación, deexer- 
citar fu benignidad allí mifmo donde 
repugna exerckar fu compkcécia, Cor» 
ta es la ofrenda} pero fe contenta con* 
frderado, q impoflible fena referir todas 
fus glorias* quando (e ha podido formal 
%m hiíloria de íolo va aplauío»' 



Dios guarde la Excelentísima P^r- 
fona de V. E. como cite Reyoo, y e\ 
leivitio de S, M. han meneftcr. 



r £oSl. D. Zilonfo Eduai&i 

de Salariar y ZevaíIos 4 

Redor* 




*s 



ELECCIÓN DEL 

EXC MO - StñQR MARQUES 

DE VILLA-GARCIA, CONDE DE tíAR<< 
lantes al Virrey nato del Peiü. 





S LA ELECCIÓN DE 

vn gran Míniíhpvn a pro- 
pagación del Soberano-, en 
que debe fer la extenfion 
de la miíma naturaleza que 
el origen. Es vna lineada 
gov ierro tirada del punco de la Ma- 
geftad, vn rayo de cíplendor continiiíi* 
do de el centro del poder, y vna refiexio 
de poteftad reverberada de la luz déla 
grandeza. Es el Principe vn Pintor 4c 
si miímo, que delinea íu imagen, y la 
anima. Es vn Sol racional de íus Domi- 
Symbolo, en que es inferior el 



mos 



modelo al fcmejar.te: pues íi fe huvief 

fe de alabar a aquel Monarca de la luz 

A con 








con h mejor cíe fus íimllltudes, níngñ* 
na havria mas relevante, que la de va 
grande Rey* excediendo efte a aquel 
todo lo que excede la razón alama* 
reria, y I* fabidutia al refplandor. O 
cuanta falca hacen a la vifta vulgar los 
ojos deíeípirku! pues con ellos vería , q 
yn Imperio no es otra cofa, ¿¡ vna Efphe- 
ta de govierno, en que el Principe es vn 
Sol de inteligencia, y la promoción de 
fus Mmiftros vna continuación de fus 
irradiaciones. Anees es mucho mas Sol 
que el natural: que eílc no hace i los 
demás Planetas, los iluílra: y el, no 
falo ilumina los fuyos, fino los compo- 
ne. Son eftos el miímo Soberano tepe* 
tidoj y b mifma Mageftad multiplica; 
'darlos yaudates,quc ceílifican la quali- 
dad de .la fuente, y las ramas, q dicen la 
¿virtud del tronco. Son los Satelices de fu 
tíosél, que acompañan por qualquicra 
parte fu eíplendor: !os índices de íu 
Corona, que avifán la opulencia ó el 
deícaecimieto de fu Eüado: como aquel 

P r «2 






■H 



prevenido Nilofcopío, que en fus me- 
didas anunciaba la fecundidad de aquel 
gran RÍ03 ó como aquella fatídica Me-; 
ía 3 llamada l Theor:s f q en el ara del Ro* 
mano Theatro moftiaba la fortuna de 
la República. Los buenos fuelen íermas 
a&ivos en las execuciones, que los mift 
mos Principes, como aquellos cryftales 
caufticos mas poderofosque los muíaos 
rayos: porque vnidos los de la Magekj 
tad en el foco del zelo, producen ma* 
yor fuego de eficacia. Son los anuncios; 
que advierten al Principe el rumbo del 
acierto, del modo que aquellos Pa'xa-j 
ios de la Peruana Coila, que con fu cm* 
to avifan a los navegantes fu derrotas 
b como aquellas Aves, que llamaron 
JPrepetes los Antiguos, porque con ta- 
fublirnidad del vuelo auguraban la fe- 
licidad de los fuccííos, por donde tam* 
bien merecieron el renombre de las gra-^ 
des Aves* del modo que al contrario 
llamaban Inferas las que cen la baxeza 
del gyro prefagiaban la adyeiüdad de 

los 









los futuros. Por cito eri nada mejor fe 
reconoce todo lo que es el Principe, 
que en todo lo que fon íus Govcrna,- 
dores, fíeadó eftos fu mayor reputación, 
ó fu mayor defcredito* íü mayor gloria, 
b íumayor obícuiidad. Con ellos le obli- 
gan á la Fama de mancomún los Sobe- 
ranos, y van corriendo el rieígo de fu 
TNfonibte. Lo que fube a tal grado, que 
vale mas vn Rey menos hábil con ha- 
biles Miniftros, que vn Rey excelente 
con Miniftros malos. Aquellos ion miér 
íbros > que componen la cabeza que les 
falcan y eftos desbaratan la que tienen. 
Son los íluftres a vn mifmo tiempo ios 
Governadorcs, y los Eftados del Impe- 
rio* á quien dan en el talento mejor ex- 
ten (ion que fus Payíes. Son Provincias 
vivientes, y Rey no, racionales, que va- 
gan por todo el efpacio de la Monar- 
chia. Dcíuerte que déla manera que el 
Supremo Authcrfe nombraba Señor de 
íus mayoíes Siervos, haciendo Imperios 
de (^¿nombres, aííi pudieran en vn Prin- 
cipe 



circ fcr Títulos cíe fu Corona fus M¡- 

r 

niflros. Dos (ucccíl;oncs tienen ios Mo^ 
narcas: U vna la de fus Porteros, y lé 
otra la de fas Miniíiros; aquella, át(« 
pues ¿c fus fcpulcros - , y efta, a viña de 
fus ThícnoS; ¿qudtá, cafual, y efia, pen: 
íada¿ la vna, muchas vezes indepen- 
diente para el cargo; y ia otra, íiempre 
dependiente en la elección. Defeanbla* 
fonaríe de eternos, y de immenfos, y 
fuplcn la duración con la Progenie, y 
la preícncia con la deftinacion. Pero ü 
acierto en efta es tanto mas - precito, qui- 
to en aquella involuntario. Que culpan 
tuvo vn Germánico de vn Caligulá* 
aquel, las delicias, y eftc, el horroc del 
Imperio Romano-, vn Marco Aurelio de 
vn Commodoi aquel, vn Philoíopho 
Imperante, y elle, vn Verdugo corona» 
doj vn Conftantino de vn Confiando» 
aquel, el Thtono dé la Fecj y efie, el 
A fy lo del Anianiímo? Al contrario, que 
gloria no fueron vn Lelio a Scipion, va 
Mecenas* y vn Agrippa a-Augufto> va 
A: Tu* 






v 



¡Trajano a Nerva; vri Plinío a Trajano; 
vn Theodofio a Graciano*, vn Rufino 
aThcodofioj yvn CaiiocJoro aTheodo- 
rico? Quanto. lufhe no dieron aSgovier- 
no de Adriano* vn lultoGelíó, vn Sal- 
vio luíiano, y va Nerácio Friíco* tres 
Míniflros, que tenían talento para tres 
Imperios, y dexarot* ciencia para mu- 
chos- Siglos? Quanca grandeza no fue en 
mieítro Efpaña el concurío de ios gran* 
des Miniítrosjquc florecieron en tiem- 
po de aquel heroico Rey^ el mas Polí- 
tico de los Fernandos, que fupo tener 
en ellos vnas Copias, q juntamente eran 
Imágenes de íu authoridad, y Oficinales 
de fu confefo, y que tenia en íus cabe- 
zas XÓÍ2Í la íabjduria de la íuya, y en fus 
genios vnás arcas de talento, que abiia, 
qaandohavia rnenefter el caudal de Íüs 
dtébimenes} Que aplaufo no han mere- 
cido las palabras del masfamofo de los 
Gados* quando habiendo hecho a tu hi* 
jo la dadiva cb dos Mundos, le enco- 
mendó a íu grande Secretario, d infigne 

Era- 



— — 



Erado, dic iendole: que quan'o le havia 
entregado aquel dia*no igualaba al AU* 
ni ¡1ro que le daba} Lo miímo ba íuce- 
dido en las mas celebres Repúblicas. 
Mientras Achcnas, y Roma tuvieron, la 
primera los Solones, y los Ariftides, los 
Alcibiades, y los Theiioiíiocks, y la íe- 
gunda, los Camilos, y Fabios, los Ca* 
tones, y Scspiones, fajuzgsron la Gre. 
cía, y el Orbe. Son en fin las Colum- 
nas del Edificio del Eflado, y los Polos 
de la Efphera del goviemo: vnos At- 
lantes al revés, que con cabezas de Gie4 
lo íoílienen la Tierra. Son las cien ma- 
nos, que hacen al Principe vn Bíiaieo 
de poder, y los cien ojos q la forman vn 
Argos de conocimiento. Mucho mas ák 
Dios á los Principes en ellos* q lo q eftos 
les preílany quanto va de dar la luz á 
comunicar la poteftad, y de entregar ct 
acierto a encomendar el marido. Eños f 
los embia el Ciclo, ellos íe ■ iu.tiru.yen» 
y el Rey los elige. Vn gran Mbiíto 
es fenulla de etemidadvque gaíía figlos 

en 




v 



ctvbrótaríe: Obra f%iffii de la Pfcviden* 
cia, que coniume Reynados- en hacerle: 
pues como íi Ce fueran eícogtendo tna« 
ceriates de hombres, para cóponeflo, le 
es occeílario.defechar muchos, y apü- 
car pocos. Vno es vaílo en la compre- 
heníion, peto carde en el diétamen-, otro 
agudo en la especulación, pero defticuy- 
do en la experiencia- vno vivo en ha 
execucion, pero precipitado en el dií- 
cwfojotro excelente enelconíejo, pe- 
ro manifiefto en el fecreto, vno medí- 
tado en las ideas* pero lento en las ope- 
raciones* otro tico en las máximas, pe- 
ro pobre de aciertos; vno integro para 
k luíHcia, peco rígido pata la ciernen-; 
cías otro temido para la obediencia, pe- 
ro .horrible para la benevolencia, y en 
fin, otro que hace refpcto de la fober^ 
Mim y liberalidad del ínteres-, Numen,' 
q.us- defea llenarle a vil tiempo de ado- 
raciones, y de ofrendas. Y en fin las 
pceridá&'de los hombres fbn de erdina- 
i-jb r XQedal.las, üijk tienen íu {eysrío* y* 

di 




feftatuasde pocos pcifilc^ porque rcgtii 
tómente el temperamento que forma, 
vnas, dcftruye otras, ó la aplicación a 
vn extremo aparta del otro: y afll ion 
flores de perfección, que cftan con las 
cfpinas del defeóto, y luzes de admira-, 
cion, que andan con las íombras déla 
nota .Por cfto, q no es precifo, que fudea 
las Edades, pata formar vno, en quien 
concurran todas las prendas, fin algu-i 
na de las faltas? Es cite vn raro Af- 
pecto de Virtudes en el Cielo de los 
alvedrios; y vna Máxima Coa junción 
de méritos en el movimiento de la he- 
toicidad. Quien feria el que como Lif» 
curgo merecietíe, que lo declatafle el 
Oíaculo por el roas perfe&o, y aun por 
vn Numen mas que por vn hombre? 
Mereciólo folamente aquel grande Va-" 
ion entre los masiluílres queprodueian 
aquellos figios, que fueron los tiempos 
de los Héroes, y las edades de los Le-* 
guiadores: y quantos Licurgos ay Poli- 
ticos, dignos, de que los elijan Oiácu- 

B los 



N 






los. DélphicQs?. Compendio fon de to- 
das cftas dotes la Prudencia, la IntcHgé- 
cia, y la Fidelidad) tres Gracias de Po- 
lítica, que hacen fu Venus a la Sabidu- 
lia. No es efto, porque falte del tedo ef* 
ti Progenie de Varones. Rara vez de- 
xa de ha ver en vaa Monarchk Genios 
capazes de vn grande Minifterio: pero 
eftos fon theforos de talento ocultos ea 
la tierra de la inexperiencia. Quien def- 
cubrirá los eícondidos* quando aun no 
fe aplican bien los defeubiettos? Con que 
en la verdad mas Ton hallazgode la di- 
cha, que parto del cuydade> mas dadi- 
va del Cielo, que obra del Principe. Lo 
que mas puede hacer cíle, es el prevé* 
venirlos con aquella repetición de Car- 
gos, en q el Puerto es a vn tiempo .crea*' 
cion, y examen: pero efte miímo em- 
plearlos es otro modo de deberlos: por* 
que el Miniftro que fe hace en el. -Era*» 
pico, citaba ya hecho por la mitad en 
la Virtud: y el exercicio fue el iinzél, no 
fue la lamina de fu fineza. 

Ver- 



Verdad es, que aun quando fe ha- 
llen en los Miniihos todas, ó grande 
paite de aquellas qualidades, no íiem* 
pre eíhn en poder de fus intentos fus 
aciertos. La antigua conftitucion de va 
Rcyno, en cuyo cuerpo fe ha hecho U 
enfermedad naiutatezavla vrgencia de 
la necefíidad, para cuyo focorro íe ha* ■', 
ce precepto de la difpeníacion-, el deí- 
cuydo, b maücia de los executotes, en 
cuyas manos íe hace robo el orden vU 
malignidad délos Pueblos, cuyas que- 
xa* le hacen {ediciones* la fraude délos 
íubditos, que fe hacen pretendientes de 
íu ruyna-, la confederación de las Na- 
ciones, que hacen vna guerra de vnron 
de íu concierto^ y en fin la emulación 
de los Dominantes, los accidentes déla 
naturaleza, y el defcaecimienio : de. los 
medios, fon todos obftaculos, que mq* 
chas vezes no puede Calvarlos el zelo 
en el camino del govierno. Pero loque 
íobre todo es inevitable, es aquella om- 
nipotencia de la fuerte, que no fiendo 

otra 



N 






cffa cofa, que aquel divino arbitrio qué 
manda en codo» y llaman Fortuna lo¿ 
mortales, haciendo vn Ídolo de la mííma 
Deidad» y de la ruiftm verdad vnamen* 
cita. Quancas vezes bien cenadas codas 
las avenidas del diieurío, atacada de fc-í 
|>enteládefgt acias y al contrario qüan- 
tas fin avifar la razón fe entra la dicha 
por las puettas? Iuzgar, que pueden los 
humanos tener guardado a! íupiter da 
la felicidad en el arca de íu fabiduria* 
es querer, que aquella fea fiempre iala- 
rió de la habilidad» y jamas liberalidad 
de la Providencia, como que el Cielo 
aya hecho guarentigio el beneficio, para 
«que lo execíite la Prudencia, Efto feria 
álzaríe la Virtud con la Fortuna, éin- 
fetbiríe del Ciclo la Razón. Efte es aquel 
átheifmo virtuofo» y aquella fobetbia 
philoíophada de la Stoa»quc couftkui* 
ií Sabto fofere love, y hacía independien* 
te al Phtloíopho del Vniver foj citar den* 
f to dg la humanidad, y jteg^ríe fuera dé 
U Namialei§- Por cfíoíe^ yn íingulat 
• tra-s 



trabajo de los grandes Goverrísdores 
)a pcníion de eltar mirando fiempre 
)a cara a la Suerte, para que haga a- 
cienos losd¡£tamcnes«. No juzga el pu- 
blico por las razones, íino por los fu- 
ceflos. Es el éxito vn di(curío que ha- 
ce la Fomwa, y fe lo aproprian a! ca- 
lentó: y como filos Govemadores fue* 
ran los Afleííores del Deílino, peían 
íus pareceres por ios calos. Son para 
con los Ftttblci--vnos hombres dados 
á rielgo del acaíu, que ganan la fama, 
fi llega efta al puerto de la dicha, 6 
pierden ja honra, íi naufraguen el pía* 
2cr de la ddgracia. Sentir fue del Prín* 
cipfi de los Oradores: Hoc plemmquc 
factmiiS) vt con/ilm eventis ^onderemuí % 
i5 cui bene quid frece ¡jerit> multum Ule 
providi[fe í cui fecu$>nihsí fenfijje dica* 
mus. (i) ti hacer feiizes arte es íolo 
i de quien puede hacer juOos. Es la proí* 
peridad la Regalía que fe reíuva para 
si el Supremo Author; el OnieMgede 
la Omnipotencia, que aun no lo cede 







v 



S. 




á Ja Virtud} y la Merced de la Piedad, 
¡que no la confulta'' a la Poütjea, ni la 
pone en fu regiíiro la Razón. No por 
efto dexa ordinariamente de fer actifi- 
ce de fu acierto el buen Minífiro. La 
felicidad es vna Criada, que, quando ie 
acompaña, debe agradecerla,. y qiíaiv 
do fe le aufentá, tolerarla. El exckar 
Dios á vnst Corona eftos Varones, el 
decirles por donas camina la verdad»' 
y el leñálarles donde cfU k dicha ¿es 
,'yJná gracia de gloria, q le hace, quaodo 
la quiere ¿agradecer, ó reparar* y eftó 
es el arte con que dota a la Fortuna/ 
paiaque fe defpoíe con el cnento* , 

ñíü parece que ha obrado en eftos 
tiempos, en que<ha querido .dar a nueí*- 
tra 'Monaichfo vn glande Héroe, en¡ 
quien fe halla aquel feliz concurfo de? 
íealzes y prendas tan rara vez admira* 
áoen las edades, y vn Herbé, en quien 
¿ftan la prudencia fin ¡a lentitud, la a« 
gudeza fin la precipitación, la luíticia 
fin la rigidez» la grandeza fin la vanir 

dad, 






dad, y la afabilidad fin la depreflioft; 
y en quien a ííiften juntas la preven- 
ción con el acierto, la experiencia con 
la cbfervacion, ía integridad, con la 1 
clemencia, el zelo con lafuavidad, y ea 
fin, lo q can raras vezesíe halla, el mé- 
rito con la fortuna: Tiendo vno de a* 
quellos Angulares, que fiendo regla ca- 
bal de la Polcica, fon excepción feliz 
de la dcfgracia, y en quienes, quan- 
do en otros fe ignora la caufa de las 
dichas, tiene la Suerte con que dar pie*. 
na razón de las profperidades. Taq na- 
turalmente perfe&o, q de fu excelfp' .gc¿ 
nio puede afirmarfe mejor que lo q aiU 
expreísó Veleyo de otro, q es vn Varori 
femejante en codo a la Virtud, oías im- 
tnedia.ro a los Diofes, que a los honi- 
bt€$*> (i) que nunca obro redámente, 
porque lo fupieífe la fama, finofucciv 
cicncia- v deíueite que a no íer eílo o- 
tro mayor merecimiento*, el eXceík) dé 
fu virtud caíl dexara de fer exceflo de 
fu meneo} y la libertad del' elegir fe 

' "hi-j 






Homo yurmti 
fjmiílimtts* m<¿ 

gS7;tQ Di] 5 £¡U& 

hemímbtis pro* 
V$iSexa$ iife. *J 




V 





fitcieta néccíTiJad áel proceder. Aquel 
Soberano del arte de decir, que hito 
^al grande Poinpeyo, el Principe de U 
immorcaUdad en la vhtud, en la glo> 
cia, y en los hechos para con todas las 
gentes y los Siglos: cum v/rtMte, glo* 
ví j, rebtis geftis Cn* Pompe tus omntum 
g^nt'mrnsommum f&wlúTHmyOmms me* 
wm& faciU Princeps* que diría oy, fi 
vierte á va Héroe, a quien dcfpuesde 
tanto nueneto de gentes y de íiglos, q 
tantos Pompeyos han tenido, le a¡Jau« 
de el Mundo por primero* fin queja eof* 
turobre de ver tantos famofos, le aya 
quitado la novedad de ver vn immor- 
tal. Yo aíTeguro, que íi Grecia» y Roma 
huvieran tenido ambas vn Peiü a la 
iriano, y vn vio a la vsfta, no huvie* 
rao por - vcotujra producido !©$ AnftL 
des, y Phocionfis» los Camilo*» y Cato* 
nes s que tanto adroimon. Los Pomos 
délas Hefperides^ el Vellocino de Col- 
chas, la Trípode de Delp-hos, el Ca- 
rnada de Rampúneto 5 la almohada de 

les 



rrnir*" ■; 



^^* 



Ips Perfas,y los dones cfeCrcíTo, faél 
*on mentiras de grandeza* y Juegos de 
cfplcndor, al cotejo de vn Reynó, en 
que, si, como ¿dli, fe detuvieíTe íu ri- 
queza, fucráh Pobtecióhes de plata fus 
Ciudades, y Creílos de caudal fus cro^ 
radores. Navegar fin naufragio kp 
limpieza per vn ©ce^ttó dé- : órcv 4¿ ;; 
vit la integridad fin iiefgo< dentro dé 
vn mundo de opulencia, es gloria á 
que no Hegátün-fycMm*fftd^flos fa- 
inoíos. Conque fi el Imperio huirica 
ra fído íugeftiott, tío htivicíáliád exS-. 
pío la Virtud. Afpirábafe íó) o e tiron- 
ees el poder: -^^ r uik^o^^a^i^ii 
íen las arcas las que búícabari k>^d$r 
íeles? Qpe mucho, desdefiailen les th&- 
íoros, fiera entonces otro modo de co- 
dicia la pureza, y era otra manera de 
riqueza el mando? Ser vircúófbs; don- 
de era . neceíTário, para fer venerados^ 
íer juftos, y donde era precifoí'er ín- 
tegros, aun para 1er tyranos, no ¿fa* 
reato conao íer vno y cero* donde fe 
1? pu- 






s 






\ 



pk&mCin ktú n reatos, ter pUuSfeleshJ 
yin {er;tl%^ificer€Ííaiíos, fer ilute 
tres. Ea aqiífiSSa admirable antigüe-. 

nos zeipíps dfc ía$,;R0pubHe&s>,,q no les 
c&i\{p®úm Podcipfos por amanses;.^' 
ep \$\ m$am <lüfi f®j papila méos es, 

ras no ha férvido eíle citólo -de eíau 
la? Quaneos no hicieron tercera á la 
Virtud' fí^St^^ék^Uf^éWk paácr : 

a.|o? 1 fJicfoips^! Q&a&coS: fueron Hef 
tbsfa pgraíer pode-roíos* y conquifta- 
rqftlas riquezas ^omo las Provincias^ 

lijp el "bí-a.?p¿ ¿y k£Wp 6 también cii- 
yicífe el vicio íuini mortalidad* íuvie* 
ro$j vna anfia iluftre^ y yna codicia 
heroica con que confeguirla? Por efi 
to es tan ungular la pureza de S«E; 
que a todos los paffados no agravia 
áe nueva* porque no pudieran igua* 
hrla de alta. Aífi debió íef, para no 
¡dalles que fegtir: epe es privilegio de 



lo muy fublime, el fabeí exceder ím 
deprimir-, porque tiene fio comparar. 
íe el íuperar. De eftc modo pudiera 
bien decir a S. E. mejor que a íu Ira-, 
jano, (¿i gran Pancgyrifta: Quien án^ 
tes de ti prefirió efta alabanza a la r¡<¡ 
queza? Sed qms ante te lattdem if- 
tmi pecunia prMulit} 

Eíle es el remedio mayor de las 
Provincias. Conquiíló el granPizat-* 
ro el Perú con el esfuerzo: pero S. E; 
lo conquifta mejor con la pureza: ga-> 
nolo aquel de Barbaros, y S. E. de los 
proprios. Mas poderoío es íú obrar, 1 
que íu expedir. Es y n Virrey de exern» 
pío, que es preciío que tenga fubdi«- 
tos de imitación. El que falcare, fera 
dos vezes delínqueme-, vnaen lacul-4 
pa, y otra en la torpeza. Que Ley, 
puede haver masjufta, que Ordenan- 
za mas prudente, que Bando mas 
eficaz? Quien ha de íer contraventor,' 
quando es el primer obediente el q go* 
Xicínai Cogmiílío es de integridad, 

def- 



\ 






! 






v 



V 




U) 
PlSn, Panegj 



clefpietiada con el Propicio de la fa- 
tn;4í c incimada en la prcíencia del 
te ñor. Aífi dará S. E. vna nueva o- 
pulcncia a todo el Rey no; par q le mi- 
mitrará todo aquello qá sí no fe per- 
Oiicc. Todos reciben lo que de /ni ti- 
guoo íe recibe: js^fta^ la merced 
mas agradable que á todos fe hace: 
Quodque gratifsimum e[l #ccipiénti* 
kus] femnt dati fibi quod ntmini eñ 
eréptum* (3) A y güito, como que fe- 
pa el mérito, que íe baila á si fin el ob- 
fequio, y que en k carrera del favor 
no neceífica de fe r precio para íer 
corona/ Predio es, <jue ¿n efías ver- 
dades fe íufra a si miímo S. E. y que 
tolere vna alabanza, que no puede 
excufar vna eloquencia de fuero in- 
terior, que hace vn elogio de con- 
ciencia. Su aplaufo es edificación-, y 
ella es la paite oicjor de fu Govier; 
no\ con que no puede refiftirlafumo- 
deftia. Es yn continuo Deípacho de 
Wtíiú, 4 no puede negar ¿ü razón. 

Afc 



AíTí ha pagado S. E. todo lo que 
'debía á fus iluftfcs Afcendientcs} pe- 
ro los ha pagado, dexandolos maso, 
bligades que ames le fueron acreedor 
res. Ha íido S. E. vna obra prima de 
fu Eftirpe, en que cada graude Vaton 
que ha producido, ha fulo vn moldo 
de heroicidad, en que íe le ha fundi- 
do vna Virtud. De cita manera fe le 
ha hecho adquirir el heredar. Mere- 
ciendo h i eftado S. E. dentro de íus 
Mayores. En ellos puede decirfe, que 
ha férvido, que ha vencido, y que ha 
mandado. Su alca derivación ha íldo 
vna inftruccion de íangré,que So en* 
ferió de generólo, de la manera q ácU 
pues fu educación fue vna concepción 
de virtud, que lo engendró de heroico* 

Por mas que para los empleos 
fe deba atender la perfenal habilidad, 
no puede dudarfe, que, (i efta fe en- 
cuentra en la Nobleza, deba ferprc2f 
tesrida todo aquello en que en efia mas 
iluftrada. Juzgaíe, que há de cuydat 
£ de 




\ 1 



h'iál 




ác anáat mas fuerte el que hb tiene 
quien teofreíca l&manó*íl tropiezas q 
ha de -■pfocuxar volar mas dieftro el 

que uo efper a a quien le dé las alas, íl 
deímayay que fe ha de afirmar toda 
en sí mifmo,. quien na halla colum* 
na a qne apoy arfes que por otra par- 
te el eagtey miento de la grandeza fe 
haca defden de k benignidad: akur 
U% que- le- hace inaccefTibíe de íublfc 
rae, guarna, que fe hace .iüviiibíe dé. 
luciente. Pera en lo regulat es inne- 
gable: la pradigbfa fuerza de aquellac 
íigilaeionde honor, q tranímite lalaít* 
gre en fus efpiíitus) con quelé hacen* 
cfpccie los que ion indtviduosy y Ma* 
cion los que ion polleros Los demás» 
par&fer ptentas, de coníejo? neeeíficati 
ác hacer la rairdelá virtud; ellos, de 
Mo cultivarla» Tienen eftos de cofib» 
dm las luzes en el campo de fu eí* 
friera. Ascienden, fin MMil f crecen* 
fin brotar :-. con que íe hallan hecho 
^doi dcofta del Iqbreúhr. Aman Jos 

Pue* 



Pueblos obedecer al que nació pm 
mandar: porque les parece neceííidad 
U íugecion, quando vén la poceflad 
paturaleza. Adórenles hafta la aípue* 
23, porque la coníideran raageftad, f 
reciben U benignidad como merced. 
Fue fieaipre U Nobleza Gothica 
la mayor de todas las de las Nación 
oes, exceptuando, la Hifpanrca, a que 
fe vnip deípuesv Quien tupiere, que 
antes q fume fíe- T royanos huvo Go- 
dos, no admiraja el oyr, que fíoreeieífe 
ftr poder ames de Rema. O mienten 
los Annales, oya Telepho era-.Mo* 
«arca Godo, y Pemftsíilea era Amar 
zona y Reyna deeendiente de efta Na# 
cion fampía* quando vinieton auxi- 
liares dú infaufto Piorno* Qua&d& 
Pinho, Alcxanáífey Ceta* loscemie-p 
ion, no fue porque acababan de mU 
tttuyrfei y el rezelo de lo* mas inely^ 
tos Gonquiftadom fue vnasícgundact 
de fetiosmas ineíytos guerreros: con- 
cue per vna antigüedad ..dc.it alto les 

con 







iífcífíróaTvaa -píéceác'ncw- de Noblcí 
2^. Por dio foío fueron capazcs de 
vniríe a U primitiva de los Efpaño* 
I$& que antes que huvieffe Hercules 
tuvieron Geryones* y antes que hu- 
>iefíe Scípiones tuvieron Argantó-; 
rito*. Conquiftóío* Roma deítoidos; 
porqáe ño tupieron lo que pudieran 
concordes, Y con todo eflío yna Nu« 
maná* en llamas fue antes íepqlcro 
de lá gloria de los vencedores, que 
foguera del valor de los vencidpsi ít 
vencidos deben deciríc los que no les 
-dexartf* que vencer* y les ganaroiítl 
tfiumphar. Yinoíe, pues, el Norte a 
Eípaña^y todas las obfeurídades de h 
Scythiaíe hicieron eíplendcres de íu 
imperio: defuercé que lóKjue haviaii 
íido nyos del dc^Roniaypailáronfaíet 
Aíkos de fu Eíphera. Se hicieron na* 
turaíesi porque erari do vna cüiánta Pa¿ 
triMe valor* y dé va' miíruo^Reyno 
de mi mortalidad. Los que antes ¿eran 
Aníes en -el íuyo, fc hicieren en el 
8?$ ... . ■ nueír 



micftro Príncipe?; y las Elecciones 
á ius puertos quedaran por Padrones 
de fu Eftirpc-, pues quien duda, que 
quien íe exaltaba á los Govíernos 
mas preeminentes, y a los mas alj0s 
Títulos, como lo era el de Duquesa 
precifo que dccen4kfl^ ¿el mas i.IuQ 
tre origen, y qen vtia generación de 
antigüedades, heredaíTe ligios la No? 
fcleza, q ya poíleia eternidades: mayor* 
incaffc ,en yna M *cíon q era ja Eícuela 
de la berpfcic!a4,,y jel Rsyno de la Fa> 
ma. ¡A ííi, pues, es necesario que fucile 
y no de los Grandes m^s excelfos, el 
fiel Andéca, Ququf de ^apábyiai^ 
en la fatal Bat&Ua q haftí aoíaljora ^ 
I.cnnecl Guadaletevauthciiíkocon fu 
muerte {4) (u leaícadv Txwm mm$^Qk 
fia cftadeígraciaelGIelo, y le dio coc- 
ino Corona el heredero, Parece -qut en 
vn circulo degrádela fue laC5i:abri% 
b govierno, ó pofleíBbp; de, tí^rp^s, 
para íer fo.lo Señorío de Morí^has. 
Fué hijo d$ Andéc^el famofc Eu* 



- 

■-' ■ ¡ ' : 

'■.,:'. ■ l 

i 

Camilo en \o$ 

y con Bt,i» r as 
■ en d áñi)j(>%* 
Henao sinn~ 
gugd* de Caí i* 
bna lltto 3 cap* 
1 5. con tirón 
muchos* 







I 




■fii ¿ 

cismar Oí Mo» 
ge de S* Efdff 
chlo % in Cfoni- 
cú gdg. i y 3. to m 
mo a.. Bibliothf 
íabbh'y otros 
€¡tadoi de Alom 
9et H l J a %~ t de 
fas wye fl'tga* 
ciones c* 7« §. 
&. y de PMU* 
zpr lib.]l¡ de 
fus**4»ndl t Vh: 
, ieté fart, 3* 

i - \ " ' ! '*» 

■• ; 

• - ■ •, 



aStiél Pagtid>qué futceílofael Paire 
en il alta Dignidad, 1« anadió la de 
Duque de Aqukania, por el hyme* 
fteo que enlazo con fu Princcífa. Fue 
tfte infigne Héroe algo mas que Rey 
ént aquel tiempo en Francia: y aun 
tomo tal le nombran vario» "(j) has 
Viendo fido el ^liquede la Chtiftian-j 
dzá centra la inundación del Maho* 
rnetiímo, el afylo de la Europa, y la 
fuyna del Afticaj que vio deftroza- 
dbs trecientos y fetenta y cinco mil 
Moro* $1 pie de Us murallas dcTurs, 
con íolo la perdida de mil y quinten- 
tos de los íuyos, acompañado del ce* 
lebrfc darlos Marte!, que de emulo fe 
le hizo aliado, y le ayudó acortar 
los Laureles que le competía; Pareció 
•tntonces* que en vna compañía de 
Milagros partió el Cielo los fúyoscon 
Eudón, y que las benditas efponjas* 
5q de fu meíale embió el Santo Pon* 
tifice Gregorio II, c hicieron invul-, 

^SIlMi! 8 3 q §552| ÍS 8H28K5 $ c a ^ 



jgtiíii parte de ellas, (6) Fueron el ca« 
pical de mifericordia, que junto con 
el del valor, produxo ganancias de 
gloria en aquel triumpho. • 

Fueron nietos deefte mclyto He* 
loé, por medio de Aznar el primero, 
( hijo fuyo ) Eudón, y Aznar, ambos ie«j 
gundos: Troncos, que llenaron de glo¡. 
rías toda Efpañay aquel, como nuevo 
origen de la Caía Cantábrica, y efte, 
como principio de la de Arag5 deriva- 
da de la de Navarra, Brote fue de En« 
don el iluftre ¿enón, (7) tercero nicu 
to del primero, a quien dio el Cielo 
dos Beldades por hijas, que fueron las 
dos fuentes, que, coma las del Nilo, 
formaron vn caudalofo Rio de eU 
pleodor, que entro en el Océano de 
Eípaña por las bocas de las mayores 
grandezas de fu honor. Fue aíH> pof« 
que la vna, llamada Doña Toda, ca- 
so con el heroico Iñigo Arifta, Pri- 
mero Rey de Navarra, y la otra coa 
el celebre Don Zuria, Primero Señor 



htiothecariuK 

715. Vedfi el 
tom I. de mi 

JHlftori* ¿c 
IJgaña lib^ j, t 
cap. 13* 



M 

Gdrlbdy libé 

il. <uifoti ert 
id TdbU de los 
jReyes de ¿iré* 

g M. 

Gtdkrd Giiifdi 
fd MicrvligU 
Geogrdpcd fol 
l.yL 
HertüQ Vw/W^ 



X 










.-■:■ 
■■•■ '-•- ,; - l . 



gen de bs Big- 

vid deCáftflía 



¡k 



de ArrigQiríága la CQrtarori de 1* 
Corona* por ventura pata roal; íeré 
viria, quedtódciimaf &fttrordeHl&% 
-áftt&gc :con el knitacte eftar* fuera 
del Dornl nio. A Boa Zwia hacen 
algunos deceadienits jdtóPrincipes de 
J&ícaicí^ ambición hiftortca; kuíear 
dSemprcr.;:|u&fc^':-c|lrañáSj teniendo la- 
xes píoprias. 

Procedía sferite Principe Don 
4#* cito* &ñor de V izcaya, £ cúyíf> hi- 
jo i^jpii^ a quién 
tdeaNeíls alto Señólo ) contento íij 
ü¡ÍQi £>. Iñigo López* fui {hmó$i 5or> 
^li letectóiiygr ede Lodies {9) -Con* 
que drei van dolé de efta primogénita 
raifc todo elíA^boiie Jo^lafort^s d? 
Mendoza* era pjmciíb*qüq ^fta Fami- 
liar y np la deparo, fueííe la Seío5 
fa deaquel fuene Pays* Pero rlfticu. 
»}|4 í>kn k Foítuiia i efta gí^qt Cafo 
iquaofo i^q«itoen |*f)fj|eíi^n 4eyn 
¿liado, con todo lo que Je dio en las 



de vna Corona: y las del Infantado; 
de Mondcxar, de Canece, Montcícla- 
ros, y fuera de otras muchas, la de Vi- 
llagatcia y de Barrantes, fuero las víu- 
ras de grandeza conque le pagó cí 
primer deípojo. Demancra, que pue- 
de deciríe, q la Nobleza de ella excelfa 
Eftiipe ha (ido, como vna Luz pri- 
jnigénia, de que íe ha formado la ma- 
yor parte de los Aftros de íu Eíphera. 
Que Linage ha tenido mayores Dig- 
nidades? pues numera quatro Almn 
-lances de Cartilla entre fus Timbres: 
el Señor Don Ruy López de Men- 
doza, que fue el fegundo; Don lúa a 
Mathe de Luna, q fue el novenos coa 
cuyo hijo Den Fernando casó £& 
Sevilla vna hija de! Señor Ruy Ló- 
pez de Mendoza, debaxo del nupcial 
pa<5to, de que mxeíle las armas dé 
Luna con el apellido de Mendoza-, d§ 
quien es vndecimo nieto S.E. El Se- 
ñor D. Diego Horcado de Meudoz*, 
que fue el yigcíuuo tercio} quien prt- 





xriero caso cóh Dona Matia de'Caf* 
ttliá, hija del Rey Don Henrique Se. 
guhdo con la dote de la Villa de 
jpogolludo, y de im contornos adja* 
Scéntes. De cuya iniercion Real fue 
excelfo brote Doña Aldonza de Men- 
doza* que bólvió á vnitfe a la auguf. 
ta Píofapia, cafando con Don Fadri«¡¡ 
que de Caflilia, Duque de Arjona, 
Conde de Traftamara. Fue íegunda 
coyunda con que Hymenéoenlazoi 
con mas perpetuo vinculo a aquel 
ilüílre Héroe, el cafamiento que hizo 
con Doña Leonor de la Vega Seño* 
ra de efta inclyta Cala, de que fue 
glorioía Prole el Señor Don Iñigo 
López de Mendoza, Marques de San-í 
tillaría, iluftre nuevo Tronco de tan«- 
tos altos Númenes, que adora el In* 
fantado, y canta Eípaña. Fue el quarf 
to Almirante entre los de efla Eñir- 
pe el Señor Don Ruy Díaz de Men- 
doza, que fue el vígeíinio quarto de 
Jos de grilla. Ayo del Rey Don 
-■•■- 1: Hen* 



Hcntíqúe Tercero, El número de ffl 
demás Dignidades que efíc cxcclfo 
Linage ha pofleido por codas Usclaf- 
íes del Honor, están copiofo, que la 
miima Gloria ha menefler pcdit íti 
lifta á la Immortalidad para contar^ 
los: pues huvo en ella Ricos-hotuJ 
bres, defde que defpues del grande 
Pclayo ha havido Reyes; y Prelado^ 
defde que huvo Igleíias. Poco es el-; 
to, fi fe efliende por tantos figlos ía¡ 
memoria:, pues- folo del famolo Don 
Iñigo López de Mendoza, fueron ilus- 
tre Prole fíete hijos, que fueron Af. 
tendientes de las Progenies del In* 
fantado, de Tendiíla, y varias q que^ 
dan mencionadas con IasdelCencte| 
de Coruña, y otras: 

No ha íldo menos fecunda efta 
ialca Profapía en los iluftrcs Varones 
que ha dado a las Aras5 entre quie- 
nes fobrefalen quatro délos rnas gran 
des que ha vifto la Efpaña, Qué no 
celebra ella de Jfa fagiofo Cardenal 

Don 






Don Be<Jro Gánzale* dé Mendoza 

vno de aquellos fíete excelfos brotes? 
Quien parece que fue vn Fundador 
Sagracío de fu Eftado, que U pobló de 
jTemptas, y le '..derivó piedades: de 
.-fuerte que, á haver vivido mas tiem* 
po^ no hüdera [ido toda ella área ca-; 
paz para fus fa¡bf¡e&s, ni dépoíito fu» 
ficiente de fus cultos. Vaílalloj ü ná 
Colega, auxiliante del Monarca* de 
cuyo temblé ion Padrones tmm$ 
^n Santo Qíficjo propio vido* vn£o* 
legio mayor fundado, y vna gratíde 
tódotia confeguida: no haciendoíe en 
Eípaáa acción alguna glotíafa en paz* 
rii en guerra, que no luefieobra lie iú 
efpirítu; pues no contento con los 
blazones que le adquirió íu genio en 
iócU Eípaíra, Jjc^gró los laureles que Je 
corto fu efpada en Toro* en qu¿ per* 
íonalmetiie combatiendo, afleguró Jt 
íu Rey fu Moiíarciiia. Que no publi* 
m la Mitra ^de Santiago, del Seáoi 
UopLpj>e de^endeza, íu Arzübifpo, 



íníígnc entre los mas iluílrcs qú¿ ha 
tenido? q ue no cantan Burgos, p airw 
piona, y | a mUma sm ¿ c Swt¡ 

¿el Señor Don Fernando de Andrade 
y Sotomayor, hermano del Señor D 
Mauro, preclaro Abuelo ¿eS. E.,en 
quien fue i a Sabiduría vn valor de I* 
razón, y el valor vna. Sabiduría de la 
heroicidad-, fiendo á vn roifmo tiera¿ 
po vn Vliíes, y vn Achiles Efpañol; y 
vn Sócrates, y vn Alcibiades Sagra J 
do? Que no admira oy el Real Pafej 
cío, del Señor Don Alvaro de Men- 
do2a, hermano de S. E. por quien eiU' 
el Patrjarchadoformandofe el etcalon 
nm breve a la Thiara. Defuerte qué 
parcce,.qocla excdfa Familia de S.E.- 
ha ftdo vna Proíapia, q UC cuanto ha 
tábido del Cielo en viicudes.hada-' 
o a la Efpaña en efplcndores; fien-? 
o vna EIHrpc, en quien, fuccedien-' 
loíe íiempre por agnación de mérito; 
iunca ha faltado la Varonía del H<* 
»r. Y affi ha fído continuamente,' 
íi co- 



' 







N 



(10) 



:i\ 



'■ 



fomo; aqueii Pan^oía, a quien cot^ 
tribuyeton todos los Pioles lus real, 
zes, ó como aquella fecunda Madre 
luya, la celebrada Betecynthia, que los 
ptoduxo todos al Üly rapo-, capaz 
ella lola de poblarlo de íus nietos, to- 
dos heroicos, y todos Cele» ¡ales. 
Centum complexa nepotes. 
Omnes G&Ucolas, mines ¡apera im 
ta teventet. (io) 
No ha fido efta Progenie me- 
nos efckf ecida por los Tropheos, que 
por Jas Dignidades; por las hazañas 
que excita Marte, que poi las gran- 
dezas que Iupicer influye: pues no ha 
havidofamofa Batalla, en que la Chtií- 
tiandad, y la Efpaña ayan triumphado 
delMahoroetifmo,enque no ayan fi- 
do de efta grande Familia todos, o 
la mayor parte de fus ioclytos Lau- 
leles. Si en Turs.fe vio expirante el 
Aftica, fue Eudón el Magno el Hef. 
culcs Cantábrico, que le deftrozó tre< 
cientos y íetenta mil monftruos Ara. 

bigos 



bígcs. Si én Cartilla fulmina tantas 
vtzcs el heroico Fernán Goi zalez, 
cílos Encelados, y eípecia^mente ea 
b memorable Batalla de Hazinas, fue 
Ton Lope Dia2 Señor de Vizcaya, 
el brazo que le fuvió de rayo: hacien- 
do compañera íu elpada de. h de fu 
Apoftol, que en vn combate de tres 
dias dio a Caíülla, y Vizcaya tres eter«¿ 
nidades. Si enlas Navas derrotó el Cie- 
lo toda la Moriíma, fue el Señor Don 
Iñigo deMendoza, el q con tu paricn. 
te el célebre D. Diego de Haro, le ayu- 
dó a los milagros. Si en Andalucía 
fue el Santo Rey Don Fernando el 
mejor Iupiter,que recobro el Olympo 
de Sevilla, fue €l Señor Don Ruy Lo^ 
pez de Mendoza vno délos mas va* 
lientes Alcides,que affifUeron afufa* 
mofa Empreffa. Y enfin, íi en la Ve- 
ga de Granada deshizo el Rey D. luán 
el Ib el mayor Mahometano Exercito 
de aquellos tiempos, fue el ya referido 
Scñoi Don Iñigo Lope* de Mendo- 
za, 













m$ primero Marqtíes de Saniillani;' £ 

Conde del Rea! cíe Manzanares, -el 

que mas parce cavo en el Tropheo 

que iobre el Alcorán erigió Eípaña: 

rso tiendo- inferiores ios Timbres que 

en muchas de eftas glorias coníiguia 

ci iiuíhe Linage de Gamma, q con 

vna coníanguinidad de gloria, fe vnia 

fiempre al que defpues fe havia de 

-;\nircn otra de Profapia. Demanera 

que parece que la Efpaña apenas t\x¿ 

yo Palma fin Mendoza, ni obtuvo 

Corona fin Camaño. 

De tanto coito fue a la Immor¿ 
talidad la producción de S.;E. que 
con todo eflb ha fabricado mucho 
iDasen si, que iodo lo q le han labra- 
do: porque ha tenido mas ligios de 
¿virtud, q los que le han mimíírado 
de gloría las Edades. Nació S,E. cer- 
ca de! Throno, y Comenzó a andar 
entre doíelesv fe. educó entre maxi^ 
m¿$, y creció entre Politieasj y las 
fcffibmdas* % Goyjernos fueron los 

bra« 



braros, en qué empezó a pronunciar; 
y los Libros, en que comenzó á iní^ 
truyrfe. 

Es la Política la Phüoíbphia del 
mandar, de que fon los Puebíps los 
Tratados, y los diftamenes las Propo- 
rciones. Vno de los mas célebres er* 
rores de las gentes, es el de atribuyr 
el mayor honor a los Guerreros, y la 
mayor gloria a los Conquiftadores"* 
fin advertir, que muchas vezeseftees 
vn mechanifmo de fama, eo que fon 
compatibles esfuerzo, y barbarie* bla- 
íon, y tyrania: en que de ordinario 
los mifmosTíiumphantesíon los mas 
:apt¡vo$3 que con Laureles y todo 
os lleva atados a íu carro la ambi- 
:ion. En los grandes Miniftros tanto 
e les íubordina la Guerra, como h 
nifma Paz, Tiendo ella la que anima 
iquclla, cambien como la que rige eí* 
a. Mas hizo Fabio con fu fagacidad, 
|ue Minucio con fu Ímpetu, y mas 
mviera obrado Fulvio con íu referva, 
I que 







'Ir 



:l;::¡- 



m 

1 



gjiie Varron con fu ardimiento. Mas 
hi2o.Augufto con füsdiótamencs,que 
aun Ccíar con fus armas-, mas Solón 
con íu prudecia, q Pififtratocó íuoía-; 
h ám y en nueftros tiempos, vn Albor- 
noz/ vn Richelieu» y vn Mazatini 
dieron mas Laureles a Roma, y a-Fra* 
cía, que quantos Capitanes ha colo- 
cado Marte en fus Altares: y íoloea 
Efpaña vn Fernando el Catholico, y; 
¡vn Philippo el Prudente adquiíieroa 
mas triumphos con la mente, q quan- 
tos Monarchas los han logrado con U 
¿fpada. Frequentemente las Vi£torias¿ 
ion vnas ganancias de gloria, para q 
hacen compañía muchas partes. El 
yalor de los Cabos, el numero de las 
¡«Tropas, la opottmiidad de los Jugares* 
los auxilios- de los confederados, el 
afeito de los Soldados, la promptitud 
de las pagas, la abundancia de los 
víveres, la facilidad de los forráges. 
y (obre todo la Fortuna, que es U 
peicUd de las Batallas, quitan muchai 



hojas ni Laurel del Cenera!, y müJ 
chas Plumas a la Fama de íu nom- 
bie. Que bien lo dixo Ciceion! (ti) 
Nam bellicos laudes (olent quidtim ex* 
ttnutYe verbis, ea{q%e detvahere du~ 
cibus, communicare cum miliübus^ ne 
propri&fint Imperatoyum^ i5 arte 4Y* 
n¡is> militum VíTtuSy locorum oponu- 
ni tas y auxilia ¡ociorttm? c/ajfes, comi 
meatusy multum jwvant-, maximam 
vero partem quafi fuo jure Fovtuna 
fbi vendicat, i5 quidquid eft profperé 
gefiuw, id pene ornne ducit jnum. Pe* 
icen el animo deS. E. todos fon fu- 
yos los triumphos de fu sita Políti- 
ca: nada media; entre el genio y la 
refolucion, ni enere la Prudencia y el 
íuceífo: y, lo que es mas rato ann en 
los nías heroicos, jamas fe mezclan 
con Jos diícuríos las paííiones: nunca 
corre el talento por el condudo del 
afe&o, ni fabe el di¿tarcen a la in« 
elinacion: aun la mifma (irme no es 
otra cofa, cjue yn* obediencia de los 

ca« 



racione pr6 
M. Matedlo* 







1 




fu) 
Cicero vb¿ fu? 
pea. 




cafbs. Su integridad es vna continua 
heroicidad, que como no tiene íerne- 
jante en la Virtud, no tiene compañe- 
ra en la viótoria, haciendo fuyo todo 
lo que dexa, porque adquiere la fa- 
ma todo lo que pierde el imeres, Ea 
la alabanza de efles ttiumphos nada 
íe lleva el Capitán, nada el numero, 
nada el lugar, y hafta la mifma For* 
tuna fe confieíTa eiclava; continuó aííí 
aquel grande Orador aun al mayor 
guerrero; (ti) Ai 'vero huiu$gloti&> C\ 
Cefar, quam es pauto wte adeptus, 
foctum mbt$ neminem^ totum hocqua- 
tume^wque e(t 9 quod certe máximum 
ejly totum c/i, inquam^ tuumx nihilfi» 
bi ex ijia laude Ctnturio % nihil ¥*&fec» 
tu$, mhil cohorS) nihil turma decerpit: 
quin etiam illa ipfa rerum humané* 
rum domina , Fortuna i in ifiius fe Jo* 
desate m gloria non offert: tibí ce di 1 9 
tu#m e/Je fotam, í5 propriam fatetun 
nunquam enim temerttas tum fapien» 
fia commifeetur^ necad tonfilium mi 
fut fidrnittitur. Ef- 



tftc ¿(mero de Chriítiana Polí- 
tica neceílaria a vn gran Governa* 
dor, y cite concepto de iluftrcs vir- 
tudes proprias de vn Virrey txcelfo, 
hacían, que vn Imperio, que es codo 
vnOrbe, fueíte el Pretendiente de la 
Govicrno. Lamina havia fido, y autf 
es, y lo íerá eterna de fus prendas la 
Capital del mas antiguo Reynodela 
Eípaña, y liquido Padrón de fusaciet* 
tos el Mar, que la circunda, en laso*; 
peraciones de íu aleo talento. Y cftc 
heroico mérito fue la fenda por don- 
de comenzó a caminar la Fortuna del 
Perü> que para íet feliz, no neceífi* 
taba mas que de íet íuya¿ 







J. II. 



'ESTADO DÉLA MONJR¿ 
ckia y deí Perií. 

k m 



tíV 



M 



W 




E ordinario los grades Impe- 
rios, para ler ongenesdc h 
grandeza, han lido efc&o$ 
de la pequenez, y fus Re- 
publicas, para (er madres de la opu- 
lencia, han (ido hijas de la neceífidad. 
Pero, en vft periodo conuadi&orio, las 
que nacieron con la virtud, mueren 
con el vicio: con q en ellas la mifmn 
riqueza es el principio de la decaden* 
cia: machinas fon, q las fabrica la eftre- 
ehez, y las gafta la prophanidad. De 
lo primero ion Padrones del mundo, 
quantos Reynos fe levantaron en el 
Afia, y quantos Eftados fe erigieron 
en la Europa: pues nunca huviera ha- 
bido Roma, fi Roraulo no huviera 
querido falir de las pobrezas de Paf- 
tor: nunca huvieía exiftido Adienas, 
fi Cecrópe no huviera rcfuekodexar 
las cortedades de privado en Egyp- 
to, para llegar a las grandezas de Mo- 
narchaen Grecia: ni jamas los Godos, 
y los Frangos hu vieran dominado el 

Or* 



Orbe, fi los yeloscfe la Seythia no les 
huvieran fído llamas del valor, y las 
obícuridades de la Patria, no huvie- 
jan ardido luzes del poder. En tiem- 
pos menos remotos nunca ic huvíera 
erigido Venecia, íienvnos íolares de 
agua no huviera labrado machinas de 
tierra, y de lo q fue fuga de A t tila no 
huviera hecho Dominio del Adriáti- 
co: ni Holanda íe huvíera exaltado, 
fi de ;yn Eílado de anzuelos, y de re- 
des no huvieta formado vn Imperio 
ele Flotas, y de Mares, En los mayó- 
les rieígos de perderfe, muchas vezes 
ha (ido la neceflidad todo el recobro. 
Quantos huvieran perecido, fi no hu- 
vieran eftado para perecer y ( que es el 
perieramus, mfi psYiiftemus bien fa- 
bido ) y el defpeño íe les huviefle 
erigido en eminencia? Y es, que re^ 
cogidos todos los efpiritus de las fueír- 
zas al corazón déla ofadia, fe forma 
la defefperacion heroicidad, y la de- 
bilidad íe hace ventaja. Logrólo aífí 

A- 



















plata?, m An« 
©ibale. 



Corvupmt emm 
btmd* yaluptd- 
tes omne rohuv 
<&\m¡ s ingenia 
iabefafíat, cofi< 
liú eripiút* *¡uo 
yuid perMcio- 
(tus hfsmanoge* 
neridfterti pe- 
tefli 
ídem vbi ía- 



Alhenas contra X^rxes, y ffómá lá 
configuió contra Annibal. De b le- 
gando ion feñas infauftas quanto$ 
Imperios fon a vn tiempo recuer-i 
dos de la compaííion, y olvidos de la 
gloria. Es el deleyte vn valor de la 
debilidad, que combate de frágil, y, 
vence de perdido: mata a puñaladas 
de delicias a la Virtud, y con venenos 
de alhagos ai Honor. Es vna gloria 
de ignominia, que brilla de obícura, 
y íé fortalece de caduca» Es, como U 
llamo el mayor de los Philofophós, (*) 
el ceñuelo de todos los males;, tfcami 
malorum* Son fus atra&ivos las pai- 
tes del animo, las ruynas del ingenia, 
y las ceguedades del confejo.Cij) Afli 
acabaron los Imperios mas antiguos 
que veneró el Afia. Lagrimas fueron 
de marmol las ruynas que lloró, por 
los deíordenes de Sardanapalo, y las 
vanidades de Balthafar, la trifte Babíáj 
lonia: gemidos fon de magnificencia 

los que aun Él ■&?!!** E?! !°S «ccffos 

de 



de fu Monarclila* Aífi lo lamenta 
Cartílago ,á quien las delicias de Ca- 
púa, que encantaron á Atüiibal , y 
enervaron íu Exercico, quitaron de 
enere las manos a la mifma Roma. 
Y aííi lo fuípiró £ípaña,en quien los 
nobles Codos fe vieron tropheo de los 
viles Árabes, Affi fue íiempre el de- 
leyce el vencedor dejos uiumphan- 
tcs, y el debelador de los Conquiftado- 
res: defuerte, que á los que haviah 
vencido en el Ticíno, el Trebia, el 
Thraíiroeno, y Canas la n>a y prepo- 
tencia,, fueron fatal defpojo de íus fuá- 
vidades: y a los que havian ípjuzga* 
do a Roma, al Notte,y á las Ga r ía4 
rueron tres ligios de ocio muchas eter- 
nidades de ruyna. Pck cftd llego a 
prohibir Lyeurgo a los Lacedcmonios 
la moneda de oro y plata, mandándo- 
la labrar de hierro, con que hizo lá 
riqueza de extravio, para hacer ele 
muerte la prophanidadj y tolero me* 
¡oí la perdida de vnoio, que por cf- 







i ir 



r 



to le fevPa/t q «JWWWeñ B 
Mafa'fl ¿os i, íu ; Ciüda<!:' mas qui- 
lo ver í'u ftftr¿> '.ti'f» tó* fu vida, qué 

'' ; ' P ferV(lo cUílsagode losgrcftíes 
láñenos ha fulo íkmpse aeuftsgio 
fin 'tabla, y cavila fin recobre: y en 
los que huvo fuerzas para hacedos, 
no' las ha havido para repararles. Mas 
fácil le fue a Eneas exaltar a ItaUa,; 
ijúcYcftí&tyr a Ttoya. Mayor áne re- 
quiere reedificar, que Hacer: poique 
rata lo v no embarazan los deímoo* 
tes, y para lo ouoeílan llanos los ét* 
píelos: para lo píimero es neccffarto 
yencet a la rriíma Mon.arehia.y ha-i 
Ícenla tropheo, para hacerla fabrica-, y 
%M\ó fcgunííó^rtlíHkccila funda- 
cton, para hacerla óidéíú Quándo k 
han hecho cípititús Sos males, y íeha 
formado cuerpo el mifnw daño, no 
puede dexat de fer dcílruyi ñ remé- 
diar. Neceííatia es vna ArehiEcclúía 
& milagros, para hacer mateiiales di 




}o« impflffibles. Y ató las enfermen, 
des de los gandes Kcynos ion liun- 
r ie ir.oit-Ls: no hacen ciiñs que r,o 
kaíilaixiiiKcion. La ir iln.a guode. 
?a de bis rrumbtos fe pene de parte 
de íu achaque, y mueren mas, poique 
roJl viven. La rtiifma altura de íu e,í- 
plcndcr, donde t:r,nina euoibre, em> 
pieza precipicio, donde fe perfección 
ra luz, comienza fombfa, Hydta de 
Eftado es el defordem donde (e cor-: 
ti vn abufo, bcota otro} y en vna ge- 
neración reciproca de daños y reme- 
dios, donde íe extermina vnexceilo, 
renace vn perjuicio. Si íe amma U 
Campaña, fe deírnaya el can po-, y la 
efpada es deíptecio del arado: y al 
contrario, fi íe adora a Cet es,. íe deM 
cuyda Belooa. Si íe alivian los Pue- 
blen, fe querella el Fiíeoi y la Muí- 
cencía del uibuto, fe hace indigencia 
-$eJ Erario. Si íe dilatan los Xomercros,; 
celia k opulencia, y fríe abrevian, fe 

tráftorna el ordenr Cic»d9 vaos líos; 

a uc 








^ 



ll 




1 % 



\ \\ 



ique a fuerza de correr, íe pif jnyy co- 
inu vnas Naves, en que no eseíme- 
jírd viento en popas porque lelo fe 
llenan las primeras velas de otros inte- 
reses, y quedan fin violas deioscx« 
pendios. Si govierna la íevendad, fe 
hace el rigor defpcchoí y Jl rey na 
la cletfieríeia, íe hace permiíío la pie- 
dad. Si íe mantiene la quietud, fe ener- 
va el ardimiento: porqes el Privado de 
la Paz el ocio, y no ay deípacho para gl 
poder en la Secretaria del valor. Si fe 
íolicitan las alianzas, fe conprán a al^ 
to precioj conque ia confederación; íe 
hace cadena, y carga la amiftad: eftar 
foloyes flaqueza; y á comparado* fugfc- 
cion. Si fe continúan los Cargos, fe 
premia a pocos, íi fe li Al kan* no (e 
comprehenden, y quandofe ¿onocctu 
le terminan. Enfin en la Ciencia dd 
^reynar toda es Problemas íníolublesja 
'razón. A penas ay balanzas rde difcur- 
fc| j que den cí equilibrio! del acierro, 

ni Geometría de Pot¿uca > qurballe la 

•** í^ - 
pío- 



¡proporción de la verdad. El compon 
ncr ella complicación, es el arte mas 
difícil de vn Govicrno, y la mayor 
fortuna de vna Monarchia. Aíííieha 
vifto en la de Eípaña, que de la ma- 
yor decadencia le ha elevado á la ma- 
yor grandeza-, que de laftima hapaf-¡ 
lado a emulación, y de olvido de las 
gentes íe ha hecho temor de las Na* 
cienes. El Mar yacía hecho cfquelef 
te de Puertos fin los eípiritus de los 
Vaxeles: las Armadas eran folo me- 
moria, y no eíperanza. Parecía, que 
los boíques no brotaban Pinos, ni jas 
playas tenían donde haceríe Arfena-;: 
íes: y deftkuyda Eípaña de cftas fá- 
bricas, que fon los brazos de los Pay- 
fes, y las alas de los Dominios, íe 
veia tronco de Eíhdo, y cadaverds 
Corona: con que la que mas íe ha-} 
via eftendido con fus prcas, íe halla- 
ba mas ceñida fin fas fuerzas. La que 
lenia vna Parte del Mundo por Co- 
lonia, no tgnia poder alguno por ef- 
M calas 








fe! 



1 $ 

■ 1 



caU; y neecífitaba mendigar al Oc6¿^ 
00 ocaíiones, y en azechos de íuftos 
andar haciendo lances a los riefgci. 
La Tierra fe hallaba defarmada, É& 
manera, que eran devaneos los Exer-» 
.cieos, y fueños las Conquiftas$ y las 
Naciones miraban a Efpaña como á 
Provincia, y nocomo a Potencia. Pu- 
diera eftar mas fuerte con lo míímó 
que eftaba menos llenaren losDomt* 
ntos, que le haviao cercenado, le ha* 
yian quitado perdidas, y víurpado car- 
gas. Pero no le aprovechaban los ali» 
vics, y fobre hallaríe menos cftendi* 
da de Gecgraphia, fe veía también 
menos poderofa de Política: porque 
no gozando de la ventaja de la vnió f 
padecía la deígracia de la falta. Ert 
eñe eftado conftituyr la Monarchiatá 
próxima á fu mayor altura, no íold 
ha fido aproximarla Si auge, fino mu. 
darle la Órbita: ha íido mas que ha- 
cerla-, pues nanea havia llegado ara! 
poder, Dígaalo los Anpaks, que no 

le 



le acharan fingir a !a memfeTis. Qua- 
do ha hecho admirar al Océano mas 
Leños? quando ha dado a la Campa- 
ña mas Exercitos, aun en los tiem- 
pos de íu mas inclyta gloria? Ay cf- 
la la de Pavía, que no tuvo mas q 
[us mil Infantes Efpañoles, pata fa- 
bricar vn Triumpho immenío, las del 
Albis, y Túnez, que a bien mediocies 
Tropas vieron cortar numeroíos Lau- 
reles en Europa, y África. Aííí eran 
fiemprc los Eípañoles el corazón dé 
los Exercitos, y como vn Elixir da 
valor, que en poca materia daban mu* 
cho eípiritu. Que fera, quando han po* 
¿ido miniftr&r á Marte treinta mil 
hombres, efto es,treinta mil tropheoi 
a íu efpada? quando ha podido, man* 
teniendo a Zeuca, y recobrando a 
Oran, tener aquellos Propugnáculos, 
que fon los dos yugos, que íugetana 
la Mauritania, y las dos Puertas, que 
a vn tiempo le cierran toda la Chiif- 
liandad, y le abren toda el Afíica: y 

quaa* 













qQando en fin Kuyiefa poáiaó* calos 
modernos tiempos recuperar los dos 
mayores Hilados de la Italia, los Kcyi 
nqs de Ñapóles y de Sicilia, Theatros 
arnbos tan difputados de las dos ma^ 
ypres Potencias que veneró ti Orbej" 
la Romana, y la Carth^gineníej con- 
quiílando gloiiofa lo que del primea 
ro no logró Anriibal, y del ícgundov 
lo que aun a Marcelo le fue can diV 
ficü? De efta fuerte ha podido oy hai 
cer Monarchas la que en otros Rey na** 
dos folamente hacia Generales. Aííii 
íe ha elevado á vn poder de armas, 
tan legitimo, que tiene todo lo que 
es fuerza, y no esyiolen^íaitodo lo <§ 
es deíenfa, y no ambición; todo lo qucí 
es Itiftíqia, y no es viurpacion] y en ; 
fin codo lo que es refpedo, y no ca* 
Itunnia- Error es de todas las Monar-í 
chías el de hacer el coínpqco de la 
grandeza por la exceníion de los Do* 
ionios. Yes, que en el Comercio de 
la ambición, ton las leguas las varas 

con 



con q fe mícfc la Potencia en fas tiendas 
de la Vanidad: y al Ídolo de la Sober¿ 
bu íirve d¿ cuíco mas el humo del 
Nombre, que 1« precjofidad de 1*$ 
ohendas. El Poder ha de íer cerero 
Jondc anixne, no circunferencia don- 
Je vague. Las fuerzas no le cuenta por 
Krvios, fino por efpiricus. Los Vaf- 
allos no es neceífario que íean mu. 
:hos, fino heroicos. La Luz efparci* 
la, folofue claridad en el principio^ 
! deípues recogida, fe hizo Sel. El 
uerpo, qen poco volumen tiene mu 
peería, es cío. La efphera de añU 
idad mientras es menor, eftá mas 
aeree. Los rayos v nidos en vn pun-i 
:>, ion incendio, y el fuego comprimí* 
o, es rayo. Sigue en efto lo Político 
lo Phyííco. fcnvnaPcftiriíuIa,don* 
e apenas havria oy para dos Titila 
>Si havia para dos Repúblicas, y en 
.thenas y Spana, que los compon 
i¿n, donde no cabian de pies ios ardi- 
mientos, cabi&n bastantemente hsaiám 

n de 








Vé íl 



, ! 'í| 



tos. Cada vno fue vv\ Rcyno ¡le 

faenólos* y vna Monarcbia de immor- 
tales-, haviendo producido mayor nu- 
mero de iluftres Valones, que elteU 
tode todo ti Vniverfo* y pareciendo, 
que ellos folos pacieron con ios que 
le dio Roma todos los nichos del Tem- 
pío de la Fama, y todos ios tributos 
del Reyno del excmplo. No es eíío, 
porque' aya de fer vn Imperio tan cl« 
uecho, que el refpeto no lo vea de pe- 
queño. Ni ha de íer tsn corto, qué 
fea defprecio, ni tan grande, que lea 
confuficn* 

Por otra parte en que tiempo hati 
florecido mas ks artes de ia^Pazj puei 
de la manera que fi fe -mira a la Guet< 
t'a, Cola parece que fe ve #M Ma 
narchia toda Militar, íi íe atiende i 
Govierno, íolo parece que fe vetodí 
Política, contal vnioflr* que los trinm 
phos parecen diícurfd's áú valor,'] 
viaotias. de la prudencia los difame 
'Bes? Quando íe havi.aa vifto erigida 
* •■■ tai 



tan principales Academias, cc'rro las 
que admira Madrid,y spiac.de O'iz? 
La vna el. mayor Lycco de la t o.;ir n- 
cia, y la cita la mejor 'Éfcucladilas 
Wathematicas-, aquella, para elevar a 
fu mayor perfección la Lengua Etja- 
Í0I35 yefta, para conft.'iuyr en fu ax- 
jor vio la Navegación: tiendo t.anim* 
portante páralos realzes de U gloria 
el decir bien, como el navegar ftgfr 
ropaia los víos del poder: y en atrbos 
fines igualmente necelíario evitar los 
efcollos de la ignorancia» y lo* fóg&é 
fragios del error. Aífi fe ve, quedín- 
Viüo PH1L1PPO ka íabido fer íolo 
como LV IS el Grande, iu gloriólo A¿ 
buelo: no como aquel vano, (*) que 
dixo» que no guftaba de mas Muli- 
ea, que la de btát elogios? ni como 4 
otro torpe, (*) que exprefsb, que no 
le agradaba mas harmonía, que la voz 
de fu» cavallos. Aífi halido„como a» 
quel dtfcréto Hetcules, llamado Mu» 
íágéces, porque exaltando igualmen- 
te 



\ 



'0 
XfceíaKocWI 



F*> 



V 






Et )>ero ftttm 

| ex tct expedí» 

;||! \tione t qua cen* 

W^ñíJk 'X-Ptgis 

mfenh Peíopone' 
pí*" circum- 

l|M»fe ¿pudex 
■ M& mitones 

1 j Píutar. ia Pe- 

nclc¿ 



o 

td arma? y Mufas, fué tan iluftrc por 
él amp«o de las vnas, como por el 
aliento de las otras, En fio, en que 
Reinado fs ha procurado hacer, g flo- 
reícan mas losarcificio$s en vna Na- 
ción, que coda dedicada al Honor, no 
ha íicb la mas aplicada al inicies, te-: 
niendo fiemprela riqueza, mas como 
conq-uifta, que como ganancia? Qua- 
do fe havía logrado aquella igualdad 
de la moneda, que debía fer la llave 
con que fe- cerraría fu rranfporte á la 
codicia de tos Eftrangeros? 

A efte concenro de aciertos, Icfc 
te concierto de fortunas diffkilmence 
ha de hallar comprobante de grande*- 
za la memoria, por mas que pidatef* 
amonios á los Archivos de la Anti- 
güedad; y íolo podrá darle paralelo 
que en algo le iguale, en el Minik 
tet.o de aquel grande Feríeles, que 
tanto iluflró k fil famoía Athen^; 
Quien con mas' diligencia llenó el 
fegeo de Íus-Nay?sí (14) quien con mas 

alien* 



tlicnto trítitr.pho délos Barbaron (rj) 
¡uicn con mas vaíiidad., teniendo bien 
mrnecida íu República, convirtió fus 
r ropas alo que tan eterna gloria le 
rociuxo? (16) quien con mas cuydado 
deíantó ios artificios? (17) quien con 
icjor diípoíicion hizo conducir á fus 
ucrtos coda la abundancia de fu era- 
co? {18) Y eñfin, quien logró, que 
uanto fe havia hecho /epatado en 
luchos Reynados fe huviera cSfegui. 
o'juntb en vno fulo, y lo q en muchas 
lonarchiasfe havia admirado dcíuní. 
0$ le huviefle celebrado á vn ciepo ett 
m íola? (í9)Que Gopb puede mtiéí 
tas viva dtl grande Origirial de nueí- 
a MonarchÍ3 3 deíu Manarcha, y de 
t Minifterio? Quien íkne la culpa, 
Pqtre fe hagan acciones, 1 en que pa- 
lean Monjas las verdades? Que im- 
m<f, q lean elogios, 'f fuefíen a afec- 
s, como fean eílimülds, y 1 qüedéft 
templos? 

£iíc eraelEftadodc la Efpañola 
O M09 



Mígnd er/att 

truel ¿ daffc 
pctiYtt Potumi 

B^lRlS nactoi 

>riihus eoruvf 

Ittgib»$ O" Dy 

naflis: mdpni- 

',, *i a ° 1 

tu ci^e oferta* 
•j/jt"\iriit fapm 

Pluratc. Vb¡ 
íupra» 

í 

Ttcbe/é \erol 

Yitdi necefjkriii 
"tnjlrMn dd be* 
llíí fí?t conye'r* 
tere éam' coplas 
fias ¡n f)éc t tfült 
perpetvátáfemí 
piternam gloria 
¿um in tnolimi- 
ns fitnft qtae Jili 
pdrizt pr¿efente 
ídem ibidr 

07) 

QU0¿ \xt\dL Qfi< 

peta ¡njlifufrc- 



\ 



S. 







tw> >dvt¿ ettam 
lb¡d. 

*Jiiheheb&nt ejt 
<£" apportabanc 
mer catares ftaié 
he) gubcfn,ato* 
res máiii 
|b¡d, \ 

(19) 

Qut tnim <*»"«* 
hitrabanturyix 
tnuith ¡ticcefsio 
nibus fiP¡ <e>¿* 
finguldiri dbfo* 
luí i, in W«* 
fdflorefcente 4* 
¿Lom)niftr Alione 
princtfis cofee. 
tdfuerut cuntía 

Ibidem* 



Mdmrchla: pero como en el Mund 
fe hace cierto el Nihil eft ex omi 
parte beatum del Lyrico, y clAd/fd 
hu illiSiprohibetque Clolho fiare fortt 
n&Yn % del Trágico, y la felicidad n 
es de vna pieza, no ha correíponáid 
a la de Eípaña la ds eíle Rey no, qi 
por lo mifmo que es la fuente de 
opulencia, lo es de la defgracis, c 
fuerte, que debiera defear no íer r 
queza, para fer fortuna. Es vn edil 
ció formado deruynas, en q vn fraj 
meneo firve de apoyo a vna immin^i 
cía: muro, que fe foftienc con 
rnifma yedra que lo acaba. Sus Pu 
blos fon defolacioncs mantenidas, 
fus defeaecimientos baybenes coníe 
yados: con que íus Provincias van ¡ 
poftando de extinecion con los d< 
fíenos. No haver quien iasgoviern 
6 no haver quien las govierne jufl 
mente, ion extremos, en que el di 
cutio no halla medios porque el ve 
€? iaipoffíble de razón, y el otro c 

e 



cípefanza; Fatal mahejci; en que el 
avio es engañóle! repartimiento agrá* 
vio, el trabajo eíclavitu i, y la cobran- 
za perdición. Las Minas fon. i na o* 
pulencia compuerta de pobrezas: ca- 
da vna eschimera, y todas jutas abun- 
dancia. Grandeza Epicúrea formada 
de átomos de vtilidad. Es el Azogue 
la efponja metálica de la tiquezr, ro«¡ 
bador liberal, que la hurrs, para ref- 
tituyrla, y por mas q fin íudpkiju era 
embrión el mineral ia plata, no fe 
fiaba por cumplir con los Ordenes 
difpucftos, y la re£Htud en la adaú- 
niftracion de vn ramo- fe hacia deca* 
dencia en el podet de vn Reyno. Con 
que las Minas, y los Beneficios ya- 
<cian poco menos que cadáveres de a- 
delantamiento. La alteración, ó con« 
trafte de algunas Provincias, fufei* 
tada > o por el procedimiento de los 
Iuezes, ó por la malignidad de los 
Pueblos, ó por la ofadia de los Bar* 
baros eran adverfidades, que aunque 

in* 



\ 



x 





; i 1 



íj l ¡ 



i\ 



i -I 



inctít JSbtc* eh el Gcvler ao, eran defc 
gracias en lé íueítes * que ay 'inferen* 
nfos a prueba de innocencias* y ma- 
jes a competencia de razones* No a- 
gravia al ielo'focjiic choca a la proí- 
peridad, ni á los Antecesores lo que 
fcontraftaronlos males fus Goviernos, 
qtib antes los fueleri exaltar, en quan- 
to< los lograron contener. Pot otra 
parte la diílancia, en vn Imperio tan 
immHrío, hacia, cómo hace, jas Re«¡ 
gtotses más Auftraies ttn difíciles á la 
promptítud de los Ordenes, que pa- 
recen vn Nuevo Mondo dentro de o- 
tro. P¿ro oy'i mejor que nuftca, debe 
cfperard confuelo, que fe haga proí- 
prsdad ¡o que hafta aquí ha (ido defe 
gracia. El Cieio ha úféú al Reyno 
los lamentos, la Miícrkordia anuncia 
a la paciencia los remedios, el Mi- 
bsíleriólos promu^ve s y él Rey los 
diípoñel Ya íe atiende como ímpew 
lio - la Colonia, y como Patrimonio 
la heí€daí& Ya fe lé funda ifa facilidad 



para vincularle l| opulencia. Y en fo- 
jos dos di&amcnes (ele han dado dos 
eternidades. La indulgencia del Quin«; 
to ha añadido a la riqueza otro Pe- 
rú: liberalidad puefta á intcrefl'es da 
grandeza; y dadiva colocada* remu- 
neraciones de poder: perder aventaja^ 
do, y carecer fecundo, con que aug-; 
menta eí feudo h condonación. Efía 
es confticuyr en Mineral todos los 
Montes, y hacer Hazienda Real de 
iodo elReyno. Fiar el Azogue, es te-» 
ner de contado la abundancia. De* 
3ia íer Elemento, y no theiorcr, ayreí 
que reípiraííe el metal, pkes facultar 
la vida a la riqueza. Llaves íort 
imbos ordenes, que abrirán la puerca 
Ma copia, y la cenarán al extravio: y; 
j no íe ven luego eftos cfc&os, fiem«f 
ne debe fiarlos la paciencia, porque 
lunca fe da de contado la felicidad: 
leynata en las Provincias el foiljego: 
jue ay Eflados de tan generofa con-- 
lición, que es necelTario dexarjk>s,pa- 
l ti 



\ 



. 



. 



\ 










(10) 

ClauáL de 
Qumo Coa?- 
¿h?» Honor* 



1 



Ú conducirlos: Pktttts* que es mc-r 
fot entregadas al terreno, que al cuK 
tivo* Muchas vezeses en la Medici- 
na vn arte de hazer mas, el hazer me- 
nos. Lo que conoció bien EUíto>pri- 
mer Ephoro de Sparta, quando dixo f 
que aunque dexaria a íus polleros el 
Reyno menos grande, por eíío mif- 
mo lo dexaria mas durable; y Lycur- 
go» quando condenó el rigor de los 
Reyes Argivos y Mefenios* 

2JulU Nobílium cades: non crimina 

Te xuntur. patria mee ftm non trudi* 

tUTCXuL 

Corinui ctffat atigmeta ttituti (zo) 
Kafta la Diícordia, que es el tenor de 
todos» fe aterroriza de la Benignidad, 
y el deforden huye al Averno, lue- 
go que vea la Virtud en el dofeL Cle- 
mencia es mas f ublíme et miímo de- 
xar fin vio a la clemencia* y aíli el mií- 
mo no hallar que peidonaf 5 es el mo- 
do mejor de corregir. Vna tranqula 

po- 



poteftad obra todo lo que no puede 
vna empeñada: 

.... Pcravit tranquilla poteftas tu) , , C'-'l M 

„ , . ^ J r J l¿zm de ¿. 

j£/#0¿/ "uto lenta neqmt. Confuí, Ho? 

Solo el Comételo efta todavía fin oot > 

parte de la dicha: porque fus negocios 

no fon piezas difuntas* finoíucellbs 

de eílabones, en que el que faltó fe 

llevó configo la cadena. Es fugovier- 

no vna harmonía de trato, en que, 

en errándote el compás del orden, es 

precifo que falte defpues toda la roe* 

dida del Concierto El Reyno produce 

oy la miímoq antes,, fegun la dice» 

bien el cuño y h regulación, y con eU 

eo, no poder cumplir cama antes la» 

Armadas* fer igual h coífecha,y tan 

defigual la vtilídad,es myfterio, cuya 

explicación es bien notoria* Si 

el enanque íe abre, que 

culpa tiede el agua 

que lo llenan 



\ 



i 



v 



i ¡H 




í. III- 

'ENTRADA DE S. £. EN ES* 

té Nobilifsma Ciudad. 

S el concepto de los Puc» 
blos en los bienes que eipe^ 
ran, otro Imperio de opi* 
nion, que eftablece la idea* 
paraque lo govierne la felicidad. Es 
yna fortuna adelantada á la fortuna; 
Gn que los hombres íe labran loque 
pknían, y íe anticipan lo que anhe* 
lan-, con que fe hacen a limifcrios lo$ 
beneficios que defean, y íe forman las 
proíperídades que difcurreiu £s efte ge^ 
ñero de juicio la mayor con quep&e-; 
de enerpx en vq Eííado vn gran Go-] 
yetnador. Pe eík manera íe halla con 
otro fteyno mipkáüú de crédito, que 
fe lleva coníigo al que fe embia: y ea 
íu Entrada van ios aciertos anees de lo* 



mifmos díclamenes, y Us dichas ca- 
minan por delante de las r calas- Es l«t 
Fama vn grande Ariincc de los bue- 
nos [üceílos de vn Govierno, vn Phe-i 
níx vocal, que jenace de fus mifmos 
?cos, y con lo que ha volado vuela to- 
fo aquello que ha de dilatatfe. Con 
úh vn heroico talento, govierna ia- 
micad de lo que ha de governar. De 
a manera, que en la Guerra í'e ven«j 
x con lo que fe ha vencido, y los 
^üeblos fon los que fe conquiftan k si 
niímos, porque rinden fu dominio a 
u terror, y íe hacen fugecion fu pen* 
amiento: ( teftigo Roma, que con Ita-; 
ia gano á Europa, y con Europa ad. 
juirió el Mundo) afíí en la Paz fe a- 
:ierta regularmente con lo que fe ha 1 
icertado, y fe cumple con lo que fe 
:ípera. Es el güilo de los Payíes a 
avor de vn Gove mador vnaconfi- 4 
nutación de Eftado, en que con vn 
ííjpccifico de agiado cazan las apio-» 
raciones, con las prendas, y fe vnen 

a 'is! 



\ 




la iMopida; 



los defeos con los créditos. A/lilas ex- 
celentes qualidades de Pelópidas, y 
Epaminondas fueron las aclamacio- 
nes con que Thebas los defeo icn« 
perantes: y fu vniveifal integridad 
fue el Agente de íu exaltación. Me- 
llizos fueron de aplaufo y de benevo- 
lencia, porque entre las faxas de pre- 
claras arce*, nacieron de vna mifma 
gloria, y vna miítna razón los educó: 
por donde no íolo fueron la efperan- 
za de los Pueblos por fus talentos, fi- 
no la admiración de los prudentes poc 
fu vnion. Dixolo aííi Plutarco (12) Por* 
to erat ad omnem vittntem vterqtte 
¡uxta comparatus. Ínter multas i5pr&* 
clavas artes i qu& v trique glortam con* 
dliaverunt, nihil &que admirati funt 
prudentes $ quam qnod per tot certa* 
mina, pr&twas> & publicas aBUnes 
fincera tníer eos a primo ad ^vltimum 
necefsitudo ^amicitia confliterif. íie- 
do la verdadera cauía de eftc agra« 
do publico y particular, la Virtud, poi 

la 



la qual no captaban la vanidad, ni 
las riquezas, lino la rectitud de! gov ¡pr. 
no, y la fortuna del Hitado. Vera caum 
fa vtrtus erats per quam non gLortam* 
non opes captantes, opera fuá Patria 
redderent quam clanfsimam tS poten* 
tifsimam. 

Aííi fue defeado de Roma Traja: 
no, que ya era Padre de la Patria an- 
tes de ferio, porq antes de entrar en la 
República, eftaba ya en los ánimos, 
y en los conceptos de los hombres. 
Qge elegante fe lo dixo fu Panegyrif- 
tal ltaque folt omritum ccntigtt tibi, 
<vt pxtet patria ejjes, antequam futes. 
Eras evim-in amr/?is 3 in iudicns nof 
tris. Aífi fue anhelado de los He- 
dúos el Grande Conílantino con tal 
anfia, que, fegun feloexprefsó el eio- 
queme Eumenio, (25) pareció, queío- 
lo vivían con fu expeóbeion: Vrbem 
Mam ¡ola opis tu& expeñatione viven* 
tem tlujhare dignatus es. Por ello el 
día de íu Entrada le mereció aquella 




fcu meo. i!l 
Gracíar. a&¡o. 
ne. Conílaa- 
unoAuguÜo.' 



ex« 



/ 



i 






exclamación, en que fofo tuvo cío* 
queneia para nombrarle, fin teneiía 
pata defcribirle>que ay júbilos, en que 
fu cauía es codo el Panegyrico de íu 
alegría. DI fon?, quifn&mtlle tum no* 
bis tlluxit dies> cum (quod primum no- 
bis ¡ignum falttfis fnit) portas ipfins 
*vvbf$ intraftil Por dio le parecio 3 que 
hafb las cotíes, con vna adoración de 
fcumbresy íe arrodillará pava venerarle: 
'Qua te hahitu Ufo in Jlnum reduffo, í§ 
pYocunentihus atrinque turribus am* 
pkxu quodam videbantur accipere.X. 
cs> que con vna tranímigracion de go- 
2o> parece en Cales ocafiones a los 
hombres* que íe paíía a todo lo que 
miran lo que fiencenj y que hafta la 
íüiíma ionmobilidaá íe hace flexible* 
y la infefibíiídad eña &fe£tuofa. 

Pero que Pays, que Reynoj qué 
Ciudad pudo jamas haver formado 
igaal idea de vn excelente Governa- 
éot a la que concibió efíe grande Em- 
poriog» eíte Mundo* que es alma del 



Nucvoj de vn Héroe, que le «pare- 
cu, para hacer fu dcícenlo auge de 
fu felicidad? Que Governador, que 
Señor, que Principe pudo nunca ha- 
ver embiado de si miímo por delan* 
te igual concepto, al que dcfpacharon 
las excelías prendas de S* E. por pre- 
curfor de Tus aciertos? La noticia de 
fu deftinacion, no ya la de fu celfi- 
cud ( que eftaera ya gloria del Orbe) 
ocupo defuerte los ánimos de todos, 
que los defeos no dexaron en que vi* 
vir a las expectaciones, y la Ciudad 
fe deshacía de anhelante, por lo mif-i 
mo que havia de refticuyrla de dicho- 
fa. Es gtande el regocijo que conci-, 
be vn Eftado, quando ve, que, en el 
que lo ha de regir, la Fortuna le adi- 
vina el gufto, y el Principe le llena 
el peníatmento. Entonces le parece* 
que U Razón le ha dado en blanco 
la elección, y que la Mageftad le po- 
ne el nombre. Y alfi quando viene a 
la República, lo recibe, no entra: le 



; 



i 




ifíl 



parece qué le Ha víílo, qüándo cm* 
pieza a verlo-, y el mifmo no lerlc 
nuevo en la opinión! fe le hace la ma« 
yor novedad en la alegría. Por efto 
juzga bien, que al Imperio es á quien 
le fe ha hecho la merced, paiaque 
quede acomodado de profperictadesj 
como verdaderamente íucedió aííi en 
h períona de S.E. Por ventura el ha* 
■ver fe le ofrecido en otra ocafion>y el 
haver preciíadoa S,E. paraqueload- 
mitiefle en efta, no es haveríe hecho 
prctenfion de nueftro bien fu provi* 
íion, deíuerte que lo que para ella fué 
antes ruego, íe hizo aora orden, y el 
arbitrio pafsó a facrificio? Que impor- 
taba a S. E. vna Dignidad, que la 
traía como Ley, no como Pueíloj 
vna Dignidad, en que havian de íeí 
todos los afanes para S. E. y todos 
los beneficios para el Rey no, vna Díg* 
nidad, en cuya reprefencacion folo ha» 
vía de tener la viveza de la Imagen, 
89 É £ u |k?í?5 U? obladcnesj y en fin 

yna 



vna Dignidad, qu? , aun fiendo la rms 
alca, no lo havia de poner en mayor 
eminencia, porque no fo!o fe havia 
de quedar particular de Principe (co- 
mo lo dixo Pacato de Theodofio) 6* 
no qhavia de hacerlo fatigado de fu- 
blimc> altura, en que bavia de íerle 
repecho de la virtud la cumbre del 
honor? 

Por eflo luego que S. E. pisó el 
Pays, fe deípoblo la Ciudad de cora-» 
2ones-, poique codos íalieron á encona 
trarle. Camino con tal definieres, q 
íi huviera juzgado, q podían íer pre- 
íentes las decencias, aun no huviera 
recibido los hcfpicios, no admitiendo 
nada de lo que aun íiendo (clamen- 
te afe&o podía parecer tributo. Da 
cíla manera llegó S. E. a efU gran- 
de Capital, en que parecía, que hak 
ta las fabricas querian hacerle vivien^ 
tes para recibirle. 

Fué la Ciudad de Lima, gloriofa 
fundación* no )>a de vn afylo deBan- 








1 



! 



ÜiefosV como Roma, ni 3e vnos mal* 
contentos, como Garthago, fino de 
vnos Cfariftianos Héroes,, y de vnoí 
valeroíos Gapicanes, que la erigieron 
como Padrón de la Conquifta de va 
Nuevo Orbe. Al mifmo tiempo que 
fue planta, eíluvo floreciente, porque 
íe fundó poder, y fe labró riqueza. 
Pero antes de fer edificio, fue ara. 
Nació en horóícopo de Fe, y fe hizo 
vna Ciudad de Templos, con calles 
por altares, y con magnificencias por 
ofrendas. No haviendo en el Mundo 
otra alguna que la iguale en el fervor* 
no contenta con fer el Rcyoo de U 
opulencia en íus grandezas, fe hizo el 
Peí ü del culto en ius Bafilicas. En ellas 
cfta fineelada la luz en los adornos, 
y en gaftada la prccioUdad en íus Re- 
liquias. La plata parece que: no íe fun* 
ele mas que para íus peañas y fus vul- 
tosj y cloro masque para íus coronas 
y viriles. Las Lamparas fon, aun fin 
las, antorchas, eípíendores. Numera tá 

cas 



tintas Cafas Sagradas; que ferian 
bailantes para hacer magnificas dos 
Cortes. Aííí aun quando íe halla 
menos rica , no llega la decadencia 
harta las Aras: anees parece q con ma- 
yor anhelo íe rinde a Dios, quanto 
pudiera daríe al mundo, y que por 
el delito de quedarfe,íe hace injmii- 
nidad el retribuyríc. El Cielo {parece 
que fue quien le eligió el fitio, y q 
para fundarla tomo todas las medidas 
del Para) fo, óquiío hacerla vna Coní- 
telacion de la delicia. Aííi los tt rretno-. 
tos íe puede cntéder, q los embia Dios, 
para quitarle las vanidades con los fuf-. 
tos, y para librarla de los caftigos coi| 
los toques, fcn quanco-a fus riquezas 
ella fola, fino fuera Colonia, fuera Inv? 
perio, y fi nc fuera cícala, fuera Thro- 
no: con que íolo fe hace cafo de lo 
que da, y no de lo que es: en fin to-; 
da ella puede decirle, que es vna Ciu« 
dad de extravio, que fe efeapa de Ja 
Ccmiffion de la codicia. 

k Auú 



>5 

HH 









:*, 



Aun de efta fuerte Ha cumplida fié* 
pre muy zelofa con fu rendimiento 
en las Entradas de los Señores Vir- 
reyes qué la han venido a govemar* 
Pero en la de S. E. parece que fe c£ 
trieró á vencer íc a si miímaen el ju- 
bilo, en la grandeza, y en la pompa. 
Prevínote el Palacio con todo aquel 
lüftre que lo debia hacer digna refi- 
deacia de tan grande hueíped} ya en 
los reparos de íu fabrica, ya en los 
cimeros de fu pintura, y ya en las aU 
hajas de íu adorno; La Plaza mayo* 
(< campaña edificada, dé las mas gran* 
des que blalonan las Cortes mas fa* 
mofas ) íe adorno de maneta en los re¿ 
huevón d£l recinto* y eh los colores 
del pincel; qué fe le hizo otra exten¿ 
(Ion de h tiermofura* Templo poli- 
ÉicOy en quehávia de íer faciificio ci* 
Tif el jubiló comum donde en cietí 
arcos prevenía cien altares la venera 
mofo Rénovofc con íingular belleza la 
admirable Fueaie, que oáapa el cen- 
WK~ ■"' '. '■' '2 tro 



:io de aquel amplio Foro, y excede 
i quantas fueron maravillas coriietnes 
íc la Antigüedad, y áquamosoy fon 
magnificencias de las mayores Capi- 
tales, como alma de cryftal del cuerpo 
cié tan rico Emporio: pareciendo, que 
heredó al Milagro de Rhodas todo 
el bronce, y todo el fincel alia al de 
Olympia, 

Entro S. E. a fu Palacio-, y como 
que las noches tuviefTen en él íu Sol 
aparte, con todo el avio de amane- 
cer y de alumbrar, fue en las figuren* 
tes immediatas tan grande el coocur- 
íode la Nobleza de ambos fexos(quf 
llenó los magníficos- (alones y reue- 
tes)que pareció, ó que la fabrica fe 
havia hecho ¡mínenla, ó que la Gnu 
dad íe havia reducido a epitome. He«¿ 
cha vn terreftre Cielo la Regia iníe- 
iiot habitación, fe veia toda brillar aun 
mas eíplendidav que alia la que pin- 
tb el Poeta de la mayor Púnica Cor- 
te, pues, ni aun en las delicia&iel pro- 
fus 



■ 







§ 




yirgil, lib; i 



Idcm vbi i<i 
pra, 



fufó agafajo, ni en la riqueza de los 
trages pado ferie igual. 

At do mus intert er Regalt fplendi* 
da luxn 

InJtrmtuYx modifique pa/ant con* 
"vivía tettis. 

r Arte Uheratü <vejle$> ojlroque ñt\ 
perh. (14) 
En fin la grandeza Je todo el Pala- 
cío, donde el ruydo era laMuíicadel 
regocijo, y la eftrcchez el eípacio de 
la aclamación, juntos con el bruxulea- 
do encanto de las hermofuras (Au-í 
roras tapadas de aquel no¿turnodia) 
y el cíplendor de lasluzes, formaban 
vn concento de alborozo y de admira^ 
cion 3 mejor que alia el que en la En- 
trada del heroico Troyano huefped 
yib el mifmo Palacio de Carchago. 

Fit Jirepitus tedtSy wcemqueperai 

p/a volutant 

'sítria: depmdent lychni /ajucaníus 
aturéis 

facenfi, & notfem jlammis ftnali* 




Aaalofe «I día de la Entrada publica 
glciS.Jí. : y como los corazones eran 
Jos arciiiecs de los adornos, previnie- 
ron cu cada reípkacion vna magnifi- 
cencia. Quintas te hicieron para fun* 
¿ion tan defeada, parecieron infticu* 
cion, ao eftiltv, porque, aun quanda 
na huvieíkn tido eüablecimienio, hu-í 
*iera& fido origen. Los Arcos trium* 
phalcs fueron imitaciones de fu obje- 
to*, porque vencieron al cíplendor, y 
a lacoftumbre,erigíenáofe para quien 
vencia a! Tiempo* ra la Fama* Las ca* 
lies parecía, que las havia hecho la 
Gloria, para tncaminac por ellas a la 
heroicidad, ador napdofe para quien fe 
fravía abierta la fenda de la Im¿nor4 
talidad. Llegó el profpero día; en que 
pareció, que lo formaba? en vez de 
Sol, el milmo a quien fe coníagraba, 
hecho Natal de la Virtud, y horóf- 
copode la Felicidad. Gozajbafe, como 
va compendio de aciertos, y vnaxaiz 
de fortunas, en que fe vieron todas las 
T fu- 




•■/..../ . ■ • - 






Furr.cn, Pa. 

lieg. Cóftan- 



futuras. Semilla fue de !uze«, y Yueti: 
ce de júbilos. Por ello apenas leñi* l* 
Ciudad fuerzas para cargar coi* tan* 
tos gozos. Aís¡ íe!o dixerotv alia cu 
otra Entrada al mejor de íes Emperado. 
res. Caluit in nobis e vhra <v¡tes nof> 
tras animut ad lM¡tiam y <vt quodam 
prx/agh futura fflicJMJs ekíi tanta 
te exultatione fúfeepimus, qvafi tam 
indtilgentitirn cjua *vfuius eras habtre* 
mus. (26,) No sé que le ha vía he- 
cho S.£. al amor publico, que erayá, 
aun antes que fueffc beneficio, idola* 

tl¡3. 

Previnieronfe todas las Milicias 
en la Plaza mayor,contai lucimiento, 
q parecían vnExeicito de Xefes,de c¡ 
fe deftacaron algunas Compañías, para 
que marchaílen por delante de aquel 
Acompañamiento de la Mageílad re- 
prefemada. A q iefiguiólaRcal Vni. 
yerfidad, precedidadcla civil harmo- 
nía de fuaves hobucs, y de timbales re-» 
foiuntes, coeno t%mbm dg fus Minií* 



tro*, adornados, como convenia |i vn 
ícquito, que era la Familia del mas 
inlig r »e Cuerpo de Minerva. Nunca fe 
vtó efte, ni mas numerólo, ni tnas 
iluftrado, como que havia fondado o- 
tra Ciencia de aplaufo* en que fus Si$ 
bios íe havün graduado de afe£hio-í 
ios. lamas íc vnieron mejor Armas yj 
Lcrras, pues mellizasde Laureles, pa¿ 
recia que havian íacado vn miírno 
natural de Triumphos. Sucedía el Real 
Senado, cornpuefto del Tribunal de 
Cuentas de cfte Reyno, y de los Su* 
periores Miniftros del Crimen, y Qy* 
dores, que la efclarecián. Imágenes 
de la Jufticia, veneradas con el cuitó 
del rtfpero. No celebro con mejor 
pompa Roma la Entrada de Honorio 
en el quarto Confulado.de fu Impe- 
rio, en que prendiendo los Númenes 
3c las Leyes a los Héroes de las Ar- 
mas, cedían los bailones a las togas: 

CemtSy <vt armamm P?0cm$$ te* 

¿umque Potentes 

T~ P«i 



■ 



: 



\ 





í*7) 
Clau.Paneg. 
da IV.Cóíul. 
Honoit 



Idcníf 



«m KHkbi$mn¡ñ é\ en wp *oijup'4 

t&aLUfo rio wé*m wíquiUi tr¡4<$pi¿$n 

<6fc ^fplapdetia^liticoá tmyor %G 
i¿e íquelkC^ác u*n gveilite de la Milu 

£> i r*ü meéfffjeffu Igvt térw ra/lrisi 

H ¿ítaal tí par ectó mtgm ikrfc l/Ef f ttafi 
pWcfc ;pcTO^ ¿ guarno desde SáUb fe vio 
glorioíol Hifta affií ite juígoihumanH 
^ígfattdezajípé^Asdc^aJir^fó páfeÉ 
i cJternai^ 1a c[ae liavia fido ponip^ 
fe fa*bd igte ia¿ Rio el día son mas 
proípicrus tórtsv y «i Cielo brillo cae 
mw-k&ó&a&t féíftáhdutfesy y con ra« 
ton: ponqué ef* S. fi. si pcliiico So! 
^jus b¿ aiufebiibá^h quien eí ler «as 

5omo Numen. A^itóiyta .yifta pu- 

dic- 



diera bien decirfe, que el Ayre fe lleno 
de ojos por atoaio$5 y qiic los Bal- 
cones íc iluftraron de corazones por 
adornos: en fin toda la Ciudad pagó 
con c! concurío quanto debía a la ef.\ 
peranza» y con el alborozo quanto 
le cobraba la felicidad. No fon eftos 
hyperboles del afedo, quando en las, 
grandes paííiones aun no (aben las vo^ 
zcs toda la Lengua de los ánimos. 

Pero en medio de tanta adorad 
:ion, en el auge de tan grande pom. 
^a, era tal el agrado y la cortefanía 
jue brillaba ¿n S.E. que pareció va 
:ircunftante de fu mifinó Triumpho, 
f que no era el que caufaba, fino el 
:jue tecibia todo el gozo: que havia 
lado de mano a la grandeza, y quej- 
ido fervirfe del amor: porque entre* 
!,ando a la reprefentacion el cara#e$ 
Íc Principe, havia tomado para íi fo* 
o el de Padre. ACsi fe havia menef-; 
er todo a íi mifoio, para correfpon- 
Ur magnánimo todo lo <|fe le tributa 
Y ha 








fea innumerable, í «Nfc tod^ cft^ 
c*>mo fino baftafle al dia de luz> y a^ 
ll Ciudad de jubilo, iba 5. E. duplica* 
4ó de cfplendor, y repetido de afeño, 
m la iluftre Copia que lo acompaña*. 
ba> como alia el joven Aícaoio al Pia* 
dtofo Eneas en fu pompoía Entrada a* 
láCorce del Principe Latino. Soloafsi 
pudiera augmentar S. E. fias? realzes* 
pues iolo pudiera parecer mayor vxm 
humenfidád c& producir m Virtud* 
pero^ vna Virtud, que efta mayor d& 
imitada, q de procedida. Aí$i ¿raanifefr 
taba a efta gran Capital, quanto podrii 
hacer con governar¿ quien havia ía# 
trido- adelanta* aun a quien no havia 
necef sitado de inílruir* Llevaba el nq* 
ye Cabildo las varas del Real Palio, 
adornado de la authorizada ceremo- 
nia de las togas ó pretextas, en q iba 
aforrada la purpura de el oro. Güito, el 
nva&reverete que fe rinde á la Magefí 
tad r que no puede gozar mayor paf< 
tkipacioivdé I» Dtv iñu Seguid á ;S* E< 

íu 



iu dccorofa Familia, cuyos Noble* 
parecían Virtudes, porque eran fu íe- 
tjuicoj pero con tanto lufhe y gala, 
que lo hadan iu Sol, porque iban de 
Aftros. Enfin, cerraba la admirable 
pompa el triuaiphal Carro, en que la 
riqueza llevábala grandeza de relpe- 
to, y el brille la claridad de reverbera*! 
ciom con los numérelos- figuieotes, 
que le formaban también fu tren de 
lucimiento. Pero laque aun formaba 
la mayor gloria a todo el Adobera la 
de aquella vriivcrralackmacian, que 
fue á vn tiempo la condu&ora y U 
captiva de aquel. Tuumpho; pues U,. 
Ciudad toda, al paflaiS.E-»dcxa.ba¿b.* 
los los pechos en las calles, potqw 
todos los ánimos íe iban tras fus lu. 
zes: conque el anfia, que hafta enton- 
ces era,, expectación, fe hacia rapto} 
y el extafis, kfuer2a de immobilidad, 
fe hacia vuelo. En fin el cíparcirda 
los balcones flores* fo* vulgar tributos 
porque en vatigs hisa cíle officio la 

pía* 







jpht'íi de manera; que parcelo, que fe 
brotaba de allí milmo de donde fe 
llovía. Conque íe hizo Verdad en ef- 
te Día, (que fue el Natal de /a For- 
tuna del Perú ) lo que fue fábula éri 
(é) el de la Deidad dé la Sabiduría, (*}r 

pdUs, en C uys en que la riqueza llovida fue fymbo- 
™;:£ b de la virtud íblemnizada. 

Afsi parece que entraba S. E. como 
alia enerábanlas efigies de los Núme- 
nes en Memphis, aoopañadas de todas 
las adoraciones, y de codas las harmo- 
tiias del Egy peo: q biea Ctaudíafioj (2.9) 
Sic Numiria JAemphts 
h <oulgu$ frofme fokí. Penmaithus 

exii 
f £ffigiés*..:.. fed plunmus infta ('dos 
%inigerjm[H>fitafufpiransnf?fte Sácere 
Teftatuffndore Deum. Nilotkafijiris 
Ripa [gn&t % Phariofyue modos Ae~ 

gyptia ¿Hch 
&hi*. 

Dio codo el complemento a la 
excelía fuftccioa aquella Chtiftiana 

de- 



*¡>id (toVi¿o oyó 

del Ciclo* 



Fancg de 4, 




- 



demoíháció, que, apeándofc al Teplo, 1 
5.E. 3 tYic a eternizar de humillación 
lo qué havii paíTado ya de pompa. 
Junco todos los aplaufos, para hazer*; 
los ofrenda, y abraíó todos los gozos, 
para, formarlos holocauílo. Fue alü al 
Rey de los Reyes, Panegyncodcl cora 
zon, la breve pero infinica acción de 
gracias, en que !e confagró tan feuílo 
¿h. La que por parte de la Sanca*íg!e- 
lla f Venerable Primada de eíte Impe* 
rio, fe a£tub en el figuiétc»con la Ora- 
ción faarada de vno de los mas elo- 
quentes íacros Miniftros de fu iluftre 
Eciefuílico Cabildo. 

Áísi enfin quedó previniendo li 
Ciudad las demás feftivas demonítrari 
ciones de íu reípeto y de fu gozo, que 
terminaron en aquellos regozijos, que 
fon los nuevos Olympicos Iuegos de 
la Efpaña, a quien parece, que no es 
alegría lo que no es valor, íi lo es vna a* 
limoíídad, que encubre la temeridad 
:on la deftreza. 

X RÉCK 








II! 






1 ¡ m 

I 

i Í 




RECIBIMIENTO DE S.E. EN 

k Kml VmwYjidad deS» Alanos de 

Lima» 



IcmpTe han fíelo fe Cien- 
cias cn^l Orbe Político efeí^ 
pitíru de los Imperios, y la 
voz de las Repúblicas* la* 
ttrmás de la Razón, y tos Comercios 
del entendimiento* De fu riqueza es 
Mina el Cklo, ydepoíito la ííBinor* 
taHdad/Aunque en ellas regularmen- 
te cada verdad es vna cumbre, a que 
no íe afciende, aun quando fe fuzgt 
que fe llega, tes baila, para fer cono* 
ci mitü zm ¿fer mdagacranes, yparaíef 
claridades, el fet fómbras. Nacieron 
con la Naturaleza, y cpn el Mundo* 

an- 



i ~~ 



antes, fueron !a Naturaleza fabia, y 
el Mundo entendido. Juzgar, que no 
íc fabe,esvna verdad en trage demo- 
deftia. Juzgar, que nada fe puede ía« 
bcr, es vna faltedad con viíos de ra- 
zón. Creerlo todo, es ignorancia y 
dudarlo, es phrenelu y preíumirlo, va- 
nidad* Para el progreíTo de citas iluí- 
[raciones- del ifígenio humano parece 
que deíliao Dios algunos Climas, que r 
b por Ls ncbks dilpoíiciones del ter- 
reno, o por las benignas influencias 
de la Eíphera, fuellen campo fecun- 
do para fu cultura. Por dotide en el- 
tos fue cada Rey no vna Eícuela de 
Eftado, y cada Ciudad vna Aula de 
govkrnc* Afsi toda Chatdea fue Mu- 
sco» todo ef Egypto fue Vniver(idad r 
V toda la Grecia fue Athcnéb, Archi- 
vos fueron de las primeras Ciencias 
( C\ fe ha de creer a Authorcs celebres | 
(*) fe* dos coIua>nas,en q los hijas de^ 
Seth las guardaron del mayor cafti* 
go. A lo» primeros paífps dei Orbe Po- 
lítico 







• 


■ 


: 


■ 


• 

■ 




• : - 






■ .-.?' 












1*1 

íoíephu ant¡~ 
jttit. !ib, i, y 








(*} 

(*) 
31 ñamas, A za- 
fias* y MííTaeU 

Daaiclis cap. 
¡i. Ver. 4. 
j?r eruditos <>m* 
nifAfierid 9 cm* 
tos fcisntia. & 
doSios dijcipli- 
tid,& *fUÍf)<J~ 
Jent fiare in 
palacio Jlegist 
*Vt áoccrent eos 
litterás C^/m. 
guam Chrfdeo* 
rum, Ec verf, 

H7l É 

';** íWí Z)é>«í 

difcifllndm \» 
9mni libro, & 



Político, fue Memphís, la que gradúa 
de í&bio al que deípues fue el ¿mayor 
de los Legisladores entre rayos; (*) Ba-j 
bylonia, la que exaltó dedo&osá los 
tres Jóvenes,, (*)q defpues fueron los 
primeros Macftros de la fortaleza en- 
tre las llamas-,yeq Paleíiina fue Ca- 
riatfepher, la que íc llevo la autónoma* 
fia de las Letras* y el Sanhedrin, elquc 
fe exaltó en chrono de los Do&os. 
La Grecia, qué, como heredera del 
Egypto, cargo con todos los bienes 
de íus Ciencias, fe erigió toda en vna 
República de Vniveríidades: gente 
nacida para laenfeñanza de Ioshom- 
bres,y k quien parece que entregó. 
Dios las Gathedf as de todo «1 Vniver- 
fo. En ella íobrefaíio defuerte Athe-" 
ñas, que hacia inútil fu Minerva, por- 
que ella era el Numen vifible de las 
Artes; conque hacia el culto fuperior, 
a la Deidad. Tan atenta al eftudio, 
que, a na ha ver rey nado tanto deope^ 
roía, pareciera que vivía fojo de men- 
ta!} 



uh y üjué goyévnaba'cón propofíc Jo- 
nes, y traficaba con diícuríos. kt\ útir 
parece que fue el Entendimiento da 
Casias Ciudades, para feria Memo- 
lia de codos los Siglos. Por eílo hizo 
pafiar acodas hs Juntas de Sabios el 
:nuio facnoío de Alhéñeos, en qua, 
íaíh oy eítá eníeñando los del Mun- 
Jo. Pero en ella fueron vnjafdin ol- 
vidado de Académo, y vn Templo 
muynadode Apolo, loscélebres luga-; 
res, en que tuvieron fu íolat las Acá-, 
áemias, y Lyccos, fundados por los 
cxtalis de Platón, y por los paíleos 
de • Ariftotclcs.- Üicipulos de eíU Maeí. 
era fueron bs Rocmnos 5 y el con«5 
quiftatla fue aprende! la: con que la hi- 
cieron tniímphante de vencida, y Ro- 
ma quedó (ageta de imperante, ha- 
ciéndole lámeles del magUkrio las mif 
mas cadenas del dominio. Formóíe aííi 
cita grande Señora del Orbe tan infigí 
nc en las Ciencias, que puede bien^du- 
daric, íi fue paralela, ó íupeiioi a la 
Y rai£- 







■n 



ttrifíiía que imitad; y ñ eri ella fiíeíon 
ims heroicas que las émpreílas los eí- 
tadios. Pareció, que era mas immor-; 
tu! h pluma, q laefpada, y las Artes 
mas viaoroías que las Tropas. Er¡¿ 
giofe vn Athenéo cada Caía, y íe fun- ; 
dóvna Seo* cada Foro. Fueron los Ca- 
pitanes Oradores, y los Emperadores 
íe hicieron Philofophos. No erabue* 
no para combatir, elque era inhábil 
para diíputar, y apenas podiapoíTeet: 
el honor dé mandar, el que ignoraba 
el arte de decir: de fucile q la fuerza de 
ia perfuaíion íe paííaba a la delcho* 
que. Hombres eípíritus, que para 
fcra&ivos, havian antes fido intdcc* 
tuales: en que llegaron a tal auge, q 
en ellos hafta las conquiflas fueren 
Ciencias de guerra, enfeñadas en las 
qtieftiones del valor: tan iluílres, que 
introduciendo en ellas la Política,' 
nns parecía que vencían la barbarie, 
q el Pays, dcfqustando aííí la eíclavi» 
tnd del yaflallage con la libertad de 

Ja 



Ia razón; Alli fue, donde parece que 
quiío vivirdcaffiencola Jufticiaj con 
que para ella fe formó Arte la Pruden- 
cia, y los Tribunales fe abrieron Eíá 
cuelas: empeño, en que creciendo a 
Océano las Leyes, cafi las miírms Taf 
blas fe hicieron naufragio. Embica 
la Grecia como guias, y alli fe entro- 
nizaron como Ciencia. No con me- 
nor fortuna paílaron la Eloquencia, y; 
Poeíia, que comenzando imitaciones* 
quedaron modelos. Mi las tranfpor- 
taron a Efpaña con todas las demás, 
demanern que la hicieion competido* 
ra deíubdita, y ajgunas vezes (upe- 
rior depoííeida. Ay Guau al cuydado 
de la Fama los Sénecas, los Lucanos, 
los Quinótilianos, los Marciales, y 
otros, q no la dexan deícanfsr de gri-; 
;o. Gloria, q aun antes la havia adqui- 
rido, quando la Turdetania era ya la 
Vniveríidadde íus Dominios. 

Siempre ha fido en el Mundo U 
Sabiduría vnSol mental, que en vn 



l 









con 





/ 



(*) 



continuo circulo Üc cítudío ha alum* ? 
brado divctías. Naciones, haviendo 
íido uú ingénito al hombre eldeíeo 
cié laber, que debe adanraríe ínas U 
barbarie en las mas torpes, que en las 
mas i&ftiuidas la cultura: porque la 
Na$tít¿le¿a, cuyoofficio es producir, 
en la y na crece, y en la otra tcctocc- 
¿6* contrariedad* que afuerza de ru- 
deza parece milagro: que también cie- 
ñe fus maravillas la ignorancia. Por 
eflo fueron en la India los Hylofeie-; 
nes los mas conteplativos de íus Gym. 
noíbphifbs, y los Germanes los mas 
polínicos eatre fusBrachmanesjen la 
¡Ékythia los Zai rabos Toreos los mas 
iiiftruiííos de los Godos, y en la Galia 
los Eubages los mas fublimes de los 
Druidas. A fifi las Ciencias, q del Orié* 
te pallaron a Europa, bolvieron a él 
velüzcs-, y Dama ico les fue Vniveríi- 
dad al fomento del mejor Califa, (*) 
que hito a la Arabia mas feliz con 
las Letras que con fus armas*, fegundo 

Ale- 



Alejandro de Añíleteles, y primero 
Auguilo de fus Sabios. Creció tanto el 
torrente de cita Árabe Efcueia, que 
rebozo haftn el África, y Efpaña» don- 
de parece que hicieron U cenquifta 
cítudio, porque la influencia del Cic- 
lo les hizo los ingenios ¿(pañoles: fin q 
por ello dexaíTe de íer la Mauritania 
otra Arábiga Grecia co Academias Nú- 
midas, y Lybicos Lyceos, fundadas en 
Conftátina,y Tunes, en Fez, y Marrue 
eos las mejoresVniveríidades de fu I na- 
perio: porque afTi el África nodexaf- 
fe de tener también fus Monftraós de 
Ja&rina, y de fiereza. Defcaufaron de 
05 aíTaltos de efios la Francia y la Efe 
:>aña, y en vna y otra fe confluyeron 
obre el Sena, y el Tormcs (*) los mas 
: amofos Teplos de la Sabiduría: para* 
jue no cótencas fus Vniverfidades con 
as humanas Artes, fue fíen las Chrif» 
unas Athenas de las lacras. De eík 
nancra en ia catrera literaria venció el 
3rbe al Otbcj y en lo que en feriaba; 
Z ayer-i 



VM% y Sa!¿i 
mancd» 






' 



.avergonzaba' a! mifmo que aprendía. 
Aífi paitaron cambien las Cien- 
cias i efle Nuevo: parque en el con- 
trato de !a glona fe hizo effabcr con- 
dición del dominar, y las Armas ía« 
-lición .por. fiadoras de tas Letras. No 
pudo deícubrirfe rodo vn Mundo ohU 
curo con menor hacha q la de la Fe* ni 
conquiftarfelo innumerable con me- 
nor fuerza- que lo tmmenfó. Defcu* 
biimienco fue, que traxeron los prime- 
ros Hetóes,por avío del roifmo qtie 
bufearoo: y Conquifla,con que víbíc* 
ron por auxilio, para la miíma qos 
emprendieron. Por efto apenas fe or- 
ganizo el cuerpo del govierno decí- 
as gran Capital, íe le infundio toda el 
alma de fu cuito y de la Religión del 
vafto Impetro á que prefide. Fundo- 
íe fu Vniveríidad por el mas gloricíb 
de los Carlos, auihorizofe por el mas 
Sanco de los Píos* y eílablcciofe por 
el mas prudente de fus primeros Ga* 
veínadores. Ti es glorias, que, a no 1er 



vna 



vna íola !a rmiromtódácf, pudieron 
darle tres eternidades. No pareció que 
comenzaba, fegun deídecl principia 
fue períefta: affi tuvo en íu Orien- 
te lu Zenith: que mucho que aya íi- 
do tan iluftrc.cn can corto tiempo, 
quien no le huva mencíter para ice: 
grande? Y es, que, como la neccíTjta- 
ba el Ciclo parafi,. pareció mas em« 
biada, q erigida. Los hijos cj ellacfpar*. 
ce a la enlcñanza, y ai govícrno de 
tan grande Imperio, tienen fu centro 
en íu circunferencia porque folodef- 
CAnían* donde íe fatigan. Aíli ha (ido 
fiempreíu Academia, ilulire agravio 
de toda* las antiguas, y íabiaem. 
bidia de muchas modernas. Sus Opo- 
ííciones ion los mas fuertes Certáme- 
nes del campo de Minerva. No tienta 
las masfamofas Vniverfidadeschryíol 
mas aftivo de fus dodos, r.i fienU 
roas eRrecha de fus letras Affi poílec 
por Eftudiantes Maeñros- Ingenie* 
verdaderamente de oro, que l viíta 

del 











del rigor del ; ehf*yc fe labran mu fi~ 
nos. Aífi puede deciefe, que fu Eícue^ 
la h i ganado toda U ancooomafia I fu 
Pays, tiendo el Perú' de ios encendí, 
miemos, con riquezas de mejor ley que 
las de íu opulencia. De ella, mejor que 
alia a otro aílumpto, pudiera decansar- 
íes Que quanto emano del íequico de 
Sócrates, quanto retoñó de la do£tri- 
na de Clcanthes, quanto íalio del re-; 
tiro de Chryfippo, quanto philofophb 
la tifa de Dsmocrieo, y difamia -el Ci- 
licio de Pythagoras, lo ha deítinadola 
'Antigüedad lolo a fu Muíéo, paraque 
con rnayoi tuerza fe eternice. 
'Quidquid Socrático manavit ab ordi- 

ne % quidquid 
l Do¿ía Clcathe&fonummt atriaturb*;- 
Inventum qttodeumque tm Chjfppe 

tecejju* 
'Quidquid Democritus yifit* dixitqttt 

tacendo 
tyjthagoms, <vno fe pe flore, cmfia ve* 



wjíús 






Con* 



Coniidit fS tnak? cellcttis wríluf 

cxirjo) 
Que aíli quedan ilufttados los mas 
famoios Sabios, con fu exccífb, y 
por gozar de mejor Maeílra, desde-. 
fiando ya a AthcnaSjic hapaffado & 
l*ima íu Academia» 
Cmantur <veieres> i3 nohiliore Ma± 

gifira 
f Jn ( Limam ) fpretis Academia mlgYat 

jíthcnis. 
Sus íuneciones f m Gerriprc efptendo- 
rts y fus pompas parecen mumphos: 
que mucho, íi frudifica blaíoncs,^ 
ecuña L-uirclej>? Sí labia eternida- 
des, y achcíora glorias? Da lin pof. 
fecr, y gafta fin perder. Y aunque 
ha defeaecido efta honorífica opu- 
lencia; el Tiempo, que es el cncmi« 
£,0 de las duraciones, y la Fortuna; 
QueeslaTyranade los merecimien- 
tos* íabea bien el cargo que les ha^ 
ce la Razón. La pluralidad de fus ho-1 
acres nace de la defticuejon de otros 
A a nía- 



Claud. Panegí 
Mal. Thcodo: 
r'u 











l-ii^lr 



■ 



mayofesv porque h*llá'ftdofe fus Doc- 
tos fin los merecidos, recurren íoio 
a los pofTibles. Por eflo es mayor el 
luftre de íu mérito, y todo lo que 
deciende, cfta íubiendo. Carrera e$ 
fin palio, y cQadib fin Corona: y en 
efto ion mas ttiumphanres íus Athle¿ 
tas. Apenas ha havido célebres Feí* 
tividades Sagradas, ó Regias, a que 
no aya contribuydo zelofa, ó liberal: 
ni Obra religiofa, o literaria, a que 
no aya afíiftido piadofa, ó magnifi- 
ca* No ha havido Donativo a ios Re* 
yes, a que no aya tributado fervoró- 
la y magnánima. Parece que ha he- 
cho también Ciencia del dar> Facul- 
tad del animo, que enféña mejor 
al agradecimiento de aquel que 
menos la ha eftudiado con el fue* 
go. En fin cita es la que ha produ* 
cido los ínfignes Cathedraticos, los 
Oradores eioquentes, y los íubíimcs 
Eícntoresi la que ha eníeñado los 
cuydadofos Parochos^ los vigilantes; 

Pre. 



Pre'aJos y las iluftres Dignidades, 
la que ha formado los zelantes fo- 
quiíidores, los íantos Obiípos, y los 
eminentes Arzobitpos; y la que ha 
inftiuydo los fulidos Letrados, los 
Senadores Íntegros, y los prudentes 
Coníejeros. Ol que junta de fclizes 
mentes! queconcuifo deinclytos Va- 
rones! que ion can numerólos, que 
(i el tiempo no fueifc íucceííioo,' 
formarían vna Nación de Do£tos, 
Y vn Reyuo de famofos* y fi pa- 
ra tenerlos no fe huvíeíle erigida 
el Templo de la Gloria íobre la plan- 
ta de la Eternidad, no bailarían íus 
nichos a íus vultos, ni cupieran en íus 
paredes íus infignias. En fin ella es 
la Elide Peruana, nías inclyta, que la 
otra que hizo tan celebre á Olympia, 
por los Certámenes de fus coficur- 
rentes: la Ibnia Americana, mas plau* 
rible, que la otra que exaltó el Pan- 
¡nio, por los Cóngrcífos de íus Sa* 
3Íos. Ella es> la que ha influido los 

mas 








- 






m 




mas iubtiles Ingenios del Rinücj 
ííendo íu fecundidad mas eficaz, q 
la.de aquellos tres Montes, quefuc«¡ 
ion las Vniveríldades imaginarias de 
las Muías, y en que quiíkron que los 
riícos brouííen harmonías, ó la de 
aquel fingubr, en que fe hallaban las 
caxas de que íc hacían las mejores 
Lyras: como que cada Aula fuya es 
y ti do£to PatnaíTo, vn fecundo He- 
licón, y vn harmoniofo Pindó de 
verdaderas mas íublimes Muías, vn 
fingular Parthenio» en que (e produ- 
cen las mas fonances Lyras, propiias 
para los cancos mas heroicos. 

Ella es, la que ha hecho los Re* 
cibimientos mas magníficos de los 
Señores Virreyes que la han iluílra. 
(do: Principe s* que no parece que ilu« 
minan como Soles, íi no la viCcaa 
como Oriente; como tampoco pa- 
rece que ella es el Alcázar de USa¿ 
bidum, fino es también el Templo 
del §küo> Y píñ para expreílar el 




reverente conque debe venerjr- tan 
expelías Imágenes de la M.ngeftad, ha 
íido lolcmne coftambre de fu íluftre 
Cuerpo celebrar fu vifta con Poéticos 
combates de las patrios Genios: Guer- 
ra de melodías, en que hafta las que 
no vencen, fon dulzuras: Competen* 
cia de vi&imas, en que hafta las que 
no brillan, fon incendios, Parece que 
notihimphacl AíTumpto, fi hafta el 
canto no fe le ofrece coronado. Siem^ 
prc ha (¡do vn arte del culto la con-, 
tienda del aplaufo. Es efta la machina 
de la gloria conque augmenta el eíV 
piriiu fu fuerza. Es el eníayo de fu mif* 
mocriumpho', porque el animo eleva- 
do fobre fi, es el primero q fe vence. La 
comparación, qlc agravia hecha por 
otro, le anima formada por fi proprio: 
porqueen la vna teme la perdida, y en 
la otra fe alienta á la vi&oria. Es vna 
vinuofa vanidad, que produce vna 
contrariada perfección. Como Apeles 
htvia de haver tirado el milagro de 
fcb a S u ?S 




\ 



¿Ivh 



aquella Linca, que hizo grandeza de: 
lo imperceptible, ú en lucha de pin- 
celes, no huvicra combatido con la 
de Protogenes? Corno en la fábula ha- 
viera Apolo elevado fu hacmoma» íi 
no íe le hüviera Matfyas atrevido? 
Como Hercules.ie huvicra hecho mas 
Hercules 9 íi en el Certamen Olym, 
pico, que publicó el primero, no hu. 
viera lidiado con el miímo Júpiter i 
Como fe huviera apoderado Miner- 
va de AthenaSifino huviera compe- 
tido con Nepttmo* Afst amaba canto 
aquella Antigüedad tas glorias con- 
tendidas, que introduxo la lid aun en 
el culto, y paíso hafta las Aras los 
Certámenes. Que mucho que eños fe 
cílcndieííen de las fuerzas á los pen- 
famientos, y de los choques a los Can** 
tos> Por eíío hafta el Pafnaflo íehizb 
eftadio de arte, y las mifmas Muías 
íe hickcon AthUtas de harmonía: y 
cíle es aquel amor conque las arreba- 
ta el Amebeo, (| i)De eíta íuerce, como 

en 



-nvn círculo de imitación, de la ma^ 
neia que íiguio al esfuerzo la dulzura, 
fe hizo que il.guieflc el Ímpetu de 
aquel al rapto de ella, para que en 
vna fublimidad reciproca fcpreflak 
(en i^s heroicidades: conque el Can- 
co que encendía al Valar, {31) fe hizo 
cambien el miímoel encendido. Haí- 
ta para la íuavidad de la concordia 
parece que fue artificia el furor de la 
paleftra: y eíle fue aquel .modo de re- 
ducir la fiereza de los hombres a U 
blandura del civil govierno, que a* 
tribuyeron á Mercurio (33) 

Eíla coílumbre, pues, ia mas pro- 
porcionada para celebrar a vn Gran- 
de Héroe, fue la que, con la mayor 
pompa que íc ha diícurrido, diípufo 
el rendimiento de ella Real Vniver- 
íidad, para recibir fervoróla áS.E. en 
fus Efcuelas, dirigida por el ardiente 
zelo de fu ilullre Ke£tor> de cuyo ge- 
nio pudiera deciríe, que fe hallaba en 
íolo yn Sabio vna Academia, y todo 

vn 



(51) 

vémtnt alterna 



fj»); 

/Ere titx t"v\ro si 
MctYtemque ac« 

cendere cantu* 



Qut feros crníks 
h o miman re- 
centum* 

Voce form.iñíl 

CdtUS&dcC(!V£¿_ 

Horar. lib. i* 
Carm.Oi.to 







m 



1 1 



Ljd* % var. ix 





ytí Foto tñ vn Patrono. Aqui feria 
precifo, que con vna difcordia afcc- 
tuofa (e íeparaíTe la pluma del Authot 
de fu infiueíHc,fi pudieííe hacerfe com* 
patible con la debida acción de de- 
dicarla la razón poderofa de aplafudir. 
le: la que íolo con fu nombre podría 
íer bañante para los mas Ungulares 
elogios de vna Fama, por aquie parece 
q íe han vinculado a AotSaUzjaret los 
aciertos: honor arduo, pero domeftico 
de fu familia, como lo dixo de cero 
Cafsiodoro (34) Henonm 4xduum % 
/id familia <vejir& domejticwns fia 
que le caníede repetir loque fiempre 
parece merecido: í5 dum copia fém 
rimum foleat haberc faflidmm> vcfr 
trum nomtn repetitum fewper efftci~ 
tur gloriofwm. 

Diípuío, pues, que íe? hicícíTe para 
el Certamen prevenido aquel previo 
a&o, que havia de íer como el clarín, 
que convocarte a iu junta los Ingenios. 
Ciryccs llamaron los Griegos, y Pre* 



co* 




cortes los Romanos a los Miniftros; 
que le hacían: funccion de tinta pottu 
pa, y titulo de canta eftimaccion, que 
atribuyete» fu origen a vn hijo del 
Dios de la Eloquenciaj(*) haciendo 
heredero el Cartel del Caduceo: corao 
que no debia publicatfe la celebra- 
ción de vna heroicidad, fino por la 
voz de vna grandezas ni íer anuncio 
de vna gloria, fino el aparato de vn 
triumpho. Aísi pudiera expreflaríe con 
tazón, que fue la Publicación de elle 
famoío literario obíequio vnaProcla» 
macion de U mayor Magcftad reprc, 
fentada en la realidad de la Imtnor¿ 
talidad roas aplaudida. Y para que f fe 
hiciefle efta íolemne ceremonia del 
jubilo de ia mas grande Academia de 
ía America con la decencia mas luf- 
troía, fe intimo fu afsiftcncia a los tres 
Reales Colegios que la adornan, y I 
los Eftudiantcs que la frequentan* 
miniftrandoíe a todos honoraria pro- 
pinas que firvietíe de preludio a los 
tpayores premios conque havian de 



Ccryx. hija 
de Mercurio 
y de Pandro 
lia, hija dt Ce 
crópe. 
Celio Mhodigia^ 




\ 



Ce 



coro- 




coronarle los Poetices Athlcías qu 
fe provocaban: auípicios de oro, fci 
nudos para fortunas de efplendor. 

i Salió aísi de aquel Alcázar d 
Minerva la Paládia pompa,; precedid 
de aquellos Ioftrumentos que bacei 
guerrera la harmonía v nunca; mejo: 
proporcionada a y n combate, en q U)! 
havia de entrar de Marte Apolo; a que 
fíguio el concorío del Académico Pafr 
íeo, formado de los referidos par- 
(¡colares Atheneos, efto es, del ReaJ 
y mayor de San Pheííp^y de los Rea. 
les de San Martin, y Seminario de 
Santo Thoribio, en quienes las coro- 
ñas de los pechos fon anuncios délos 
Laureles de las frentes ( infígnias que 
parecen blaíones, y (chacen inge- 
nios) y de los demás Mantcifias, toi 
dos montados en hermoíos y diedros 
Cavailos, adornados de los jaezes pro- 
prios de la Milicia literaria, en cuya 
cftofa iba laobícuridad de reíplandor. 
Cerraba el Acompañamiento él SecreJ 
tariq de laVniyerfidad, con todo aquel 

~ "' brj- 



: 



búllante lucimiento, que convenia a 
toda la confianza de tan iníi^ñc Cuer- 
po. Iba aquel acompañado de los de-? 
mas Miniftros. y Bedeles, que llevaban 
aquellos tymbres conque íe conde." 
cera el Real Lycco. Pero lo que ha- 
cia mas iluftre -la funecien era la. re- 
fulgente Tarja del -Gartel/que en vna 
hafta de plata conducía, mantenida 
ác quatro Lacayos ricamente veni- 
dos, que con qustro cordones dp 
oro la equilibraban, íiemio de tai gran- 
deza, que cabiendo en fu eípacio, 
extenfo, todo lo que ceñido a pla- 
nas concenia lo impreflo en veinte 
pliegos, formaba como vna fabri* 
ca de Aflumptos* fofíenida de doc? \ 
columnas de Virtudes, éiluftradadc 
Numeres, de ¿Muías, y de Heroes^qq^ 
a vn tiempo eran los altares y los vul- 
tos de fu Templo. Admirábate, vmda 
en laeíplcndidaTarja al ■apUufo.de' 
ru cxcelfo Objeto la magnificencia de 
tu adorno; rporque oftentaodo en fu 
frente, como precioíos ft^kolos de 

fu 




• 







I 



fis teípeto y ía nobléín, el Eícudo de 
Armas de fu inclyto Héroe, acompa- 
fiado per vno y otro lado de los de 
la Ciudad» y fus Eícuelas, codos de la 
mas fina pintura, fegun los mas pro-; 
prios colores, j las mas perfe&as re- 
glas de la gloriofa Ciencia delBlafon 5 
brillaba orlada de aquel oro texido, 
que a vn tiempo es arte, y es riqueza, 
y rematada por los ángulos de lazos 
y florones que la competían. Fene- 
cida la faufta ceremonia , lo que 
calló la acción fe continuó en laFa« 
ma, que havia formado voies de loa 
ojosi y haciendo vi&iraa la pompai 
fue conducido afsi el Cárcel a fu altó 
A#umpto$ y los demás q íc diípuíkron 
toara el publico, tan hermofos, q ano 
fer por el primero, lo huvieran pare, 
cido, (e fixaron en los lugares de la 
Ciudad acoftumbrádos para pa- 
drones de efte heroico cuíco. 
Cuyo tenor habló de efta 
manera « los !§• 
gemios* 




CARTEL 

DEL CERTAMEN- 

EL CIELO EN EL EAR* 

najfo, 



S LA ALABANZA L£ 
adoración de la Virtud, á 
S quien es la Eternidad el Tem 
pío, y Vi£Hma el Honor. Es 
el incicnío,que Cube a fu Imagen, y el 
fuego, que arde en íus altares, De U 
maneta que el ruego a los Dioíes, ha* 
ce el aplatiío a los Héroes: no íolo por- 
que el que fe tributa a las acciones de 
vno, fe ks continua como aliento, fino 
porque jas propaga en los otros como 
regla: conque el elogio, que es hijo 
de la hazaña, fe haze Aícendicnte de 
la imitación. Que importa, que pue- 
da fer riefgodela vanidad, fi esíegu- 
ridad del incentivo? Qué hace, el que 
fea inconveniente de ,U moderación, íi 
Od es 







es la razóla dé eftado de la gloria? Es 
y n mayorazgo de exempio, que no puc 
de enagenarioe! poíleedor, y vna pre« 
eminencia de pkufo, que no puede 
cederla el que la goza. Porqué ha de re- 
nunciar la Modeftialo que le toca a 
la Virtud; No es íoj/o vn Iluílre> fino de 
fu íamaj ni íu fama es folo de fu méri- 
to, (¡no de íu poíiendad. Y afsies pre-- 
cifo, que íe reduzga a tolerar íu nom-¡ 
bre: que también tiene la modeftia íu 
pafsion. For efto ha cuydado fiempre 
el Mundo de dar a los grandes Varó-i 
ríes fus honores: para cuya díftribución, 1 
en el Imperio de la Iromomlidad fon 
fus Leyes los Cantos, y fusconftmbres 
los Certámenes. 

Vn pofitivo encomio, es vna car- 
rera de difeurfo fin efpucla de gloria 
que la avive, y vü fuego de afeólo fia 
ayre de competencia que lo encienda. 
La Fama es lentitud 3 fino es combate: 
fu mayor velocidad es pereza de razón, 
fino esyicftoria de agudeza. Nunca el 

Par naíTo brilla con mas-pompa? 4 q u3n * 

do 



do Arólo fe haze vn Hercules de inge- 
nio, y cada Muía vna Belona de har- 
monía. Los antiguos, que hizieron íu- 
premo entre íus Diofes á Júpiter, pa- 
rece que en fu lugar debieron recono* 
cer por furamc á Marte: porque, como 
fino huviera en el Mundo otro modo de 
gevernar, que el combatir, ni fe gozaf • 
íen otras grandezas quelostriumphos, 
toda la Naturaleza esguerra,y todo ei 
poder íe ha hecho tropheo. Por viia cir. 
culacion de contienda, la que nació in- 
telectual, lo balvió m fer, paííVndo de 
los brazos a los penfamiemos: conque 
los entendimientos fe han buelto cora- 
zones, y íe han labrado como amias los 
diícuríos. La reciproca Eíürpe de efte 
belicofo y efpiritüal Marte, fe ha he- 
cho bien manifiefta en ei Nobiliario de 
la Gloria, donde la. Palma, y el Lau- 
rel fon los blafones, que iluñran igual- 
mente íus Linages. Defuerte, que no fe 
juzga, que pienfa el juicio, fino contf af- 
ta, ni que acierta el ingenio, fino ven-: 
ce. La Pluma fe ha de efgtimir de cí- 







<&»—*** 



■ 



pada, y IrLy fa ha de íbnár de trompa* 
¡Conque coa vn valor de cípuitu, y 
vna conílanciadeítiblimidad, los Sa* 
bsosfeháhecho Héroes de penetraci6* 
y los Poetas -Achl'etas de dulzura. Las 
¿(cuelas no han fido mas q vnos Docni* 
nios de iaPhilofophía, defendidos coa 
fuerzas de opiniones* y el Parnafío va 
imperio de la Poeíia 5 armado con excr- 
cíeos de Gamos. < 

Porefio apenas ha havldo folem?. 
rvidad feftiva alguna confagrada á he- 
roico Aílumpto iin pompeías Lides, ni 
Lides, en que no ayan íido los harmo- 
niofos ó métricos Certámenes, los que 
han llevado la palma délas Palmas, y 
£n que el Laurel ha vencido a los Lau» 
i'cíes. v Sus premios han fido breves, pe- 
ra eternas conquiftas de íus choques: 
mercedes de la immortalidad, que han 
valido Grandezas de la Fama. Bien lo 
manifeftaron U Elide, y Rama entan* 
tos famoCos } uegos conque celebraron 
fiernpre fus DeidadeSé Aísi lo oftenta- 
ton los ma^pres ^íncigesjf ero ¿ntre 

todos 



todos mas difcreto el inclyco Alexan-' 
dio, mas Grande aun en el ingenio, que 
co el brazo-, pues cfte pudo fer ambi- 
ción, y aquel fue prenda. Aísi lo hizo 
ver en los célebres Juegos, que hizo a 
los Diofcs, quando entro en la Phe- 
nicia, en que fueron el Coro encycíío, 
las competencias muficas, y los cantos 
Poéticos los iluíires rencuentros, en que 
Combatieron elegidos por fuerte los ma- 
yores Genios, y en que íubió'H cal gra- 
do el aprecio, que hizo aquel He-* 
loe de cftas batallas Apolíneas, que ha- 
biendo quedado en ellas íuperado el 
que favorecía, (*) dixo, que le havia 
íído mayor el íendmiento de ella pér- 
dida, que el que tuviera, íi la huviera 
hecho de vn Efiado: ( i ) porque ava- 
luaba en Dominios los Ingenios, y taf- 
íaba en eternidades los aplaufos. Mas 
que mucho? ü en la India íe hizo él mif* 
mo el combatiente de fus Sabios, quan- i*¡VíAffeTbt 
o los compitió a vn tiempo, y los pre- piucarch, id 
mió, y aquellas diez famoías queftio- Aicxácdro. 
nes conque los eilrechpíuiil, fueron m 
£e tros 




TncfaJo. 



Mdluijje por* 
ti o ni s Regm fd~ 






I* 

ctem vbl íü« 
ka. 




tros tantos Aííumptes, en que los coraw 
no magnifico. ( i) 

Tanto importa el decantaríe las Vir- 
mides* y tanto conviene ei combatirte 
los elogios* Y íi a los cantos de Héroes* 
que engañaba» con faifas qualidades, 
fia la entrada de vn Conquiftador, que 
iba a deílrúir con fuerzas tyranicas, íe de 
dicaron los fabios Certámenes: quanto 
Hiejor fe deben confagrar a vn Héroe, 
que admira con verdaderas excelen- 
cias, a vn Principe , que viene a en- 
grandecer con inclycos aciertos, --y. a va 
gran Govérnador, que con empreíTas 
de talento conquiíH Imperios de aive* 
díio? Es el amor de losfubditos,p?ra el 
que los rige, vn precepto pretendido, 
y vna obediencia adelantada. Es el def. 
eanío de la vigilancia, y el exterminio 
del caíligo. E$ vn temor del defagrado, 
mas eficaz que el miedo del poder, y va 

rigor de fuavidad, queefttecha con a- 

j • i •'•'tu 

gradas, y. apremia con benignidades. 

Es vna guarda de fineza, que ronda los 
corazones, porque ao los roben los «kí* 









cr 



cirdene*. Con el tiene el que govirr- 
na tantos Intendentes como íubdkcs, 
porque fe mandan a íi mifmos los orde- 
nes, y íeexecutan tas prohibiciones. Es 
el ícUr de las felicidades, y la fuente 
de todos los bienes de los Rcynos. A eí- 
10 aludió vna de aquellas reípucítas que 
dieron los Gymnoíophiílas al milmo A- 
Icxandro, quando, preguntadovqual fe- 
ria el mas amado délos hombres* dixe¿ 
ron íer, el que fiendoel mas podercío, 
fueííe el menos formidable: ( 3 ) y eíio 
es lo que. aplaude eíle Imperio en la en- 
trada de! excelfo Héroe, que ha veni- 
do a regirle, con vn jubilo, que efta ya 
gozando todo lo que eípera. Eñe es el 
íociyco Varón, que en otro Certamen 
de anhelos íe han contendido los Siglos.» 
y íolo el nueftro lo ha obtenido: y va 
Varón de aquellos, que íiempire fe han 
ideado, y nunca íe han tenido* en cuyo 
iluftre animo es pra&ica de qoaltdadcs, 
lo que íolo ha íido eípceulativa de de* 
íeos: fortuna, que, a haver otros Orbes, 
tuviera dichas qtre pseftü? a toaos; nue» 

va 



1 

(5) 

Jtd pre&rediení 

fextumfercunc- 
T<ttns efl quem- 
admodum f*i* 
máxime fe ejji- 
cltt charam { 
Si ptenúfsi- 
musiinejuit tlle 9 
nec formtdabi- 
lis ejjvt. 
Placarch, ítt 
Alex, 



V 




{ 

Horac, 



4) 
. Iik]4i 

Qdc 5. 



*■ 




yo hallazgo ¿á prosperidad, en que las 
[Tierras han deícubierco al Héroe, y han 
ganado de Ja Miíericordia íus Virtudes, 
En íu Goviemo, mucho mejor que en 
el de Auguflo, ( como lo canco Horacio) 
(e eípera ver la puntualidad conque Ce- 
res íuftentara los campos^ la feguridad 
conque volarán las Naves por los Ma- 
resj el pudor con que la fe ternera vivir 
culpada* y la fuerza conque la Virtud 
y la Ley reynarán en los procedimien- 
tos: (4) 

Nutrir rura Cem, alrnaque Fauftitasl 
■jPaccatum volitañt pev mate naviu: 

Culpari metuit jides: 
r Mo$ &Ux mácalo fum edomuit nefas: 
Acelebrar tan alca gloria convoca 
a los Genios del Rimad* Limana Athe- 
ñas, cierta de que tiene vna Muía en 
cada Pluma, y en cada eftancia vn He-: 
licon. Todo elia prevenido para el can-' 
to: la inípiracion fe viene en el AíTum.» 
pro, y la harmonía fe tiene en el jubilo; 
el combate le hade formar el zeío,y la 
Corona la ha de hacerla gloíia.Ea, pues; 



é 



9*ñ9% 



canoros valerofos al ParnaíTo: al'Mon* 
ce de la Sabiduría, que tiene codo vti 
Imperio en vna altura; al auge de la ele- 
gancia, que oftenta toda vna Eíphcra 
en vn Zenich. Apieíurad el pafío a aque- 
lla bicípite eminencia. Ved, que os iluf- 
tra en lo que os llama; porque os atrae 
con las arduidades, y con los afanes os 
convoca. Cada repecho quiere hacerfe 
vn tropheo de la planta, y cada ram# 
vna corona de la frente. Altura, en que 
eftan los impoíftbles pretendiendo, qué 
los venzan las fadgas 5 y ks dificultades 
pccíuadiendo, a que las defvanefcan los 
alientos. Mirad aquel, no fe fi Palacio, 
o Templo refulgente, que fobre el la- 
cro Monte íe levancayen que la luz fe 
ha folidado, y fe han reducido a pór- 
fidos los Aftros: Fabrica dé eíplendov; 
fundada fobrebafas de harmonía. Cada 
columna es vn Luzero erigido, cada ar- 
co vnlris perpetuo, y cada bobeda vn 
Cielo fabricado. El oro y ias piedras pre* 
ciólas ferian a fu vifta vulgares materia- 
les, que no pudieran ponerle al lado de * 
Fí los 



v 




los que pudieran producirlos: riquezas 
plebeyas, que no concurren con fobe- 
íaaos ; eí picadores, i 
i Atended, como fuben, para entran 
£n aquel Edificio de la Immomiidadi 
todas Las Muías, coronadas de noces, que 
Jiaa aprendido fu hermoíura de fus roí-* 

, iros, y armadas de Lyras r que han co* 
gido ÍU melodía de ím manos: y corno 
al miímo tiempo ascienden los Dioses 
ídel Cielo ademados c}e las mejores íu¿ 
zes de fus Gibes* can rcfplandccientes, 
que parecen vn eíquadron de Soles, 
que para caber de concurrentes, íe han 
querido ceñir de laminofcs* Diríais, que 
cfta maravillóla Jimta es la de vnas Cor- 
fes de todo el Vniveiío racional, que 
fe han convocado para la Coronación 
de la Virtud, ó vna Pompa de coda la 
Naturaleza intele&ualy que fe ha foi- 
nudo para el Tnunipho de la Gloria; 
Pero todavía os queda grandeza que 
admirar. Ved, como afcienden juncos 
aquellos lucidos Pcrfoíiages, y aquellas 

Soberanas Nyniphas, que llegan de las 
mi tna 




manos, y miaran' con los ojos,quccon* 
ducen fuípcnfos, y ion conducidos de 
fus luzes; poique las que íiguieron cerno 
reglas, las rnueítran aora como haza- 
ñas. Los mejores Héroes fon que vene* 
ró la Antigüedad los vnos > y las rna* 
yores Virtudes que ha engendrada el 
Ciclo, ion las otras. Precedieron las 
Muías, para tenerles prevenidos los cío? 
gios:que mélicos eternos requieren va* 
cidnios ¡inmortales-, ya immenfas glo* 
lias es necellano tener difputftas im. 
menfas harmonias, porque no falte cu 
plaufo para el gozo. Mirad, enfin, corno 
cierra aquella reíplandeciente Tropa h 
Fama, adornada de vnas alas> que tie- 
ne, para quando vuela por la región de 
la Verdad, y de vn Clarín, que guar-. 
cta, para quando reíucna en el confia 
de la Razón. Acompañada el Exem-- 
pío, y la Felicidad-, vertidos ambos de 
trages recamados de Symbolos, y de 
Coronas. 

Ea, pues. Apolos Límanos, entrad 
?n vn Acompañamiento tan glorioíos 




íuccded apompa tan luciente. Si (ola 
el verla es honra, que íera el feguiria? 
(Ved, que osefpera el Tecnplo, que os 
ha de ícr eftadio del Certamen: ñ íolo 
el combatir en éi ya es premio, que écné 
il éi vencer? Miradj que gloria es oy 
la del ParnaíTo. Gomo no ha devenir 
el Orbe adonde el miímo Cielo ha de* 
cendidoé Ya fon Signos de luz, los que 
eran peñaícos$ y Eftrellas, las que (o* 
lian veríe puntas. Ved, que íera el en- 
ciimbratfe, donde íolo el pifares fer y m 
Diofes. Ya ocupan eftos fus aíliento* 
con las Muías; y con los Héroes iluf. 
tran los fuyos las Virtudes. Como no 
haveis de fer felize^ íi ios mif mos in- 
fluxos fon bs Joezes* y ¡os miímos que" 

aíluftan, os alientan?' Comenzad, 
i pues, la harmoniofa Jufla: que 
ya cftao en campaña las 
contiendas* 



* 





ASSVMPTO I- 

EL CIELO TCAUOPE; 



I 



VNca menos errados los Arii 
JÉ n S U0S hicieron Aícendicncc 
l^^i ai Ciclo de fus Dioícs: como 
quien en el Imperio de la Na-» 
turaleza es el Privado de la Providen- 
cia, y ci íubalterno de la immetifí- 
dad: Progenitor, y habitación de fot 
Linage: Fundador, y Corte de id Rey- 
no: que íi no es la Omnipotencia, es fu 
íymbolo, y íi no es la Eternidad, es fu 
retrato: íi no es la mifma Gloria es fu 
Patria, y fino es el Numen, es fu Tem- 
plo. Diícurrieron erigen al que era fo- 
fer$ y generación, la que era cuna, Y ha- 
viedo conftituydo fus Aíh'os por Deida- 
des, juzgaron, que no podia contener- 
los, fino quien huviera podido producir- 
los) haciendo Monarcha del poder al q 
9 g le? 






Jes era Thrónó de la Mageílad, y Au- 
■ihorde U luz al que les era carro al mo- 
vimiento. Confideraron guardada en 
fu feno la panfpérmia, ó íemínariodel 
Vniverfo, y lo adoraron por íu caufa. 
De depoiit o, lo imaginaron ducño> de 
fábrica, lo hicieron Artífice, y de Pa- 
lacio, lo coníluuyeron Soberano. Y para 
que aquella celeftial Genealogía tuviéf- 
fe firme Alcuña en el Archivo del culto, 
le dieron por muger a Vefta, o Khéa: 
nombre, que pufieron a la T ierra, como 
a conforte de fu creación. 

De cíle fentido phyfico paífaron al 
hiílorico (coftumbre de alegoría obícr* 
vada por ley de religión ) y dixeron, ha- 
ver íido el Cielo, llamado en Griego 
Vranoy padre de Saturno, y confequen- 
temente Tronco immortal de la "Fa- 
milia de fus Diofes. Afsi les dieron vna 
Profapia celeftial procedida de fangre 
divina; como que na podían fer autho 
tes de la heroicidad, fin fer panos del 
honor* dexando, que aüá íe en.tendíef- 
kn ia Nobleza y ía Virtud (obre la pre* 



cc« 



:cdcncia del reípcto: pues para ¡nfiuic 
a vna, era precifo que tuvieíTen U otra. 
V" aísi hicieron las aras, foiates.de las 
prendas, conociendo, que debía feria 
ürcneroíidad inípiracion. 

Elle fue el origen de la mifma Na- 
blcza entre los hombres: como que no 
podía proceder can íoberana qualidad, 
lino del Cielo, ni podían aícendet a los 
Aftros, fino iosquedecendiande ellos. 
Aísi hizo Virgilio derivado a fu Eneas 
de Júpiter* 

Quid memotem Alcidem\ tfmigenus 
ab lo've Jummoi .-( 5 ) 
Aísi aplaudió a íu Polibii* mezclado 
con los Númenes y los Héroes; 
Ule Deum éitém acapiet, divisque 

videbit 

Vermixtos Urnas, íSityfe. videbjtur 

tllis* (6) 

Efta era la mayor foberania que 

los hombres pudieron a ttibuyr a íus qx^ 

cclentes Varones*; y de efta fuar.ee Jp$ 

colocaron en el Cielo, ó como a E f- 

piíitus^ ó como a habitadores de ios tu 

rau? 




Vitg» iib. €¿ 



cíem. Eciogí 



í i 




rañtes globos de fus Aftros. De los No 
bles formaron Eftrcllas, para formar d 
las Eílreilas Nobles. Por cílb el efplcn 
dor que oftentan, es vna luz human, 
con que brillan en el Cielo de Jai He 
roicidad. híú fe hizo la Nobleza va 
.Virtud de laEftirpe, déla manera qu< 
U Virtud es vna Nobleza del Eípiritu 
Eira vnion eslsquecoiiftituyc aqucllí 
que debeteneefe por la verdadera. Bier 
puede fer principio la hazaña del bla. 
ion, pero no puede fer blafon, íi no vi 
conílancia. Tal vez puede eíbr lo ge- 
nerofo íin lo excelfo, nunca lo excclfa 
m lo generoío. No es iluftre el iluf. 
we, que no es benemérito de fu Lina- 
ge. Ni es viviente de honor aquel, en 
quien el corazón es fepulcro de la ían- 
gte, y la vida cadáver de la fama. 

Efta gloriofa junta de méritos y tyra-; 
bres, efte heroico concento de luíhes y 
Virtudes, es el que blafona Efpaña en U 
inclyta Nobleza del grande Principe 
que aplauden convocados el Cielo y el 
Parnaílb. El yno ye complacido todo 

lo 



{o que ha engendrado, y el otro can- 
ta aozoíotodo lo queadmiía. Ambos 
celebran a vn Hcioe, que trae á efte 
Imperio en íu excelía fangre vna Vir- 
tud, que han codeado muchos famoíos, 
y recogida en fu pecho vna honra, que 
han trabajado muchos fíglos. 

Es cfta alta Nobleza antigua caíl 
deíde que ay Héroes: cito es, deíde que 
ay Eípañoles, y deíde que ay Godos: 
no pudiendb dudarle, que ia que era 
iluíhe en las mas remotas edades de U 
Efpaña , debió ferio en las de todo el 
Orbe, en que la gloria de efta Nación 
es, fino la primera, la mejor: pues como 
li no le bailara íu proprio e(plendor,fc- 
le anadio el de la mas eíclareeida de 
las eftrañas, como conquiftadora y due- 
ño de todo el Aquilón: vniendoísaí- 
ü (como para abrazar todas las de la 
Europa } h que era puerta con la que 
era término* fymbolo de íu anima eter- 
nidad, como principio y fin de fus re? 
giones. Y como en la vna, antes que hti¿ 
vielle Hercules, ya havia Geriones, y 
Hh an- 



























. 




. - 




• 




• 




■ 




¡ 


- 




. 






- - 




■■; 




Í73 

Gotthorum 4ti» 
tijuifsimum- ef- 
fe regium cer- 
tum eft, quod 
ex rtgno Stytha 
vum efl', QYtwn* 
Jfli emm funtr 
qncs *A\t%An» 
«#>• l'itdüdos 
fr&HmciaVit p 
fyrrhus pcrti- 
mnit, Cafar tx+ 
hr-tTiiiu 

S» \&áoz¿ m 
Hiilof. Goc 






antes quehuvieflc Phenicios, yahavia 
iTartcíTioS; afsi en la otra, antes que hu. 
vieffc Griegos, ya havia Gécicos: los 
quales haviendo (ido horror de los mif. 
mos que lo fueron de todo el Vniver-j 
ío, efio es, de Pinho, de Alexandro, y 
Cefarj (7) hicieron ver, que antes que 
huvieffe Fama, ya eran gloria* pues an* 
tes que huvieran nacido los mifmos 
famofos, ya eran inclytos. 

De los mas Nobles de ellos es conf. 
cante, que íc derivaron en Efpafia aque- 
líos Regios Duques de Cantabria , de 
donde procedió el glorioío Tronco de 
los Señores de Vizcaya: vnian, en que 
parece que anduvo la ¡inmortalidad 
boleando las mas finas heroicidades>para 
xcxsr la Nobleza de efta Eílirpe. De tan 
cierno origen deciende h cxcelfa Ca? 
ía de Mendoza, aun con mejor Dcfe* 
cho ( como la que era de los Señores de 
Lodio ) que la famofa de Haro. Océano 
*k Ríos de grandeza, Pamheon de Nú- 
menes de Víítud, y Firmamento de Ai. 
tros de efplendor. 

JEs 



Es !a Antigüedad -ambiciofa de 
tymbrcs dcfuerce, que no contenta en 
vna Familia con los de vna Progenie, 
le buíca los de otra, y con vna con» 
figuración de gencrofidad les vne los 
xealzes. Son eftos vna materia celefto 
de eíplendor, que no permite vacuo de 
Linage. Y afsi fe venera en el de S. E> 
ran vnklo el íiempre iluftte de Cama* 
ño al excelío de Mendoza, que ambos 
ion vna luz encendida de dos rayos, ó 
yn Luzero organizado de dos Aflros. 

No puede negarfe, que ay iuelos 
4e privilegio, con preeminencias de na* 
turaleza: Cielos teneftes, que fe influ- 
yen las excelencias a fi miíinps. Ha^ 
«a en los lugares, en que la Antigpedafl 
veneró las mas célebres Aias^parece que 
huvo cita prerrogativa de lingularidad 
y maravilla. Afsi fueron las mas iluf- 
tres las de I-a Cortina de Delphos, dd 
bronce de Oodbna^y déla fuete de Hmi 
rnón. Pe:o dexando Noblezas fabujofa?, 
es notoria Ja que la Galicia poflee ea- 
H? & &*s gloriólas de la Efpaña* Si 

ful- 




fulminaba el Cielcvera, paudeflubrir 
>eti ios montes fu riqueza; y c! rayo, que 
mn tjiynaen&tros Clima?, era en el (a- 
yb> bc^6fict<2>; Si la Tierra fe labraba, 
-rtanifeíbba en granos de oro fu opu* 
lencia. Si Marte lá ha bufeado, ha &- 
¿üV '"pA'rá Hcnaiiá de Laureles; él Roma 
M fnvadíibjfue, para avergonzatíc cbn 
-fus perdidas; fiel Norte la ocupó, fue, 
paira tmvobkcerla con fus Reyes: íi la 
Feiá"íloftrópfuc.,-para preferirla coi* fu 
Apoíloh y fiel África fe 4e acercó, fue, 
para iiranife^aile fu ídípcrcov En éfta ha 
fíelo fíéf*ípf£tá familia de Carnario yiú 
Hlí las rhaséfclarecidas, comii ló decan- 
4dHa4taft¡a : $nMl£ íróidfo Batalla de las 
Ná¥^etftjt5e íobfar@n heridas, y íáf. 
taron lanzas, íobraron cadáveres, y fal- 
tó campo, y en que tíecho el O&avo 
-dte^fléftios: AlóMos eJiCoñiantíño de 
j^fiípkíía, hizo el Cielo edriioébií^íi 
-Phenomeno de triumpho, q la Chfíftía- 
i'tfa <4k'ÍM parecida f ueííe eclipíe ¡ de ia 
^%SÍftM¡aí^ft$?t^i4 derrotada. Allifue, 
^oñde|rvhe io^p^yallerosquQ del Rey 

no 



no de Galicia afsíftieron a fu Rey, fe 
íeñalaronlos primeros el Señpr Fernán 
García de C si maño, Señor de Ja Cafa 
y Hitado de Rubianez, (8 J Aícendiente 
de S. E. A cuya clara Eílirpc íe vnio la 
referida de Mendoza, por el Hymeaec 
concraydo entre el Señor Don Garrí* 
de Camaño, Señor de Rubianez, coa 
Ja Señora Doña Inez de Mendoza f 
Socomayor, íjuarta nieta del Señcrf D. 
Ruy López de Mendoza, Rico-hon** 
bre de Cartilla, por el caíamientó cjutí 
hizo fu hija con el Señor Don Fernan- 
do Mate de Luna, hijo del Señor Dea 
Joan Mate dé Luna, Noveno Almi¿ 
rante de Canilla; de cuya vnion fue 
paftc !a antelación del apellido de Men- 
doza en fu Proíapú, infiepatabic de 
los blaíone* de fus Armas. Fué la Se- 
ñora Doña Inez de Mendoza hija 
del Señor Maiiícal Suero Gómez de 
Socomayor, Señor de Sobran, y nieta 
del Señor Marifcál Payo Gómez de 
Socomayor, Señor de las Fortalezas de 
Sobran, y de Lantaño, y de las Villas* 
í i de 



Don Aloofo 
Nuñcz, Hift. 
del Kcy Doa 
Alófocl V1IL 
c*p. 70, 







(9). 
Fr. Phelípe de 
la Gándara. 

Triumphos 
de Gaiicií, 




ele Santo Thome,y Portonovo, y Em* 
baxadof „al grande Tamorlan por el 
Rey Don Hcnrique III. (9) De cuya 
alianza han (ido cantos los grandes 
hombres que han procedido para iluf- 
trar eííe Linage, que bien puede decir* 
fe, que para íus nichos ha meneíler la 
Fama Templo á parce, y otra cantera 
para fus Eftatuas. 

Aísi fe ha vifto> que no cieñe el HcP 
ñor Infignia, que no penda en fus álta- 
les, ni la Virtud mérito, que no brille 
en fus Imágenes. Reyes, y Ricos-hoa?- 
bresj Almirantes y Grandes, iluílces en 
la foberaniaj Virreyes, Embaxadores, y 
Miniftros, célebres en laPoliticas Capi- 
tanes, y Generales, famofos en la Guer- 
ras Cardenales, Arzobiípos, y PteU- 
dos, fantos en la Iglefia, han fido los 
que han formado el inclyto cuerpo de 
vna Aícendcncia tan gloriofa. Que 
bien que dixera de ella vn eloqueme 
Secretario, lo que de la de los Decios 
difeurno para vn Virrey o Confuí de 
Roma glja en f u tiempo! efto c$> que 

ha 



havian fulo en los antiguos fíglos fus 
Mayores, el foeorro de la libertad^ el 
decoro de la Corte, y la gloria de todo 
el Imperio: Pyifcis f ¿culis honoratam 
prefápiem, libertatis auxilium> Cutía 
<tecus> ( Hifpani ) neminis Jingulare pt&¿ 
covium (10) Yfi fue Angular elogio 
en el miímo Minifico para el mifmo 
Grande, el dezir, que el Senado Ro- 
mano fe llenaba todo de fu Familia: 
CaYÍd Romana cowpktuY pene vejlrs 
Familias ( 1 1 ) qual lera el que fe debe 
a la de vna alta Eftirpe, que ella fola 
puede decirfe, que llena, no ya vn Se- 
nado folo, íi no vna Monarchia 3 la ma« 
yor, y la mas noble de todo el Vniver- 
íb? Con £lla,que fueron la de los Dár- 
danos entre los T royanos, la de los 
Heraclidcs entre los Griegos, y la de 
los Arsacides entre los Parthos? Fami- 
lias, en que vivía a merced de la cegue- 
dad el cíplendor, y en que andaba al 
lado de lo bárbaro lo iluifre. Aquí ú, 
que toda la Profapia es luz* y todo lo 
exceleate es jufto. 



(10) 
Cafiiodor. Vé 
riar. lií>* ?♦ 
Formula n f 

■ ( ni 
Ideroj vbí (mí 
pra t 







Vori*. 1 ib» 4» 
Cácmin.ü4*4 

Apolo qu eru- 
to en ella á 
Orfheo* ... ■ 



JKcdefeamn afc&grandeza, cae 
fcurreaili la xíanorc íklibpe, coto í 
compañera def Cielo, dé donde le p¡ 
Ü*> Mjtte.váceis-jj^ &Lyuca¿. y com< 
la Rey na de las Mofe 

Dcfiendg Gmtoy é dk age tibia 

como Jk amada del Oíos del :Párnaí 

fo, ( *} yU madre del Principe de I 

harntenia. Efta {agrada Diefo de la 

Podía esy la que batí ccnftkuydo pqi 

ía füprema de las Muías las que. lai 

eonfideraron camo a Inteligencias, que 

aínitnaban, o affiítían h los iniroeníos 

cuerps, que componen el Sytten>* 

de rodo el Vmverío, deroanera, que 

en el correípondiefle al Firma mentó, 

cotno al que fcesotiaéieroii Cielo de íofr 

Cieios, Progenitor de to:Elpli€ra$, y 

Origen da los Aftros. Proporciones de 

luz, conque '«^íielk canora Soberana 

de la Nobkaa del Parnaffo decanta 

iadenueíl^iluflre Principe^ a quien fe 

€Írcce,como irifigne Paralelo, aquel He 

soe, que aü* ^exá fu tóiemoi ei ni» 

No-' 




Moble de la Nación más pódeíofa, mas 
iluftrc, como modelóle los grandes Gob- 
ernadores, que comoorigen de los Inv* 
peranecs, el íamofo Augurto, en quien 
[c vnieron felizmente Nobleza, y Vir- 
tud, aquella heredada de la mayor ProS 
*enie que venero Roma, y cita exe*4 
:itada con la mayor Potinca que ' *é¿* 
mwb el mundo. Con mejor Derecho 
iecendicnte de los Dbfes por fus ¿luali? 
iudes, que por fus blaíopcSo AíK lo 4$i 
:anco iü Lyrico Panegynflaj ya ceí¿-¿ 
arándolo comea Numen con pte!acio% 
i los demás, (43) y ya cismo anacido ¿jte; 
Númenes para cuílódia de la Romaría 
>ente: (14Í elogio, con que authoriz^ 
l¡ de fu Pf oíapiaj íiendo Ja hcroici^#4 
:1 alma de la Eftirpe: prendas, qj.^ en 
pna vnionde gloria 'forman -el compucf- 
io de la níayér ; Kdblcz^;' piks no fbe-r 
ra divino por el nacirniemo, íi no Fue- 
ra glovioío por eV ; -metitdf.-£íldk)eia : cW 
gendrar fus Mayores, y pró^á^ífo tía 
[i mifmo, ceeno puede entenderle ^que^ 
lo ha hecho nuefiro excelente Principe, 
KK de 



• 



.. 



Qkem l/iram 
úut litYQá, Lyrd 
yd acri 

Tibia fumes 
celebrare dial 

Qucrn T>enm'i 

Car, Od. 1. 

. (»4) 

Dñis Gvtc h&¿ 

mijSj ttfthns Ró* 

.-.. Cufias gemir* 
lácm. iíb, 4; 
Gd, J( 













Üc ^tetij' -asejot <jaf Ife & Atigaftoj.-pti 
üieía decir ín fimmté Poeta v^ue es 4 
litrage de mejores Diofes, quanto va di 
teferas &ef¿d*itforea, y de dMeños i 
snotfelos; cuyas heroicas quatidades fot 
lasque nos tenia prevenidas ^iDcílino 
Mityhfiy hit efi* tibí quem $mwMifc 

f)ivum ge ñus. { x 5) 

Efta excelía Nobleza es laque ¿c\m 
•plaudir a Lyra llena los Ingenios del 
Rírnac, para ennoblecer los p ledros i 
cuenta de los tymbrcsj celebrando eíia 
prímété kíbedefü Héroe en vna Can- 
ción de íeis eftaíleiás de inecío feme. 
Jante a la de Do» Luis de Gongora, que 
empieza: Que dt emhi&cjkr viernes U z 
mantudos. i! 

PREMIOS. 

\Mm Caxéta de om 
%*Vn Cafre de p/ata. 
$*¥® Líkilkcm af4$. 

AS* 



ASSVMPTO II. 

SATVRNO, rMELFO^ 



mmf. 







Eliz feria el Mundo, fi 
huvicra Artes de Vir- 
tudes, como los ay da 
Letras 3 fi huvicííe Pro^ 
poíicrones de aninso, y 
Principios de Juicio* y fe tuviefíea 
Efcuelas de voluntades y Acadeniias dé 
talento. Y es, que aquellas íublimcs 
prendas, como que ion todas divinas^ 
folo las diña el Cielo, y las cftudia el 
natural: en el nacimiento las eícribe 
de vn raigo el corazón-, y en la vida ion 
fus volúmenes los hechos, impreííós eá 
la Officina de la Eternidad. Ptroíi al- 
guna ay que entre ellas fea la mas ce- 
teftial y la Reyna de todas, es la Pru« 
¡dencia. Es efta la Confeiera de fas dio 

- ' — - la : 



2)lylrwmtjuege- 
ntts cchbrant 
h* carmine 



fAfBenfes, y h (Sover^ábfá iñc fus a<^ 
dones. Es luz de las miímas que alum- 
bran, y guia d^bs mifinas que cphdu«¡ 
ceni ;£& inas ardua de t¿das las Wrtu- 
cíes: haviendó havido qxuchos^ que MS 
han poífeydo¿ y porque les ha faltado 
efta, las har* hecho -di&dos: pues fin 
ella éi valor es temeridad,, y necedad 
i\ zelo-, la Jnílida deíajoiertc^ y la mag-, 
tuficencia ptoíufi^nvla piedad es de- 
xa-da» la Ác^ui^ki^l.^i ^riief¿j!^v^&jAÍÍ||Í 
Ja humildad, y hafta en lo tnyftico l* 
f entienda, inmoderada. Elíases el me- 
dio de las mifaias Virtudes, quitado lo 
fon las otras de ios vicios* 

Pero para que me detengo .«ja. deferit 
feirla, ü eíla yii¡Ue allí en la perfona 
ide aquel Num£, qíi€Íuc$dp alCielol en 
cuyo Real (amblante íe vp y na magef- 
lad toda reCpeto a vn tiempo y tpda 
agrado^ y esi que la b¿flignidad> iffipe* 
.tacón tai arte, que lepbedece; haíla U 
milma gravedad, qpereyna en todo»; -El 
$abio Saturno es, : -hijo-.dc las, Peidadek 
prec£deat§s ? |*6 y eípoío de Opis» o 

de 



de otra Veda divetfadefu madre. Eíte 
es, aquel primer Reynance, por quien 
el Oro, porque no era objeto de la 
codicia, íe hizo íymbolo de fu Rey- 
nado 5 y al Siglo mas feliz fe le dio 
el nombre del metal mas puro, Edad, 
en que el ocio no era vicio, porque no 
era neceífidad la ocupación. La Na- 
turaleza trabajaba por los hombres, y 
la Paz governaba por las Leyes: por- 
que la vna (e cultivaba fus campos, y 
la otra fe didaba fus preceptos. El 
Mundo era vna habitación de la feli- 
cidad, y vna República de la Virtud. 
La prosperidad a fuerza de íer dicha; 
no era fortuna, b porque no era dif- 
tinecion , ó porque no tenia contin- 
gencia. Bien lo celebró eííe miímo 
ParnaíTo con los infiuxos de fus Mu- 
fas*, pues, como íí en vn Coro de Poe* 
:as fe huviefíe repartido á los mejo- 
res Ple&ros el concierto de íu aplau-; 
'o, cantó el heroico de Mantua, que 
!a Saturnia gente er& jujla fin necefti* 
iad de lej ni imperioi (17) el diícre- 
U So 



Imfumls lo 
Térra td¡r> C* 
lumque fuyet» 
num % 
HcfioJ íq or« 
tu Dcofum 
ProgentesTerr* 
fdnterjCfrln 
¿ue nitentis* 
Orphcus ap >¿ 
Natal. Com. 
MythoJ |¡b, 
fr cap. 1. 



Sdturm getfftt; 
háud y Indo 
nec le&iluii 





^mte fuá '>*• 

terifau* Dei 

jtmorttencn* 

tem* 
htgu lib. 7* 

Qjtam berte Sé~ 
turna. Vñfebdt 
JRege prtttjfnd 

Wefth in> lon* 
gas eft pate- 
faEtd y las,. 

Non ¿am coeru* 
leas pinus con* 
tempferat 'Vn~ 

¿AS% 

Effnfum Mefitis 
grjdmtratijue: 
finum* <C?c. 

Nec tagtu igw 

usrepetmsco^i 
pendía terris 

P?eJ]htdt exter- 
na ftiYtM met 
es rdXtm*. 

lllo nonyaEdus- 
Jubik tuga íe» 

pQte tdHKUÍ. 

Mofa mella dubat 
tjuewus* 

libulJ. 

Jt&nt- metu-fjuc 
éber&n+ nec 

itmcik. mimciA 
coito 

&re Hgábamttr"*: 



íé de Roma* que ni el arte fajaba en 
éftillerosi ni la codicia fatigaba ma* 
n $> ni ¡a nece[jtdad falcaba campos* ni 
el ap.tito cuy daba de enxamlres: ( 18) 
el dulce de Su mona ( a quien tocó ma- 
yor papel) que con ahorra de he&es 
y Soldado* el mundo eftaba rico de fof- 
pegos j feguridadcSy que las ptnaí 
eran dijeurfos nunca oídos, y tm até 
wat inventos nunca <vijtú$ y ( 19) y 
otras harmonías íemejantes* Pero toda 
fe debió a la Prudencia de efle Dios* 
que hizo* que fu govierno fueííe la 
vrna de donde íe derramó a los mor- 
tales la copia de todos los bienes. Ra, 
son* por donde , ó rrafladandolo al 
Globo de íu nombre» b imponiendo- 
íe eñe» por la femejanza que advirtie- 
ron entre el genio moral, y el movi- 
miento phyfico, le atribuyeron el in¿ 
fiuxo a la inclinación de efta Virtud, 
aplicando al Padre de todos los Dio-» 
íes laque era madre de todas las pren- 
das.. 

yed* como allí acompaña a eftc 

Pru- 



Prudente Numen aquella Muía, cuyo 
ayrc íoberano es vn compuefto de 
ícriedad, y de hennoíura, en que pare- 
ce que los acra&ivos diícuren, y ena- 
moran las profundidades. Melpómc- 
ne es, a cuyo cargo ha puefto el Par- 
nado los Aflumptos graves, y las jui- 
cioías harmonías: otro Aftro es cano- 
ro, que con luzes pathécicas influye 
afe&os reverentes. Belleza Eftoica, que 
con pledro moral pulía petípicazes me* 
lodias. Aplaude, como que dirige, y 
canea,, como que aconíeja: entona a- 
ciercos, y fe acompaña con exemplos* 
Por efto ella, y el Dios que figue, ce- 
lebran concordes a nueftro execlío 
Principe contal admiración de fu Pru- 
dencia, que no hallando aun en todas 
fus divinos penfamientos alabanza h¿U 
tante a fus acciones, hacen ver lo que 
íera el alfombro, donde aun foloet elo- 
gio fuera iníigne gloria. Efta imrnor* 
tal Virtud es, como vn eípiritu del al- 
ma, que anima fus dí&amenes, vna 
Ciencia de razón, que tía xo elludiada 

en 



nec fuppfex'm 
turba timtbiñ 

Judias ova fui; 
fed evant fine 
judies tutu 

Nongal c<f noni 
enjis e/ai: fina 
mi/iris l>fu 

Molda fecu**' 
peragebat oti<t 
gentes, &c. I 
Ov\d. lib V\ 

M^uraorph. 




cri el temperamento; y vna añalyfí 
de Juicio, conque conoce las efíen 
cías de ios caíos: en que dexa in- 
ferír, que haría con la experiencia 
la que folo con el genio era pcrfeílaí 
Riqueza de talento, en que la prac- 
tica manifeílo, no hizo, la mina. Eíb 
primera prenda del govierno humane 
es la que, mejor que la que tanto íe a< 
plaudib en los tiempos ideados de Sa< 
turno, nos hace efperar vn Siglo de oro 
en cada dia, y vna felicidad en cada 
acción. La Naturaleza, para producir 
fus bienes, no hará mas que imitar fus 
expedientes, Efto es lo que confia del 
Cielo efte gran Reyno-, pues quien dio 
la guia, es precifo que quiera el termi- 
no, y quien miniftrb el artífice, es fuer, 
za que quiera la obra. 

Coftumbre fue de los Antiguos 
cíeer, que los grandes hombres co- 
municaban con los Dioícs-, y aun de 
algunos juzgaron, que havian íído 
amados de las Diofas, cuyas qualida-» 
des cultivaban. Aífi los Phrygios lo 

di* 



lixeron de Atte, los Bythinios dc Ho- 
;odóto, y de Endimion los Arcades. 
Con quanta mayor razón huvieran 
:rcydo amante de nueftro grande 
Héroe a íu Minerva, como a Deidad 
de la Prudencia que tanto ha fcgui« 
Jo ? No huvo fingularidad en eíte 
Numen, que no fucile vn fymbolq 
3e éfta Virtud. Su natal fue del cele- 
no de fu Júpiter, al golpe del marti- 
llo de Vuicanos porque afíi fue vna 
Dioía difcurrida,y fu producción vna 
agitación iluminada. Su manto fe lo 
cexió ella mifma5 porque fola ella 
bafta para formar todos los expedien-i 
tes de los caíos. La riqueza de fu va. 1 
tia tela exprefsó la copia de fu fubli- 
me genio. Lo inconfumpcible de la 
lampara que ardiaenfu altar, fignifi-i 
có lo inextinguible de la luz que 
brilla en íu govierno. Y en fin la ma- 
ravilla de haver caydo del Cielo fu 
Simulacro a Athenas* manifeño, que 
folo del Ciclo baxa la idea de tan 
gran Virtud. Que mas razgos pudiera 




Mhit aceita Dioía de la de nucílro 
Priacipe? Que motivos mas eficazes, 
para amar vn objeto, en quien debía 
citar, no vnida, fino transformada; 
mas divina en íu mente, que en fu 
iTemplo? Efto es, por lo que tan go. 
zoío femueftra en efle excelfo, aquel 
¡Varón famofo,quc allí fe junta ai Nu- 
men, y a la Muía que lo exaltan. Def- 
de luego conoceríais, O claros Inge- 
nios, por aquella grandeza propriade 
Principe Athentenfe, y aquella pre^ 
íencia mageíluofa a vn tiempo y agrá* 
dable, en que fe vé como efigiada la 
mifrna Prudencia, que es el inclyto 
Pendes, que teniendo otra eloquen- 
cia en fu temblante, fue tan amadd 
de Minerva, que hafta en fueños -creye* 
ron, que le didaba fus cenfejos. Fue 
cfte grande Varonil que con la madu- 
rez de fu govierno traxo vn Siglo de 
oro a fu República; haciendo en ella 
florecer todos los bienes, y defterrar 
todos los males: tan grande,.qué fícnf 
do famoíb por fes acciones, iafbe mas 

por 




r>or'o recomendable de fu vida, y por 
lo firme de fu fe. (10) Que mas pr'oprU 
imagen (aunque íiempre inferior) de 
nueftro excelío Héroe? qué mas vivo 
Meno de iu vida, de íu fe, y de íu 
Prudencia ? A villa pues, del iluftre 
rfplendor, conque efh ínfigne Vir. 
ud reíplandece en fu heroico animo, 
>s infpiran el Cielo y el Parnaflb, para 
jue la celebréis en vn Romance de 
reinca coplas. 

PREMIOS. 



i. Vn Afafate, y Vernegtl ¿orad*. 

2. Vn par de Cande Uros. 

3. Vn JgU4rnanii. 



do) 

Puteare, in Pe- 
riele. 








ASSVMPTO III- 



j Ve golfo de claridad 
J es el que allí fe adtni<¿ 
ra, que á va mifmo 
tiempo es el Mar y el 
Norte de la viílaj en 
que cada onda de efplcndor es jun- 
tamente el naufragio, y la dirección del 
alborozo? Benignidad refulgente, *n 
que cada reflejo es vn imán de luz, 
adonde fe lleva arrebatada la atención. 
Divino objeto, en que fientcn los 
ojos, y vé el corazón: aura luciente, 
que penetrada por las venas, fe hace 
fangte de tcfplandor, que las anima." 
Deícíe luego fe reconoce, que cíla ve- 
hemente fuavida^d es el lucimiento con 




lúe brilla el Grande Júpiter, a quien 
peyeron íupremo Numen, tercero en 
>rdcn> y primero en poder, hijo de 
iacurno, y Padre de los Diofes: los 
jualcs todos le forman prole, y fequito, 
t le honran la fecundidad, y U afliften-; 
:ia. No concurren alli aquellas Dio-; 
as, que como eftrañas del Parnaflo 
10 cieñen lugar en aquel a¿to. Solo le 
acompañan al vnoyotro lado Miner- 
va, y Mncmófinc, como madres atu- 
fas, la primera de las Ciencias, y la 
feguoda de las Muías. Nunca lucio 
tan Soberano en otro Templo alguno; 
Ni los que admiro Roma en íu Capi- 
tolio, en fu Aventino, y fu Pantheon* 
ni los que celebró Grecia en fu Olym- 
pía, en fu Téfpia, y fu Dodóna-, ni el 
que veneró Egypto en fu Pelufiovni 
el de los cien altares que aplaudió el 
África en fu Lybia, jamas tuvieron 
mayor efplendor. Aífi parece aquel 
luminofo aífienco fuyo, como vn ex* 
Vatio de todos los Templos, y vn com- 
pendio de todas las Aras, que íeerigie- 
N a ron 





ton a ái nombre. No huyo Numen a 
quien huviefle aplicada tantos aquella 
Antigüedad, qtÉ hacia vn Dios de vn 
accidente: entre ios quales fueron los 
mas ungulares, ya el de Inventor, que 
le deílinó Hercules, porque le hizo que 
halla ííe fu ruftico robo; ya el de Stai 
tor, que le atribuyó Romulo, porque 
/detuvo fus vencidas Tropas; ya el de 
Ilicio, que le feñalb Ñama» porque 
lo aplacó con fus ardientes ruegos* y 
ya el de Salvador, que le dio Doniicia. 
no, porque lo libró de fu enemigo. Peí 
ío ninguno de eítos blaíones lo hacia 
mas gloriofo q el de la Religión, a que 
mueven fus benignas luzes. Tan noble 
es fu fulgor, que efta fublime prenda 
mas parece imitación de fu Piedad, 
que inclinación de fu influencia. El lu- 
minofo Globo á que prefije, es de m¡^ 
teria tan brillante, que, aunque folidaj 
parece que es de vn metal de Cielo, 
que fe crió en la mina mas efpecíal 
¡de fus Efpherasj ó de vn zaphir de luz, 
«jue fe quaxp para piedra preriofa del 



immenío anillo de fu Vórtice. Es la 
habitación de la Clemencia y la Patria 
de la Piedad. Enfin, es el Mundo de 
la beneficencia, cornpuefto de elemen- 
tos de pureza. Sus afpe&os fon dichas, 
y fus efluvios ion benignidades. Por 
ello lo llamaron los Antiguos Forttt* 
na mayor de las Efyheras. Las quacro 
Eftreitas, que le íirven de brillantes 
Guardas, (*) lo hacen vn Planeta corn- 
puefto de Planetas, y fon quatro Cu- 
ries, que íiguen perpetuas fus hecmoíos 
rayos. 

La íuavidad, pues, de eíle alto Na* 
roen es tan infeparable de fu Magcfr 
tad> que harta en lo infeníiblc k ha 
moíirado. Digalo aquella rara Fuente, 
jue yacia junto al célebre Templo, 
}ue en el Monte Lycéo de la Arcadia 
:fíaba consagrado al mifmo Japíccrj-. 
ic cuyos purilfimos criíiaks, fi blan- 
Jamente los movía vnramo de fron-r 
íofa encina, fe elevaba vna benigna 
[íiebla, que era fecunda madre de vna 
apacible lluvia: f^mbolo admirable de 



Lds Satélites a€ 





aquella piedad con que llueve los be* 
iieficios al coque de los rueges. Y no 
menos lo diga aquel defeado prodigio 
de reíiituyr en hombres los hombres 
tranformados antes en terribles fieras: 
figura peregrina de aquel poder con 
que la Religión convierte en julios, los 
que el vicio havia conftituido irracioi 
nales. 

Es la Religión la Soberana de todas 
las Virtudes, y el íupremo de todos los 
dones5el mayor tributo dejos enten* 
oimientos, y el mejor facrificiodelos 
corazones. Es la que introduce la Tier- 
ra en el Cielo, y hace del Tiempo 
Eternidad. Es el fuperior de los refpe* 
tos, y la primera de las gratitudes. Es 
Ja cadena, y la corona del efpiritujla 
lervidumbre, y la libertad de la ra- 
zón. Vna Ciencia de fortaleza, que íe 
aprende por las reglas del temor, pero 
del mas noble de todos los temores. 
Es yn altar déla Divinidad, donde la 
pniíma vi£Hma es la Imagen: porque 
déla manera gue en fu infinito objeto 



vn 






Vn atributo los contiene a todos, fu 
Virtud es todas las Virtudes, En los 
blaibncs es humildad, y en los peli- 
gros es valer. En las porfperidades 
es moderación, y en las adverfidades 
es conftancia. En los negocios es 
Juílkin, yen las miíerias es piedad. 
Es candad en los afeólos, y en las ac- 
ciones (anudad. Envn Governador, 
contra los deíordenes es zdo, y con* 
era losacaíos prevención* En fin para 
el Govierno tiene el akar por Tri- ' 
buaal, y lai adoraciones por defpachos 
Qué otra copia fe puede dar del 
Rcligioío Principe que nasgevierna* 
que otro diííeño de aquella alca Vir- 
tud que lo haze vn compueífo de todas 
las Virtudes, cuyo temperamento pa- 
rece amafiado de jovialidades, y for- 
mado de fervores? Efte sí, que, rae- " 
jor que el cmfmo Aího que le íirve 
de Symbolo,esvn íupiter Chrífiianoj 
Bebaxo cíe cuyo benigno influxo da 
oy a luz al Peur la Providencia, te- 
niendo en el Syílcraa deíu Govierno 
O o por 



. 




poi AfenHents fu Pie Jai. De todo* 

es el Dominante vniveríal, poxqui 

todos nacemos a fus -rayos* y fa P'a 

lacio es el Signo de nueftra ventura 

Qué mucho, fi tiene en el Firmament 

de íü Ffofapia tantos Mros de pri 

mera magnitud de Religión, y Santi 

da J> tacos rnfignes Prelados Obilpo; 

y Atzobifpos, cuyo copiofo muner 

puede decirle qm ha hecho íu iluftr 

cafa vna Etliipe Saguda, deílinad 

del Cielo parala glotis de la iglefi* 

y especialmente de la que con ( 

tTbrono de íu Efpañol Apoííol -forra 

vna Monatchia vniveilal de culto, qi 

obedecen los votos de todas las Ni 

cíones, y las ofrendas de todos los I'n 

petios, que fin conquiftarfe van al 

a rendirfe^Qué mucho, fres la meje 

Copia del Iupicer Hifpano, cuya Ai 

guña rdigíoíidad es tan heroica, qi 

parece que fué dado pata vn ímperi 

de &ras, V pata vna Corona de Vi 

tudesy con cuyo exemplo te efta 

vergoazando el yaflajíage & c n0 ^ 

t 




to áo devoción? De cuya Invifta M«< 
pettad pudiera decir el dulce Lytico, 
mejor que de eíTe miímo lupiccr, que 
^n todo el Mundo cxsrce fu poder, no 
haviendoen todos íusThronos nada 
mayor, ni femé jante: 

Qui m*re& tenas vAuifaue m»*i 

dúnt 

Tempera! horis. 
Vnde nil mams geneutur iffo\ 
Nec v'tget quicqudtn fimile atttfe- 

cundttnj. (í-i.) 

Pero atended, Oíublimes Inge- 
nios del Helicón Limaao, la voz de 
aquella hermofa Nympha,que «alea 
decantar a nueftra Herbé: todaettre^ 
Has el manto, y toda luz.clroftro. La 
harmonía ts de los Cielos la que fe 
oye-, nunca percibida, yíolo aoraef- 
cuehada: dulzura refulgente con paf- 
fos de eíplendor. Vránia es, que con 
canora Aíltonoovia pulía aípeños, y 
canta observaciones: que a los Allros 
que cuyda, no los indaga, fi^no los 
impeta: pues con las luzei de fus ojos 

1 pa» 



(ti» 

Horac ¡ibí 

Cstaí,Oa. i« 




parece que ño los inquiete; fino qc 

les hacej íiendo cada vno el Sol 

Obfcrvador á vn mifmo tiempo. Ls 

cbnfonancías de los Celefíes movi 

mien'tos parecen generación de i 

canto^ no eftudio de fu vifta: Jama 

enconó mas fuave ratifica, que la qu 

aora confagra a nueífro excelío Prin 

cipe, como en quien halla dentro de 

miímo Alíurupco /a harmonía, y ei 

quien obíerva vn Herbé de Ciclo, cot 

vnas prendas, quelefirven de Coní 

telaciones. 

Pero no ceíTaaqui la gloria queso- 
zais. Mirad aquel inclyto Varón, fi ali 
acompaña á la Celefte Mufa, con Ce 
roña, por inhgoia á vn tiempo, y por 
ofrenda. El rcügioío Numa, es, que 
íocediendo á Romulo, labró vn Im. 
peno fundado fobre altares, v con «i. 
umpbos de culto hizo coriquiftas de 
obediencia: que obró mas con íu Re- 
Jigion, que ei otro con íu esfuerzo* 
porque introduxo la Piedad en el va- 
lor, y la Vi ?í «d en la grandeza. No pn 

í.o 




fo eíU en la óílcñtacion ni el intefres; 
fino en la adoración, y en !a con- 
templacion de lo divino: cabal retrato, 
que nos dexo ia Fama de fu genio. 
No nos lo mueftra aíli el íabio Plu- 
ttreo? (12) Ocium fuum non in luf* 
tris y í$ qutftibus ponit, fedin religio- 
ne DtoYum immortal¡urn % i$ in con* 
te^iplanda per vationem ecrurn natti* 
ra> i5 potejiate. P01 eíloen el Roma- 
no Pueblo, quando entró en el Go* 
vierno, le hicieron las alegrías holo- 
cauftos, pareciendo, que la Ciudad 
reciba, no á vn Monarca*, fí i>o a vna 
Moíiarchia. Ad /acras &des hoJti& c&* 
f&\ tantaque orrinium fuit l&titia, qua* 
// non Regem , ffd exciperet Chitas 
Regnnm. Aífi vnia la Virtud con el 
Imperio, y !a gravedad venerable coa 
la agradable fuavidad; SacYificijs píu* 
rimpim, í3 juppltcathritbm> c¡u& ipfe 
obthat difpenjabatque: coniunBam nté* 
ncrandam gravttatem cum (uavi 
obkñamcnto. 

C^ué diílcño puede haver, que 
P p mas 



In Numa. 





¡na s delinee al excelío Héroe, qSe §j 
íebra nueftro aleo reípeto, ya que n 
puede hallarle perfecta imagen de! 
inimitable? Quien podra figurar a v 
Ituñre Varón, que ha dexada al T ien 
po fin aquellas dos alas de lopaílad 
y lo futuro? pues, ni en los antigui 
grandes -hombres fe le halla origina 
%»i en fos venideros le íe hallara o 
pia. A efta Virtud* a efia teligiofidi 
de nueítro fo^e Peruano, a rcjor-V 
ce Jove del lupiter Htfparo, dedica 
O Phebos del Rknac, vucífras lona 
tes eitharríis, caneándola en el dial: 
Itietro de echo Efta-fleusicóinpueft 
cada viur de vna Redondilla de e 
decha, ydos yaíos endecaíyiabos p 



JKEMIOSl 

T ?*Vna $afaiílü>y VernegaL 
z. Vna Palangana. 

§. Vna 'Tembladera. 




wmmuuiSBSBSL 



fSLO^K«S«i 



ASSVMPTO IV.' 

MÁWB* T£VT£RF£, 



m¡>&£ i valor, ni la robuftez lucio 



valor, ni ¡a robuftez lucio 
mas ar?a£tiva,que en eiN u- 
mcn q allí figue al del Supre- 
mo Júpiter. Marte es, que parece iodo 
vn efplcndor armado, y vna fortaSe- 
za refulgente. El deudo* que embríH 
za, es de vn diamante nítido, que 
en si rnifmo tiene k luz que lo üu- 
ímoai femejanie, a h Fgide de Pa- 
las, toda firmeza, y teda claridad; y 
e harta que empuña, parece mas vna 
inffgma de gloria , que vn ¡nftru- 
ftíétito de milicia. Armas todas, que 
parecen labradas en la ofíkiaa áeíu 

au 




\ 



ardor; con que fon avn miímotíem 
po el esfuerzo, y el arnés de fu Dei 
dad. Adornos ion, no reparos de 1 
v Mageflad; porque no puede aece ff¡ 
taríe de defenfa, donde no pueden 
Izelarfe iníulco. Quien al ver, aquí 
firme íofliego, y aquella agradable íc 
veridad, diría, que es Marte, ni í 
imagen? Paradoxa es de Nucnen in 
creíble. No es ya aquel terrible Dio? 
vi&ima a vn tiempo, y Numen deíi 
fuego, en cuyo Alearle equivocaba] 
el humo del inejenfo, yel de la ira 
Hijo de la ambición, y Padre de I 
guerra. Vida de la Djícordia, y muer 
té de la Paz. Principe injuílo, que h 
premiado delitos por hazañas, y víur 
paciones por triumphos. A quien po 
cílo la Fama no ha fido mas que vn re 
íonance oprobrio, y vna volante de 
tracción de fus agravios. Que ha en 
íeñado á dominar el Mundo paca n< 
tenerte, porque (o deftruye para do 
minarle. Aquel partp de Juno ptodu 
cido fifi defquke del que en Palas ha 



vía gerTcraáo Júpiter; como que no 
debia fer producción de vna vengan- 
U mas que vn ímpetu , y opoficion 
de la Sabiduría mas que la rudeza. A* 
quel de cuyo carro eran Cavallos el 
Eípanro y el Terror, y cuya pompa 
componían el Temor, el Clamor, y la 
lr¿, con el triftc acompañamiento de 
los íuftos, de los horrores, y de iosef- 
tragos, fcquito compuefto de los mifj 
mos que le huían; familiares enemi- 
gos, y adherentes aborreceederes de 
fu dueño. En cayos Templos la im» 
piedad íe hacía religión, y íe forma» 
ba dtvodon de la crueldad. El ídolo 
de Thracia, y el amor de Lemnosj 
donde por el genio de los Ido atrás 
íe labia la índole del Numen, 

No es eftc ya el que allí refplan» 
dece, aunque es él miímo*, porque 
anees íolo era fabrica de los hombres, 
que atribuyeron a íus luzes lo que íoío 
nacia de fas vicios; haciendo vn Nu- 
men, delínqueme de fus adoraciones. 
Loí que ie engañaba en el culto no 

era 




C>5> 
Claudica. Pá 

Deg. ¿s 4. 
Confuí, Ho« 
sor* 



era mucho que fe engaítaíTeri en h 
xazon del cuíco; y ab¿ juzgaban, qu< 
jaquel a cdi mienta ■ .h que íu Aího ir| 
cSiaa, eí 3 Calo de guerra y ele cor-age 
qimndoál Gopítaiio ba íi-do icio a que 
5 llá : noble fuerza del efpir|£u»que aben 
,tak,a J^.\yi^u4>íy/..aotma- la geaeiofi 
dad^Eíte.eon Maxte labio,, en quicj 
el halla bélica -fe oítema de baíici 
poücico, y la malla pudiera blaíona 
de toga: Di^qíelo a el piímo el dul 
ce Clairdianoi | 

JSlec te [aurígeras pudeat, Gr#d¿> 

''PatcAt* > gefiare tnmu y Larkqm 

wicantem 
Lmiam murare toga* (23 ) " 
Su familia !a forman íaPortdlezSj ) 
la Cenílancia la integridad y la fir- 
meza. Quien quila ala Paz el fer va- 
ticine? q.uierv duda a la Razón el íci 
guerieía? ni quito megz k la Sabiduría 
el ícr triumphance? Por ventura nc 
ion los eontraíks de vn Goviernc 
.mi& ¡¿(hechos* y Jas viótonas de lo< 

ne- 



nrgocíos más plaufíblcs? P<ira las o- 
tras baila la robuítez del bra?o; par¿i 
ellas es neccffaria la fuerza del ani- 
mo. Por elfo celebro el Lyricoal Va* 
r^n julio, como a vn Hcróe inven-- 
cible á todos \o$ aííaltos, e impávido 
i codos los peligros. 

hijlum tS tenacem propofiti vivtim 

Ncn ciuinm ardor prava juben-, 
tmwy 

ISIon yuftut' infc¿mú% tjranni 

Alenté quatit folida &c. (24) ? l4 y 

Óidinaria-mente lo* imperios fon Horat. íib « 
|ttt$s, pau quienes es n.as nooe U od, 3. 
que los cria, que la que los produce. 
Plantas, que tienen mas virtud en tí 
tronco, que en la raíz: requiriendoíe 
mayor efpiritu, pata eílablecefios,--qu¿ 
para conqiuílarlos. Vn Reyno fineC- 
te fundamento c$ vna maquina, a 
quien fu miiiiio pefo !¿ ayuda á U 
caidt. 

Vis (oníiíii ex per f mole rmt [na* (15) 

Es eíie vn valor de pureza, que 

(abe yenceí lo que el valor ¿o Jara 

re- 



pra. 



\ 








Tra;ano dic 



re(iftir*De quefirve vn esfuerzo, qt 
fe rinde a íu genio, y nb puede coi 
tener á fu codicia? Fortaleza, y débil 
áad$ gencrofídad, é ioteíésj enterez 
c injuíticia, monftíuos ferian de vi 
tud y vicio. Vencer íb irijufto, y d< 
fender lo puro: eíTa fi es la mayor V; 
lentia de vn Herbé. Quanto mas di$ 
no de verdadero áplauíó fué vn Se 
cutes venciendofe á. si miímo, qt 
vn Álexandro debelando vn Mut 
do? quanto mas fuerte vn Lycütg 
enfrenando a los íuyos, que vn Cefc 
fojuzgandó a los e&tírféh Quanto mí 
gloriofo fuéTrajano jufto en la Coi 
te, que vaíeroío en la campaña? es 
citando el terror en los enemigos, n 
con las armas, fino ce n las ímxim* 
Dixofelo aíli Plinto: hofilerno¡ue tc% 
rb*em non ütmovum magi$> qua? 
ipgtiYum óftehtatione Compefcen. [it 
x Quanto ma$ iluftre que el valor c 
la {uílícjd? ¿Tía es el Maiíe de coda 
jas Viitüdts, y la Btlprfa de todas la 
acciones. Aquella invi£U füeiza con I 

i 



(e desenlie el anrmo¡ y aquel igfirg 

\igot con que íc combate la injufti- 

CH) ira nobilá los ataques del odio, c 

inexorable á las perfusiones del favor: 

luffique tenctem 

FJecfete non odmm cogit> non gta¿ 

fia ftíude* ( 2.7 ) 

Laprimera opulencia de los R<sy- 
inos, lacada de tas Minas de las Le- 
yes. La mayor de las liberalidades, 
p^r lo mifmo que da lo que no es 
proprio. Caudal, que fe enriquece 
con lo que repartes y raudal, que 
crece con lo que no recibe. Su inte- 
gridad es vna ku 9 para quien la riqúe» 
su es vn vapor que deívanece, y va 
cryíol, para quien el Oro es impute* 
za que lepara. La honradora del me* 
fleo, y la peffeguidora de la culpa. 7 
Por eíío no rogaban los Pedalios a 
i-us Diofes, mas que la infpiracion de 
la Jufticiaí porque en tila le íuplica* 
bin todas tas fortunas. Y al contrario 
fueron tan deleitados los de OlynW 
pu> porque fulo vn día al año la 
Rr cx- 



Osu iian. Pa2 
neg de Man?. 

TKsodor,Cv5 
íul. 



c^ 






esefcían, Eftfjer aquellb Virgit^ cnl 
yas alas ion Afltos, y cuya balanza ci 
eíplendott balanza procffgrafá, en qu< 
para el aballo cíe \x\pz |>cfa lo* dw 
que buyo dtl murtdQ, qaando la ¿tí 
precio la iniquidad} y iota buefcve 
quando ía flam* la- pureza* 

Pero quinde la fia nra>fí aiái nc 
íe íabe, íi exiile c» la Tieira> y í 
cxííle, fe ignora donde havira* pu'eí 
aun donde más debiera reíidir* no f* 
halla: parpciiendaííuftres m&cbqs, que 
íoio con e!U debieran fcr grandes, y, 
lo que es mas, los imfuw s que, por* 
«jue no la han conocido fe han exafc 
tado. Mas fi en pecho ' marta & alguno 
ha colocado fu manfion, es el (k 
&4B'Jtf mas heroico: pues aunque nú 
íe íepa de tas que puede h&vcfv éi 
preciíso cjue fea el mejor, porqne ei 
lo furn^o* Beneficio» que, a $h vm áé 
íer el mayor, na err dtríeadcn porquti 
n^era piéíumidor Mas facfl km eí* 
perar orto Perí*, ? qee efe mifegre, y 
mas poílbíe% mayor fiq*ieza> q eilaí 

di? 



, te*] . 



Jicha. Aquí «, donde es faerz* t¡nc 
e dcfeniienda fu modeíha, y qué 
ios dexe acá paíTar eon nueftro alíbov 
>io> puefto que ei% canco aflutnpto ci 
'xpreííar, o el omitir, todo c$ cplbr. 
?ur.eiá es cantara la de S.E. que no 
)uedc oculcar la ambición* de dorni- 
urlo todo, eftendiendole dcíieUas 
nanos a los oydas} -.pues ni aun re- 
cibe los elogios; y tío contenta coa 
>egaríc el apkufo, nos quiilcra quí- 
ar baila el exeerpío: el qual es tan 
jMraffc, que, fi et mundo tuviera ver-i. 
>uenza t no fe puñera delante ¿c\ íú 
Lte¿tidad, Que mayor valor, qn« 
:l de vencer a quien codo lo íabe ren* 
afires aun tn lluvia penetro mura* 
las, convertida en precio >iab niifmo 
hpkayy en ofrendas átate enterezas* 
'lamformado en rayo el mifmo culto? 

Fo*e enim t'Hum iter ($ patens 

Canverfamprtcmmdca. 

yíkm* ¡w - médmsire f «le Hit es* 

Er perrmpcn 4mM{am> potrnúteS carm."o¿ i¿ 

lolti fulmíneo* ^i¡&) ■ 

Ef 5 



i : 



Horat. lib, '%: 



Chuchan Pa3 
neg. de 3. Co« 
iuL Honpi> 



Caf«od.lib.« 






tffc cs c! tiempo; én qué él O 
jbudvc a reyniif en el %Jo, á fuer; 
He no rcynar en el anhelo: enqi 
no cofre el comercio del ohíequi* 
poique foJo cs la moneda la Juflici 
Non dominmiur opesi non corrm 

fe nt i a fin fus 

liona <vaknti emitur fa!a vfrm 

potejlas. j|¡qp! 

Efta es aquella verdadera féi 

&*, que guia a vn tiempo a los de 

términos, de la mayor gloria, y de I 

mayor acceptáciofi, y fofo ía ha en 

centrado la Jeftkia, Aííi lo advirtió 

vil gran Governador vn grande Con 

hA:Í)o)<ruj?ude 3 vt luftitmrcdáaú 

acceptur. &amorcm affeáa cunElomm 

Éíio es lo que parece que intenta de 

mmpm nudlro Héroe aquella Bd 

dad, que al!j acompaña á effe conf 

raiw. Ñamen, Jamas fe vio tanta 

hecrnoíuia con santa entereza, ni 

con tanca fevetiáad tanto *u&¿t<yo, 

Harta ei amor que iníptra, es redo] 

porque es vm jvgiaa de Jfcftida, y 



vn incendio de iiixm. A no tener a* 
qucIU Lyra , fe pudiera creer , que 
eia la miíma Thcmis, ó que Aftrea 
b^vía decendido mas bella a eíle la- 
brado Mon e, b que vna nueva caí- 
;a Venus havia venido alü á aíliílrr 
i eíle mejorado julio Maree. Euterpe 
:$, que, como la Muía a cuyo carga 
íftan los Hymnos de los grandes Dio* 
es, y lo* Panegy ricos de los juflos 
3overnadores, {ale a!li a celebrar al 
íxcelfo que aplaude efle Parnaflo de 
os Templos. Efta es aquella noble 
?iétide, que infpira,ófígnifica la ían* 
:a complacencia del animo virtuofo, 
jue defp redando lo caduco, afpúa a 

eterno, cuya riqueza es la Iuíiicia, 

1 cuya gloria es la Pureza: a quien ni 
il interés aquieta, ni el poder ocupan 
WUM& celfitudinem (5 rnkkjlHtem fa^ 
W demirari netjveasi neqm enim in* 
vmbraticis qmjiibus <vcl etiam mum 
ii imperio acjuiefati qn& huwiltbm 
'$ ierre nis rebus mmtme ddtBatur* 
r edfenttíAtaltm$ } daña id t#ndem 

S $ cojfi* 



I 



i 



I 

... > 



\ 



Athcnas 

Akxauuw 



iúgjtatioée "prúngéti tn fio men m 

nO * tiletAtwquamin extremo c&n0at> (¿* 

Síia'Sí • Por eílo la figue aquel Varón iq 

rhoiogía Müf. A 4igne r que feé te viviere luíiída, ; 

£¡¿K^°% tó'irf Puieza de bGtcci** el -.in 

; #$•» .Pbócioé , Principe, que iup< 

:1er integro» haftamerecei los aplaufo 

:« de 1* CFitioa <Je rodas ks Corees, .{*. 

y limpio, baík depreciar tas cieñe 

del dueño de tados los Reyes» (*) 

Efta alca Virtud fué k que, enejo 
ene todos los nsas redes Héroe* exe* 
citó &i E. en h Afíillencra de Sevi 
llar, fkvtÁia gtetia de bi antigua E£ 
paña, donde fe vé en íola vnaGom 
todovn Imperio de grandeza, l¿ne¡u< 
repetida fu conducta, foizo ver prs6ii« 
cada ei impoíÜble de empezar la a* 
elamacion alii jnHncic* dunde íuele n 
rece*. Phenix de *plaufer ¡frtcidrfi de 
Ivis cedizas del Govicrno. Efta repeti- 
ción ba fido fiempre el mejor tefl ¡mo- 
flió del acierto. Son regularmente 
los Govegnadotes vnos Soles» que ío!o 
ftgtaddnaL aater: £ íi aun el Principe de 



las Eíplicws faftidU en el ocáío> aun* 
cüc aya de terer vna reiwrccuuñ ce 
luzvquc ícra tu lus que lolo tienen vn 
fcpulao de podet? Poi elfo aplaude 
caneb Chudíano tík -gerntoaeipn ca 

fu Theoáoro:. (32.) 

./.^rJc-r:,er fttfrq rnrfumte red Je lahti 
bed menú taHtum redeunt, aíl£f.<¡ue priuns 
Cvnmemlit t-pentm homs. 

A decantar cffat nunca igualada 
Integridad os Itacna* O.fublimes Oz* 
nc$ del Meandro 'Lima'no r efc* mirria 
canora Buterpe, que os [nípíi a, en qua- 
tto Décimas, que gtoflea la figuieuiSg 

REDONDILLA 

Nmcfi el Orbe m 8*|É quien 
De eft# Integridad iaglond 
lqu&le\ ¡i lé memoria, / 
£¡fc bfUé faz* d* Unta bun. 

- 

l4 Vn &ftfc grcmle. l 

x. Vn¿i%ahdli l y Vemegal 

3. f'n^jli/uti cíe relieve cvtífijs Telefera^ 



DcConí Maíi 
\i) ThcoaV 




i 



' 



í3il 2 $ 



Í13 




fcjlun 



v. 

: 
¿POZO rCLK). 

Apa a^ui ja luz que often 
ta los Diofcs precedente 
ha brillado como pompa 
aora, en el que íe ¡e figu'c 
reblandece corppnacuraíeza. Kafta 
aqui ha íidu irage, aora es eííencia, 
Hafta aquí era objeto de la vifta, a, 
ora es tohpra. No folo la iluminas!* 
hace; porque -para ella es ncceííarú 
otra eípflii^dé ver hecha a prueba de 
«g*r» y vna hnmeofidad de peifpi. 
cazia para vné iiúmeníidad de reí- 
plaodor. La laz é de cííe Volcan dd 
Ciclo que arroba por incendios benefi- 
'tiWf de^eíía üa^midLih^u dtai forja 

por 




■Q¿% 



fci féefmrís maravillas ; y cíe efte 
Mundo cíe luminoíidad,que anima el 
Mundo; de cffe Dios fubalterno de la 
Eternidad, y Soberano de los Siglos: 
del refulgente Apolo, hijo de Iupicer, 
y de Latóna, y hermano <fe ¡as Mu^ 
ías-, que prcüdiendo cen igual impe^ 
tio la Eípheia , y el ParncíTo, en la 
vna engendra el día, y en la otra el 
canco > no fiendo fu luz otra co^ 
ía, que vna harmonía de reflexos,* 
ni fu harmonía, mas que vna clari* 
dad de confonancias. Canoro refplan- 
deciente Numen, q con igual deílreza 
que cfplendor toca los Afires, y alum-; 
bra los Ingenios: pues de la manera 
que los vnos ion partos de fus rayos,' 
los otros fon dicipulos de fus ardores. 
Por eíío no contentos los hombres con 
que le fueíTe Templo el Vniverfo, le 
coníagraron tantos famofos, en que; 
hecha culto la curiofidad, pedían por 
piedad la predicción. La Trípode dé 
Oro de Delphos, las Aras del Sol en 
la Arabia, y en Galicia, y jas gran» 
X £ dezas 




Los Pythioív 

Python. 

(*) 

Bjde Khoda/, 
eíiacua deü'ol* 



jaezas í3e los 3e Tég^f S; 3cl Pelopo- 
taeífo, y de Phenicia , fueron menos 
famoías por fus riquezas, que por fus 
concluios. Sus Oráculos fueron affom- 
bros, fus Juegos (*] glorias, y fus EííaJ 
tuas maravillas. Aísí las refpueftas del 
vulto, el tciompho de la Sierpe, (*) y el 
bronce del Coloílo (*) fueron los mas 
iníignes blafones de fu Numen. 

Efte es aquel grande Aftro de 
los Principes, y los Gomnadores; 
a quienes influye la magnanimidad, 
y la grandeza, y efpecialmente aquel 
íublirae talento, que es vn heroico 
compuefio de .virtudes» y vn arce 
prodrgiofo de dictámenes, de que es 
.vital extrajo la reda Política: no ya 
aquella tyrana de las Cortes, y vfur- 
padora de los Gabinetes; aquel ve- 
neno oculto de ios -Principes»- y aquel 
atheífmo disfrazado de los Eftadilias: 
fino aquella beneficencia de los Pue- 
blos, y aquella gloria de los Reynosj 
aquel antidoto manifiefto de los So- 
beianos» y aejuelia ChMimd&d exer. 

mi 



tapeta <?e los Héroes. Efía es la qtJS 
la íobreíaliJo por la duración de 
¿Utos ligios en los glorioíos Progc-í 
u'tores del exceiío nueího, en cancos 
levados Pueftos, y altos Mirártenos 
orno han ocupado, iguales á los que 
emprc han exercido en las Campa* 
as. De cuya vnion puede ter íymbolo 
quella concurrencia de la Palma*' y 
e la Oliva, entre cuyas iluftres Plan* 
is nació en Tegyia, fegun vil Au*j 
lor célebre, (3 3) el mifnio Apoioj co» 
10 que eíTo mas debía tener en fu 
acimienco vn Numen, que haviade 
:r faucor de efta Proíapia. 

Parece, que cite Principe de k 
uz, y efte Govern&dot de las Eíphe* 
is fe hizo pava Hieroglyphico de Priij 
ipes, y de Govemadores excelentes^ 
I fué la mejor Copia de íu Iupiter, 
e cuyas decifiones pendían íus Oracii 
>s. (34) Venció al Dragón Pythio al 
jpeudo golpe de fus flechas: efto es, 
efhuye el So! los maiignos vapores 
e la Tieira.} cerno va grande Go ver. 



mi „ 

Plurarc.inPei 

lopida* 



Apimern A Jo* 
ye ac ctpere ref- 
$onf<t folittty de¿ 
inde eddem dit¿ 
re pete»tib»Sm 
Natal. Comes 
Mycbol. lib- 4, 
cap, jo. 



\ 



2 w 

Nata), Comes 
$b¡ íapra, 




íiaJor los ínlquós defordehes de v 
ííeyno con las íaetas delosexpedier 
tes. ..Atribuyo/ele. el arce de los vat 
cintos: porque el Principe á quien ir 
fluye tiene la ciencia de las preveí 
ciones. Fué el inventar de la Mufle 
porque el Sol en la Lyra del Cid 
govierna el concento immortal de 1< 
Planetas-, y el Principe en la de la R< 
publica compone la harmonía civil c 
fus Miniftrcs. Su imagen fe moftrs 
ba teniendo en la mano dieílra Ií 
tres Gracias, y en la finieftra las fl< 
chas: (3 5) porque vn perfe&o Princ 
pe debe preferir los beneficios a las pí 
pas$ de la fuene que ¿el Sol es fiea 
pre mas benéfico que nocivo en íi 
fnfluxos. En fin, es el Sol vna alma é 
ardor, que anima el Vniverfo, y v 
entendimiento de fulgor, que lo dir 
ge. Por eíTo fievib de Emprefla al mí 
Inclyto de los LVISES con el niode 
%o Mote: Nec pluribus impar* Per 
entre todos eftos ya phy fieos, y y 
^Uticos íptidos ninguna pcoporcio. 

puc 



puede ier nías proprla entre ambos 
Soles, que la de haver íido el miímo 
Apolo Paftor de aquel Key de Thef- 
falia, (*) que le entregó confiado íiis 
ganados. Paítores de Pueblos Hamo 
Homero a ios Governadorcs de los 
lleyncs, y con razón. Pues ni la vi-i 
gilancia en la cuftodia, ni el filvaea 
la guia, ni la (navidad en el manejo, 
fe divetíiñcan en íns caraos, Qué mas 
jxpreíío fymboio puede -diíeutrit va 
verdadero elegió del que nos govier* 
mi Qué mejor Copia puede hallafíe 
áel Inviófco PHILIPPO. Quien mas 
vi&orioío de los oíalesi Quien mas 
prevenido de los accidentes? Quien 
mas harmoniofo en fas di6hajene-$t 
Quien mas vigilante, y íaave en kn 
operaciones? Pero no para aqui la fe- 
mejanza. Fué Apolo d aias amado 
de íu A d meto, por la bondad iluftre de 
fu genio, y por la induíiria feliz de 
fu procedimiento. Digalo vn gtatvMy- 
thologo (36) Acjiío (Admeto) mag* 
mpere Matar fttijjt mmim¿ contrae* 

y v t& 






Nora). Cornj 
Iocq ckaco. 



r^fáudian. de £' 
CófulHuaor* 



un 

Wqnibid. 



u popno^um rim vulgm amkitia] 
fropter bonitatem ingenij, ($ induf 
ttiám ipjíus jípo/Iítiiu 

De eíte Keal amor, de eíle au¿ 
güílo aprecio han íido mueftras los 
excelfes empleos con que ha premia- 
do a S. E. no ya de exercicios eftraños, 
y díftaotes de fu Real Pcrfbna, fina 
de los más proprios, é immediatos: 
frequente adoración, en que por el con- 
tado del Numen fe diviniza el Minií- 
teria: afsiílencia compatriota de la Ma« 
geílad, porque es natural de vo mif- 
rno Thtono. Ha íido eíle vn favor 
iin favor; porque ha tenido todo lo 
que ha havido tneneíler para benevo¿ 
íencia, fin nada de lo que pudiera ha» 
t Ver íido valimifcnrov 

. . . . ftAmtts offiHur inempfuf 
JPura mente favor: (37) 
Prowl ambitus etrat. 
]S!on qumt pntmm y vitam quiíe* 
bel amovn (}8J 

AUi ha fido- donde íe ha educado 

já^lde fu primera juventud la gloría 

: ' " * de 



\c S. E.: y ellos han fido los faunos pe- 

ictrales, que le han hecho á vn tiem- 
po honor, y tcííimonio de íu heroica 
ndole-, arguyendo, lo que puede vn 
mimo criado en tan auguftos tyrobres: 
Lícuela de grandeza, cuya doíhina 
iromueve la ingénita virtud, y cor» 
obora el culto de lo re$o. 
Quid mens rite, quid índoles 
Ntitrita foufns fub pcnetrabilihus 

Docírina fed <vtm promovetfofita, (39 ) 

Re dique cu/tus peclora roboratAiti) £? om * * i! ?- # 
Eíta fuprema gloria, parece que 

menta decatar aquella hermofa Nym* 

ha, que llega allí a poneríe al lado 

e eíle luciente Soberano del Parnaf- 

:>. Otro Sol es, que alumbra con be- 

ezas, y coronada de Laurel, parece 

I Ídolo de todos los Héroes, que !a 

tienden como que la adoran» Por cu- 
as feñas,fino es la Gloria, es la ala- 

ianz* de la Gloria* Clio es, divina 

/luía, q exalta los magnánimos He^ 

oes, cuyo Pledro es el fonoro cfti- 

mu- 









tfmxerm itdju? 
itUtn Jtivfo /J- 
fpf/»- ¿¡'¿iM car» 

Ciro n'thil dTmi 
Jigmficefy qukm 
gbriitmfi ¡iceat 
gloridtn & ña- 
men bene d&o* 
rum fGjteris rs? 
finquere» abfit 
yt.dlwdc rcpe- 
tarnusy qukm a 
filo Deo^i q:n 
é memoria con- 
temflationeque 
htnz gcfia rcl 
fdr/idm npbisfd* 
yit nullo ¿Ojq n,o 
ceUbrJtpdamjt 
Gcofíiá, Lino 
cer, in J^'iibp 
lcg. Mular, 



muTo que los cxcfca,y con !o msfmi 
que aplaude ios que canea, inípira lo 
que caíeáa. No es efta aquella vari 
dad .retoñante, que anima á aquello 
bialonadores ■hazañofos, y aquello 
■ambícioíos Poliucos, .que Ve quedaí 
con .Ja virtud, fia bolveiícla al Cieíi 
que h prcllajíí no aquella canora mag 
nanimidad, que alienta a los iluftic 
verdaderos, y labios modeftos, qu 
c mujan los mejores dones; que deben 
y te complacen de deudores: (40) Glo 
na, co que el que fe eleva a Numen 
fe baxa á hclocaufto, y elaplauío {< 
paila a .oblación, 

Pero quien es el que azla allí lié 
ga a cortejar ella glorioía Mufa 5 m 
biüJa-ncc, que parece md ápdta qu* 
la íigue? Su prefencia toda «es gt^nda 
2a, toda profundidad, y toda agrado; 
de fuerte, que ti animara k Política, 
no debiera tener mxo kmbhmc, Mas 
quien -pudiera íer, i no el farnofo. A, 
gxippa, i quien por fu talento, y ím 
femóos am¿ con santo eíaiero íu In- 

vic- 



* 



\\&o Soberano; el GranaV Augíío; 
lun mucho masquc*el inclytoCyro 
J político Lifandro, pues íi á cfts 
luflre Lacedemonio le ofreció aquel 
principe tftrano las riquezas que le 
leíprcciq, a aquel heroico Romano lo 
levó fu Emperador á los empleos mas 
lonorificos de fu Palacio, y de fu 
mperio. 

Efte Regio favor, cfte auguílo a* 
íor merecido por el iníignc politi- 
o calentó de S. E. es el mas íubíime 
ílumpto, á cuyo heroico canto pue^ 
en aípirar, O Apolos del Lituano Pin* 
o, vutftras Lyras, en ocho ©¿lavas» 

PREMIOS, 

i Vva Tabla de tinteros. 

%Vna Bandeja de realz>e¿ 

) Vn farra de pico con [u tapadera, y 

Azafate 

&&&&& 



\ 





H 




II ' ' NI 

i BIHi 

1 ^H^Hai 


^B. 


3 UURi 

- ¡MÍBmÍ 







m 







H 




ASSVMPTO VI- 



MERCVKIOr T 20L1MNU. 



O fe íugeta a limites lo éter 
no, nrfe diminuye repartid 
lo divino. Y alli fe recone e 
aquel Dios que f acede ¿ 
refulgente Author del dia, deíuert 
que parees vn Sol continuado, ó v 
incendio que íe ábrala de otiov E 
mobil Globo, que le íirve de peña 
es el Phenix de los Aftros, que íleoí 
pre fenece^ y liemprc nace; y el Al 
befto de los Planetas, íiempre com 
buííos, y íiempre incombufíible. Mer 
curio csy que hijo de Júpiter, y Maya 
y nieto de Atlante* mcíby para caí 



¿ar, como eflc con ti pcío de la Ef- 
pheia, el con el comercio ce los Dio- 
íes. Nuncio perpetuo íuyo, crgano do 
íu volumead, y reprclcncacion de íu 
poder. El que con íulelcftial Tagaci- 
dad reduxo los hombres a vn racional 
govierno. 

Qui firoscultus homtnum recemum 

Voce formafti catas, (5 decúrA 
Mote palcftv*. (4 1 ) 

El que manejando igualmente la 
Lyra y Caduceo}- con- la miímahabi- (40 

lidad con que invento aquella para la " a ° r r * 1 ; ,lb * fJ 
dulzura, oftenta efle para la concordia. pb, m ¡ 
Es elUzode los Imperantes, y la Vi- 
zagra de los Reynos. El Iris, que em- 
pieza a íerenat la Guerra-, y el Luzc- 
to, que anuncia amanecer la Paz. Ei 
Arbitro de los Congrefos, y el Media-, 
dor de los Tratados. 

Son los dos Polos de la Efphera 
de vn Govierno, la opulencia de los 
Comercios, y la Cultura de las Le- 
tras-, y en ambas debe reynar vna a- 
gudeza dividida en dos petípicazias.' 

La 




\ 




La vna conítítiiye tico a! Eíladó,\; 
la otra lo hace fabio. Son dos raize 
fecundas de felicidad, que produce! 
vn tronco floreciente de República 
¡Y eílas fon codas de la juridiccion d( 
eíTe Dios tutelar de Contrataciones, j 
Academias: tiendo los Puercos* y lo* 
...Áthencos los Templos en que fe ío< 
licitan íus Oráculos. Si fe comercia, es 
el queajuÜalos negocios; ti fe enfeñ^ 
es el que inípira los principa y ti 
íe eícribc $ es el que diéU los deípachosj 
y de íixs alas ion fiempre efe&o los ma- 
yores vuelos, Enfin, es el mas diferí 
10 á vn mifeno tiempo, y el mas m<> 
defto de los Númenes^ tiendo impof* 
tibie vnion la de fabiduria, y de ar<- 
rogancia, la de moderación, y nece- 
dad. Concurfo es eñe de heroicas cir. 
cunílancias 3 en que por vna configu.. 
ración de qualidades es vna finguíar 
imagen de nueflro efclarccido Herbé, 
Quien ha tenido en fu Profapia mas 
iluftres Miniflros, y elegantes Mergu-¡ 
nos de fus Sqberanps? Qué Faniüu 

pro* 



ííoduxo alguno ctpafe efe tiacéf, qué 
; quel Monaicj, a quien mas tembló 
1 Afia, venerarte á la Efpafía en la 
friona de vn Emperador, y que el 
ilexandro de los Pciias, el Grande 
íamerlanes adiniráííe en la del Se* 
íot Mariícal Don Payo Gómez do 
¡oto mayor y Mendoza, la imagen 
tías íuprema de (u Rey el Señor D. 
•nrique Tercero, deilinado para tratar 
on el mas intratable de los Imperan* 
es? Pero para cjuc (c ha de ir tari 
exos, quando tune can cerca a vno 
le los mas políticos y diícretos Env, 
)axadores que íe ayan colocado en 
I Templo de la Inmortalidad, cele- 
nado de las dos mas fabias llepubü* 
:as de Europa, Genova, y Venecia el 
ixcelentifsimo Señor Marques de Vi¿ 
hgatcia, y Vizconde de Barrantes* 
Padre iluílre de nueílro cxcelfo Prm* 
:ipc> en cuyo animo, fe fupo hacer íní* 
piracion la prole? Aque Afsillente de- 
bió el Comercio de Sevilla mas fo- 
mentó, ni a quien paga mayor -apiau- 
Yy fo 



II 



f. !!, 



fb> Deque Virrey debe el de eftc Re 

no prometerte mas ptogtelibs, qua 

do defea hacer por agradar a S. 

mucho mas de lo que ha executai 

por temerá otros; Yenfin, á quien I 

confagrado efta Real Academia may 

culto, ni de quien efpera mayor aug 

Per efío fe le ha hecho íu veneratíc 

,vna nueva Faculcud de efedo, q ke 3 

en íus corazones-, conque fe olvidar 

de las otras, íi el adelantar eftax p 

fuera ei mejorarte de eftadiaraquell 

Pero entre todos los blafones de eñ 

infigne Numen, fué fingular el de el 

U fampre célebre vara que allí often 

ta, y fué merced que le hizo Apolc 

como que po&ia la admirable fuerz 

de componer diícordias, y termina 

litigios éntrelos que lograban íu fefí; 

contado* fkndo como vn MjnHfo 

celeflial que k amia. De que M 

inaravüloía prueba h de haver red» 

cido a amigo vincub la lid de cü2 

Serpientes, que deípues quedaron poi 

Wm? padrones de yna Virtud, que 



fapo hscer c?e dos venenos dos an4 
tidolo*, y formar de dos iras dos afec- 
tos. Quien negara la aplicación, ii ve 
el mydcrio? Quien dudará b prevé* 
nid* diícrecion de vn Niiinen, que 
(upo pedir a íu Aaguíío Apolo la cner. 
ced de aquella van, que havtadefer* 
virle, para terminar litigio^ y proveer 
foífiegosi para ajuftar d*fcordias, y íc- 
leñar iiflpetus, y q uc en fin Iuvia de 
íer el Caduceo de la guerra política de 
los negocios? Conocer tan diñante 
todo el cuerpo al mcrito; fer preteu» 
diente de lo mtímo de que era arbi* 
troj no pedir lo que todos anhelar*, y 
pedir lo que ninguno ha prevenido} 
íer rogado para lo que podía parecer 
exaltación, y rogar para lo que era ze!o: 
ha (ido codo vn afk>mbro r en que 
parece hyperbole la realidad. Eíto es, 
dar paños fobre maravillas, y abrir 
caminas nunca hollados de erra plan- 
ta. E tío facen íola vnamaxkna prevé- 
niríe de todos los diéfamenes, y deí- 
pachajr de yaa vez todo el Perú. De 

cíla 











.C4*7 

lAh ¡pfo legttm* 
pcritia poflulttm 
tur: Uluc yotu 
con flitunt Jup- 
pftcaytfam s 0* 
(¡Hod eft omnl 
thefuuYo precio- 
finsi penes ipfnm 
curialftath nof- 
trte fttmd veps- 
nítw. ingenio 
Princifis JcyYitf 
íjuqÍ Imher/a 
fuperdt: llhuso* 
re Uqni czgititv, 
cuinttHas fiixitis 
in yenitur. 
Cafsipd, Var. 
lib. 5. 
Ferni. 4. 



fefta minera* aun qüancb tan gtanda 
Iviiniftro lo neceífitaffe, lo eniefiaria 
a acertar con elegirlo. Pcccifo cs quiJ 
tatle á Caííiodoío fu retrato. Afíipa- 
íece que lo-dexo vaticinado. 5 > En él 
¿es, en quien fe halhía Ciencia de las 
> Leyes: alli ocurren confiados los de- 
¿feos de ¡os fuplicantes, y, lo que es 
¿mas preciofoq codos los theíotos, es 
¿el Alear en que eft a colocada la fa* 
a ma del Govierno, Es el Oráculo que 
? firve mas acomodado al Numen del 
, Principe, porque codo lo [upeíayíé-; 
-¿raejandofe al mifmo á quien no íc 
, halla femejame. (42) 

A decantar las referidas alcas pren- 
das de nueftro excelfo Heróc, y ce- 
lebrar tan admirable prevención* fe le- 
vanta alli aquella ioíigne Mufa> faí mas 
vniverfal de codas ias Piérides*, que 
atenea algovierno de todo el Paxoaílo 
puede deciríe que es el Mercurio de 
Jas Muíasy digna del renombre de Pa¿ 
Jlymuia¿ que la multiplicidad- de los 
canatos defpaehos df fu&hy.nrnos le 

ad- 



adquirió. Por cfto, hincándole el reí* 
peto, y (aerificándole el afeflo, fe vnc 
á ÍU luz, para concurrir á lu afe&ooía 
aclamación aquel Varón famolo, que 
fue coda la gloria de Alhenas, el iluí* 
tre Alcibiadesj eíclarecido por la díf- 
crecion íublime de íu genio» m.ani^ 
fefld^a en todas fus acciones, y por 
el zelo en el govierno de vna Repú- 
blica toda de letras, y de arces*, y (lo 
que lo eonftícu} ó mas gloíioío ) por 
la elección que hizo para fu Coníe- 
jero del mas prudente de soda la Gre- 
cia, el grande Sócrates, laantonoma- 
fia de la Sabiduría, y el modelo deU 
equidad: (43) Paralelo, el mas proprio 
de nueftroexcelfo Héroe- Acfta ma- 
ravillofa diferecioo, y a la prevenida 
elección .del plaufible Miniftro, que 
propuío á íu invino Soberano, 
íe eímeraran los infignes In- 
genios de efte Pindó ce-^ 
lebrandola en vn 
Soneto. 



Flistarc. án AI 
cibiade. 




Zz 



FR& 



PREMIOS: 

i. Vna Salvilla con fi¿ Aguamanil* 
%. Vna Tembladera con afas» 
3. Vn Azafate conVermgaL 




ASSVMPTO VII 

GENIO, TERATO. 




Dmkabíe es el orden con 
que foceden a los primeros 
Díofes los (¡guíenles* lien, 
do aquellos, Númenes a vn 
tiempo y Planetas del Glyímpo, y ef« 
tos, Númenes y Gobernadores de h 
iTierra, Aquellos la influyen, cftos la 
SBiróan. Por ello íe pftenu allí aquel 

Dios, 



Dios, que íücecViencío al veloz Mcr- 
:uuo, parece otro volante Numen que 
o ¡mica. Hermofo refulgente Para- 
ivmpho, que con candidas alas en 
os hombres* vn diamantino efeuda 
m vna mano, y en otra vna brillante 
lave de oro, es vn Phenon eno de 
}iofes, paco b nada cbfeivado de tos 
;u!tos. El Genio es celefíial, que, de 
a manera que aquel divino Nuncio 
\ quien le íigue es el órgano de los 
Sumenes para los hombres, lo es eñe 
Je los hombres páralos Númenes. Es 
íl Tutelar vniveríal del Mundo, y el 
Intendente principal de la Naturale- 
za. Bien lo indican aquéllas plumas 
k luz con que gyra los Climas, eííc 
rfeudo con que ampara a los mona, 
es, y eíla llave con que guarda los 
Lugares, De eftc fon inviíiblcs pode* 
rolos Subalternos los particulares que 
iffiñen ya al govierno humano ( di- 
rección, porque fe les rendían las mas 
láridas y abundantes oblaciones: 
íÍQYÍbii$> & vino GENIVM me* 

mo 



(44) 



... < 4 ^. 
iVirgü, J¡b, 7, 



y ya á 1« cuífodia de ios Pueblos ¿e l 
adaiioiftracjoo; cuydkdo, porque» 
reda.n Ja primera hwmmum en íi 
atajes* rito ceftíficado por Eneas: 
$¿c deinde ejfatus> frondmti tempí 

Implican & GENÍVMfH Lee 

pnmamque J)eomm 

^tellurem^ Nym¡>hafque> (5 ¿dhu 

ignota pYecatur Fluminfr. (45) 

Son eftos aquellos ocultos MiaU 

iros del Confejo de h voluntad, y fe 

creeos Oradores del Tribunal de I 

Razón, que confuirán los Defpacho 

de ía vida, y perfüuden las refolucio 

lies del efpiritu. En lo phyfico foi 

cada yno aquel humano enigma, <ju< 

fio fiendq el animo, ni el cemperamen 

te, es vn extrajo cM vno y otro: vx 

¿líxirio del hombre, diftilado de Jai 

potencias, y d$ las? pafIiones,y en fi* 

vnqMiiito elemento $#}% humanidad 

E$ la coníbnaneia del eípjritu con la 

i acción, y el cmbigipá^l peaíamieotc 

^nJ^pperaQian. En 



En ninguno de los Númenes pro? 
•dio menos ciego el diícwio de li 
uiguedad, que en tííe Dios que alli 

admira: el qual puede decirle, que 
; el natural del Mundo, y la Índole 
• U Naturaleza: el Genio enfin dtl 
niverío; con que obra maravilla*» 
diícurre luzes. El mas benigno d* 
>dos los Dioícs, porque es el que 
us favorece con el amparo, y el mas 
Pable, porque es el que mas fe aco- 
íoda con el ruego. Efta Afabilidad es 
na transformación política, conque 
i convierte el Principe en particular, 

íe hace fuplicante el Superior, y 
ior cito íc eleva a mas fupremo.Es 
n modo de afcender para el que no 
¡ene que fubir.Con ella aun fale bien 
Icípachadocl que no obtiene. Es la 
rrandeza, vna íublimc Planta, que 
:rece mas excelíaal ayrc del rcípeto, 
juaneo mas baxalaraizcn el terreno 
Je la benignidad. Con efta es el Prin* 
cipe amigo dd Imperio, y con^ vná 
reciproca confianza le comutti*atv vno 
A** * 



■*—«^.~ 



m otro los bienes át\ góyicrno y | 
©bediencia» 

Eíla es la que celebra en noeflr 
excelfoHeróeefle Numen, que llene 
el Rey de todos los Genios, fe rec< 
fioceinferror al bcnrgniúWde S.£, 
como que es el individual realze que 1 
caracteriza. Tan afable, que no paree 
Superior, porque lo es, fino perqu 
'merece ferie» que a no ke por nucí 
tra adoración, no fe diííinguiera po 
íu altura: fiendo nueftra rendida fub 
milion vna eípecie de culto-» en q UI 
el Numen ama igualmente a les ido 
lacras. Sobrciale & r E, t é c U mmeí . 
que íobrefafen el honor, y ha poreftad 
«pe, aunque eftan íobre los hombres 
fon de hombres: dtxofelo affi Plinio a 
fa Trapero. Emúes, excelln, é honct 
Vpotffim, qmfnper hominutmidem, 
homimtm jmt temen- Rara e minen., 
eia, aíquicn la facilidad de llegarla la 
fcacc mas fubhme. Nada ay mas ama- 
ule en los Ilutoesr que kr indecibles, 
X Recríe fiacablcsv. ícr íobewnos, y 

m 



¡parecer iguales: porque jurganlos fub. 
ditos, que tocan de la giaüdeza cotí 
gozada. 

Elle benigno y generólo efpirittf 
de S. E. fue el q.ueíemanifeftb en la 
Dcaíion, en que vna popular altera* 
croa puío en el vltintio peligro a va 
GnguUr Miniííto, a quien libró con h 
pacificación de íu tunuilto. Fué tan 
:o Tifiado de heroico, que no temió á 
m Puebla que nada cernía: tan que- 
ido de benigna, que k> amó halla la 
ra, que a ninguna ama: tan prompto 
le auxrüante, que centava vn mo^ 
a rífente que nadie contiene. Sacólo 
>ub!iea¿r>eoce en fu Carroza manífieí- 
oá los mífmosaqtie p.a recia deípeíío 
1 exponerte. Por ventura- no fué cfto 
xercer todas las funciones de vnce* 
cltiai Genio? no fué volar con las a- 
K de h promprkud al íocorro de la 
rgencia? oponer él Efcudo del refpeso 
ontra e! ataque del dcfordeni y guarda 
on la LUvede la vigilancia \m pucr* 
w de la p%2¿ Aflíi vino a oponer el 

Pus* 



I 



pueblo al Pueblo: ct Pueblo amante 
áí Pueblo '.enfurecido* Noimervinie* 
ion aqui ni la eloquenciá crt el decir, 
ni la feveridad en comminar, ni el po. 
der en contener: porque todo fue he- 
chura de fola la ptelencia, mas eficaz 
que todos los diícuríos,q todos los 'iiiw 
^erios, y todas las fuerzas: poique hizo, 
€jue hablafle el Original con cada vna 
de las Copias que todos tenian en fus 
corazones: y allí fe pafsóla ícrenidad 
del Govsmador a hacerfe calma de 
los fubditos. Pocos han lido los que 
han logrado la fortuna de fuavizar él 
fiero Monllruo de vna alteración: pue¿ 
fi Alcxaodro aquieto las de íus Ma- 
cedones en la Hifcania, fue con h 
amenaza de continuar fin ellos fus 
cohquiftas: fi Germánico apaciguo fui 
Romanos en la Galia, fue con la dé< 
monftracion de quererle arrojar fobre 
(uefpada; y enfin fi otros grandes Va. 
roñes han podido reducir lus fubditos. 
lo han hecho con la cautela, b cor 
las armas. Pero S.E. lo obtuvo íole 
■ ; ■* ~' -~ cok 



DeMál.Thto 



con lo* miffwos que ifca I reducir, éf* 
tando en Codo, para lograr el fugetaf 
á todos. Efta fué voa de la* mayores 
glorias de aquel Romano Herbé e] 
grande Catón, que mereció deív ana- 
cer con íola la firmeza de fu afpt&d 
la tempeftad del Vulgo rebelante. Y 
efta e$ pm Jaque merecía S.E. mejo^ 
que otro alguno, aquel elogio de '£U.Up 
día no: (46) 
^#¿ $*» feditio, q non infama Vulgí» Aot * Con( * 

*Te *vifo p fcn¡t4 cadati 
Blaípn,$i mas honrofo que puédalo- 
gíar yn immoríal Varón al parecer -de 
aqüjel gran Juez de las heroicidades: 
> . Si forte coertt efl 

Sedttiot fayttqawmisignobile VhI- 
gus 
*íkm Phtate gravem>meriti$Ji fit* 

u VtYmnc¡u$m 
Confyt xere\ filent 9 arreSíifytte m#M 
bus ajíant. (47) 

Eíte adorable Genio, y eíte glo- 

riofo efc6to dq lu celeíUaJ jBenigni- 

dad parece que fe levanta a celebrar 

Bbb a- 




Virg. i. i, 



I&» 






f4» . 
Hcfiod» m 

tThecgonia» 
(49) 

JMdgnns TSeut 
.Arnera & ttpui 
Déos 'h'iminei | 
mlrnndus, 

PUtoinPhedi 



aquella peregrina Mufa,qbc fibotsli 
Hermoíura, es el amor de k Herma 
fura; la Venus avn tiempo y el Cu. 
pido del ParnaíTo-, | a belIMtwa Erato 
fjue manejando en vez de Picaro | 
arco, e hiriendo en lagar de cuerdas 
corazones, es la que infpira los canto* 
afcfíuofos, y aplaude iosbenignos He- 
loes, y las benevolencias imrnprcales. 
Eíla es {a que repreíenta, no ya aquel 
obfeuro fuego de que es hoguera y 
combiftible el corazón, fino aquel lu- 
ciente ardor, que es eíplendor de ta 
.Virtud: no ya aquel dogal que des- 
truye la razón, Ciro aquel lazo que 
conferva el Vniverío; aquel Amcr, 
que por efto dixeront que havia ñdo 
creado imraediato al primer Chaos: 
(48) aquel a quien Hamo Piaron, El 
Grande Dios> admirable ales Diofes 
y >.a los bombes: (49} aquel a quien A- 
thenas folemnizaba deípues de Mi- 
nerva,y a quien Thebas erigió Acade- 
mia: Symbolos prevenidos de la nuef- 
K% íl u S 59^3 ;§§ Yna docjta £rito,quc 

"""■' de- 



Jecanta Ja Benignidad de fu cxce!(b 
Patrono, y vn íabio Amor, que celebra 

u divino genio. 

Por tilo f a le aíli a acompañar a a- 
¡uclla amante Mufaeífe Augufto Va- 
on, que fué el mayor de los Héroes, 
ft\ mejor de tos Emperadores, el fa« 
noío Trajano, que íiendo el mas he* 
oico por fu Jufticta, aun fué mas in- 
lyco que íu mifina famas porque fue 
aas benigno de lo que fué jufto: pues 
üdo pra&icarlo aun dentro de las 
3iímas razones de no feí fo, teniendo 
> fummo de la humanidad al lado de 
>fummo de lareétirudr de fuerce que 
1 Panegírico de Piiniofüemas vn pa- 
ron de fu afabilidad, q vna lamina de 
3 entereza? porque la Jufticia icio es 
icegridadí quaodo al contrarío, ía Be- 
ig nidada es- vna Juííicia de agrado; 
ue fe hace por las Leyes de k bene? 
oleada. Aííi puede deciríc, que 
ú aquel Grande modelo de todos 
>s Grandes el GENJO tutelar de Ro* 
laj pues con íola fu pretenda calmo 






i 



la tfcff a^ipti de vria Ecpufeilíci, q& 
loan iba á ^e$ fqrfolWpeitfe con*r¡ 
Nerva, como íe h M%0 aqud Pan© 
gyíifta; Cvf^it injpmffl tuum conwf 
fh%ej^hc$:w£fiffiie Jmpermm ft* 
ptr fmpcramw# 9 lmper4tm§ ubi &$ 
$$ deUtum tji. 

Para canjájr. eíja infigne Wimi ¿i 

5¿ E, y axjucj^ pgfegrjaa accjo&, qu< 

|ué Ai TMiiTOf^Qi O GENIOS ¿i#f. 

m^nioíos de] Parnaífo ? templad Jai 

jBqtfis ¿uav/cs-j^ijr^s; pups fs frecjfpjpi 

:h fcaga Benignidad 4el influxp 

]* niiíma qu£ fe jcxalca £n $1 

^ílampcoj celeb^ojáoJb 

jen odio Liras, 

fus cm&ikúAS 

AS 






ASSVMPTO VIII 

ZOIO, T TBRPSICHORB. 



Nfaiigable csla admirado, 
quando camina por prodi- 
IL^á g ,os: porque fe alimenta de 
paradoxas, y vive de aflom- 
bros, de manera, que a tuerza de ad* 
mirar, no admira. Qué viña no fe ha 
de arrebatar, al advertir el Numen 
qu^ fe figuej que parece vn I inmortal 
a dos hazes de Divino, vn Compuef* 
to de Júpiter, y de Neptuno, y vn Do*» 
minante do nubes y de golfos? Por- 
qüe> tegun las ferias, aquella áurea 
Corana que lo ciñe, y aquel aereo 
throno en que íe íiénta, lo hacen vn 
nuevo Jovc de la Efpheraj y tila Na<- 
Ccc ve, 






ye» con ellas efptima? que adornan fu 
Efeudo por empella, lo indica vn Im- 
perante éc los Mares» Pero ya publu 
ca (u Deidad efe volante Familia que 
allifíe á fui lados,, y eíio* írquktog 
captivos que á fus pies encadena. Eo* 
io es, Dios peregrino de Sos VienJ 
tos, Monarca firjne de vn í^ipenia 
vago,- Numen confiante de vn vo* 
tuble Tetnpío; que tiene fu mas tfta^ 
ble f*:¿rza en fu incotiftaocia, y en ít* 
variedad íu mas perpetuo cultm cuvo 
govkrno es vn fecreto del Ayre,~y 
vn enigma de la Naturaleza, Eflts re* 
beldes eíclavos que apriíiona, Bendi- 
dos fon de foplo* que con tiene, y dt ~ 
tinque mes. de naufragios que caíiiga: 
los Vracanés ion violentes, los Ty- 
phones terribles, y los Ecnephus hor- 
tarafes: temblores de Piélagos, y ruy* 
Ras de Naves: Océanos (obre el Ow 
ceano, que con ondas de ráfagas fo 
tragan. Eíiosaladrs familiares que lo 
águen,, ion Miniftros de íuavidades 
^edeígacha, £ Offidajes de alientos 

<| uc 



ue áitfge. T os Zcpftiros fon ápaci* 
(es, lo- Favonio» vk*Ies y los ñeí- 
os Euios? y( aunque uaruraltfs de o-» 
ueftos Polos,, y favorables. á contva- 
•os Chnm) el . Bóreas* y ct A&ullro; 
Inoa aquel de vn Orbe* y vida tfttj 
e otro: y cadavoo tan prorrpeo, que 
turna de vna carrera vn He.nrípne* 
ía. Efte es aquel díícreto Rey, qus 
?rmó Eftados de Eícotlosj y de ma* 
limos Deíierros hizo terteiíre* Pa* 
b,cioaes; beneficios» a que cot refpon-¡ 
iqtcn coa fu nombre, Ha mandóle deú 
Ltes Illas Eolias: conque cada vna fe 
izo vq Padrón erigida a fu fama ea- 
e las o&das* kVá es donde tiene las 
bfeuras cavernas, en que detiene lo$ 
iriofos vientos, y encarcela te faca*! 
s tempeftades: de al& £ue de donde 

defencadenaron á ¡os ruegos de 
ino contra la Armada del Piaíoía 
ncas: teftigo* fue Virgilio que lo 
mea: (jo) 

Ác ventiy <vetkt agmine fafio* 

Qua data púYía ruuntyM unas 










tíb, u JErtc-id* 






En )a batalla 4 
vencid contra 
*t Tyrano £u. 

partes. 

^o-^pmcn* lib. 7 
cap. i^ 
Ji**fin, tib. 1 i, 

hijh EccleJ. O* 

Honor, 

ftm fi£" ,$ . crfp, 
£¿, dcC,y, Dei 
Orofm ¿fifi, t 
57. c ££.. />¿*{| 
JJucon, H¡t % 
Mjjcell (¡b. t\] 
Diy f ThotUp C6m 



, í )t ^m&ne fetjlmn 

* > 'ínaáwre rbarh Út®mq$t afedik 

imi$ 
*H %%& Emñ^qut ¡Notufyue mm 
\fy l ].:$refayque '■■ proctitis tari 
f <djriem,t5 hééBm vofaunt má \Mñ 
ra f jlu¿iw. 
Efle es aquel que con mejor alcgorií 
Rediente h los Wrdenes del verdad* 
tmdmhz arrojo ptompto otilas ai 
madas las feoi-raíca-s* y 1m corments 
md€nadas5 haciendo, q^e irufcíTe < 
B¡het- por T héodefio, (*) y que íe i 
liftaílcn ¿n fus claiines íus fonidoí 
El que tirando corveilbos, hizo i $1 
flechas bolver caíaca de arco coatí, 
los miíc&os que las diíparsban: íabid 
csUelaganciadeCia^diaiio^ly^qriic 
f^ciój» q Jo citaflen íacros Padics: \fi) 
s ? Tí * pwptergeltdh Aquilo dewpnñ 
c pmeíHs 

p Okuit^ «dvetfes am$r n^olut^ 

que tela ) ' ¡ 3^ 

V mitin wttfmty t$ ' twbim repulh 

O 



'Qntmnim di/effe Dei, cni fundh 
**b ant*is 

JLoIus <?*mAt4$ hjewesy cni wifhat 
Atfjcr, 

Et c2$nriati-*>emi$inf adclafsica vai 
Parece que, para hacerlo vo nuev<j 
Arbitro de lo* Elementos, lo hicieron 
¡Leño dü aquellos lugares donde eí* 
;*n valíanos. Al i el Fuego paga tn« 
?üto de Volcanes, para coücarie k 
[apicer los rayos, y Vulcano los labra 
Jara facial á Typheo tas furores. Alii 
:) ayre coma las cuentas de lo que 
;iab¿jin a las aura^ yCetes tc:ruc U 
reoú de ía que rinden. Alit ti Hgna 
icg ft ¡a a ios LqIíoí hs Naves que les 
tetrao, y Neptuno les cobra las que 
pierden. Y enfinaili la Tierra les de- 
manda íus Ciudade > y Vedi les a* 
:uía tus ¡eftragosl &áro poder, y rau 
ulocí iad de DojBÍnaotéi Nunca (k 
vio can grande promptituJ en tanta cf-j 
pera, ni canea facilidad en canco Im- 
perio. Todo lo oye, y todo lo expi* 
de: codo lo vé, y todo lo coo>prehende, 
¿) d d No 







Ha fon mar vefozcs los gyros de k 

íubd¡cos,que íusconocimiemos^ni ma 

breves íus vacíos» quedas expediente! 

Que retrato mas vivo de U ptuderl 

pío.npcitii i de nueílro Héroe? Qu 

íy m bolo mas proprto de í u penetrador 

Cuyos di&amenes' nacen momento 

de difcuifo, y viven eternidades d 

razona -'Sus ordenes, á -fuerza de actei 

tos» no parecen ptieííav Príncipe 

enfin, que tiene tan fácil el penfa 

miento, como el oydo 5 y tan prom 

to el talento» como el roílro. Ge 

fiio de íuz, que fe propaga a diftan 

cías en inflantes, y es tan fácil ía al 

eanze, como fu efplendor. Yes, qu< 

lo celeílial gufta fieropre dz vna per 

petua agitación* y lo que los horabici 

llamamos tfabap de velocidad, ei 

Fr^priedadde naturaleza en lo divino 

Bien fe b dixo Pacato a fu T beodo. 

fio: Gmdent pofetto divina perpetuó 

wotm (3 ingi agitatiane fe vegeM 

¿ternitutity U ifvirfuiá -he mines wrdf 

*w$Lbcum* Vííkamtura ejl» A^ai 

<^ue 



que muchf ? fi tffitc* havía aplaudido 
plinio a fu Trajano aqu<l agrado ca 
tccibir a todos, junto con acuella pa* 
(fcicftcia en efp'étáf, y aquella agilidad 
en aplicarle á rodo, hauendo diver- 
timiento del cuv dado: Vt cxcfpis om* 
tiiSy *vt exprfíaf* *vt magnam p«rt t t* 
dterum imer tot lnpn\ (toras qiafi 
mfr ccium trarfigis. Aquella citicil 
vnion de cekíidad* y lentitud, que 
tanto recomienda a íus Mmifhos la 
Politica, ninguno la ha logrado coc* 
mas petfeccL n que S. E. } cuyo inde^ 
ícílogenroyCon vnaantidKÍisde tiem- 
po, todo lo que \o acoita en las re- 
loludones, parece qie lo cñknde m 
lo& eípacios: pues íi eíle Artífice da 
figíos no hace mas horas para c\ dh P 
no hi de tener donde poner Ls aten- 
ciones* Defuerte que de SE. dud* 
la admiración donde vrve y fi don^e 
defpacha, ó dende lee-, I ¿firmad** d« 
ver, que (c nos entrega tar? dehodv>* 
que de íi mifrno na<ta le de xa p«*f* 
fi: y h*ft¿ el mÜUK* eeííar*c* otro mo- 
te 






éo 4*1 emregarfe* pigatido miicto* 
mas ..-il cujeado, de lo que le preftá 

£it¿ prevenida, prompucud, yeíla 
¡acubaatc. aplicaban forman en S. £, 
v¡na vebcUaf prudente, que da ven- 
taja a los aciíov, para vcnceilof en k 
tarrcjfi 4*1 Govkino. Efto es cene* 
bien .. eftudiaJa la mon» y faber ti t a 
ltea>cfi > ktíto de memoria; con cus fe 
halla hechis liVTefpueílas a tod*$ 
J¿s dificultades de los accidentes, fifi, 
te-cs.el ¿ií£3 que tiene la Prudencia, 1 
puraque no le cojín de repente tas.fa* 
cellos, Pr nb, que en v n Governa- 
dor es la .clave de todo el írcretodcl 
avie «o: y el vatí^iiiio de toda U fue- 
$tfí¡m d$ b fortuna, ffti Vircud e$ 
*cíícUj que ios Giícg^s llamaron. £»? 
í#//* t Conejera, Juc?,y Executora de 
U mttoft Y eíU es la que manifef. 
ló e(peciaímroce S.E, en la ocalion 
del cunflí&a mayor de la Coronas 
tn que íu diligencia fue el alma de 
yn pierio f que ful la mas noble 

ob 



oblación que pudieron tuzer la Ciu» 
dad, y Reynode Sevillia en las Aras 
je la Mageftad: en que, fin quitarle 
a gloria de ofrecerlo, tuvo el meti- 
o de confeguirlo, porque infpirb U 
TiümaHberradde confagrarlo. Raudal 
le zelo, a quien ti condudo le íirvió 
Je fuente: porque hizo nacer lo miímo 
que iba á dirigir. Dio el publico lan- 
ío, porque lo hizo crecer la mano por 
juico lo daba; y porque íe hace mas i ni* 
uuyda la fidelidad, quando ay de quiea 
aprenda a fer fijeza. La conliderable 
íumnía del dinero, el fuerce ¿aparato de 
las aunas, y el copioío numero délos 
CavaÜos (*) compuíieroíi el mas lu* 
cido temo del fequito 4e M^rte, coa 
que pudo preveniííe losLautales. Co~ 
mo «o ha vía de acabar vi&oria en U 
campaña Ip que havU corwenzado 
triumpho en el íoeorrof pues aunque 
todo en efte fue 2e!o de las fubdkos, 
no todo fue facilidad de las dífpofi- 
ciones-, y tuvo ta&to que vencer k 
diligencia, (jue en la República, á no 
E e e fer 




Remitió S. E' 4 
S, M g en el año 
de 1710 fien do 
^ísiftete de Se~ 
•y\lld^l>nd crecí- 
da [ums de dine- 
ro, dos Trenes 
de ^ríillerU) y 
-copU nurnero[A 
de CavJjos'i y 
de faftojtfuelld 
Cutd-iái 400* 
bmi rhontaüos 



íct per ella, el núfaio defeo híuyferi 
parecido rtfiftenck. 

Eíia alta protopcirud es fe- que fal 

alli a celebrar eíft ayr f* Muía, qu 

en fuspaüos parece que mueve losa 

üáús á compás* Terpfichore es,qu 

ligera en bs Saraos detParnaíío, vn 

los vuelos de la planta a las propor 

ciones del concento, deíuerte que m 

;vn concierto de ayre, y Mofica- dan 

éa cánticos, y canta movimientos: def 

canío adivo, y defembarazada apli 

carien, con que agüita los kifluxoí 

y robuftece los conceptos. Affi imifc 

aquelia velocidad harmoniofa.de iá 

celeiles Orbes, que no forman otra cote 

que Coreas de luz difeurridas en Ia< 

tos de periodos. Yaífi íymboliza la 

proporcionada prefieza del íuperior I 

nimo de nueflro escelioHeroe, a quien 

igualmente fe levanta a aplaudir aquel 

iVaron iluftre que aípida a acoropa* 

Baria; Qoieu diría» que es el grande 

*A0*4fi$««a. Catón, (*) que depueíla fe fev^ridad 

del proprip getji(>¿ con gozpío íern- 

klan* 



ZUmnúo el ntt~- 



blarte; ha Introducido a Rema en 
t\ Pairado, y ha puedo la pr tundid 
Jad de las Vircudts enere la alearía 
ie las Muías? Que mucho? ir aquella 
íngular prompticud que tuvo en los 
jitfamencs, y aquella- iníigne diligcn* 
;ia que manifeftó en fas operaciones, 
jor vn magnocHmo de prendas en tas 
>peraciones lo han traído a celebrar las 
jue en nueftro Principe fe han ■ fiem- 
■e admirado; Todo loatendia aquel 
íoble RonnanOj a todo aíTiííía incef- 
ante, á los defpachos át* las Provine 
hs > a los Decretas de los duplicantes 
t los i juicios de los negocios, y a los- 
Unos de los litigios: Nempe etiaml 
D rovivda/Í4 negoí't^ Decreta y jndi¿ 
m $5 Acia potifsima curavit. (53) 
-eia él ariímo contihuo los Papeles 3 y 
tazones que Ioinftruian para el mejore 
^ovierno: Jpfe códices, qmbuifittiones 
Yocurationis publica pecunuz defenpta 
rants femper in mambus" icnb^t &c. 
'edens le^ebal fitb?r¿i¡$e prxtenfa libro 
oga. Poique no haviendo muado 

ai 




Platas cin Ca« 

tuas aunan. 



(54) 
Ckmcnim ñeque 
■ glor'tx canfayel 

llj nonnullit efjet 
a¿ RempuhííCAm 
cdpejjendam de» 
latus % Jed ean 
atTtonem "Vt mti 
wus bom yin 
fropriitm elcgif" 
fet: acriorern 
M?)pub!ic<g cu- 
ram [dn quam 
~4pi fj^o duce- 
beit intededam. 

Piucarc. vbi íu 



H 



%A Ptieíla corno a gloria tú a ciquez 
fino coma a Cargo ¿el bien vnive; 
4a-Ji deciá, que no íe cíebia atender 
la República con menos diligente cuj 
dado, que al panal la Abeja. (54) ( 
>$o ay vaticinios en el Archivo de le 
iiglos, b efte es el nvas pioprio de 1 
realidad que veneramos. 

Eíla juiciofa prompticud de genic 
■y á. tila diligente aplicación de ge 
vierno nvaniíeftada por S* E. en ft 
grandes acciones, y efpecialmente e 
la ocafion que queda referida, decan 

laran los Apolos del Rimac en 
a ¿Xez y íeis Redondillas que 
terminen cada yna en 
^eco doble. 
• • ■ . 

PREMIOS, 

,,.'.. '■ i ' i . i " 

3 i . Vna Palangana fin&clada. 
; %.Vn Perfumador. 

^l^^^§^Áj^4^m^¿) y cubo 



' ■ ■ ■ . , \ 



"■ 



AS 





ASSVMPTO IX, 

JOCOSERIO. 

VERTVMNO, TTBALIA. 



VE fonoro ruydo es e! q 
fe oye, y en vez de Citha. 
ras,y Lyras parece que le 
forman albogues, y ñau- 
as? O ApoU> ha bucltoá ier Paftor, ó 
os Pailones quieren íer Apolos. Y lo 
na- e^,que cambíenla villa eftraña, que 
ífté hecho el Templo vn Parnaíío de 
lampo, con el fequko que acompaña al 
Mumen que íucede á los deaias. Vnos, 
reñida la frence de rubias cfpigas, y 
)tros coronados de verdes pámpanos, 
carece que cargan el Ellioy Otoño en 
us cabezas, y traen en íu íemblantes 
mpreíías las dos Eftacionesen vn to- 
aio. Q^e es efto? no ay g;ente de Poefia 
FfÉ M 







tal 

'ÍATij fihitm la- 
fiuni %itnois )nf* 
tlfsimx yirt, <& 
Vhrontz Vyu- 
denti* fciUcet, 
a Cerere dma- 
tnm fmjje puta. 
runr x <¡hqíL hx- 
yes o'istm gr4~ 
tifsimum para*?t 
-dgricoHsi cum 
fflendor ex juf* 
tiriópaceyue ti» 
Ititátum- fluri» 
ntum rebhs'Vm- 
^i'fts accedtt. 
Nata!. Conv 
Myxh. lib. ^ 
cap. i 4í 



en cffos rifeosj que han cfcxaJo fubí 
harta c'fla mánfion déla harmonía effo 
habitadores de la maicidad? Acafo e 
coílecha el aplaufo> o fe hacq vendjmií 
de la Immortalidad? Que dirán eílo! 
Diofes de luzes atacadas, y eííos Héroe* 
del canto antiguo, al ver, que íe les fa- 
miliarizan losreflexos, y íc les confun- 
den las eternidades? Mas no, no ay que 
rcñúlo tanto. Penates fegadores, y La- 
res labradores ion tas que allí íe divi- 
fan, con todo elíequito de Cetes, y Fo- 
mona, que allí ios han embiado a afsiC 
tir a Vertumno, que es et Dios que li- 
guen; fin los quales no huvieía que co« 
mer en el Parnaífoj y con las Lyras val 
ctas no fe pudiera dar vn paffo de gar<¿ 
gama: y al contrario, los fecundos va-: 
ios íaben hacer diferetos los Poetas. Af. 
íifte alli a fu lado el providente Jafio* 
hijo deMlnois, y de Phrónia, eRos es, 
del Va*oa mas jufto, y la Prudencia, 
como que de ella y déla Juflicia mee 
el aliento con que la Agricultura íeío- 
mmfi^ty al otro el beneficio Trip* 

*- - : '' ;' • ■ . * ..•". : tule-. 



olemo, a quien la mifma Diofa eníeñó 
j cultura de las mielíes-, feguidos tam- ' 
iencllosdeeflatrcpade filveílres Fau* 
os que los Inven. De efta manera bii* 
a efle Dios de la opulencia de los tam- 
os, por ventura, fino mas poderoío/ 
ñas neceflaiio que otros muchos; fien-. v 
o el, y los demás Penares los primeros 
andadores de los Reynos, Dioíes Tu- 
slares de Jos huertos, y Númenes Abo. 
ados de lastroxes: a quienes íe enco- 
lienda todos los dias el abaftocon U 
layor devoción de la neceílidadj y con 
izon: porque fin ellos feria todo el Or* 
e vn Mundo en ayunas, con las Ciu- 
ades trafpaíTadas. La riqueza es la a- 
undancia de la vanidad» quando al 
ontrario la abundancia es la riqueza 
e la vida. Mas importa en la mano 
e aquel Dios aquella Cornucopia, que 
íil Cetros: pues por fruta tocada man* 
a con ella en todos los Imperios del fui 
;nto. Vna Colte brillante con vn cam 
odefierco, es. vna carecí adornada, y 
n fepulc;o rico. Antes de crearíc el 

hon> 




• • ■ 







'Nefcit fkhi U~ 
tuna tímete* 
(*) 

Era vfta va 
Capo Meno ro- 
do de Copiofas 
viandas, q ícr- 
»¡a <áe tnefa 
franca á la Na 
clon 

E! Congíarlo 
era la cautidad 

de dinero que 
fe repartió al 
Puebla para íu 



hom&fe tuvo ptevemda !a mefa en el P 
rayfo, y afraftecidos de víveres los tren 
cm. Eíb es ¡a opulencia verdadera d< 
los Pueblos: y porque la tenga fiemprt 
¡hnano la indigencia, parece q oeaki 
la .Tierra el oro en fu profundidad, 3 
pnío en la fuperfície la fertilidad. Efra c¡ 
de la q hancuydado íienipre con el ma« 
yor cimero los mayores Piincipes. 

Aíli fe coníiituyen bienquiftes de 
aumentos, porque fe hace la boca co- 
• razón, y guíia afe&cs. Al contrario fe 
hace averlion la falta, y tal vez esco« 
rage la penuria j porque no fabe tenec 
miedo el hambre. (*)Efte fue el mas al- 
to efeaion que cupieron los inclytos 
Cimon, y Pendes, para elevarte a lá 
mayor acccptacion de Alhenas. Efte 
cuydado hizo tan celebres la Mefa del 
Sol de los Ethiopes, (•) y el Congin-i 
rio de los Romanos (*) Por efto íe hi« 
zo el Nib Deidad ác coíTechas con 
Oráculos de inundaciones, y el Egyp- 
10 fe elevó a Depoíkario del Imperio. 

£íia cuydadoía providencia es la 

que 




áh KÍ& v?rc3ñ ácfmlrabíc cJír P oíT-¿ 
tion nucllíainclyco Virrey en'íuGcW 
cierno de Sevilla. Faltó el Pan a a- 
juella Coree Bécica,y le empeló á fal- 
ar la vidi. la demás copia es Itt 
iJorno, eíh es ffi tela: parece, qué 
ís U humanidad ya comenzada, y Ja. 
obullez ya recogida: demanera que 
os granos ion la tememera déla folud, 
rfin ella empobrecen los éípíf ittís cóté 
lúe los cuerpos le arruinan. A ííí íc 
rió luego en }a epidemia que comen** 
fe a amngat de pdie. Fué S.E. el aííf 
icfoio ídcOifiado a eíU amenaza. Ha-s 
lo la Ciudad agonizante de futteüts. El 
>an>oH*s nubevy^^^ 
f por mas qite fubía el preció ábáU 
•arle, no le halhba. Llegfc feí Ú , y coa 
ro íi (u diligencia buvkia tenido y ¡i* 
ud de creación, Hemr o de breve ■ "ífemi 
10 le (obró todo, menos el agradeció 
nienco y el aptauío, alimentos de I* 
lonra, que nunca Huvo bailantes en 
bs pechosv -Aífi tuvo II indigencia 
:omun como penuria propri a, y la até- 






gris publíCír püt'gloti^ fuya^ Abunái 
|L &m taa yC^^egi&f que pudo cor 
I tf 9 j iDfj JMcvppr fccwo, fino, por • de 
iicia,.Paxcce.c}.uq.íc> veía Calí od ora. (56 
ilíúYum ( fu&d abfít ) indigentia, nojín 
$f^rÍ4-e$* : : f I¡l0d ¿j^fg? Uti efíg mi 
poíjuffius, niji J3 Utos gáudeníts com 
wumtev audiamus» Atque ideo tartt¿ 
^iwátate - IncüTtu^t^ ,JjHfks c fmmm 
ti cQngvegetutynjt Pants inde nonh^t 
fúriy /id delttijs mide&tm ejfe pfÁpofi 
' tm , : Eílo : ,fue Ubra?:^ v n%^aaeíia ^uy 
|ia la Cmdad ^as f^^q% 4e líl-A^ 
lucía, y caníeryar en clja#í- áms\m 
te roas rica de toda la CArqaa. Pero n< 
contento el zeif^iíé $•%. con.aigíKÍer % 
h% fa¿rieas vivientes cíe los hombre^ íí 
fileiidíó a las artificiales de los télate 
de las fedaSv^ yaciaa cadaveie^ de ma 
j>u£acto as, de ..que eran jas üffíciaaslo 
fepukrás. A (ti les procuró, augmen 
tandoloSjOtm aballo de comercio parí 
|a mauutePiCíQrv de la opulencia* 

A decaer citas políticas aplica 
ciones del aleo gubernativo genio é 



;.E. fe ofrece ¿IHaqyella alegre Mu- 
a, en cuyo bello rolUo brilla d do- 
jayie, y onta el chilla Thalia esi el 
vgocijo del PartntTo, y el íolar del 
^iundo. Aun las mifmas tres Gracias 
\o fe atrevieran a influirla, porque lu- 
ían lo bailante en indicarla. Al oyrla, 
:1 mifuio Monte da palmadas de iiú 
;os en los ecos, y Helicón* a caccaxa*» 
las de cryíUl fie influencias. Apolo 
uerde el juicio de verlos, y las otras 
vsnr\anas dan brincos de Lyra. Es 
>ira heroicidad feíliva, y otra íuWimi- 
iad gpzoía, que aplaude div i t tiendo, y 
¡xalta. agradando: conque la Fama la 
)bedcee por tosayres, > la naifma Im f 
nottaiidad (emuere de amoies por im 
gracias- Y íi efta es aííi 3 que mucho qua 
iquel graviífi.uo Varón, que no es me- 
nos que el grande Pompeio, falga k 
:one jjría un riíueño? Y es, que, al ver- 
la ceUbrar el cuydado de SE. por la caj 
pia de los PueMos 1 no ha podido cootc* 
ne< el gmiio que h uta, azia eíTa. par- 
te. CcD todo* íus bUfones, y íusgiy* 

iiis» 



' 



11 • 1 



- «n 

■ 
■ 

i 

•'< ' ■ I 

• ; ni . .."i 
i 










f?uiis vlÍ¿fHA¿§ 

tura, Popeio non 
nftnus áddiiit 
gloria , <fu¿im 
fu\¡n% ambitus 
C¿n pv t extSlaS 
hoTn md»i 9 O 
tiens triumphis 
Occiden f í¡ lnf. 

tYAtHSt 

Pliry, Paneg. 

T)ubit¿tibtts(i gu 
berrjdtorHws /o) 
yere conftendie 

ranfquc V <w- 
choras vi obren» 

WaYigaye ríe ce f. 
fe ejU Viüete »<? 

Pintar, ¡n P5 ; 
peio. 



tíis, tríis cftlni iba vna hdgWa; que v 
Ltftlréf, y va homo, que vri Trophec 
Mas quería vencer eardlias/que baca 
Mas, y hacer conquiftas en h Natura 
leza, que en el Mundo, Porque fabh 
que era mejor cóníervaí los ptoprio* 
que deffruir los eftrañosi y que tfla 
acciones fon vnas visorias de la pro 
videncia mas importantes que fe Mí 
mas v ¡¿lorias: Por ciío igualo Plinf 
«¡fta gloria a todas las que tuvo: (j~ 
ha viendo íido eíteeuydado tan heroi 
cb, que dudando jos Náuticos falir de 
puerto con las Naves en qucHéVába e 
mifmo los granos 1 Roma, dixo aní 
|tio(o: Navegar es /Sr&éfhy no'vwir 
{í 8) ofadju, que favoreció ál égre la Fór 
luna: con que llenó el Mards Naves, j 
los Emporios de abtmdansia. Peróqu* 
frúcho, fi /e Je aífignaroa veinte Se- 
nadores que rmbió k todas las Provín 
ms: y s,£, (ota, repartido h mucha* 
faites, configujó el miímá iriumphG 
de la vrgíncia. Y ií aquel ¿taro Heróc 
íué tan dedicado icftairteiicifn, que 



ilC 



no fe defdctío dedfccénder a ella dd* 
de la altura de fu gloria, por dondá 
mereció, que en fu Entrada en Athei 
lias fe le puíieíle fobre fu puerca el gran, 
de elogio en que fe decia: Que era 
tanto mas Dios i quantó eratnashomi 
he: .(59) ninguno mejor, qu¿ S.£ é ha 
fabido poner en el dofel al bien común* 
y tener alas economías con cortinass 
ni alguno otro ha fabido fet mas celef- 
tial en quanto mas humanó, 

Efta abundancia m de la que ef- 
perames gofcar íiempre á ios aiiípicios 
i dirección de S. E, en todo fu Go* 
cierno, Eílo es lo que ha meneílerlít 
:ropa del aballo, pofque£sgeiyfe> que 
fa íus aplaufos no entiende de paja, y 
oda fe va al grano* Ya no pondrá Ghfc 
e a la Ciudad el pie fobre el íuftemo, 
morque no. eílára atenida a íus miga» 
as. Haflael Cielo ha de cftar florecten- 
e de eíplendores-, con cuya copia han 
le andar tan baratos los influ&ds, <que 
I h^n de perder los compradores de 
as ganas, Nohavra palmo de iiérja que 
H h h no 




Qudtenus tí hot 
minem putast S/e 
re ¿cus fif h&C- 
tenusi, 

Piucar, #bl 







W rieguen las Nubes coi el chírrioa 
de la Atmofpbera; La Plaza vivirá san 
engreyda mn los favores del Tiempo; 
que cítara que no quepa de regalos 
Las vendedoras cruzarán las calles lar 
agradecidas a S. E. , que en íu aplauíc 
alzaran el grito ha$a el Cielo de fu be. 
Dignidad; y enfinen los Dominios d< 
kcanaíla*y del cerón m havrá quier. 
fio celebre a tutípfen áe venta; fu go- 
cierno. Ea, {«genios del Rimac, qu< 
\I halia oa pregona, que aquí ay pre. 
niios, y fe dan baratos a trueque d< 
Coplas, quen^ay cofa que renga mej 
nor íalida en el apf eck>; aunque, ñ nc 
ion buen^íequedaraaVflede^Lyrs 
írefcary adv ierran, que han de fer eí 
ns iiekta era va Romance Jocoíerio, 



Wt P^who grande con fu J&añtt 
%.Vn Librillo liz¿> 

j§. VnaQanafa (<m fu J&afate dt 
Ukosh 



ASSVMPTO X 



. ■ 



um> tMEiErm 





VE Nytñpháfs fon sqties 
lta* r que terminado el 
numero famoío de las 
Mufas^ ks íuceden en 1 
compañía etó los Dioíes 
que fe figüenj y, lo que rtjas admira;' 
bs> que en elayre, en )a hermoíura* y 
en el crage, lesión lao femejames, -que 
parecen otras harmonías engendradas* 
u ceras bellezas añadidas? Pero pues 
no havian de haverfe femado allí iifi 

Icr 






■ 




1 



íer tan Mufas como las precedentes 
6 poi ló mct)QS fin tener préeimnen 

Muías nucamente proveí Jas conplec 
tro íuperny merario, o canto fubíUtuto 
Mas .no fe juzgue tal: que ya me acuer< 
¿Os que ffijft^f^^Q £btño Jai 
primeras hijas de Júpiter, y de Mne. 
raóíine: que^n todo ay fu fortuna. Ra. 
i-a ty]0^4t^ñámf^a ! pues xjiiandc 
debían eflar el ingenio y la fabiduria 
libres de fu juriídjecion, como vafía- 
Jlps de vn divino Imperio, fon los que 
mas paájecen íus rigores, y vienen a 
haceríe trabajos Jos difcqtfos, y adver- 
sidades las ¿plicack>D£s. Affi íucedio 
¿ eílas tres Mufa$,nqu^ fiáviendo fido 
Jas primogénitas de aquel íqpremo Nu- 
men, a quienes dio lo$ myfteriofos 
jaoiiibres dr Meletcs, Mmm&, y de 
Aedcsv como fi no tuviera bailantes 
pofle.íIjqne$ de Cielo, qu¿ affignarJes, 
y no liuvieta en los tres Mojítgs de la 
harmonía fufkientes peñafeos que ha- 
ííi&P% permitió, que k olvida/ten de 

ellas. 



ellas, lo que no cohfíntíorcn ios Beo* 
cios, que no dieron culto, a otras al- 
gunas. Teítigos fon Cicerón, y Pau- 
íanias (6o) de eíla filiación* que refren- 
daron defpucs los mejores Secretarios 
de la Anciguedads (ói) y no fe puede 
dudarles lo authencico* Que culpa tie- 
ne la noticia de lo que ignora la ca-¡ 
rencia¿ De efta manera las ha reftituy- 
do aora a fu eíplendor la ocafíon del 
aplaufode vn Héroe, que todo lome- 
jora, y que es predio que haga cam- 
bien jufticia de canto con reílitucio- 
oes de influencia, fin que el elogio* que 
rehuía ííii modeítia., leexnbaraze la dií- 
uibucion que exerce fu entereza. 

Mas Oquanto arrebata la £*en# 
cion aquel Numen, que allí brilla con 
dos divinidades: y como que .nole baf- 
rafle vn lucimiento, ilumina con dos 
cíplendores! Prodigio es de los Dio- 
íes, y maravilla del Olympo. ¡ano es, 
que con dos roftros cieñe íoío vna ca- 
ra de verdad, celeftiai afrenta de los 
hombres* que con .v no tienen muchas. 
1 i i de 



(« 

Cicero hb. $* 

denacura De- 
orum. 

Paufatvías la 
Baroncis. 
{6 1) 
QuAnáo nec plu« 
tes ¡niti'j credi* 
Us tfft Alttfdi, 
ireUtum Psufd- 
nuemtnumcnm 
fcinus , Melé* 
ten i Mnemeni 
*s4izden>hoc cjl 
MeáitdiioyieWt 

Cántilendm, 
Cari. Rhodrfc 
ginusLib* i8. 
cap* §p 

Scnlnt Pdufa, 
nía* i n Exoticis 
frimos omnlum 
*A\qÚ fMus tres 
Mufjs fdnxiffc 
Cofi religloneo- 
foytere, Mete* 
líe», fríti*mtYi% 
•sfoedsn, 

Nata!. Ccrru 
Myrholog. Ii. 
br^ 7. cap. 15. 







8é malicia* En H rio es^ variedad, es 

augmento la duplicidad. Vna luz es re* 
forzada de divina, y vna gloría aña- 
dida de immortal. Numen Intenden- 
te y Subalterno de si niifmo, que para 
exemplo de Governadbres, con vna 
frente difeurre lo que ordena, y cen 
otra vé lo que Te cumple: que advierte 
lo que paila á íus efpaldas, y lo que 
fe hace detrás de fu noticia* Hiero- 
glyphlco de perfector Monarcas, era 
quienes deben cftar de acuerdo las dos 
per ion as de Principe, y de Hombre: 
y EmpreflY de fus qualidadesy puer 
con vna antithefts de heroicidad de- 
ben tener váidas la Jufticia y la Cle- 
mencia} la ícverrdad y la benignig- 
*>idád 5 el rigor y la piedad. Es vn Dios* 
iymbolo de hombre, a porque en el íe 
admira aquel compueílo de los dos> 
íemblantes de animo y de cuerpos ó 
porque, íegun los Platónicos, con dos 
entendimientos, ínfimo y fupremo, de- 
be atenderá lo corpóreo, y á i o cí- 
jnríuul* a lo humano y lo divino. A. 

que- 



^tella refplan deciente llave cíe oro cfct 
DÍtenta en la dicíha, es con la cíe 4* 
ne y cierra la ¡mmenfx carrera de/ 
Soxíiaco, adonde fin íu licencia no pue* 
le enerar el miímo Apolo co/? lucar* 
o: teftígo nueftro elegante Lyrico: 

Abra dorada llave 

Les puertas de la edad, y nucv* 

lANOy 

Pues entre Jíglos fabe> 

Que el tercer añ* ^¿rd* ti tjem* 
po cavo &£. 

Oy lo introdti&gá 'a E/pan * 

Be paZj^epdoyj de vifioria d%& 
mudo* 
Wcño, teniéndolo por dueño del añtó 
uíieron los Antiguos los eara&éres dek 
uroero de íus días eníu^dedosv Dios; 
fchivo de figtos^y aparato de pofte- 
dades) poffeedór de les iuceflos, y 
«urario de Us prevenciones. Retu-* 
> de la Eternidad, y Arbitrio ¿Haiiml 
icjmposj como que con vn ro$m 
lira nociciofo a lo pelado, y con otro 
tiende proy idéate á ií>ftiTOio¿Rey fue 

el 






>'¡ 






*í mas juíta y mas benigno de lalts 

4ta$ y* {obre todo, el que la hizo goza 

fcé la tranquilidad txm floreciente. Pe 

tóo£ue adorado por Numen de la Pa* 

y íu í «mp.ld fue et más fámoío de te 

¿ios lor que erigió el culto de Roma 

pues, como G fucile eidepofito de I 

flujecud, era q^i^ fo caraba la Gpn 

mordía. Abriafei por fu enemiga la fu 

nefta Guerra: coaioq^ic el Diosdexa 

ba las Ajas, pot auxiüax losEíquadjro 

nesj y con .otras dos, Ü&retes £ ds favo 

atendía a los dcícaaíosj y á ios ¿fj&jn 

phos, fotmmdg defería de h Paivl; 

miíina Guerra. Noble inftituto, qm 

deípues viciar w i&i c#nquiftas, ha 

ziendo fautor a la teligiofidaid de h 

ambición, con que el Templ0 era %m. 

facion del Capitolio, Puertas fatales 

q&e fe rompían con llaves de rayos 

y fe juntaban con cerrofos de laure 

les: foleainidad fojamente aeoftumbra* 

da tres vezes m todas las edades del 

imperio, 

íí-° ''■ P45É55 fjp* P^?á? ¿ayer mas 

pro»; 



proprío retrato ¿c vn Príncipe, en 
quien, corno en el uueftro, concurra 
tanto numero de g!oiioíasqualidadc$. 
Ninguno hi havído nías diedro en Us 
artes de ia Paz* aquellas, digo, qoe íoa 
arces fin arce, y máximas fin ma^icna: 
no pueftas a mano, fino brotadas de 
raiz en el «teffcéwfe de Ja Virtud; <ha- 
viendo fido S. E¿ vn Político pflb f 
que íe nació Ajaeftro deai míímo; isfo 
pudiendo obrar de otra manera* tiene 
fu mayor libernd en fu violencia, tii 
vi vi jo fiem pre con la Paz tan 4c puec • 
lis adentro de la mente, que es pt^ 
ciío que le íepa fus fecretos* 

Sobre todo ha tenido fiempre ú 
animo de S 9 E. aquellas dos frentes éo 
advertencia con que ha mirado a fc 
pallado como á regla, y a lo futuro 
como prevención, Affí h* pcr|Téi4o 
períeítamente aquilas dos viftasrcon 
qae ha atendido a lasoioticiaS que ía 
han dado los figles, y líos exemplós 
f|ue dexa a las edades: 3 dsíuerté que 
cada acción íuya e* vn nuevo laño 4e 
K k k he» 




turoiciéadl: y ée? gf bn^eircon I05 rc^j 

ii\o§ de dos -."eteri iid-adcs, la vna de i 
¡nftruccion que lo diiige, y la otra á 
la fama que lo iroirioualiza: aunque 

sé bien íe adviene* fu alto genios país 
(a -prevención.»- no neceífico fer ex 
periencia: nació íabtduria, para viví 

-acierto: iqúe el oto deíde que fué prcf 
clüeciendo, feí faéríquezay y la luz def 
¿t que fué movimiento, fué eíplen 

:*k)r¿ Pero donde püdier a haver teni 

jéó $. £. mucho roas que contempla 
cñ lo paitado* ha iido en fus ' Paitados 

.copo que han fido otra eípeeie de Im 
mortales, enquienes íe hizo naciuiien 

!to la virtud: Claiíe de Númenes, qm 
«o ha fido Profapia, lino naturaleza 

*$ ha parecido cteacion, no Eíiirpe 
El fucedetlos S.E. ha íido íuperatios 
ptfrque 00 to* feguiria, lino los ven 
cíeííe:- tiendo íu akr nobleza vn eqoi 
librio de hoíiofi^ea que» ii no augmen< 
ta a no íe iguala* potque note teiual 
Progenitor fi el que procede no ade« 

lanía Como ¿tal ^cedentc; y baífi, en 



yna 



vna Imitación- Je f rógrc(fcf>?fcrf fcfife 
cho heredar el exceder. PcnfanVienif» 
fue de Caíliodoro: Flus ■exigitt;rhiit$ 
honorttWy q-unda fine :te$<Mi0ne ramf 
pellituv>qui Mahrum <virtutmts ad~ 
monetnr. (6¿) Aíli con voa vm\x\ k 
dos hales de gloria mira can vna vife 
til «Jos ligios, a quienes ¡paga el fra>» 
bajo de haverlo formado, y con otu 
3 las edades, a quienes infttuye; per^ 
de* la manera que a los primera; ios 
iluftra, con la miíaro con que los fupe- 
Üí a los fegundos los alicata, con la 
mifmo con kpcdl los deíaiayaj pues a 
no darles ranro que aprender) les de- 
xará ociofo todo el excmplo i oa $l 
¡mpoíTibk de imitar* 

Eft.is heroicas pten Jas fon fas qoa 
fale allí a decantar aquella ímmou*l 
Muía, que fué la Primóle frica de rr*. 
das, la canora Metetes* qiue ha fabfU 
do vair en in hetmoío lenibiante lo 
pe^íátivo, y b gofozó: pues íignifi* 
cando \i Aleditzciotiy oliera;! l.a ale* 
gxia- Es mas, heroica ijufc icdas las dcj¿ 

mas 5 



Caífiod. Lib. 
j. fe mi. **• 







■ I 



.ti ñúí 



^d¡os tecnias* hace «1 3 canto elogi<¡ 
%ic los hfcfa©%^\v^ikitaio de las eí 
ffótmz&i aplaude^ ^angtita* xelébi$ 
y píed fae; «xa ka ios paila do, y attfcn 
ta á lo futuro, Por eftó fe levanta a aí 
4íiHfla «aquel Héroe, que fué el Aleen 
Cielito de Jas Leyqs, y el Fjindftflqfc di 
im Dcxechosf por qmm Roma ic ítí 
|*eco á Atheoas, trayendo enius fam<* 
-fot Etace ¡Tablas íci govierno. Entr* 
4os Saí>io$ fué el que con Ja expenen- 
qpiVdf las coftünabres, y de las fortu- 
nas atendió al énwlfe bsr íueeílbs y la< 
I^Hcidades, con aquel ^MxfeBü fmt$ 
Ide f u Oraeulo,tan acreditado por el f* 
moíp CrciTp. 

Pero loque masque todo ícele- 
Ifcran en $. E. el Dios, la Muía, y ú He* 
t óe, ;íbn^qqeUa$ dos i viífosy con que 
fu magnánimo corazón. Una d¿ afeó- 
tos, mira entrefus dos IlpÜres Hijos ai 
*jne de xa en el Oriente de fu gloria, 
y al que trae al .Occidente de^ ¿lie lm>- 
periov qus fetaníeaijcjantes íoio a aque- 
llos 




I!of «Jos gfanáes hermanos que fiíe* 
fon Ja mayor gloria del de Rema, y 
de iu famoío Padre el inclyto fcrni- 
lio, Scipion, y Fubio Máximo: Caf- 
tor, y Polux, que ¿mejor que los h¿¿ 
jos de Júpiter, alternan en dos Hemií. 
pherios fus reflexos: ambos iguales ca 
el cíplendor de fu grandeza, y en la 
veneración de nueílro culto: pero lo* 
grando d Perú ai que oy le iluflra,« 
picciío pagar fu luz al Sol que i\o§ 
alumbra, y rendir Ja adoración ai Nu- 
men que nos 'brilla. Haga la Eípaña 
alia .lo que Je toca: que acá la Ame- 
rica tiene bailante que hacer con lo 
que goza, y ha jncnefkr pedir algo 
de íus iniaieiUidades a íu Objeto, pa* 
ra poder cumplir con íusaplauíos: que 
no ha de quedar mal con fu &plétj« 
dor iodo vn Nuevo Gibe. A (Triólo 
podra exaltar can iluíke prenda de ía 
Principe, y vna prenda, que ya es ori- 
ginal defdc que es copia. Tan pro- 
pria, que parece que a S. E. lo arqui- 
rib por Padre, fcgun hace mérito la 
JlíI gene* 







g?BmdotK$u vtrtücffio es viia írnlt§ 
cíoot es vna comenzada identidad \ j 
vna ñutiente pefteceton. Es todo € 
He roe repecido, y iodo el Progenie© 
continuado. Por cito mereció entra 
en aqti:l Supremo Senado* que es vi 
Aícopago de Legitbdorcsj fiendo ca 
paz de dar ks Leyesen aquella eda< 
en que otros apenas to ion de recibí ; 
las difreccioaes. Que bien puede de 
cirfele con el Citec de Cordoyaí 

Generafa máncele* 

Almos luciente Phebo 

] A embidisríe ha falidol 

O quanto bebttM en tante efeuetá 

Govierno prudencial* pt efunda ef 
teda* 

Política divinal 
¡Vaticinio fue luyo lo que dixo Caí 
fiodoro de otro Joven Contejcro: qu< 
iluftrado eoa los blaícnes de fas Áí 
tendientes, entró en lajeas alta de !*! 
jdignidades (operando con las cana* 
fiel honor los prejudicios de la edad 
£ teniendo dentro áú Pxktttc de U 



juventud todo el Mcridir.no ííc U ma- 

duuz. (63) 

Rcíuclvan aora los Apolos dclRi- 
mac el Poblcma-, en que fe dura, i\ 
entre los dos Iluílics Jóvenes fue ma- 
yor obíequio de S. E. á íu Monatcha, 
traer al vno, paraejue 'merezca en la 
[ervfcio, b dexar al osfo, pua]ue go* 
ze de íu luz, en creynu Endechas Rea* 
les endccaíylabas, 

| FREMIOSi 

ti Vna fuente con fu Vctnwgatm 

z. Vna Bandeja /if<*. 

3. Vn Jz^afAte dt ' real&e cm rCvifi 



5* 



****** 



(«O 

f«//» Idude de •* 
r4f«5> fof e iam 
tnortérn luct cof» 
fl uus fume &*• 
friciatus t»pg* 
ria. tHa*u mu- 
ñus flenariuHt 
digmtatumi 0* 
f<í» i honoris Pi- 
fnlis aduli(¡*i~*+ 

{te ¡ttal'SfYdtia. 

dkia fnferaflh 
£> r matura ai $ 
tjuippe tu* muí* 
ti deber.t\tnirt 
menor ir, <ju'i itt 
*t4tt tener* rf 
ftcAlmui fectfst 

3. Umu %m 






as. 









ASSVMPTOXI. 

NEPrffiO, TMNEMBS, 



VE fórrente de candi- 
dos fulgores es c] qu« 
adorna al Ñamen» que 
íucede a Jano, y lo ha- 
ce cotno vn Soldé cí- 
plendidm aibor.es, con vna Aurora en 
cada reíplandorí Parece vn fragmen. 
jo, que ¡fe ha defprendidó del Cielo 
erjíiajino, eo # ,que fcrilla Ja Juz liqui- 
da y iaHfa, y t(lá mas propagada allí 
donde íe vé mas derenjdj, parecien, 
do a vn mifmo tiempo Ja acción, y 
la marerja «Je la claridad, JE1 aparato 
es de Neptuno, que ceñíéo de «urca 
Corona, y empuñando el malina Tri. 

íulco 




íulco <fc vn* Tridente; es el Jupfrcr 
del Mar. Sebeado íobre vn Cairo la¿ 
brado de las mas preciofas Perlas del 
Erirréo, tiene por peaña de íu$ pies, 
vn traoíparcnte Globo, que con on- 
das de diamante es vn Vórtice de Iu- 
mino/ldades, que tiene lo incorrup- 
tible « lo voluble. A fu Udp aflifte 
Neréo, Numen fubaltcrno de íu Imj 
perio, y Padre de fus mas bellas Nyrnj 
phas: k quien acompaña ei fequito 
marino de Tritones, que coronados 
de roxos Corales, y oftentanda los 
retorcidos nácares, que les firven de 
tuílicas Lyras, tantán bien cí íonan- 
tc genio de íu Patria, en los ruydo* 
ios concentos de íu mufica, refacas 
ác harmonía, y embates de canto, que 
ion reíonante naufragio del oy do. EíI 
5n, por concurrir allí aíe&uoíbs, 
Qjiavtos las aguús moran 
Antiguos Dio fes, j Deidades nuevas 
Por las ondas, que doran r E*7 

Los rayos de 1« /«, dexan fus cutí +£i¡S£ 
&as.(*l y Caoc f4 , 





Vio eíla Em- 
foxaáa a S. E. 
*IS Rey üm 
Sarlos i i. | a 
qual no aduó 
por ha?er pá- 
rectiio eonvs* 
nmoce reducir 
fd al empleo 
<j« vn Eraba. 

tatios II. 



encargos Je la MageftaJ: ¿orno f e r 
conoció en el de Enibaxador de Po 
>*gfli («jaque fue deftinada ía P< 
«tea. Y vna vez ya ceñido S. E. c 
la Ohva por ¡a mano fuprcma de | 
i ■«, no ^iYo foliarle de f u í cno . \ 
*Jh £ le gl do por Mayordomo de i 

Keal Mlka *> ^ 1« es el mayor pn 
«uo, comenzarla: y en q ae cl "L 

¿o del Principe ea d combate, y & fc 
conqutfta que fe fea de obtener. A«< 
¿e cumbre, qne fe cfludia a|lj ¿ OIuJ< 
le acaba de pofleer. Haviaíe antes S. % 
aplicado deídc fu mas tierna juventud 
a aquellas íüHímcs noticias, que 1« 
Aíathematicas minifiran, para alunu 
«*« el an,mo en todas las íendas de 
la Guerra y fc Política. Affi puede de- 
otie, que es S. E. VQ Herbé vniVer. 
*■! en todas las Ciencias dfi la Fama; 
Poffeycndo la generalidad de Arifiip^ 
po. y la c«mpreben/ion de HadfianoJ 
Quedad, h mas necelíaria en vn gran- 
de Goyciaador. A otro* t> fl fl # íer f<* 

i 



losrcíU de& íer multiplícalo: píín^ 
c/ipaJmente en vn Hitado, que es pre*- 
tilo hacetto, para governarloj y que 1 
aunque no tiene guerras <te Payíer 
confinante*, parece otras de pizqué* 
ó fatigan, y neccífita de iríe muy?' 
[lando, para mantenerle. 
| A decantar etta íupetiof compte* 
Ttnfion de S; E. (ale alli aquélla her- 
aolV Muía, que íiendo la fegutída hi- 
t en orden de Mnemaline, es la prí-i 
ñera en la femejanzsi porque es 1¿H 
jue con el noimbí c dé MneiDesj fig- 
líüca la mifiPa compichenfion o iá 
Vjemoria. La Adminillr^dora de to- 
lis las xfpecfe-l, y iá Tíieíoréra de ro- 
las las noricus. Parctónka E(puDÍad¿l ; 
lotendi miento, cuya hija es la .-Razón* 
^cuya decendencu Í0ít Jés^enía- 
tvientos, Imptimei y dffcurrélpiníá, 
i cria. No es aquella itiaterial, que- 
s íoló vna Eflatua de imaginación, 
f vn Phantaíma dendea, que* parece 
lina, y es cadáver dcAddcutío;Peró r 
[uitsn es aquel 1$-tomm*&%^&kttá0fr% 
N n n de 




■ 



■ 
- - . 

i 






Fn el ano de 
171». recibid 
7 dcfpachd S. 
£xc. por cipe, 
cial ciñen de 
5. M_ dorante 
la Aísiftcncia 
de Sevilla? )¿ 
Flota del car* 

fo de D. A-iu 
*es de Arrió- 
la. £i> «¡ de 
7?t. c*pidi<> 
h del e*rgo ác 
1> firan de V- 
billa. Y en el 
ie 715. reci- 
bidla primen 
que ha vía coa- 
éu£¿d&Ajrrió& 



Heluégo V0 rtlpUnéot áe U prccencíl 
h auchoñdad de la grandeza? Paic<¿ 
o el Padre de la V iuud, o el hijo de | 
doria. Quien puede Ut $ fino el gran, 
¡de Thetmílocles, que lo fue de Athe« 
m** 4e Grecia, y de la E uropa-, cuya 
vaftidad de animo, y cxrenfion de pny 
dencia, defde fu juventud fue la rna* 
tavüla de fos Sabios. Por cfto te levani 
ta allí 4 cortejar á aquella Sobemna 
Müfa> que fué íu inípíracioin y en 
compañía de aptaufos a celebrar dig- 
namente a nuestro cxcelfo Héroe» ha- 
ciendo fu mayor elogio de fu wayot 
íimüirud. 

Pero to que íobre todo exalta» 
ambos, fon la* acciones que admito 
Eípaña, quando no contento con to 
^Pe lafervia en fierra, palsó k domi. 
nar en et Imperio del tnílmo Nept^f 
no, con los recibos de dos Flotas, y 
íoidelpacbosdcotravdos, (*) por An- 
gular orden de.fti loviao Ütieñcnen 
que puede dudarle, fi fue mas difícil 
J<P^? .fes Vttas, <jue expe du jas otras; 

fíen, 



¡endo tan ár3uo enfrenar el Occfllío} 
:omo impeler el Comercio; campo el 
rno de fraudes, en que eran las playas 
3S términos a que íe havia de ir, y 
is puertas que íe havian de cerrar*, y 
ielago el otro de negocio*, en q eraqi 
:>$ hambres las ondas que íe h^vian ; 
e mover, y las rocas que íe debían 
iperar. Aífi fucS. E. como vn nue« 

lafon, que recibía y deípachaba. 
fi cada Nave vna Argos para el ve- > 
oeino de oro que iba a conducir. Fue, 
la vna fupr erara Caminí flíonv que le 

í dio durante el Govierno de Sevilla, j 
n excmplar de erro algim Aííífteme;* 
nque eta también fio cxemplar tai 
>n fianza» De efta fuerte fos grande* 
cargos ion empleo* á vn tiempo^ f 
eo Hipen. as; porque llevan anees del 
¡ladro la Corona; y la carrera no ha* \ 

1 masque devengar el - ptemksy e*i J 
b es «xas gtoriofá. Llegó S* E. et* , 

vi tima? de eftas funcione* al ex- 
emo de manreneríe en JW primer* 
iAvc aílakado de y na morul c tafee* 

»w 5 







^lrlabio, era ceftjgo del choque que 
^U^Sli a el Corazón: ticti que podía 
* cfexif íc* qti e era vti a (angre de fide« 
IkUJ aflojada por el ai dor del zelo. Le 
cjné;mas detaó¿ ydefoedi íienipre ad« 
imuiioi es aquel eftaf las tábuftezes de 
t| vigilancia dentro de las debilidad 
des del j níülto^ Eílp fue hazer vi tai el 
iiefgo* é i nmotí alizar «l accidente, 
Meaos es morir por la Patita, xjueel ef- 
Ut mwimdoy el {ervirla* porque alia 
lejáo íe neeeüka el corazón; y acá el 
cor 470 ri i y la catea, fifte fué el áu« 
ge de la dnayof fineza do vn valía- 
la. Cierio <juc liaren cofas las^ leal- 
tades, que no las execatáraxi ios ¿déte 
fechos, Hecho heroico* que fíemprc 
lefidca i a Fama a fu ouydado; que a y 
acfcioises, que echan clgdpe de la mb$m 
md¿i> paraque no piíedaiv fialif man* 
cade Ja GIoíí^ Afli fué preeife, quevi- 
vietíe, quiewaidcnaba;|>or ia^aluxl pu- 
blica: 1 a q ual eo n * n* ^eofití poflden i 
ci* i^Mj|i^i^lid^4 %o$eeia i Ja «jms* 



■ 



san- 



tanto fe importaba. Recibir para fui 
Soberano el tributo de vn Rey no, 
y poner en (us aras la obligación de 
|a mita 1 de vn Nuevo Mundo caá 
repetidas sezes, icio pudo fer <on«j 
fianza digna del mayor amor, y pro* 
porcionada á la mayor integridad; 
Manejar tam continuas codas las im- 
portancias de vo Ophif iolo pudo 
rncatgarfe a las vigilancias de vn H14 
rám. EUo fue verdaderamente irnpci 
rar en el Mar, y haceríe obedece! de 
m Neptuoo, queíegun muchos fue el 
primero. qoe tormo, ycuydó las FícnJ 
:xs de Saturno: allí lo tíixq el Principe 
ie los Mithologos* Lmper'mm AáarU. 
Ucittm attnbutum fniffe Ntptum* 
jtta ptior tile CLAsSEM injimm 
¡cent, cut Satamus COMMISSff 
umm m«ruim*rum impermm. (64) Ú 
eílo fue hacetíe eterno en íu inconí^ 
rancia, como lo logró el rmímo T he* 
tmítodes en el de Salamina: no fieinr 
do menor acción la de vencer i ton 
poíliblcs, que la de derrotar exerci* 
O o o tos. 



■ 



Natsi. 9 o * 
cap. túi&fcac* 











'Mrt 

ilutare* Ifl 
ThemiftocUr 



|| 



¿rtH 

■ I 

.1*6)' 
tJem Plut&rc; 
vbi iupi au 



tos. Gloria fue grande de aquel He 
roe la : compre henfion de aquel célcí 
htc Oráculo que mando srlos de A¿ 
thenas couíftuyr vn muro de ma'deí 
U en tu defenfo r entendiéndolo- poj 
los Vaxelbs que -fjbmám >(¿¿)"y glotii 
grande fue la. del Excelío rvueHro eq 
executar imravillofamente los repc- 
tídbs 0*aeuk>*defu Augufto Numen 
cu las fHkmm que guar daí>am,> no va 
corto Reyno* lino vn Ophir immen* 
ío de tiqurzas; Blafbii he finguhf 
de aqüefc Kcroe h ¡níigne aplicación 
«Jiie fiempw tuvo al* Mar naífedando 
a el los cubados de la Tiernu to* 
t*mqne VúemtiMafzmtommo* 
davtt: y vinculando* a Adrenas ai 
Puerco del Pyreo con que augmento la. 
grandeza del Pueblo. Ima fcbtm an* 
mxmt Pyrm^M umtmjífari, cf U & 
^^'«W«#lí Si E. fe 
aplicb^haJlá exponer U vida r a los mas 
vtólesa&nésdej Mar, enriqueciendo, 
no vnaGitidadj fino rodo vn gran- 
de Imperio.. Aquel fue vn idolatra 

de 



cíe la atiíbUíon mas vsfta qtir fn píe. 
lago: y mu (tro grande Héroe el Nu* 
dcíí de \té modedia que tiene toda 
Iü i-nmrntidad en íu eñrcchez. 

A vn Mar de üalzes en voa 
proporción de immencidades correU 
ponde también vn Mar de aplkuíof. 
A efta coroprehe nilón, a eíW accio- 
nes, a aquella Angular y repetida con- 
fianza, á aqud ardiente y diedro ze- 
ta, a aquel extremo y glcíiiofo pelí* 
gro, O Phebos del Rifftac, prevenid 
Ibs cantes mai ídttorosv Mucho es Ib 
que ay que decantary pero mucha 
puede dar el ínfluxo del objeto, y 
mucho puede alentar la gloria del 
premio} que en fin cow -harmonías 
de oro, no ay Lyra que no fuene he* 
Püictdades.» Eftás k han de aplaudir 
en vn Romance Endccaíylabo de 
treinta coplas. 

P RE Al IOS. 

i. Vnti Palangana itfr. 

z. Vna Salvilla con fas Vafes. 

gy Vn J&*f*te ¡finado* 

AS* 








HmmmmMmmM 

g$* ******** **[$: 

1 

ASSVMPTO XII- 

FROTEO, T AEDES. 



Arccc que en vna foccefij 
fioa de marítima grande- 
za, donde acaba vna cq* 
mieiua, orra, y que el Im¿ 
perio vndoío, Phenix de Océano, 
fenace de íl roiírno, ó íedpplica de 
magnifico. Que mucho? fi las'üeidar 
des que le pueblan, le iluftran, corno 
Aftfos de fu Eíphera cryftalioa, o co- 
mo Di.oies.de] Qlyjxjpo de las $guas. 
Pompa es, que continua el Dios, que 
alii termina toda la ferie decíle Con» 
gieflo mixinio de gloria. No pudie- 
ra ¡ct otro, que el grande Proteo, que 
■c* el Priado de ios Matmcs Numc- 




?2A 



fiÉS, 



íes, como hijo Primogénito de Me*»- 
uno, ó del Üccaiia y de The*ys. Y; 
un ette es blafbn corto* íí íe acieru 
íe á la no mal fundada opinión de 
as antiguos, que coníideiaron al A- 
ua como vn liquido folar de la Na^ 
uraleza; íiendo el cencro y la circun* 
ciencia de íu maquina, y la cupuU 
el Ara de fu Templo: razón* poc 
onJe adoraron á e(ie Numen, com^ 
I primer origen del mífmo Vniver- 
K tjae eíío vale íu nombre en el 
dioma de la Grecia: por donde no 
altó quien lo hizieííe el mas anciguo 
le los Dioícs, y el dueño délas lia- 
es del Océano. (67) Con todoefto, 
n otro fenúdo, loconitkuyeron Paf- 
or de los mas preciólos ganados de 
sleptuno, (*) que es el myíiico m*c v* V tm '* r¡- 

t * \ ~ 1 «i mor as. 1 \t%rnum 

n qus a'fifte, oftencando el cayado co* Eálu (mu 
no cetro: fytnbolo de übios Princi- 
>es, y de Governadores excelentes, 
1 quienes por efto llamaron Palores 
le Pueblos Diilm eft 'fai/fe Fhocai 
urn ctifloSp&Pafior, qula lóenme 
P p p . miz 



Geífantem cit¿ 
tas fsUgl • te 
máxime Protei 
Pttfce Vcfo* ¿ 



Orpkeus ¡a 
La* Phoca^e 







Na^i. Com. 
7- c. 3. 



f<9l 

Tt^et tntm 
Tríceps »oa 
rnirms lalntis, 
fuám rttmm >tt- 
fitmis fuoru Po* 
fulorum ejje Jlu 
dio/ui. Qui f 
mm detonitndo 
grege tintum tt 
tccidendo [ofici* 
tut cfttnonPof* 
tor, fed lupus tt 
Utrt ejl ¿>ff* 
Idnius. 

Ídem vbi iup. 



rhimis ¡wperavent, nam Rega, i 
Principes Popuhru Pimenas Laooo 
¿inttqui vocarunhhoc efi Populo} un 
Pajiores: (68) como que debe lele 
vellón en, la grey, depoíito, queguar. 
den, no ya riqueza, que dearozen 
haziendo, que fea embidia del Lobc 
la rapacidad de la tixera. (69) Porefc 
to deben bien guardarlos con el Al- 
vo del exéplo, y dirigirlo con el caya. 
do del govierno} darl.es el parto de la 
abundancia, y defenderlos con la hon. 
da del poder. Affi parece allí aquel 
Numen: pero es milagro verle in- 
mutable toda la Deidad: porque fe Ale- 
le allá mudar defuerte, que teniendo 
a fu mandar todas las formas, es va 
íeminano de Númenes, y vna offi. 
ciña de transformaciones. Iluftrc A- 
legoria de los diveríos accidentes á 
que le debe acomodar, l a Prudencia 
de vn Govemador, y aun mejor.de 
tpdas las heroicas qualidades á que 
debe apücarfe fu magnanimidad, y 
entre todas á la de ja Magnificencia 

con 



^QB 



ron que ha de hazer fobrefafir fu luflre; 
/ircud privativa de los Principes, 
ompuefta de tamas formas como de 
jrandezas: y adorno proprío de íu 
nageüad, que en los Egipcios Reyes 
lie tan vario, como las formas de 
os Diademas de que le ceñian, ya 
le U íoberania del León, ó de la fuer-; 
a del Dragón, y ya de la fecundi- 
lad de vn Aibol floreciente, ó del 
fplendor de vn fuego laminólo: Re* 
;ia coftumbve, que fue la alcuña da 
íta rara idea. (70) 

Es la Magnificencia de los Princi- 
pes la madre del reípeto, y la Alcen- 
lientc de la obediencia. Es vna ale- 
xia de terror, que con lo que regoci- 
a la villa, atemoriza al corazón: por- 
|ue al que puede hacer mucho, mu- 
hoíe venera. Que otra cola es el Sol, 
ino vna Magnificencia de luz, que 
on lo mifmo que ilumina, ciega; y 
on lo miímo que calienta, ábrala. 
>or efto brilla fiempre cfta virtud en 
as infigaias de h Mageftad. Maxi. 



(70) 

D)oÁ(jrus StCU* 
lus lih i. rr.ove 
fui /Je Regum & é 
gyptíorum fert* 
hi*p >f ffhrem 
¡ártcm Trel leo* 
nisincafttegef* 
tárente V/ d^w 
ctnlf* ~Vf/ albo* 
r/<, atque ignls 
alljttdndv for* 
man: Diadema* 
ta tnciderentur* 
e¡uod ge ¡lamett 
erat frí»cip<<- 
tus infigne. In* 
de foftea-fitiu»* 
fuit 9 <jHoáPROm 
TtVS Je in^a~ 
rias formas co* 
mtiiaret* 
Natal. Coxtíí 
loco citaco» 








mies de !a NituraldzS que h enfe* 
fia en codo lo iublitne*La frente de! 
Águila, y el cuello de León, Magni- 
ucencia ion de pluma* y de guedexa, 
La altura de la Palma y del Laurea 
grandeza es vegetable délas Plantas, 
Pero no por eflo debe confidei aríe tan 
generóla prenda, como vna prodiga 
de fus realzes, fino como vna difpen- 
í adora de íus pompas. No debe fe< 
como la de aquellos perdidos Pode- 
rofos, que consumiendo en íus ícbcN 
bias fabricas las vidas, ola faogrc.de 
los pacienten Pueblos, hacen otros 
marmoles de los vaííallos, y formar* 
otras fuentes de ius lagrimas; ni co- 
mo los miímos que engieren aque- 
llas vanidades celebradas, que, para 
íer Maravillas* fueron laftimas, y par 
- r*l ra íer (epulcro íe hicieron cadáveres. 

S §, SS SS Süs 8 aftos ™ h * n de ^ «>mo los de 
gaftó 6u n?i» aquel Monliruo coronado, (•) que 

í?cüd« 7 cf«rS **«<{• immcofidad con el delor. 
^oclcdwóTL den, haciendo profufion de pocos 
meíes cafi untos miljobcs como días; 

ni 



be rio. 



mass 




nt como los del otro cfelldoFo; (*f 
pe comia Ciudades por manjares. 
Que imagen puede haver mas 
>ropria de nuettro excelío Principe, 
:uyo zdante genio lo ha hecho vi» 
plante Paftoí de tanca Política grey; 
juantos han fido los Pueblos que ha 
guiado coa el íilvo de fu virtud* re* 
jido con el cayado de fu prudencia, 
I mantenido con la abundancia de 
u providencia, haciendo riqueza fu* 
ra U opulencia de los íubduos? Qyc 
alentó íe ha íabido acomodar mejor 
tas varias formas de los cafos, y de 
as expedientes? Que efpiritu aplÍ£ar-£ 
b a la$ de todas las qualidades mas 
leroícas? Pues fríe buíca el roílrodc 
u prudente Juicio, fe da con el de fu 
'oíante Píomptitud: íj fe va a verE% 
refencia de fu auchorizada Severn 
lad, fe encuentra con la de fu blan« 
!a Piedad: íi íc íolicita el femblan-; 
sde fu mageítuoía Gravedad* íc ha- 
la el de íu benigna Afabilidad: il fe 
[cica admiiar fu integra juftici^ í* 
qqq ce- 












Celebra fu clemente Equidad: y en Ü 
íl le ¿nquieíe íu heroica Magnaniroi« 
dad (b Dios! que divérfidad! ) íolo (c 
coge íu retirada Modeftia. No esef 
tofer vn Procéo admirable de virtu. 
des, que, fin -latir de ninguna, íc va. 
lia en toda^ íiendo vn todo dclai 
heroicidades Angulares, y nada de las 
comunes excelencias? Gracias ion ci- 
tas vozes que da éfte Rey no ( no a S, 
E. , que no es dueño de ellas, fino 
con 5.E., que es el deudor ) al 
Supremo A uthor de los cekftes do- 
nes, que obra mifericordias de purea 
zas, que a vn tiempo fon* quatidadei 
y milagros. Preíente íon, qué es préci- 
fto mollratlo a las Edades en ¿I apa-* 
lador de las Virtudes. Seguro efta eí 
elogio de que Cepa todo efto S.E.y 
aííi quedando entre la Fama y los ó¡« 
dos, no puede tener talle de lifonja, 
lo que íolo tiene parecer de cxemplo. 
•**' Lo que aora (obre todo ad- 
friira, es aquella incompatible vnion 
4é ifu ktcglid^d con íu Magnifi- 



'33 



cen- 



cencía, que al tiempo que fe apli- 
ca á codas las formas de íus real- 
jes» no íc acomoda a ninguna deíu 
manutención: Cielo de gr;mde2a, que 
no admite nubes de interés; Océano 
de luftre, que no recibe tíos de új 
queza; Llama de lucimiento, que no 
tiene pábulo de obíequio. A (Ti imita 
S. E. la fingular grandeza de aquel 
Principe , que puede decirfe que 
fué el Aícendiente de los Grandes,/ 
el Tronco de los Magníficos, el fa- 
mofo Xerxes, que havienuole ofre- 
cido aquel celebre exemplodc rique- 
za, y de liberalidad, el iluílre Pythto 
(que havia dado a fu Padie vn Ár- 
bol, y vna vid de oro) para la pa- 
ga de fu Exercito dos mil talentos de 
plata que hacían doze Millones nuef-í 
tros, con mas quatro de eflatéras Dkj 
ricas de oro, menos fíete mili agra- 
deciendo el animo, repelió la ofren- 
da, mandando, q fe le dieííen las ani- 
mas fíete mil que le faltaban a! cumpli- 
miento de aquella a^rea (urania: (71) 

Aíli 



Herodot. la 
CJio. 




r Aífi logfo Kácef, qué Sun la táayofc 
vrgeñria no pudieíTe atar las manos 
¡a fu Magnificencias y fin recibir las 
oblaciones, (upo mantenerle codo el 
cuíco. 

Aun no fe le ha acabado al Sym# 
bolo toda la imagen. Tan Ungular 
entre todos fingieron aquel Marina 
¡Numen, que defintereflado de las A* 
ras, Tolo fe fixaba en ellas al fuperior 
precepto del Deftino: y que otra ca- 
ía mas notable fe ha hallado en S. 
E. que aquel dcfaíiiniento con que 
dexó de aceeptarel Virreynatodeefr 
ce Rey no, hafta que el orden íuptei 
ffio de fu Invióto Dueño le fixo 3 co« 
ii*o la mas viva copia de fu luz, jfad 
bre las Aras de efte immenfo Tem- 
plo. Hizofe ( digamoílo aífi) Preten- 
diente de fu gracia el Cielo* porque 
era conveniencia de la Suerte íu conr 
curio: Rogó al facríficio el miímo 
Numen, 'y fue preciío que le conce- 
dieíTe todo el fuego, Y aífi pudo de- 
cirte de í&afy. lo que unco aplaudió 

Claoj 



. ■ .. ■ 



Cíáudíanó del Grañíc Thcodofío: ci- 
to es, que mereció imperar rogado: 
meruit regntte rog*tu$. Y lo que can* 
\o de el miímo celebró Pacato: Orat 
rece te dominas meus, orxt cae te do* 
mintií adbnc tuns> í5 qwpojet cogeré; 
manjult impetrare. Repelióle, quando 
podía parecer exaltación propria, y¡ 
¡e admitió, quando era bien nüeftro, 
rlavia de concurrirá la felicidad de 
Lima y de efte Imperio el Quinto de 
os heroicos MENDÜZAS, que k 
lan regido, con e! Quinto de los Aei« 
>uftos PHIUPPOS, qué lo han do¿ 
nmado> con la gloriof* circuriftancii 
Je haverfe fundado Ciudad, y A- 
;henéq a los aufpicios de otro famov 
II Quinto: conque bolviendo en di; 
tha lo que fe dixode la deígraciade 
los Sextos para Roma. Sewpev ft*b 
Sextis perdita Roma fuiti en vna an- 
tkhcfís de fama puede al contrario 
iplauditfe aíli nueftra fortuna. 
Qutntm PHILIP PVS, CJROi 
> LVS. 

Rrf MEN 



ItíENDOSirs fyfc 
Sempet Jnb Quintis indytá LirnA 

No podía la Piedad divina, ya ma 
tiifeftada, dexar que- fe ialieílc cor 
íu ícfíílcncia la moderación. Arduc 
es el Carrodc cfte Vallo Imperio 
Grave ts la carga de etfa immeníj 
Efphcra> pero es mas diefira la rien- 
da del Auriga. Es mas fuerte el hotn< 
tro del Atlante. Demás, de que aquel 
no neceffita masque de, dexar def 
caníar de la codicia íu terreno, y cí- 
tafoffegar íu Cielo de la turbulencia 
; Y eflo es para lo que ha deftinadu el 
Cielo la pureza, y la benignidad d< 

A decantar cfta invariable va. 
liedad de las formas de las mas gene- 
rolas quaiidades, que íe han aplaudí* 
do en S. E. , a hacer v na compilación 
de cantos y virtudes, v eípeciájmen- 
te a celebrar, la de íu alta Magnificen* 
<ia> íe levanta gozofa aquella, iocly* 
ta Muía, que ficado la vJcima en ti 



fefjrfi, h h priirera rn U grande? y 
c harmoniofa Aedes, que üet ilion- 
Jo el canto heroico, íígn¡fi¿ a lüitobk* 
a líumoítalidaJ de los Hcíocs y U$ 
Dioles Las otras aplauden cada vna 
n virtud, elU las exalta t das, y can* 
:a hállalas mifmas Muías que can-" 
:,n a codos. Es Muía Reyna que in«» 
fhiye harta, las niifmas influencias/ 
:on Lyta vniveiíal polke abíoluta 
melodía. Por eflo en vn circulo de 
cicrnidad lo que en congreílo un di* 
vino empezó Cielo, acaba Gloua. Pot 
i ño la acompaña aquel varón iluftre, 
que en la mageftad de lu prcíenua 
manificila íei el heroico Lucillo, que 
fue ti Principe de los magnifico*, f 
el Maefttode los Grandes* que iupo 
concordar el mavot definiere** con -U 
iwaypr grandeza, y hacer, que lo que 
podía parecer extenía profution, tuet- 
fe tallada liberalidad^ a qu t en per efio 
llamaron ti Xttxetto^da, y pudina 
deciríe nujoradoj perqué iras de lo 
que ei ouo hizo de Itnperaute» exe- 

cut$ 




PI«arc.¡nU, 
eullo, 



éutócílc particular, fondo l a maye 

gloria de Koina, tener Ciudadanc 

mayores que Reyes. Tan erdenad. 

en fus magnificencia*, que teoia aílig 

nadas a las Salas de fu Palacio las can 

tidades que en cada vna fe havian di 

gallar en fus corobites, como íucedii 

tn el que hizo a Cicerón en el Gabi 

neto, que llamaba el Apolo. (72) 

'■■ Mucho os da que pedir efte AÍ 

fumpto, O canoros Héroes del Par 

naflb Liaoano: pues tiendo el que loi 

cierra y los comprchende iodos-, como 

que es vnextrado de fus Virtudes, y 

Vna Corona de fus glorias; es preciíb, 

que vueftro Canto las contenga todas, 

Y a/I¡ celebrad elle concento de pten. 

das y acciones de nueftro excelfo 

Principe, y eípecialmente la de fu 

Magnificencia vnida á fu Pureza: A- 

gradeced la alta fortuna de fu aceep- 

ración al Govierno de efte immen-' 

ío Imperio, de que fe hizo Atlante, 

para hazerlo Culo: y deferibid la 

grandeza de l'u feliz Entrada en efla 

C¡u? 



Ciudad, como que fue la maravilla 
de las pompas. Y tocio ha de caver 
en vn Panegyrico Latino de quaren* 
ta veífos Hexámetros. 



PREMIOS. 

i. Vna Caxeta de oro: 
z. Vn Vcvvegal dorado* 
3. Vna Salvilla con fu Floripondio* 
y fu Doblón ptra /rio. 

f^EMJOS VE AVEm?%E%0& 

T\ Aran fe dos doblones a cada vno 

de fas Aventureros > que cowpu* 

/¡eren en elogio de fu Excelencia en 

efli lo ferio y o jocoserio', como también 

al que traxere la mejor Tarjado la 

peor Poefta. 

ib 

<§£ 4> «*• & <& w w ¡ . ? 

5s$ XEj 




LEYES DEL CERTAMEN, 

ESTABLECIDAS POR APOLO EN 
ia Junta de las Mufas. 

Ley primera. Qw no fe excela en /oí 
premio?. 

POR quanto conviene reprimir la 
codicia Poética, en hombres, que, 
por fu profeífion, nofaben loquees 
plata: Mandamos, que no fe puedan dai 
dos Premios de primero lugar § vn mifrua 
Profeflbrj ni aplica rfe a alguno mas que 
dos, 

§. Ley \y Que en las Glojjasfe obferVejtro* 
priedad. 

Por quanto es neceífarío, que fe mantenga 
buena conefpondencia entre el verío 
del Texto, y la GloíFa} y que aquel no 
quede torcido de palabras: Ordenamos, 
que ellas fe conferven en todas las fig« 
nificaciones, que licitamente pueden te* 
ner, y cn^ljentido afirmativo en qu« 
fe háílaní c ~ 

Ley 



eos» 



Por lo mucho que importa a la Repiifel'caj 
que fedelUerren los abufos de la Lcrgua 
Efpañola, prejudiciales a la buena Llo- 
quencia, y Potíia; Mandamos* qu? íe 
quiten, aun en Afluniptcs locefos, los 
falto* Ecuivocos,que piometen dos lig- 
nificaciones, y cumplen foló vna, que* 
dandofe la otra en el fonido material 
de la dicción. 



$, Ley ¿v. Que fe trafique por ks cami* 
nos ojales de los JJjumptos. 

Por quanto de extraviar delasferdasveí* 
daderasde los AfTumptcs, fe cae en pie* 
cipicios de Veilo, b pierde ti camino 
la CompcGcicn. Oidenamcs, que ti que 
no fe conduxere poi ellos, pkida tam« 
bien el Premio. 



S. 



Ley V. Que fe caftxguen los hurtos de yer* 
fos, y falfedades de ejlilo. 

Mandamos, que Te deftíeneft del Pamaf- 
fo los que en cfta ocafion fueren cogi- 
dos 







\ 



d$s par Piratas cíe Verfos, o Plagia ti 
de Compoílcioness los Fabricadores . 
palabras huecas fin alma deconcepte 
de fentencias faifas, y metaphoras fut 
les, fin pefo, ni medida: y afli mifn 
los que vfaren hablar de Officio* o Ciei 
cía, paraque no tuvieten inteligenci, 
o titulo: pof los errores que de eño 
introducen. 




f M Ley y). Que fe entreguen las Toefias coi 
forme i la coftumbre. 

Mandamos, que las Poefias fe entregue 
fimiadas, y cerradas} con ctro crafla 
do puefto en Tarja bien aderezada: pe 
M, deqfin efle ademo no ferán cono 
cidas del Pamaílb: por quanto no ac 
líjíiimós tan pobres á los Poetas^ qu 
tío puedan coflear por Í0 menos vi 
Laurel pintado, 

í- ¿9 %% Qj** feprtfenten ¡as Compificé 
ms de . tro tíij termino. 

Ordenamos que fe entreguen fas Poefaí 
al piefente Secuta rio^Idia 30. deSep 
titmbie ormino que fe pone improro- 

gabic 



■abtej y q«e Tera Tata I a losmalos Í£ne- 
rios.eftando advertidos, que no fe dar» 
reftitucion del lapío^por quanto no han 
de gozar de privilegio los menores. 



& ?m ?tf iw w w í wa« W ?* «W 9K 
JVEZES 

LOS SEÑORES 

i 

DO&or D. Alonfó Eduardo cíe Sala* 
zar y Zevallos, Abogado de e fia Rea! 
audiencia, del Tribunal del Ccnfufado, 
MTeilcr del Cavildo, Jufticia y Fegimien^ 
10, de efta Ciudad, Cathedra tico de Viíl 
)cras de Leyes de efta Real Vniveifidadj, 
\ íu Redor. 

Dodot D- Jofephde Santiago Concha, 1 
fel Orden de Calatrava, Marques de Ca- 
aconcha, Oydor Decano de efla Real Aw 
dkncia. 

Dofloi D. Alvaro Cavero y Francia, 
Dydor de efía Real Audiencia. 

DcClor D. Gafpar Peres Boeíta, Oy* 
fox de cfta Real Audiencia. 







Dcflor D. Jofepfi Ignacio Aviles, <Sy< 
dor de efta Real Audiencia. 

Doftoi D. Gregorio Nurles de RoxaSj 
Oydordecfta Real Audiencia. 

Do¿lor D. Pedro Brabo del Ríveroj 
Oydor de efta Real Audiencia. 

Doctor D. Thomas de Salazar, Oy- 
dor de cfta Real Audiencia, y AtTeífor ge 4 
«eral de S.E. 

Doftoi D v Francifco Ortiz de Foron* 
'da, del Orden de Santiago, Fifcal del Cri< 
men de efta Real Audiencia. 

Doftor D. Pedro de León y Efcañ* 
f don 3 Fifcal Proteftor de efta Real Au« 
diencia. 

Doftor D. Pedro Jofeplí Bernjude2<fc 
!a Torre y Solier, Alguacil Mayor de ef- 
ta Real Audiencia, y Decano en ambos 
derechos de efta Real Vniverfidad. 

Doftor D. Jofeph Borda, Contador 
del Tiibunal mayor de Quenras. 

Do&or D. Juan de Verga ra y Par- 
do, del Orden de Calatrava, Contador 
IDayor del Juzgado de bienes de Difun* 

tOS, 

Doftor D, Andrés de Munibe, Arze- 
dianodedb Santa Iglefia Cathcdra! 3 Pro* 
vi£for a y Vipatip general de eñe ArzcbiA 

... jp^do 



¡>ado¿ Confuí tor, y Juez ¡Ordinario del 
>ar.to OíBcio, y Cathedratico ¿e Prima 
Je Sagrados Cañones Jubilado de efta Rea) 
^niveríidad. 

Doílor D. Pedro Zub'eta, Canónigo 
fe efta Santa Iglefia, Vicereftor de efta> 
Real Vniveifidad. 

Dcítor D.Pedro de Peralta Barnuevt* 
f Rocha, Contador de Quemas, y Pat* 
liciones de efta Real Audiencia, Cache* 
Jraticode Puma de Mathematicas de ef* 
:a Real Vniveifídad, Author de efte 
CERTAMEN. 

Doctor D. Phelipe Santiago Barrierr 
tos, Abogado de tfta Real Audiencia, Pro» 
curador general, y Affeflor de efta Ciudad, 
I Cathedratico de Piinaa de Leyes de ef- 
u Real Vnivexfidddg 







qpr7¡g? 4^ qgrl^ -fj 



WW 



■v ^W, 



1 



FISCAL. 



Do¿lorD. Jcfeph Oblitas Fatfan délos 
Godos, Abogado deefla Re* i Audiencia. 



SE- 









mmmmammmmñm 

SECRETARIO. 

ppn Áuguílín efe la Serna y Torres, qu 
|© «* de ífta Real Vniverfidad. 








ORACIÓN 

PANEGÍRICA 

dicha 

iL EXC.«° SEÑOR MARQVES 
c Villagarcia, Virrey de eftos Rcy- 
os, en fu recibimiento en cfta Real 
niv-críicUd» por fu Reflor el Do&0£ 
Don Alonfo Eduardo de Sala* 
zar y Ce val las. 

■Nde mihi wvus hictírddn 
¿ja*, fiamma m&duilis 
I JEfluat, & plací dam abruma 
J pit ruefana qmetem* 
Sed quid múucn? loquax tñ cnim 
uilibet affeóhis,fed amons ¡nflamsna* 
is ardore loquaciííitmis, ( &í íi adík tu 
ior,)non nullis mo£Íbus,íingulisque 
lembrisin linguam cfformaus aman- 
im prodir. 
Bine aym>t hinc ümor, ipfum íimor (0vialuí j 
Augtt amorem, 

&vv te* 






i-i 



Jnctyte* qul nüquos excellis mM 
ne¿ -quantum 

r Armige'f attoílit fe lovis intcravi 

Pr^clanffime Princeps. Ergo cumnn 

tum incomparabilis gratitudinisamo 

ac voluntas cot beneficijs onufta cot 

■icdetur otiofa, cum Mimiilerij m< 

mimiis, vclut quodam obligationur 

coocuríu validiífimc. vrgeant, han 

Panegyricam laudum tu^rurn oratic 

«em aufu rcvcrcntiífimo agrcdcre d 
crevi. 

Sed nm&e pfaudere exordiar ? nan 
omnU virttétum tu^rum orn&mcn 
ta referre 

■£fmm erit nofífis Virihm illud o bus 
Ncquc ignoro, quanto inferiora ím\ 
ingenia noftra Romanis, ¡Bis dicend: 
Magiftris, fi-quidem Latine, M diiíer. 
te loqui, ipíis ingenicum fu ir, nobíi 
elaboratumj & fiquid forte comraio* 
de dicimus exilio íacunáte copiofií- 
fimo fonce, imitacionis noñra: nvuli 
videntur emanare, Catcru-m quamvis 
tcnuicatis mesc f 6c incohau pqdus Stu- 



dij qtiam pcrfe¿H cbnfcíus/ cchíbefc 
me íilcntio nequeo. Cumquc vcl He* 
roas íupeccs vircutibus omnes 3 &; mul- 
ta inte irnmorcaüumqtvaluatum gene- 
ra ( ampliífímc Domine ) fuperno mu- 
ncre congéna cernimus-, Sí íi invito 
modefii¿£ tux Numine, dum promo- 
re fas cft fuppremas animi cui doces, 1 
heroica que canere gefta, pauca dieam»- 
íed cum diu dubitarem quid de Celíi-¿ 
tudinis tux gloria eíegerim, quid di¿ 
xericn de fapiencis Principis tn Athc- 
rtxura noftrumingreflu,Gui Scripsex- 
cclfa, Piecas rcligiofa, luftkia conftans, 
Clemencia divina» Prudencia fbleniíV 
lima, acque incorrupta incegruas* ócuw- 
;it mihi Neftoris illc fcyphus, quero 
:efert, 8¿ explicat Aictatus. 

Neftoreum geminis Cráter* hunt 
accipe fundís, 

Qtiodgravis títgenti majfa frofun*. 
Áit opus. 

CUviculi txamdi Stant circnmquai 

tUúYanfit 

V ni fuaqfHperfafoa Columba fedet 



Embltfm* roe 



• EJñ Cdam fccffhki ipfe> Coior qu* 
argenten s i llr. 

Áurea funt Cdi fiderA £la,viculi % . 
Fletadas efje putant quas dtxerifí 
-usííc Golumbas. 
B&c Nefim longo fapiew inteU* 
gít r üíux 
Be/fc gemi fortes rfúilidus Jfira tena 
Quid enim Gaeten* niíi hoc Mincrvae 
fa.ftigíum¿ Ciaviciíii aurei, íive áurea 
Sphéra, nifitot ídoéliíEmi Viii áirip/a 
velut clariiíirnac iftclae re&Igen tes? quid 
Pleiadíe* numero íeptem, ¿niíi totOo^ 
Inmnsc domus illius, guaro edificavir 
lapicmiaiibi, quid anfse quatuor, niíi 
ptirtcipaliofcs facultares» ÜeeJogic^ 
luiifprudcntig, Medicine, Sá Fhiloío* 
phic, five Artiutivqu^ inbac Palladis 
arce, velut quxámi mentaiía Certa- 
mina exetecntur? Quis detiicjue mc- 
lior Neftot, niíi Sapiens excelfiíTimus 
qu$ nofter Princeps, <\ui Spfenckmi 
fui ingreíTu ipíam illuminat Ergodum 
uoítra Sapiente Domas Ooxninumte 
i ccipit* átm iiuks ítferaiij C^li Aftw 

ve-» 



vclut Prefidem, Sotem que fbúm, té 
aípiciunt&látc irradiancur, hilarefquc 
[cientix velut Patronum venerantur; 
ncccííc cft altiori praconio, &C grarif- 
(¡roo plauífu víqüc adiníaniam exuL 
tare, fimulque de difiderati advencus 
cui tardicate conqueri, incufavic nam- 
ijue, ve cum Claudiano loquar 
Spes &gra moras, longique njidebatur 
htare diesy fegnem que rotam non- 
flefíere Phehe. { a ) 
jddveni igiwp,fdüfl& té felix 

Procede Secundis. 
¿ílitibus, Ph&bique novos otdire 

meatus (b) 
Advenid lucem datUYu$taAYn % Dux 

bone patria 
Inflar veris enim vultus vbi mus 
Affulfit populo^ gyatior it dies 
C? Soles melius mtent. (c) 
C¿etcrum íilencibus alijs cumquatuor 
illas fcicntu in quatuor iílís fulvis 
íplcndentibus que colurabis figúrate 
quatuor pr¿c¡pue viteutes tuas poílinc 
adumbiaie,nifi b¿c mea líagogepro- 
X x x li- 



fa) 
Cliudian. ¡ti 
Epichal. Ho- 
nor Aug. &: 
Maríc. 

(b) 
ídem de 3; 
ConfuL He?* 
ñor. 



Hcrat. !íbi 4* 
Carmín, od* 5 



\ 




lixior evaderet, per omncs iré cupitcm, 
SC.fi omnes non caperec meaccnuitas. 
Theolcgia n&mque , omnium 
princeps, ce rehgiofiííimum piccacc 
ccncinic, en prima fulgentiííloia Co^ 
lumba: quoniam vt elegans Gecinic 
Poeta. 

Vt magis adverfo refp/endet Solé 

Columba, 
Sic nitet &tberea mens pia luce fruens 
Te genere Celíiífimum effigiat, íed 
paribus generis 5£ animi Splendcribus 
quia vera divina que nobilicas non ex 
Matocum laudibus, fed ex proprijs Vir- 
tucibu5,rebuíc)ue geftis ^cftimari debec. 
Non ce n fus, nec Clarumnomen 

A<vorem 
Sed pvobitas. magnos ingenium^ 
que facit* 
Te juñan, &c benígnum, integerri- 
mum fimul,& Clemenciílimum exal- 
ut juíis vtriuíqus ícíentia. Ecce fe- 
cunda innocens &c roiciífíma Colum* 
l>a5 h^c eíl Columba illa volans, olívj 
que frondcaí roftro pnefcrefli, veluc 

juí* 




juflitu fymbolum, hcc lcmmste de 
pida Pofi mbila & imbres: quoniam, 
juititia etiam poft litium nubila tumuN 
:uurn que imbrcs obtinec pacifica* h¿c 
;ft, qu¿ pmdentiacu illam qua vincu- 
um difficillimum invcnifti re£ttcudi<- 
lis, & ¿quicatis concelebrac. 

Te íapiencem íalutis publica íervajj 
orem motborum infulcuurnque popu* 
oTum liberatorem Medicina decantac. 
:n tercia providcntiffima fiecuum que 
ucrum altrix, Curatrixque Columba: 
tavt dete §c de hoc mctipio Pcruvij 
Ugno merico poflec Canere illuftris 
[uidam Apollinis Aiecla. (d) 

Ómnibus hoc regrto worbis noxa* 
que Carebis: 

Contemnes que pltim fie Tihemifo* 
nis cpem. 
rc vidcndi imperandiquc , fcilicec 
doralis, &c PxDlitic^c Philofophi¿, faci- 
e Principem rerum que naturaHum 
ognitionc inftiudum Philoíophía 
olit. Ecce quartafplendentiilimaCo* 
umba. H¿c cft. íapientia illa, que ce* 

me* 




Bapt. Puís 



F Claud. ác 
ManU Tiico. 
Sor, Conf # 





'meliori titulo, qiíarri aotíquos fapien 
tes demiratur, vt pote in quo ( vt Clau 
dianus de Thcodoro cecinit. ) (c) 

Quid quid Democritus ri/tt, dixi 
que tacendo, 

Pythagoras, vno fe peñóte cuntti 
<vetuftas 

Condiditj & matar ColleBis viri 
bus exit. 

Vt tándem proptim difett, quo j¡m 
beatum 

'Dirigttur> quA norma honh quis li 
mes bonejli 
Quomodo ergo deté, Se corarme té 
nultas mea audébit eloqui, Cui nullu 
ante te, vei íaltera pauci, quos ¿quu¡ 
amavit Júpiter { pace priorum dicam \ 
fimilis extiterit* Idcoquc non tam fup. 
preroi Rc&oris víu adveniíle videris ; 
quaraCselicum more nobis apparuiúfc; 
non tam ab Hefperia miíus, quarn c 
C^Io deJapíus: non cam fpei ( qua¡ 
nuiía crat)dcíignatus, quam admira- 
ticni ( qaas eterna crit)obIatus. Celíl- 
tüdinis tu? iflgrcíus di vini nútus rn^ 



xrfnufrri fuít huíc ¿m{fóá¡ai0 Rcgnoí 
benehcium: :■ Carie ftts ordo excraordi* 
num> Providencia extra Providencian}, 
Píeus extra Picutem: vi potequq oni* 
ne«, uobts íaríííiiuura nufq.«*m que vi» 
fum Heróa ex fpeciali Mifericordi^ 
dono pr^rtircre, Ele&uses eotemporis 
rerimique fyílemace, qüó vidcreturi 
w>n Regnuqa tibí, íed te.Regrio \Mt* 
íe donatum, ipfe namque hic totuis 
terrarum orbis Vaftiilimus Status tql 
¡pfius candidacus exckír, te qué per* 
quemdam ambituró appetíjt. £le£ta «ftí 
Reípublica ipfa, vt te frueréttir, vt Juf- 
ciri<£ adquireret eternas opesj dcnigtie* 
ve novum in- Regno Regnuni iriVeW 
niret, ampliorifque Imperij fumdamen^ 
üa iacéret. Máximum advenís Majcimi' 
Mfcnarcha* beneficiutjn: tráh^lcus ¿: 
Pabcio ad Paiaciürnj é Regís iacbre 
*d Regís íubíe!Iia 5 é Principis amore 
id PrirKipis oblequium^ efide ad fr- 
iera, <5¿ é cuku ad eültum^í^id^ni-' 
pMúil niíi quodfpfe Auguftus lovi&us- 
jfie PHILIP VS, non i n Imagía^íé* 
Y y y m 





inipfo Nutttíneíntra pe&oris tui Teta- 
plum vidcndum fcnobis dediflct Vc^ 
rum quid Hifpani fcrmenis gloriara 
p>oror? quid cunótor? Cum iampro Re« 
galis Academia more Latino Idio* 
m¡oú íacis üc íafium. 

¿h ** én mJhJnJh ** >5>a ¿r Un frtih ?*>?'>> 



SI alguna vez Exc. ma S. or ha havi- 
do íingulares Paradoxas, fon las que 
encuentro, en eftedkhofo día, en que 
diícurro convenidos tan diñantes mo- 
tivos cocho ci gozo del favor, y elíi- 
leocio del íobrefalto, el íuftode la hc-j 
foicidad de el aílnmpto, y del objeto, 
y la temeridad que pide el tamaño de 
la EcnprcíTa, fin que pueda excufarfe 
el afe&o en lo confiado, a viftadeía 
delínqueme, ni pueda coloraiíe como 
cbíequio, ío que debe ju2garíe ofadia, 
íino es que te Grandeza de Vexcclen» 
cia¿ olvidando fu alta genial modeñia, 

la 



Il qüal querría mas tef aplaudida coiv 
rf lilcncio del animo f que con las hnc- 
monias de la voz, como anhelaba el 
Varón jufto en pluma de Séneca. 
jítqui favor ¡s gloriam veré f>etit 9 
'jimmo Iaudari magis> qua vofe Velkt. 
aliente con iu generólo cípiíitu mi deí* 
maiada pequenez, y a influxos de fus 
benéficos rayos vaya cobrando los que; 
ba perdido mi turbada fantacia. 
T¡* Vatem> tu Drvc fabe 
Sit mihifas audita loquiyftt Nufnins 
l Vefiro partiere res. 
Porque de otra íuerte difeurre eílami 
?lonofa confaífíon, o que no ay arce 
[unciente deexplicarfe, oque el afee* 
io no es capas ciencia de (entir. Por* 
que quanto han cxpreííado los mayores 
Panegíricos a los mas elevados Pria» 
cipes, y quanto íe han fervoriíado los 
mas inttrnos gozos en los recebimien-* 
tos mas felizes, no llega al nibel de vna 
alegría, de quien fe duda, íi es mas ex- 
ccliva en el entendimiento, que en el 
Corazón. Como, pues, iugcu*a el la- 
bio 



Senec, lo 0« • 






.ya* 



Yirgil. hV*. 



£o (.onfuk. 
Honorijt 



biola^ üa|mtác manexar cl peeko 
C&mo delineara el acento aquello bárl 
«Hic no ay pmíeles en la idea? 

k%$ deboíl mciohies que al(á dixc 
cl Pri*kipe,de fes Poeus^ que ha viai 
tetfho'a la entrada de Augurólos Ora 
cutos del Aí&> y ks iüuad^ciones del 

3 1 Bums indd^mtumy nunc $£%&%$ 
pm Yegna 

Et Scptem gcmfai turban* trepida 

^tQtV*f>ku(os de vn HeroA f^e^ 
vcvínayor numero de eorrtfafi^ ^üc 
de parciales ác íu Imperio* Y los re^ 
gdfeijí>S qjue cantóa Hooof id^fu pane? 
g?ííí$ a*fcWpi >m®ikftd<h¿<&m$é íú 
ítWügürtóteri, á íeíTiej^nza de Jorque 
d" Páf ara f© fi>@íí saba k 4& tenida de íu 

-x» rsm 2^il é^éus4iif^ ■ : 
^nc fifo&ylune 0¡\#, hfui, tune 



<Iunc facer fjomr éf$*¡Sf adythqttt 
cfundttuY Echo 

fulchrior, i3 doófjt fpirant prtf 
gi* tupes. 

Exultat que habitante Deo. 
jeron elogios de vn Emperador, que 
o havia echo mas que íer Monarcha-, 
nos, y ocios tributos de la vanidad* y 
!e la hfonja, conque el rendimiento 
o hizo otra cola, que tratar de Ma- 
cftad á la mentira, y conftuuir a la 
)berbia de Deidad*, pero con Vexcc- 
:ncia todo el |ubi!o es efe&o de fu 
3crico, y todo tan verdadero, que á 
:i animado el Perú fuera vn viííiblc 
lolatta, que en cuito de adoraciones 
:cibicra a Vexcelencia poiíu Numen. 
Como, pues, no hade íer tan nurt- 
a expeúmenrada nueftra alegtia, íiei 
an nunca gozado íu motivi/?en Vex- 
ciencia hemos vifto ya todo íu go- 
ierno, y «n nuclUo alboroto toda nuel 
ra fuerte, porque lo vno lo afianzan 
us Virtudes, y lo otro io vaticináis 
medros pechos» No engaña la cipe* 
Z z % l*Q¿ 







iranza; quando fon tá'n bien fundar 

fus prometías, que fon cumplimicnt. 

puesfaltará el gozarlos, pero no el 

berlos, ni las vníverfales aclamación* 

fe mueven, fino para manteneríe eoi 

tantes*, que le ha hecho Vexcelent 

á nueftra fortuna, q no ha parado h¡ 

ta obtenerle? Qué encanto ha pueíra 

nueííroamor, q no íe cania de adorar! 

Son comunmente las felizidad 

vnas «midas, que fiempre viven ce 

la amenaza de no íer durables, las m 

y ores no fon mas que vnós infortí 

nios amagados, pero las que nos vi 

iicjiya con Vexcelencia aprenderán | 

fírmela de fu Juicio. La Fortuna d< 

xara el voluble aí&nto de fu rueda, 

; tomara el eftabie Cubo de Mcrcuric 

fus fuce/Tos no feran contingencias, (¡ 

no reglas, y fus bienes, no íerán dadj 

bas de la carnalidad, fino pagas debí 

«las al aífierto. Venga, pues, en hor 

buena Vexcelencia que ya efte Hito* 

Orbe ferá tan feliz, que nof ezeie íe 

infortunado. De efta manera imita» 

¡ v" a, 



lumpre a Vexcefcrcla qrc rurcii fe- 
ri luperado ¿c los ma!cs 3 pues íi Vcx? 
celencia haze las dichas, como hade 
temerlas defgracias? Venga en dicho- 
Jo momento Vexcelencia pues tqnto 
le han llamado nueíhos votos, y tan- 
to le conducen nueílras glorias, Aqui 
íi* que debíamos tener aquellos raros 
iTempIos, q los Lacedemonios haviari 
erigido a los afeólos, para que a vn 
tiempo los de nueftro gozo, y nueftro 
amor fueííen los Númenes, y los íacri- 
ficios de fus Aras, (f ) 

Y porque en efte Oriente, es pre- 
dio que confidere áVexcelencia en 
fus primeros eíplendores, lo es tam- 
bien, que vea amanecer fu Sol en el 
aurorada fu Eftirpe, o porque debe a- 
brir las puertas'de Oro a los debidos lo- 
ores la noblefa en pluma de Claudíano. 
Quod fi Nñbiiitas cunclis exerdia 
pan di t laudibus. ( * ) 
O por ier caíi inviolable eflilo de los 
Oradores mas eloquentes, que el pri- 
B¿er rafgo, que fe debe forrear en los 




». (f) 

Piuca re. io 

CleomcnCf 




Lauíib.'Scrcng 
Regin^ 

- < 



^ 



Auion. Iib. x, 
m ¿oion ienc. 



H^od* ais 



retratos de los Héroes, hade fer mo- 
jando el pinlcl en U Sangre de fus 
Progenitores, por fer primor de la pin. 
tura ( con quien tiene tanta propor- 
ción ) hacer que íe diftingan las vena». 
El execlío linage de Vexcelcncia den- 
tro del miímo genero ác Héroes, es 
vna cípeciedeimíBortales,cn quienes* 
fe ha hecho nacimiento la Viitud,pucs 
fin que dexe íec aplaudida la proíapia 
¡luíhe heredada, es mas íuWime, y mas 
gloriofo timbre haver merecido 1er no* 
Ble. Pnichriu* MH/tvparan,<juam nafi 
a nohtttm decía Aulonio. (g) Y en 
fentir de Ovidio no efUivaba la platw 
fible generofidad, en que pendteflen 
en los Salones pintadas para la vani- 
dad las Efigies deíamofos Afcendien- 
tes, fino íe retocaban fus muertos co¿ 
lores, con vna imitación d£ progrefos* 
«n que fueííe heredar ti exceder. 

hlawquidsmaginibHS^íétá amüsful» 
/4 Srmmfhis, 

Atyia> qmA flem mtmttofo Confíele 

Tro* 



Yrofutrmt ', /I vita lalM,perit omnis 
inillo 

Centis hwos> cui laus ejl in ovigint 

fok* 
Por cuya razón Jos Romanos tenian fa: 
tricados dos iguales Templos, (i) con? 
iagrado v no á U Nobleía, y dedicado 
otro á la Virtud, fcw tan vnidos, y 
encadenados entre si* que ti íe dhükm* 
ycííc el de la Virtud, padeccriael roiff- 
mo fatal cftrago e1 de la Nobleía. Biea 
pudiera tu V excelencia íerrarlc el 
Templo de fu Nobleía heredada, k 
villa del furaptuoío xjue lia conílrui*. 
do con la adquirida, y ko haver Jo- 
grado Vexcclencia ainfluxo de la di- 
cha tan reblandeciente origen, pu~ 
diera empelarlo mas heroico a fuerza 
de íu íobreíaliente mérito- 

Eo lagloriofa Afcendencia, ellufc 
ere Proíapia de Vexccleiicia fe cuen- 
tan los mayores deíu n#biliííimaOu 
ía, y los Parientes de íu feliüffima fa- 
milia por Jas Dignidades, por las Mi- 
tras, por \m Efnbaxadas, y por los fiaí- 
A 4 ?os 



D. Augufl-. tic 
Civit.bciíib, 
5, cap. x« 




9* m ■.,$ 



C*1 



tonéV, ficn3o fas Virtudes herencia,} 
patrimonio las heroicidades para Üc 
nar ala Elpaña de Procías, á íuCafj 
de Laureles, y a la Fama de Clarines 
y afijen ellos el nacer parece que nc 
haíido producirfe, fino aparecerfe, l¡ 
Sangre no ha fido vna prefumpfioo 
fino vn hecho incontcílablc de gene 
rofidad, y fin embargo es Vexceíenciá 
excepción gloriofa de todos, porqui 
no fe funda en ninguno. 

Vhtute ¿ecety non Sangninc niti. 
Yfi de Alexandro Magno, y de Ro 
muIo(*)íe dice, que parecicndoles i 
lo elevado de fu generoíidád, corte 
efplcndor, el de el humano erigen, pro* 
curaron enrronearíe con lo divino, huí, 
cando en la genealogía de la adula- 
cion fabulofos íolasres de los Dioica 
con mas propriedad parece Vexcelen- 
Cfla el Júpiter de fu familia^uchavicn*! 
do fobreíalido de fus mayores nunca 
pudo íer adelantado de fus Poítercsf 
poreffo los de Vexceiencia te datan 
í a S a ?xa d? % M'5 tío Jes aya dexado que 



■ 



#5: 



crecer, pero con el conTuclo ríe fafc'tf 
que díala havra ya tenido Vexcclen* 
cía de si miírno, como lo dixo alia 
Claudiano de otro iluftre. 
Ni/ ubi relictum. 
Quo V ir tus animo crefcat> velfplcnl 

dof bonore (K) 
Sin embargo, mucho es todavia lo que 
les dexará Vexcclencia, íx faben feguir, 
a quien los otros aun no pueden imitar. 

Comeníó a hacerfe ver efla íncli- 
ta Prole, con los reflexos del apellido; 
de Mendoza en la Batalla de las Na; 
vas que fué el campo de Marte, don^ 
de falib al Theatro del Honor, la ma- 
yor parte de las Profapias Bfpañolas,' 
que antes de fer recuerdo, ya eran glo* 
ria, de la manera que la TroyanaGuer-i 
ra lo fue délas Eftirpcs Griegas, qu$ 
antes de fer Hiftoria, merecían fer Fa-* 
ma; porque (como lo canto el Liiico) 
antes qae huvieflc Agamenones, ya 
havia havido muchos fuertes Varones 
que quedaron ignorados, porque no 
havian fido referidos. 

m 



CUodían. vm% 

neg. Maaüj 
T beodo*. 



P|? 




'.'-- 



H^r n*. Iib« 4. 









^''■■MmÜís {ti úmnts ilíacrtmdiki 

^mgubmi igmtíque tonga 

Noéte cmentytjMa <vme ¡mro ( I 

En efta, pues, acción la mas celebre d 

Bípa ñafien q pelearon los milagros po 

los hombres* y en quietos hombres* hi 

cifren milagros, fue vno de los prime 

ios Adalides aquel Jluftrc Campeón e 

Señor Don Iñigo de Mendoza, cuyo in 

dito linage, ya eTagcandeen la Caía 

aun antes de hacer fe ixvemorable en e- 

renombre: ConfiéUclon de gloria, qu< 

ya eflaba en el fircnainento del Honor 

¿epdo allí el mifmo Her óe Aflro d< 

¡Virtud, que para formar entonces ei 

«Ha de fu luftre ya era Sol: Fueaííi, por 

-que era deíceridíente legitimo* de aque 

grande JPrincipe, el famofo Andéca* 

4>uquc de Cantabria, que acompañe 

ide yi#ima en d terrible Altar de U 

ideígraoia, i ía JRey Dotv Üodrigo en 

GimdaJéíe* fue máe ínclito Heróe h i jes 

«fe Stííntila,Nie«)idelgranáe Hecare- 

áo$ gloria la ma^oí qpe f^icÜeíi daf 

los 



los Siglos a la Nobleía mas Real, y 
juc liendo la mas antiguas aun es mí- 
^or per íer las mas heroica. Euc hijo 
k A odeca el Valerofo Eudon, el Gran- 
k Duque de la mifma Cantabria, y de 
^quicania, Eípañol Marte, a quien de- 
)ió fu libertad la Francia, haviendo 
ícho en la celebre Batalla de Turs, que 
liciten Sacrificio de fu efpada 370$. 
Moros del innumerable Excrcito que 
:onducia el Soberbio Abderramen a ,ef? 
rago que huviera fido a. aquel Eftado* 
/n nunca vifto dslubio de Sangre, finó 
uerafalvarlo el inundarlo. Aili fueron 
íl, y d Gran Carlos Martel, el Theo- 
iorico, y el Accio,que juntos en aque- 
los íegundos Campos Catalaunicos 
;riumpharon mejor, que ellos de aquel 
ktabe Atrila, quanto fue mayor g!o« 
ia dexar muerto áefte en la Campá- 
is, q quedar libre aquel para el recobro* 
De efte llufiíc Héroe procedía el 
Grande Fortun López, llamado Zuna, 
por lo fmgular de fu blancura, prime- 
ío Señor ü<¿ Vizcaya, quien havia ca- 
B 4 í* 




, 



ím) 
Sala zar D?g- 
pjid, de Caftill. 

lib. i. Cap» 1.9 



íaJo con Doña Tniga, Nieta cid mi 
mo Grande Eudonf y He quien fe d< 
livaron los Señores de Lodio, y eíp< 
cialroente el Señor Don Lope Lope; 
Padre del referido Señor Don Iñigc 
que es Decimotercio Abuelo de Ves 
celencia, quien procedía del Señor Le 
pe Sánchez, Primogénito del Señe 
Don Sancho, Señor de Vizcaya, y pe 
eíto era Subceílor legitimo deefte Se 
norio. ( m ) Y como, fegun los modet 
nos Phüofophos, fuele mudar de Efpbc 
ra vn Aftro, paííandofe a otro vórtice 
aífi mudo eftc alto Cavailero, la Efphe 
ra del renombre llamandofe Mendo- 
2a, por el Caftílloen que vivia en Ala 
ba, íituado fobre vna breve cuefta f qu< 
cíío fignifica efta dicción en el vafeo 
nico Lenguage ) y que eíla, que crecic 
á excelfo Monte, ha íido ti Atlan- 
te del Cielo de la Efpaña. Afli parécfc 
que debió dar el primer idioma de cftt 
Eftado, el nombre de vna de ¡as prime, 
ras Caías de fu Imperio. Era eñe Guer- 
uto efclarecido pariente immediato 

del 



iJel Grande Don riego I epéz de /. ro, 
Decimoquinto Sencr de Vjzcsya, que 
en la refetida Batalla de las Nabas, da- 
da contra el poderrofo Almanzór, fue 
el Themiílocles Efpañol, que ttium- 
phó de aquel Xerxes Mauritano. A, 
compañóle el Señor Don Iñigo coa 
otro hermano íuyó, para emparentar 
de Laureles en otra confanguinidad 
de heroicidades, y para que debiefle 
Eípaña, vno de íus mas Ínclitos Tríum- 
phos, a vna de íus mas Ínclitas Eílir^ 
pes. Si íolo el íer havitadoies de vna 
región, en que los Rífeos eran origina- 
les de los hombres, temido horror de 
Roma, y África, era vn realfe de iro« 
mortalidad 5 qué íerá el haver fidoSe* 
ñores, y Duques de ella, en tiempo en 
que efte Titulo era tan próximo al Real 
que el heroico Don Pelayo, y fu glo- 
riólo yerno Don Alonío ti Catholico, 
no tuvieron otra grada para el Throi 
no? Aííi es notorio, que íus defeenáien- 
tts, fe entroncaron, y le han emroní 
cado varias vezes cen los Reyes. 




i 



Derivóte de efplendór en cfplcn 
dór la luz de la defcendencia efe cfti 
Sol, harta el Señor D. Iñigo Lope2d< 
-Mendoza llüfke Capitán, q a vntieni. 
pó íabio, y hazañoío, fué el Alcibia* 
des, y el Cefar de la Efpaña, tan cele. 
ibrc en las Armas, y las Letras,que pare 
<:ib qucefludiaba haftalos triumphos 
para dexar por Volúmenes tropheos. 
Alcides de vno, y cero Júpiter Hii'pa* 
Deque tantas vezes defendió fü Olim- 
po, y tant3S deftrozb ios McnCíúc; 
Africanosj en varias Conquiftas de 
Ciudades, y Combares, entre los qua« 
les fué principal la Batalla de Grana- 
da, en la qual pufo Canilla el refto de 
ochenta mil hombres contra la Motií- 
roa de aquel Reyno. 

Y como no havia de executar tan* 
tas proeflasel Señor Don Iñigo? fi te- 
nia tanta virtud que imitar, en el Se- 
ñor Don Diego Hurtado de Mendo- 
7a fu Padre, Vigcciaioteaio Almiran. 
te de Cartilla, que por duplicados hy¿¡ 
meneos ynib íu Eftirpea h R$aI y tan-i 

ta 



ta i ni mortalidad que ícgóif, en c! Sei 
ñor Don Pedro Gonzalos de Mendo* 
za, fu ¡Ahucio» Mayordomo mayor del 
Rey Don Juan el Primero, a quien 
íalvó la vida al cofto de U fuya en la 
Batalla de Aljubarroca ( que fe dio con* 
ira íu parecer ) miniflramdolc el proprid 
Cavallo: heroica acción, que dexó mas 
gloriofo íu nombre, que el fiiyq aque- 
llos, Hazañoíos Horacio, y Decio/que 
[aerificaron fus vidas, mas á íu gloria, 
que ala (alud publica, quanto va de 
vna deícípefaciod, a vna fidelidad, y 
del mayor arrojo al mayor zelo. Affi 
[cío pudo tena por paralelo en el Tem- 
plo de la iaimortalidad, aaquelheroi- 
eo Timeo, que muriendo en defenía 
de Alexandro, logró dexar aíu nom* 
bre el triplicado honor de haver íido 
tan fuerte, que pudo defender h va 
Alexandroj tan leal, que (upo conía- 
grádele, y tan feliz, que mereció í ate 
Vario. 

Por eftos blafoncs heredados, y 

por los proprios adquiridos* fué el re* 

C 4 C?3 




■ 




Moté Nobl!. p; 



fétido Señor E)oh Iñigo López ele MéS. 
doza, rccompenfado por el Señor Rey 
Don Juan d Segundo, a quien fubce- 
dio e! Señor Don Diego Hurtado de 
Mendoza, fegundo de efte nombre, ív 
hijo., que fué primer Duque del Infan- 
tado por merced del Señor Rey Don 
Fernando elCatholico, en cuyo Real 
Reícrípto, defpues de haver hecha 
mención de fas dios íer vicios, y de los 
excelíos Parientes, que eran iluíires 
broces de íu tronco, le corona conef- 
las palabras. Lo qualtodo por nos con* 
ciderado, havemos conocimiento, qut 
<vos /oís el Principal Grande Cavaile* 
Yo de nuefiros Keynos> que conferían 
nuefiro E fiado, e fofiienen nuefira Co* 
ron*, (o) palabras en que aquel Mo- 
narcha fe hizo Panegyrifta del valía* 
lio, excefo en que no juígó hacer o- 
fenía a los denias, porque fabia, que 
faavian de aplaudirle el agravio: pues 
íiendo toda la noblefa de Efpaña la 
que allí íe honraba, donde havia de 
caber la quexa^íl todo efiabaüsnod* 

ni 



• 



'u gloria? Declarar que aqúe! Héroe; 
:ra el principal Cavallero, fué hacer- 
o quanto era no ícr Rey, y codo lo 
311c era fer aun masque Grande. (Que 
rm pudiera Pirro exprelíar de íu Ci-¡ 
leas, Alexandro ponderar de íu Epheí- 
ion, ni Augufto publicar de íu Mece r 
ias? y quandoaíli io hu vieran dicho, 
tuvieran podido parecer fus aprecios, 1 
lijos de vn valimiento apacionado; 
juandoen el Catholico Fernando, mas 
nclico Principe que Pirro, mas trium- 
>hancc que Alexandro, y mas politi-f 
:o que Auguftojíoloíué aquella cxal^ 
ación, parce de vn recrecimiento ver-- 
hdero. ) Pero todabia íubió á tnayo% 
klcura la exprefion, pues no contenta 
:on la eftimacion de la Noblefa, pak 
¡ó hafta el elogio de la heroicidad, di-J 
:iendoque era el principal Cavaliero, 
]ue foftenia fu Eftado, y confervaba ía 
Corona. Efio fué hacerlo aun algo mas 
que fu Colega* pues no confeísó tanto 
Nerba del juílo Trajano, ni Graciano 
del Grande Theodocip. 

Aífi 




Áffi fia íld;o*fte Regio excelfbTrohi 

co, no ya como aquel caduca, qu< 
íoñó el otro Rey ioberbioj a cuya fonv 
bray&ciavn grande Imperio, íino co 
n)o aquella immenía vid, que en e 
Vientre de Matidañc, íofio Afiiagcs 
como florida -Efphera> que cubría cor 
ius baftagos toda la Tierra: feliz anun 
ció del grande Cyro, que dio á luz, ) 
noble fvmbolo del Foderoío Iniperk 
de los Ferias: pues parece, que come 
íi el deefta .alta Progenie, íe huvieííc 
hecho el Árbol del honor, fecu&dad* 
al humor de la Virtud, ha fido vn Corr 
pendió de toda la Noblcía de la Ef 
pañas de quien han fido ramas pro- 
prias veinte y fíete Grandezas, y Ti* 
tolos, y mas de íetenta Mayóra-fgós de- 
libados de la Caía, imiuortal del infan- 
tado, que ha mucho que llego á la al- 
tura de tener ochenta mil vaflallos l 
fu íonibra. Árbol, enfin, tan cargado 
de glorías, que al parecer de la coai- 
prehencioii, finó lo íoftuvieran los ai- 
fombros { direio affi ) íe viniera todo 
abaxo de blaíones. Dos 



Des Laxos fueron de Hyínencd, 
os que ( como linó baftara vna co> un* 
la) vnieron ella grande familia a la 
rande cambien de Vexcckncia a la 
'rimiúva, digo, de Camaño en Ga# 
icia. Anudoíc el primero, por el ca- 
amientoque hizo el Señor Don Fer- 
iando Matede Lona,(Dez¡mo Abuelo 
le Vexcelencia) hijo del Señor Don 
uan Mate de Luna, Noveno • Almirao» 
e de Cabilla con la Señora hija del Se- 
ioi Ruy López de Mendoza, Rico honl 
>re de Caftilla, ( Vndczirno Abuelo de 
/excelencia) con el gloriofo pa£io de 
laverde llevar el precíalo Apellida, y 
\rmas de Mendoza fus lluftres Póde- 
os, inceríion de proíapía, y traními. 
>ralion de heioicidad acoílumbtada 
ín las excelias Calas de Medina Ce- 
i, de Benavides, decíia miímadel In* 
raneado, y otras grandes, en que la a« 
¿anza íe hace tronco, y el renombre íe 
palia a Varonía. Fue el Señor Ruy Lo* 
pez de Mendoza, hijo del Señor Ruy 
López de Mendoza, Almira&ce de Caf* 
P 4 ú- 



0m ( Düodezím o Abuelo <!e Vcxcelcí 
cin,) y Nieto del Señor Don Iñigo d 
Mendoza, el ya referido Herbé de la 
Nabas, Dezimotercio Abuelo de Yex 
celeneia. 

El íegundo Iluílre nuda conqai 
fe vnieron eílas dos inditas Eflirpes 
fué el del Hymeneo que contraxo e 
Señor; García de /Gajnaña, Señor J 
Rubianescon la Señora Doña Inesdi 
Mendoza Sotomayor, brote excelen 
te procedido de aquel primero Mcn 
dozino Tronco,como quarta Nieta de 
ya expreflado Señor Ruy López .-di 
Mendoza. 

fué anuncio de efla vnion, la qu< 
eftas dos efelarecidas profapias cuvie 
ron en la referida Batalla de las Na 
feas, donde parece, que para enlazará 
defpueslos blafones, lograron hermas 
narfe los Laureles, haviendo aíííftidc 
en ella el Seoor Don Fernando Gar 
cia de Camaño, con íu hermano el Se 
ñor Don Sancho, como principaleí 
Ca valleros de las Tropas del Rey oí: 



Je Galicia; cuyo efplen Jor de xa ínfcí 
riiíc ád honor de haver fulo prime* 
ros, donde aun el íer vlcimos fue nr>u- 
:ha gloria. Y no pudiendo 1er eoton-; 
;es primeros, fin haver íido Iluftres ^ri- 
tes, íe reconoce la Celfitud de tft¿ Fa- 
afilia, que era preciíoque fuelle a dar 
en la primera cumbre de la honra Coj 
úca-Eípañola. Semejantes Héroes en 
:aks ©cationes, no fon Meiheoros de 
noblefa q aparecen de nuevo, fino Af- 
trosde antigüedad que ttempre ilumi* 
naron. Fue allí: porque aquel execlío 
Héroe, fue Nieto de Ruy García de 
Camaño, Señor de efta Cafa, que def. 
pues de haver fundado Pió, y Reli- 
giofo'el Monaftcrio de Monjes Ber^ 
nardos en Armentera, murió en la me- 
morable Batalla, y Conquifta deBaeía, 
en tiempo del Emperador Don Alon- 
ío, ceñido de vn Eíqüadrbn de Mo-í 
ros, que le hizieron Corona la opref- 
fion> no menos gloriólo que eLgran* 
de Felopidas, cuya lénrida mucue en 
el Combate venfido comía los [BWM 
•ora Jcos¿ 




fcd?> fue bUfcm ímmortaí éc fu Vir 
tud, Hivia -cafado efte Ínclito Varar 
&m la Señora üduarda Fernandez dt 
Caitro hermana del famoío Femar 
Ruiz de Círftro, marido de Doña Ef 
tephania hija del miftiio Emperador 
Cor* elle alto eípiendoí; que neceííidac 
tiene el honor de irfe abuícar en nie 
blas lo que tiene feguro en claridades 

De efta efelarecida heroica raií 
fue planta derivada por diez genera 
cíones el ya referido Señor Don G^r 
cia dé Camaño Señor de Rubiaues 
en cuyo cuello fe texió la coyunda qu< 
lo vdjo i la Señora Doña Inés de Men< 
doza,y Sotomayor, ya venerada. 

Fue preclaro extra&o de eftas do< 
luzes el cfplendor del Señor Don Gar- 
cía de Camaño y Mendoza, Señor 
de Rubianes, y otras Cafas, llamade 
él aleo, en quien paísb la Anronoma* 
fia de la perfona, a hacer renombre 
<áe la elevación: por haver (Ido cum- 
bre eminente, de donde prendieron el 
buclo Jas dos, FamM áe las Lineas Pri- 



mo- 



mogcnita y fcgunda de cfla profapíj; 
haíla pararla vna en la Señora Doña 
Antonia Camaño y Mendoza, y lao« 
tra en el Señor Don Mauro de Men- 
doza ySotomayor, Marques de Villa- 
garcía, y Vizconde de Barrantes Iluft 
tres Abuelos de Vcxcelencia en quie«j 
Fies íe bolvib a identificar la varonía 
defta iníigne Cafa* 

Pero adonde me Ueban fus blafoJ 
nes,fi fus heroicos afcendicntes, fi fus 
Iluftres Poderos es vn Circulo de ref-j 
plandor para el numero, y para la vif«¿ 
:a fon átomos, y Soles, que confunden 
f deflumbran juntamente immortales 
/arooes, por cuyas manos fe ha vifto 
ijuftado aquel difícil Contorció de 
Marte, y de Minerva, del valor, y la 
Jabiduria, tantas vezes folemniíado en 
as Campañas y doceles, por donde pu- 
diera decir lo que a fu Muía exclamo 
ti Poeta de Venoía. Adonde vaz Dei- 
dad Canroa? dexa atrevida de refciis 
glorias de Númenes, y de cantar qti 
tenue Lyra immenlos realces. 

£4 fóí 



Horat. iib* 3. 



^^ 7k%0? f ¿«¿fo? 'define pe?vh& 
RcfiYTe Sermones Deomm y tS 
Magna 1 modts teman ' parvis. (c 
Masó qtiamo rae roba codo el ajiiov 
aquel prodigioío Héroe que brilló ; 
y. brillará eterna* como (agiado^timi 
Dar de la mayor efphera de Galicia^ c 
Señar Don Fernando de Andrade, : 
Socomayor Arcobifpo de la gioiioí 
Iglefía de Santiago, hermana del Se 
rot Don Mauro, Paítor iluftre, qui 
manejando ci Cayado de Burgos, fup< 
enlazarle también al baítonde Navar 
ya, donde fué Virrey, que hizo ver h 
deíkefa conque vnió los ardores dd 
pecho, a los del brazo, y \os humos 
del incienío, á los del bronce^ logran; 
do retirar a viíla de íu Exercico al fa« 
mofo Duque de la Bafcu General de 
Francia, que hayia poco antes cnuní? 
phado en otras parces con el (oyó: ac- 
ción, qbe pudiera envanecer al mas 
hf roteo Capitán, pues íupo hacer que 
lacemieíle vn vencedor > fiendo pna* 
yor azaua aumentar al &]¿z, <jue der- 



to* 



rotar al poderofo. Afíi obligo a aquel 
fuerte enemigo a que desafíe vna la- 
mina de fu vergüenza donde juzgó e-i 
levar vn tropheo de fu gloria. Tim* 
bies, que continuó dcípues, dueño, del 
Goviemo, y Armas de la miíma Ga- 
licia, donde no contenió conque toda 
|e fuelle vn Padrón que erigió de íu 
valor, fundó el que mejor lo fue de 
fu piedad en el Monafterio de aquellas 
facras Virgines,que en íu Caía de Vií¿ 
ta alegre, fueron herederas de íu ian^ 
tidad. 

Nunca mas que oy fe ha vífto el 
aprecio que -ha hecho fiempre elSum* 
roo Artífice del Templo déla eternidad 
de los lucientes vultos de efta \0¡tíA 
pues con vna fimesria de eíplendor, 
ha ido poniendo por vno, y otro lado 
de fu Altar Imágenes iguales de íu glo-; 
fia, v aííi para correíponder a las dos 
excelentes, Sagrada, y Poluicade eítas 
dos hermanos, ha Colocado oy en Vex 
celencia, y en el Señor Don Alvaro 
de Mendoza y Camaüo Paniarciu de 

las 



las Tnáias, efdarccido hermano de Va 
edencia otras dos tan perfedas, qu 
la vna es la mayor copia, y la otra 1 
mayor guía de fu Rey. La vna la ma 
viva efigie de S. M., y la otra la Lam 
para mas luminofa de íu Religión, c 
Caftor, y el Polux del Cielo de laMo 
narchia, que en dos oibes fe alterna! 
los fulgores, como lo cantó alia el Poec; 
Si fratem Polux alterna motu re 

demit 
It que Reditque *vi¿m tottes 
Geminar luzes que no con trémulos ra 
yos, fino con íixas claridades influyen 
fauílos a efta immenfa Nave, q tiene cu 
vn mundo la proa, y en otro la popad* 
íu Imperio: á cuya vifta fe íerenan los 
vientos de las arduidades, y calman lai 
ondas de las inquietudes, mejor que 
alia lo entonó de aquellos dos Aílroi 
otro Cifne* 

Quorutn fimul dbn Nauiii 
\Steilarefuifiu 
Pero me llama mas im mediata gloria; 
que con mas vecina fuptza me arreba- 
ta 



i, haciendo que en vña concurrencia 
c indecibles, vna immcníidad expe- 
, a la otta, cita es la de los altos rcaU 
es, del Excele luiffimo Señor Don An«j 
>nio de Mendoza Sotomayot y Ca-, 
ian o, del Orden de Santiago Marques 
c Villagarcia, y Vifcoodc de Barran, 
;$ exceUo Padtc de Vcxcelcncia. Ya 
n fu nombre huviera dicho todas fus 
;randezas, íi huvieílc auncomeníado 
pronunciar fu nombre. Varón en 
píen ladiictecion y la eloquencia, la 
•rudencia, y la política fueron los qua- 
ro elementos de la naturaleza de ía 
¡ípiritu, y ( dirélo aííi } los quatro Coi- 
ados de la noblcía de fu genio. He- 
be, que prevenido por la ímmortali-i 
Jad, íaco todos los votos de los ligios 
para fer el mas celebre del íuyo, ad- 
atólo aííi la lluare república deGe- 
noba, adonde paísó de embiado ex- 
traordinario, y mucho mas la indita 
de Vcnecia, Corte de la Razón de ci- 
tado, y nueba Roma de la Europa, que 
finb ha dominado t3nto, ha confluido 
F4 ^ 



1 



roas con menos fuerzas, \ donde S. E 
fue de Erabaxador, aííi Jo veneró to 
da la lulir, dexando ieferir á todo c 
Orbe quanto debió ícr vn mérito qm 
fe hizo la mayor reputación allí m ¡( 
mo donde c&\ el mayor talento: q U3 n 
W gloria feria el enfeñar donde folc 
el aprender es mucha fama. Alli f u ¿ 
donde reíplandeció el mérito de vn 
Juicio, y el vigor de vna cloqueneia 
dignos de fet órganos de la Voluntad 
de tan Augufto Principe. Qué a | in- 
tento el grande CaíTiodoro Mqnahtm 
tmm fyltndes aófionU mérito, tS ' dtei 
Síomsehcjmm vt ¡Hjtepo/sh mtrJ/mi 
ferte Voluntas Principit expeMri. Tcf- 
tincáronlo aífi los fnbccqucntes altos 
empleos de Virrey de Valencia, Conw 
tejero de Guerra, Gentil Hombre de 
Cámara de S. M„ y Mayordomo de la 
Señora Reyna Doña Mariana de A uf- 
ana* en que para el Monarcha fue el 
mayor Tefíimonio de íu acierto ci ele- 
girlo, y la mayor prueba de íii gran- 
deza el no agotarla. 

Pe- 



Pero entre tantos efplcndorcs fu¿ 
Snduda la mayor gloria íuya, el haver 
producido a Vexcdcncia con quien 
>agó a la Eípaña codo lo que le debía 
Je aplaufos,yaun la dexó deudora de 
>Iafoncs, mas fue Vcxcelencia herc- 
lero de íu efpiricu que de fu Eíhrpc, 
ñas prole de fus Virtudes, quede fus 
lonores. Defuerte que íu fangre, pa* 
ece que fe hizo peníamicnto conque 
as venas íc hizieron en Vexcclencia 
eflexiones. Enfin, parece que por vna 
ípecie de mctempíicofis racional fe 
lizo tranfmigracion la defeendencia. 
>or eíTo eftá alia gozozo deídc el Cie- 
3 lo que ha crecido con las acciones 
le Vexcclencia como fe dixo del gran* 
le Thcodofio a fu Auguflo hijo. 

Qutm Ltus ab&tbere Ccrrtit 

Se fattis ctcvifjc tm$. 
'ero ha crecido aífi con Vexcclencia 
»o para fer mas grande de lo que era, 
no para fer mas eterno de lo que feria. 
En la Galicia Reyno el mas pri- 
ilegiado de la Eípaña, en lo Sagrado 







e igtul almas noble en lo ■ politfcó, a 
donde parece fue á bnfear si valor de 
la Nación, ci de íu Sagrado Patrón, 
pata hacerlo Ciclo de íu Eftado Thro* 
no de íu veneración, y Templo de fus 
votos, íc halla el eftado de Vexcelcn- 
cia tan vecino al que deílinó el Cié* 
lo para puerco del Cuerpo de fu Apof- 
toI,U fa<no(aIriaFUvia,oyel Patrón,! 
que parece quifo en noblccer con fu 
proximidad la Cafa de Vexcelcncia 
que tanto la havia de exaltar con fu 
fervor, peto no nació aqui Vcxcelen- 
cia ni fue lugar efte de íu cxcelfa Cu* 
na, fino ircunediato a Balíain, Palacio 
©y de nueftros Soberanos, que mera-j 
villa el mundo, y pafma la admiración, 
cuyo a cafo puede atribuirfe a miñe- 
río, para dar a entender, que aunque 
tVcxcelencia venia de aquella esclare- 
cida alcuña, fe fingularizabacomo cu 
las virtudes en la Patria, y que imroe- 
diaio al (icio donde havia defpues de 
fabricarte el Templo de habitación de 
los Monarchas Cathoiicos, nacieííc 

$ui: 



juícn havía de fer ¿entro, y farrz efe?, 
odocl Arcano de (us Reales confian- 
as, y otro atlante de efte nuevo man- 
lo, dando a!li e! Cielo á Vuexcelencia 
►ara bonor de ta mayor Corona, para 
1 férvido del mas invi&o Principe, 

para el bien del mas extenfo Rey- 
ojalli fué donde el Autlior lupremo 
n el vaíode vn nobiliflimo tempera- 
KntOt hizo que bebiefle Vuexceíen- 
ia vn genio íublime para la ciencia 
e todas las Virtudes* 

Bien veo,quanto ha de ir fufrien- 
ola fupenor modeftta de Vuexceien* 
N en mis palabras á fus quaüdades, 
sro como pudiera Vuexcelencia jefiC* 
rías, quandofelas pide el Reynoco- 
o Leyes, y la Virtud las neceífíca pa- 
exemplos? Contcntefe pues,, la Gran. 
2za de Vuexcelencia con todo lo que 

de primo, y compeníeíTe lo quea- 
audo con toáo lo que no alcanzo 
je es lo mayor. 

Qod fi pattim tacuijfe Vellirn quod 
curr/que 

G 4 Re: 



Rtlinquam maius mti 
Porque mis.vozes, no tienen grito que 
pueda fubír un airo, porque ay lum- 
roa diftancia defdc mi cotcedad á la 
cumbre de monte tan excclío. 

Inftrayofe Vuexcelcncia como en- 
tre las demás Virtudes, en el Eftudio 
de las fiempre do&as Mathematicas, 
fin cuya noticia nunca {upo el valor 
hacer grande Capitán, y en ellas faci. 
gb fu grande efpiricu en faber mane, 
jar con dcfvelo, difiplinarcon deftrc. 
fa, y equipar con arce vn Tercio, des- 
filar vn Batallón, mover las Tropas, y 
acompañar vn Exercito, con las de^ 
roas expediciones de la Campaña, co.n- 
fejo que daba el Rey Theodorico. Dif* 
cat in pace miles quod projicere pofsit 
in bellos y paííando de la theorica á la 
pra&ica, apenas fe alíftó Vuexcelenciá 
con el ames de. Velona, y Vicera de 
Marte, baxo íus Vanderass iiufirando 
en temprana fogoía edad tierras y Pai« 
íts de Guerra, como decía Plinio a fu 
ÍX rajan©, ^ribunm di mntijsimas tif- 
us 






táh tener is ádhuc ánnts viri fítnnt*tc 
¡ujirati, Quando a breve tiempo de Mi* 
lirias, y Marciales elhucndos, mere* 
rieron aquellos Reales á Vuexcelencia 
por fu Capitán de Infantería, y de Ca-j 
vallas. Ita exijli tribmn$> vt effe Jla* 
tim Dííx poJJ'es, nihil quedifeendum 
haberes tempore docendi, man'úcílanda 
Yuexcelencia en eftos empleos qual o« 
tro Scipion valiente íu esfuerzo, y íu 
pericia para enfeñanza, y para exetn- 
plo, fegun lo deferibe Silio. 

Jpfe inter medios futura ingenua 

Uudis 
Stgna dabatí vibrar* fi*dem> tranfi 

mitere falta 
r Mátales fofas tfc. $Ape arduus Ídem 
CapQvnm Spaüum iS Saxo ttmfú 
mifity d ha fia. 
Pues en la íangrienta Batalla de! Th¿ 
monte de! año de 1690. que duró ro- 
do vn día, íe empeñó tanto el valor 
y lealtad de Vuexeeíencia que a no ha-; 
ver refiñído lo fuerte de !a vota el ra-» 
pido nocivo perfilado sraiifko de vna 

vaj 





vala pudo'fer defgtacia para Vuexcelen 
cia tragedia para Eípaña,eiofdÍ2Ídad 
para efte Rejrno, y huvieran logrado 
obedecer á Vucxcdencia General, a oó 
haverle llamado otro arce nías difícil. 
Efte es aquel (ublime, de tratar y 
governar los hombres, en la quietud 
y íociedad de la paz, eo quehaze las 
Lecciones el que aprende, y las reglas 
íe haode llevar adelantadas al Eftudi'o, 
Ciencia mas heroica que la niiíma he- 
roicidad, porque es mas immorta! que 
la del poder. Es la Sabiduría el mayor 
de los esfuerzos, y la mas plauíible de 
las glorias, como atributo pccdíarde 
la Deidad. Que fuera de la fuerza, íi 
no huviera nacido en el mundo el de- 
lito feliz de las vfurpacbnes? Quan- 
tos han podido adquirir, que no han 
ísbido confervar, haviendo paílado co-i 
ir. o rebmpagos de poder, fin confif* 
tencia de éíplendor, caducas exhala* 
cionesdeluz, que han aparecido, pa- 
ra luego morir refplandeciendo? Que 
hizierofllüi Hercules, y los Dionicios, 

los 



[osXerKes,y1os Alexandroi; masque 
llevar de uopel al ardimiento, y arre- 
batar de buclo a la Fortuna ? 

Mas alca procede la recia política; 
pues bf illa, y permanece, eleva, y afir- 
maos baía de los Reynos, yColum* 
na del mundo, que quaoto masíe pío-, 
funda, mas íe exalta, y quanto ador- 
na foftiene, efta es la que tanto ha ío* 
bielalido en los lluftres Aícendientes 
de V ucxcclencia pero mucho mas íe há 
dexado admirar en Vuexcelencia, eíU 
:s oy par3 nueftro nuevo Orbe, como 
ú eteudoque vino de laElphera a Roj 
(lia para fu defenfa, y como el Pala¿ 
jion, b Minerva que deícendio del 
Cielo a Grecia paralo fortuna, Mincr* 
ira animada, y no en cftatua, nacida 
déla mente de nueílro Júpiter HyípaJ 
tío, al golpe de nudtros delleos, para 
la dirección de nutíbas dichas-, efta) 
es en V ucxcclencia vn concento de to- 
das las heroicas qualidades, y vna en- 
cíe elopedia de todas las grandes Vir«* 
tudcs: juey como efciibia elQo&ifíii 
H 4 mo 




pr^par ad E3 



nio MtfciHoy fi Vuéxcelcncia áecjdc éj 
Juflicia, íi diípone es prudencia, fi ex- 
pide es proroptitud, íi oye es afabili- 
dad, íi fomenta' es zelo, íi promete es 
íeguridad, íi corrige es cnterefla,fi re- 
Iftcdia es piedad, Ji vive es cxemplo, 
y íobre todo íi adora es religión. 

Efia radiante Antorcha del Alma 
primer manantial, fecundo océano, y 
raiz de las demás Virtudes, es en vn 
Principe realce íoberano ^irc lo en- 
cumbras luego que creció en Magcftad 
la república de Roma promulgo Le, 
yes -para-las íeremonias de la Religión; 
ordenando el Derecho publico, para 
el Cuko de fus fingidas Deidades, y 
aun en la tnifma Gentilidad tuvieron 
los que veneraban á los Dioíes cele* 
brando el mentido oráculo de Apolo 
en el gfan Legislador Licurgo, el ze«2 
lo que tuvo a los Gentílicos Númenes. 

'■Chare-Júvp magno qui templé ad* 
nójlY& Lycwgue 

Venífti Chute ^ $5 cunBis dikttaqut 



. / 



.■ 



íue 



Que dírc, pues, de Vuexcefeñcía en ef* 
ta Virtud, que no íea excmplo, y reí- 
peto affi al omnipotente y fus Minií- 
tros, eníeñando deíde el Superior car- 
go que exerec íer Patrón, no Juez, de' 
fenfor, no pote(lad,qüeíu cuydadoes 
vigilancia, no impiedad, y íu interpon 
íiííion ferenidad, no inlulto. Yfi Nu- 
tria íe hizo tan digno en las venera^ 
cienes de vna verdadera fama, por ha-, 
ver protegido en reverencia de íus fal- 
tos Númenes, el puro Colegio de las 
Védales Virgines, á que altura nos íu- 
birá la gloria de Vuexcclencia havien-» 
do coníetvado en Armentera el eul-í 
co, y también la expiable memoria de 
fus Predeceíores, y mantenido, y ade» 
Untado en Villagarcia, en obfequio del 
verdadero Numen vn Cielo de Che- 
ruvines humanos, vn jardín ferrado 
de fragrantés Roías, y vn relicario de 
penitentes eftaticas Virginesen habi- 
to, y efpiritu hijas del Luminar mayor 
de ia Jgkfía. 

Prevenido aí£ el animo de Vuex* 

ce. 




íi 



celetrcia por el Cielo, éfá pfecífo que 
acéptale íu Augufto Soberano tan al- 
ta dadibat'y quefe colocarte cerca del 
Throno tan grande Vaílallo: mereciá 
Vuecelencia antes de fervir, todo la 
que defpucs anhelan otros, llevando 
tan adelantado el agradar, que a na 
íer ella la henra, no huviera neceffi- 
tado el exercctla; c$ el Palacio vn Ly- 
íeo de grandeza, donde íe aprende vna 
Philoiophia de Política, y el favor dd 
Piii.cipc vna ciencia de fortuna, que 
quaiito mas voluntaria efta mas cier- 
ta, yquanto masdeclatáda menos fir- 
me: en cita hafido Vuexcclencia tan 
íabio, que el alcanzarla no ha údo Ef- 
tudio, lino nacimiento, que mucho ? 
fi fue herencia de Vuexcclencia y el 
tener efta cumbre, no fue íubirla lino 
hallarla: aííí entro Vuexeelencia ancia- 
no dcíJc Joven, ervlos A ugu (los pe- 
netrales del Palacio, fin que jamás íueí- 
k alufinado de los errores de la no- 
vedad (pcnCon, que aun fatiga a los 
mayoícs) a>molo adran o el cloqucn- 

tc 



eelcneía pPf el Cíelo, cía prectfo q«S 
Éreptafe lu Augufto Soberano tan ai- 
ra dadiba, y que le colocaflc caca del 
Thtonotan grande Vaííallo, mereció 
Vuexcelencia antes de íetvit, todo lo 
que deípues anhelan otros, llevando 
tan adela ntado el agradar, que a no fec 
cfta la honra, no hu viera neceílítado; 
tí exerceria. Es el Palacio vn Lyíeodc 
grandeza, donde fe aprende vna Philo* 
iophú de Política, y el favor del Piimi 
cipe vna ciencia de fortuna, que quan^ 
¡o mas voluntaria efta mas cierta, y 
fcarito mas declarada menos firme: 
E cfta ha (ido Vuexcelencia tan (a« 
bio, que el alcanza» U no ha fido ef«j 
tudio, fino nacimiento, que mucho? íi 
fué herencia de Vuexcelencia, y el ce.: 
Dcr cfta cumbre, no fué íubiila fino 
hallarla, alíi enero Vuexcelencia an-« 
ciano deíde laven, en los Auguftos pc¿ 
licítales del Palacio, finque jamas fueí. 
fe aluiínado de los ettoies déla nove»; 
dad ( pendón, que aún fatiga á los ma-; 
vores ) comolo admiro ú Eloquente 

1 — u - £°s* 




1 



Cancd, ),b. 5. 
Vatiar, iocw, 
4- 



Confuí de otro Iluftre. /» ¡pftmoqm 

«da/efcentu flore Palada nojira ma 

tutus Mtrwit, iScjuod robnftas qmA 

fatigat etatesnuliofmt deaptus novi 

t*tis errora (q) procedió Vuexcelenci; 

con cal moderación en unía altura 

comofi fucffe Eludió la que era Co 

lona, poííeyendo la eminencia, corrr 

que habiraííe la falda { eíra es aquclh 

f rodigioía- modeftia de Vuexcelencu 

que no dexa moveríe al diícurfo, ni 

permite reípirar ala alabanza. Por cíTg 

ponderaba bien aquel miímo diícretc 

Jo raro, que es mueboamoren el Prin. 

cipe, y mucha moderación en el Vgí. 

fallo: Novum eft enim fub amare Fría. 

ítpis cufiedire modeftiam. 

Afl] exaltb a Vuexcclencia fu íJ 
vido Soberano, y en vna competencia 
de heroicas complacencias, ni S. M. 
puede dexar L$ de haver manifeftado 
tanto amor, ni Vuexcelencia las de 
haver reíiuido tanta gloria: Contodo 
eflo oeceflitaba a Vuexcclencia el pu- 
blico, y era precifo que la Corona tu- 

vieí. 



vicfle émbidía del Palacio. El cau¿a£ 
loío Rio de la Superior política de 
Vuexcelencia no podía cltarfe en el 
Océano de la Mageflad lin falir á fe- 
cundar las regiones del Imperio, que- 
dando aíli canto mas cerca del favor, 
quanco mas apartado de la vifta; En 
el Sol, quanco mas le dilata la íuztanj 
lo mas fe diíminuye el calor con I* 
diftanciaínoaífien la del Grande Phi- 
lipo, Sol mas luciente, en quien eftán 
vnidos claridad, y ardor, porque es a 
vn tiempo centro, y circunferencia 
de fu Real Poder. 

Fue Vuexcelencia promovido al 
Govieroo de la famofa Corte de Se* 
vilia, Capitolio de vn Rey Mártir, y 
Conquifta de otro Santo Rey, porque 
la que dio nombre a Efpaña, era bien 
que íirvieííe al ínclito de Vuexcelen- 
cia, y con cales pronoílicos q en el pri* 
mee momento de fu entrada midió 
todo el efpacio que havia defde el ju* 
bilo halla el aplaufo, y deíde la cípe- 
tenza hafta la expericacia: allí toe, don- 
de 



i 




8c et.grin tilenb 3e Vuexcelcncuti 
litfcito el Rico The oro de codas fus 
Virtudes, y vna Ciudad, que es elcrt* 
íol de fus Governadofes, que exami- 
na al precepto, lo miímo que obede- 
ce, no contenta con laíugefion,paísb 
hafta la aclamación y viendofe vencí- 
do por Vuexcelencia aquel iropoffible, 
que aun tamiíma Jufticia nunca ven- 
ce, efto es el de no dexar mal conten* 
tos, aun a los que no quedaban íftifi 
fe fechos, evitando con las prevencio- 
nes los deíordenes, eípecie de reparos, 
conque no-lolo lemediába Vuexcelen- 
cU los males, fino Sos caíligos, y que«¡| 
dandofe el rigor en las Leyes, fe ef» 
taba la piedad en ios afcftos, en las 
penas iva contra ñ gufto de Vuexcc-f 
leocia aun lo nnftootjue mandaba con- 
forme i fu razon 3 porque no oponien-; 
doíc las Virtudes (aben mandar lo mií- 
mo que teuían, y miradas a diílin&as 
luzcs vnas animas acciones ion pena, 
y alegría, y eüfin, íe quedaba bien 
quiño el Corazón de lo mifóio que 

i r ~ :~ ~ a 



íl bra70 fulminaba, afllíHendo a Vucx- 
clcncia inseparables la Jufttciacnlas 
;cíolucioncs, la equidad en los tempe-» 
anentos, la epiqueya en las rnodifi- 
:acioncs, y la prompucud en les di# 
ítaiuencs. 

A di fcvi6 en aquella ocafion en 
iue vna tumultuante cempeítad, no ío* 
o fue peligro, pero pudo fer naufra- 
go de vnYingular Mtniftro, y en que 
Lbicroncfte a Vucxcelencia íu (alud, 
f el pueblo íu fcílíego, confli&o de 
aquellos anieígados, en que han fidp 
:an raros los que los han vencido. El 
Vulgo que es ciego, aun quandové, 
}ue icr.Vquando íe ciega, y citaba yk 
;ao precipitado , que fué neceíIatiQ 
poanior para con VuexceSencia cn«j 
cñido \ íer oblación, y vn reípe- 
;o que paílaba a Sacrificio, que co- 
jo es meneíier en vn tumulto, por 
kr vna cípecic de atheiímo político 
que niega Dios de Mageftad: díganla 
guarió "han collado á los Rey nos y 
Kepubhcas ha ver íocegado comuní-. 
K4 da 




1 



¡V::¡ 



ÜÁfciée Vía vincm, y ediciones de 

Pueblos, Monflruos de muchas Ca 

fcezas} pero de nada necciíicó el fupe 

iior animo de Vuexcelencia fino 1 

de íu prefencia, pues fué íola cftaroai 

eficaz, que todas las pciíuac iones, de 

h eloqucncia, y todos los esfuerzo* 

del poder* Llegaron hafla la Carroía 

en que Vuexcelencia lo llevaba pro« 

tegido, para que lo immediato de 1 

atrojo, y del infulto calificaiíe lofucr< 

fe del reparo: enfin, fué efta el andam 

te afylo donde en Aras del reípetofo 

fué a hacer holocaufto toda la coní- 

piracion,ypara Vuexcelencia el afee-! 

lo de tal Ciudad, pregón eterno que 

publicará fu gloria. Sintiólo afíi Calió* 

doro. Nam fipancorumamoY Infle km 

glorU rtftyttntA ehtutis aftfius que i 

fateft haere prMonmm. 

Es la afabilidad en vtí Governa* 
dór íupremo vn Altar, en que tanio¿ 
mas íe deba el Numen, quanco tie- 
ne menos alta e¡Ara-,ei lazo quemas 
cftrecha 1* benevolencia* con lo qu^ 
v - mas 




'ftfas afloxa lafcvcriíad. No freiste* 
celebrado el Nilo, fi como es Supo. 
llórenlos raudales, y csudaloíocn íus 
ondas, no fuera tan manfo en íuscriU 
tales» y tan (ua ve en ius corrientes, co* 
mo cantó Claudiano. 

Lene fiuit Ni Ius,- fe cunfíis amnk 
bus extat. \ 

Vti/ior, nulias confejfus murmuH 



upas (r) 



iJ 






Es la prenda que menos cuefta, y mas 
imporca,con las demás íc hace acre-» 
hedor de los refpecos, y objeto de la* 
veneraciones, con ella dueño de las 
voluntades de los Subditos, mandan* 
do feguro, fin mas empeño que íuaii* 
thoiidad. Con efta fué, y es fiempro 
Vucxcelencia vn Ciudadano con lo$ 
cuydadosdcGovernador, vn Superiof 
con las benignidades de particular, )* 
vn Principe con las caricias de Padre, 
aííi fe lo decia Plinioá íu Trajanoj^ 
$um crvibm tuit qnafi cum liberisPa* 
tcns <vi<vi$: eojdemnos, euwdemtepu^ 
Ut> fiar &mníbns> & he tantmn ette* 



m (O 
Cfaud. Je 

LaudSuiícon* 




1 



0tsmaitáfV9 the!t$ripai€ qué Ü¿ ínef 
jstHer la elevación de la dignidad ctj 
5?l temblante, quien íe lo tiene en ei 
ciplendor de la períbnaí aíli ha deícf 
:chado:fiempre Vuexcelencia eííos cf* 
terbos del poder, que de nada firven 
ai bien publico, y aífi defeendia alia 
hafta las mas individuales providen- 
cias del abado, y abundancia vniver-J 
íal, fin la qual no ay impetro, porque 
troay Vafíallos: efte fué en Roma vuq 
de los mayores dcfvelos de fus Gon¿ 
lules, y íus Emperadores, que hacia $ 
que tributaííe elNilo al Tiber íu fetv 
-tflriad, y que el Egyptoefclavo fuel- 
le el íuftcnto de toda la Italia domi? 
nante, y aífi experimentaron los veci- 
nos de Sevilla en el plauíible Govier* 
tío de Vuexccíencia el lleno de felizi* 
cíiídes que eíperaban aquellos Philoi 
fophos ác que las nubes ÜovieíTcn ío» 
bre los deSeos ¡as dichas. 

Sobre todo fe aplicó Vucxctlcn^ 
cm a cultivar aquella grande heredad 
de ía cpuleníia de los fteynos la que, 

T —- ~ — fui- 




uftrnta y afirma Tus dominios, c! Co* 
nercio digo de aquella infigne CoN 
5 de Meituiio,es eftc vn labcryntho 
pe neccífítade vn Ingenio Theíeo, 1 
|uc venia vn Monífruo en cada in-5 
onvenicnte: es la paite de la Monar* 
hia qucíugeca al Imperio no íc íu* 
reta al espediente, porque en ella no 
■fta en manos del vafifallagc la obe-í 
liencia, pero en Vuexcelencia tecol 
iodo íietnpre vn poderoío, que quan-; 
o mas flexible, era mas fuetee, quan- 
o mas benigno mas zeioío, y quanto 
ñas vigilante de íus augmentes, mas 
iparcadoaun de aquellas validades jufé 
as, que fon debida recompenía del a» 
rán y del trabajo: afli excedió Vuex- 
:elencia quanto va de la copia al orí* 
ginal á aquellos Sabios Legados que 
embib a Tholomco la Romana repu. 
Micas quienes haviendo deípreciado 
abundantes Theíoros que ¡es ofreció 
en Egypco no pudieron excufatfe po- 
líticos a recebir vnas Coronas de Oxoi 
que al acabar de vn eíplendido Com- 



bhelés mimftró el mifmo Rey, las aÉ 
ks aqueila proptia noche pulieron lo 
fere la cabeza de fu eftacua, para argu 
mentó de que eflimaban mas ci día 
dema de la limpieza en íu miniíterio 
puesdedicado Vuexcclencia por Rea 
orden, al Defpacho de Flotas y Ar. 
madas* no quito interefaríe en vn oble. 
quío,que aquel Comercio en demonf. 
tracion de gratitud rendida, pufo en 
ínar.os de Vuexcelencia de donde paí- 
só a las de S. M., que correípondió a 
¿Vuexcelencia igual galardón librado 
en íu Real Herario, compitiendofe enr 
tte íi Ja terfa integridad de tal Valían 
lio, y la liberal magnificencia de tan 
gran Monarcha. 

De efta fuerte quedó Vuexcelen-¡ 
cía tan dueño de aquella república, que 
defde luego huviera folicitado eterno, 
íquien experimentó Celeftial, y ¡É 
pudiendo coníeguitlo perpetuo, lo an- 
heló repetido, y lo que es'vn mibgto 
del merecimiento k hizo mas deíea* 
3? Vygxcéie neja al icneíer, fiendo v n 




peregrino Sol, que tfíanJo en el oca- 
ío le pretendió poner en el Oliente* 
no fue, como íucede efto en oíros, 
vna liíonjadifauridaiino vn obíequio 
verdadero) amaba la Ciudad a Vuex, 
celenciaquanco merecía, pero para de- 
íearlo continuado no le obligaba el a* 
mor de Vuexcelencia, lino el de si ani- 
ma, aííi íelo dixoen nombre de Roma 
Plinio á fu Trajano. Amamus que dt*n 
te in quantum mereYss, iflud tamtn notl 
faelmus amare tai fed noflri, palian- 
do a pondeiar que jamas amanecieííc 
el diaen aquel cbícquio del Celar, y; 
no la vtilidad publica íe le hicieíle pre-i 
tender: Nec vnquam tllufefcat dus, 
que prote rwncupet <vota> non vtihtas 
nc Jira fed fides Cefar. 

Fue Vuexcelcncia colocado fe- 
gunda vez en el Carro de aquel gtaa 
Govicrno, y efta fué vna merced que 
hizo a fu república, y vn Sacrificio que 
confagro a fu dueño: gloria fué ella, 
digno del mayor aplauío en vn Varón 
iluílre, y aííi íe lo expreso ¿1 infigne 

Con* 



k 





Confuí ÑlangUo Theodoro,cI difcre* 
lilfimo Claudiano. 

Eadem rurfns Complexa potcjíts 
Bis \atod<itHTA regentem. ($) 
No pudiera Vucxcelcncia havcr da- 
do al amor de aquella iluítre Capital, 
mayor premio que el de fu aceptación, 
tií haver ofrecido al aprecio de fu In- 
yi&o Mooarcha 9 mayor Tributo que 
el de fu obediencia* mucho havia echo 
la moderación de Vuexcelencia en las 
pifadas dignidades) pero aun mas hi-; 
20 la refignacion en aquel fegundo 
nunificrio, que íolo recibió, porque 
era elíoberano quien le conferia, que 
literal lo de Trapno: Quam multa dii 
9ci de moderatione % i5 quanto plura ad« 
huc reflant, *ut illud quod fecundutn 
Cenfuíatum vecepifii^ quia Princeps* 
(3 Pater deferebat: deíuerte que los 
honores que, para otros, entran poí 
la penada puerta déla pretenden, lle«* 
gan á Vuexcelencia por la glorióla de 
la fidelidad. 

Y porque aquel Reyno noque* 

daí¿ 



laííe folo en la vanidad de havcr fi- 
lo imperado del íuperior talento, y al- 
a prudencia de Vuexcelencia tú*)9t 
es Columnas, en que debia gravaiíc 
:1 Non plus viera de los aciertos, y; 
juc le extendiciícn a eíieHemiíphe- 
io para que en nuevo Mundo íc di!a« 
;atíetan magnánimo EÍpititu, a quien 
;ia corto Theatro el otro, fué defti-¡ 
íado el eíplendor de Vuexcelencia a 
:fta vafta Efphere, a piecenfion de 
nueftra fuerte, que lo pedia fia decir-, 
lo, y a influxós de fu Viítud, que íc 
empeñaba fin íaberlo, pretendió a U 
Vitcud de Vuexcelencia el niiímo ho- 
nor, mejor que ella lo canto vn Pa^ 
negyriíia de la de otro Héroe. 

Jtamen tnvitám bknde wjligati 

$5 <vltro ambit honor. 
Y mito Vuexcelencia á íu Auguftoori^ 
ginal, pues queriendo S.M. hacer a 
cfta America la gracia de íu mayor fe; 
licidadjle hizo también Vuexcelencia 
en aceptarla, la liberalidad 'del mayor 
bien, y como el promover ayuexee^ 
M4 }™i 






lenciá fue tfna fuñida íbberana,el ad 

mitirla fue vna Caridad politica, qu 

también a y mífericcrdiasdegoviernc 

que te exercitan con Rey nos defnudo 

4<s fortuna. Comensó a governar Vue: 

ceiencia defde allá, y también á favo 

lecer, haciendo pafTaííe vna Eflrdl; 

íde efte Atheneo, a fcr luzero en el Cié 

lo de Afirea, para que aífi fueííe demai 

cerca Coníejero de fu excelfo Meíc* 

fcas 5 Providencia hada aora nuca áií 

cumda a/Tegurar coda la imbrica en fo, 

la efta baila, y con efiaviiUdad común 

ebíolver vn Virreynaco en vn dida. 

men* AflI- vino Vuexcelencia a efie 

Rey no, por aquel camino que ya ha* 

yian andado nueftfós defeos para con* 

(ducirle, íabiendo venia a hacernos fe-; 

íizes can juftiíícado benéfico Principe, 

que ya fea vía llegado acá en la fama 

kje fu reputación* y affi llenos deeíU 

nuefiros Corazones, en ellos fué Vuex? 

edencia quipn falio á rccibitfe. 

Vino con Vuexcelencia todo el 
leguito de Virtudes que ha- tenido fiem*. 



— = — , — _- _^_ 







I 

pire rfSffcirfcs cíe fu Efpuítu, pero en- 
trecojas ellas continuó acompasando 
a Vucxcelcncia aquella alca pureza, a- 
quclla fubliaie integridad, que ts vna 
qnarca propriedad deía animo, y vna 
alfirtenre infeparable de fu Jufticía, a« 
quella limpieza jamas hafta aora ha-? 
liada en el Orbe de la admiración. Por 
ventura íe dará crédito en la poíleriv 
dad a v'n hecho íucedido en nueilro 
íiglo, de que antes ni defpues havrá 
femejante niexemplar, decia a Theo* 
docio fu Panegyrifta^en el cafo de ha- 
ver repulfado el Imperio: Credet hoc Lat j n ¡ . 
clim ventura pofíeritas t$ puftxbit no¿ Panegyr, 
bis tam glorio fam filan <vt nofiro de~ 
mum futilo aunuát fdffum t quodt an- 
tis infra fitpra que Tewporibus nec in- 
*uenerit cmulum* nec habuerie exem* 
flumi Y profigue aífegurando de fu a-» 
juñada vida, y redo obrar todo fe po- 
¿h c*eer> Sed qui vita tu& Je i ffami ra- 
tiones que cognonjerit^ fidei cunttanter 
¿ccedet: y vno y otro con mayor ra- 
zón, y fin eícrupulo de lifonja, pare- 




aca 



Honor, 



fcc dielio I U mtegrilaíde Vüéxcéa 
Icnciaen va Reyao todo riquezas, y 
en vn figle, que a fuerza de íer de ore?, 
es mas de yerro, no (iendo codo e! Mun« 
do, mas que vna avara viclima, pafá 
quien es la codicia la Sacerdotifa que 
lo Sacrifica al ídolo del ínteres. 

AíTi lloran la avaricia aprecionaj 

da en las cadenas del Aberno, y la am« 

bilion arrojada con el oro que anhela 

á fus Cavernas, mas efcíHvameote que 

De 5 . ConíuU 1° P^ó Claudiano de íu tiempo, (t.) 

Luget javarí ties Stjgi\s innexa Ca- 
teáis 

Cumqm fuo dernens expellitur am* 
bítujauro. 
Hechar tuera del Pctü al Perú, defter- 
rar en medio de la riqueza a la rique- 
za, fomentarla como opulencia délo 
publico, y aborrecerla corao obfequio 
de particular, no admitir aun lomifc 
roo permitido, y haeer*que ceílen vnos 
dones toíexados,que engrozaban el pro^ 
prio erario con nocivo perjuicio del 
úq los privados. \v\ 



(v) 
ClíJua.^Con 
íé« Honof. 



'lmflp conúnm ceflent augmenta 
trilmti 

JSIec tita privatis crefcant ¿varia 
aamnis. 
Es vna integridad mas admirable que 
las maravillas, y vna firmeza roas fuer- 
te que las heroicidades: para con efia 
íingular pureza, que fue la de aquel 
inwgro Héroe el famofo Curio, que 
enmedio de fu eftrechez defprcció el 
oro que le ofrecieron los Samnites, v'i 
\x de aquel que merecía la Antono- 
macia de jufto el Celebre Ariftidcs; 
que jamas admicióel que pudiera ha- 
ver logrado de los Achenienfes* pues 
excediéndolos a codos parece Vucxce* 
lencia natural, y vecino de aquella re-- 
gioo en que fe odiaba al oro, Tigris 
in afoeo oppidum efi Btbythau cuius 
incoU mottalium foli amum in odio 
(ontrahmt. (x) para dar a entender a 
Principes, y Governadores, como fe 
puede fer mas grande fin grandezas, 
y como entre los Salones y Doíeles, 
fe puede hallar mayor pureza que fe 
% 4 XÍ3 




M 

Tcxr. in Thcí 
cr. Lib, 5 , cap, 
*3* 




II 
i 



Sepaííe que la juíitcia %mm y lim* 
fia es aríma $m anima los Thronos. 

Te ptopter Colirnm kgei ¿mimo [que 

feramm 
Exvimm, nitidis qmfquijh fenjt* 

bus banfit. (y) 



^odiare IbL Sepafíe que es vrta fobeían^ r n tan* 



tomas poderofo, eu quanto es vna Key* 
na fin Tributos/y va Numeren tan. 
ío mn divino* \m qtranso es \ma dei- 
dad^ lío oblaciones:*: fb no es tencerc* 
fa, lino libertad, que es mucho Cou* 
zon el de Vuexcetenck par^eftaf lía 
íu aivredrio: por eflxi, fi haiía**doíe ro* 
da* tas tierras coa la dicha áe íer eo* 
roña efe nucílro invino dueño, hüvi^ti 
feti de elegir vn Virrey Vnwerfaldel 
Orbe, áinmgurso mejor eligieran que 
a Vuexcelencia, á quien Ceníuítára ia 
Juüicia cnei primer lugar de la lim^ 
pieza. 

No es inferior a cíia libertad del 
aninto de Vuexceíenda la que íc go- 
za m los del pttbíko, pues, ai tenis 

ha- 



:, " 



¿b!«r1atep ublica p^irqw íoay cpre* 
ion, ni el Principe que fe hable, por. 
jue no ay ncta>y como nada ay afeo* 
ado en fus operaciones, nada ay que 
;erten ros«diicurlosj íieado patentes 
as acciones, y conformes a la ajufládae 
:oncíenciade Vuexcelencia, en la quál 
10 Toban las vanidades lo que logtati 
as Virtudes, ni neceííkan de mas ala-» 
>anzas queasi proprias, pues a peflat 
le ü embidia fon digno embarazo df 
a admiración, y de fa fama. 

Pero adonde dexa el Elogio aqne* 
la heniTofa brillante coyunda conque 
:\ hy menea vnió las excelfás proge-; 
lies de Mendoza y Camaño, a Us ef* 
Carecidas de Monroy,y Barrionuevo, 
■ los Iluílres Títuíbs de Viilagaicia, 
I de Barrantes* a los de Monray y de 
Cuíano,en la períonadcla excelía Se- 
ñora que tuvieren por peregrino due- 
ño: ó quanco fentimiento dtxara al 
Corazón efia roemoria,fino la boiraííc 
la reflexión de haverfe paitado al nu. 
mero de Aflros aquella luz, ) havec- 

la 




i ,• 

I 



v 




li imh&l&o \i pafcí <le Jo caduco 3 
lo eterno, (z) 

Cedite gemmantes augujla fronti 
Coronen 

CUrius hinc regni iam DUdemA 

Pues itiuundo a las Eudoxus, y Pul 
cherrias en Virtudes, fueron dccbá« 
do las que celebró Claudiano de m 
María y íu Serena, y podría decir me< 
jor que fu Anguila, que al nacer car 
inclyca Matrona, inundó el tafo íusri« 
quezas, y Rió Galicia con fus flores, 
rfenafernte fermtt perpingma mi* 

ta, tumentum 
Divitijs vndafle tágum^ Calecía $m 
fit, floribtts. (a) 
Vnido aíli con tan excelfo Principe, 
tan excelía heroyna, dexó en dos Huí* 
eres brotes, dos admirables Jóvenes, 
que ion originales, deíde que fon co- 
pias} dos renuevos de gloria que ha 
dado a Vuexceleucia la Naturaleza, y 
Líb, 8. Vaciar; los ha authoriíado fu Virtud, mejor 
íorm. íu Jodierá pv Cafiodoro, (b) que en fu 



Ciaud. ln 
Laúd. Setena 
xtgin% 



•ft) 



tiempo de otíos elevados, Quarido t4z 
f tum filtomm Parer ajfeóftss, natura 
pfa videris effe Patricius* quoni&m 
>ducAT2tmm felicior Uus eft de filtorum 
lYobitute laudan. Siendo íu principal, 
i primero blaíon haver tenido por cu- 
ia el Palacio, donde como panos de 
rna Águila preclara, han íabido fufrir, 
os rayos de los Reales ojos. Primum 
}uod non minim* ¿<wdispr¿ftat initium 
nfan tia eorum nota efi PaUtio\ fie 
r £tus tui more Aquils, je probantes re* 
\atesoculos abipfispene cunabúlis pev*i 
ulerunt. Y aííi es premio de Vuexce^ 
cncia el miímo obíequio de havee 
>frecido los ánimos de tan Iluftres hi-4 
os en las Aras de laMageftad: Habe* 
ñus vnde ubi felix Pater pY&mmm 
lebeat referri> qui Z$ filiar um tuorurn 
iobis ánimos obtulifii. 

Para coger el zelo de Vucxcclcn- 
:ia toda la Monarchia, tiene en dos 
Mundos cftos lazos, y para el btillo 
Je íu efelarecida Eílirpc en los Cic-, 
los de ambos Orbes eftos Aftros, pa» 

94 si 




\ 




ra qde^laraitJó Vuecelencia en vht 
y ©ero k fu Numen, fueíTe alia en e 
'f^mplo del original vna, y en eíl< 
de la Copia otra imagen de Vuexce 
léñela los que le dieífen Cuícos revé 
rentes, y para que partiendofe, no U 
dividieííe Vuexcelcncia Padre aun mai 
felize por fus dos Iluftres prendas qu< 
lo fué el Eípañol Theodoíio, miran- 
do brillar al primero allá en fu orien 
te, y al fegundo iluftrar el Occiden. 
te; aífi fe le cantb> y íalvandoíe Ioj 
nombres íe puede cancar aqo¡> 
Fortúnate P¿<rens primas mm de te* 
I git ortus 



vrges 




Occiduum Vi fus r Ytmofátúf Heno* 
rim ignem 
ím que pueda la alabanza omitir re- 
verente, otra gloria de Vuexcelenciai 
que íioó es la mayor puede* diíputaf 
la* primacía y precedencia, y fiendo en 
el aféelo,- tiene íeguio el Thriumpho, 
p ms> como dixo Qaudiaiio no con* 

ten* 



tonta la Naturaleza en haver dado a 
Vucxcclencia dos dichas en dos Huí, 
tres hijos, cumplió el numero de hs 
gracias con vna efelarecida hija (c) 

JSlec fattde Vitotnm 

Cenjeri contenta fuit ; 

Sed gemino Ctttaüm Splendida 

fexu 
Eftaésh excelfa Señora Marquelade 
Tenebron heroyna en quien la Virtud 
y la hermofura, el recato y la dilcre- 
cioo, parece cada vna prenda fola, f 
citando adornada de tantas vnidas tpm 
lidades, que fi no ion contrarias, íe vea 
pocas vezes juntas, es vn concento fia- 
guiar, y perfedo de eftas dotes, y por 
cilo el encanro de íu fclize üufttcduci 
ño, el Corazón de Vucxcclencia y de- 
fus amantes hermanos, el exeroplode 
la Corte, y el aplauío de la Eípaña. 

Perohafta quando profigue intré- 
pido mi atrevimiento, pues querer con-. 
rar al Sol fus Rayos, fuera (obre oía- 
dia necedad, reípite yk la penada mo- 
deíiia de Vuexedencia» y ceílc n>i ron- 



Claudian. ítt 
Laui Seten. 





ei valbuclenta voz; en inculcar pro^f. 
las y heceiddades, para quienes fuera 
cona energía h de vn Demofthcncs, 
y eftrccha facundia ia de vn Tulio, 
y diículpando vn deíeo que ha intén* 
tado foio ícr rcípcto, reciba la Gran- 
deza de Vuexceiencia eftas vivas ex- 
preíiones, no como Panegíricos, que 
ayan aípirado á deferibir fus glorias, 
íino co/no tendidas obfequioías de- 
tnonítraciones conque afeduofo efle 
iTemplo de Minerva, agradece a íu in- 
vino dueño, y íiempre Auguílo Pa- 
trón, le aya embiado en Vuexcefen- 
aa vna adorable Imagen (aya, vn pru* 
dente fabio Principe, y vn redo poli- 
tico Governador, con quien fe reftitu- 
ya aettos Reynos ei íiglo de oro con 
el íequito de todas las Virtudes. 

En áurea tiafcitur &tas 

Et proles anticua redtí, Concordia 
Virtus. 

Cum que fide pietáf. 
En cada Clauíuia va incluido vn Co3 
fazon de Jos dq&qs Clientes de cite 

(Athe- 



raí 



Athtneo, y por cffo dignas de la beníg* 
ia Atención de Vuecelencia-, pues í¡ 
>\ ftuto del Árbol Egypcío, llamada 
?tríico,por tence perfc&a la forma de 
iquel principal origen, y mobil de la 
viáa, eraVi£Hcna apreciable de los Dio-; 
'es, como refiere Plutarcho: Egjptij 
n&cipue Deo facvam Perficam ejje rc-¡ 
c eYunt>quia fruÜus eiusftcut cor [A) 
:>ien podran íer los corazones de los 
Dolores, y Maeíhos de cfte Peruano 
tycéo, digna oblación en las Aras de 
Vuexcelencia, para que acceptada, fea 
vnode íus mas gtorioíosbUícnes, y el 
mas plauíible de fus Timbres el de efta 
fcftiva faufta Entrada de Vuexceltncia 
en íu literaria Real Efcuela, que ( co~ 
ino otra Roma a fuTrajano) dcíea,y 
pide que viva, y goviernc Vuexcclen* 
cia tiempre felize: Dent tibí C&Jar&td* ft) 

tem Dtj, quam mcrey¡s>feY<vent que ani Vbi Supra 
mum, quem dederunt. (e) He dicho» 




r4 



v 




ORACIO 



INTRODUCCIÓN. 






A LA LECTURA '.DE LAS POESÍAS DEL' 

Certamen, con que ia Real VniveiWad de San 

Marcos de Lima celebro el Recibimiento 

dJExcmc Señor Marques de Villa- 

Gjicia, Virrey del Pera. 











Ve AiTumptofbí*raSb & tTplthfats : j 
i | Que empeño píodigicfc de hatmcn^s, 

WÍ¿J Es el ^ ue em P renc! ^ «fulgente Apolo? 

gfa^sl Tu, q dueño mmjpnai oc lo* íulgoiesj 
Canoro Nunicn de las melodías* 
Hjces de vno a ouo Polo, 
Del Solar de la Luz al Moufole^, 
{ Luciente Imperio de tu aidot Phebeo). 
Brillar ! os cantos, refenar los días; 
Tu, Que | rcí¡de¿> (abio, 
Con íonanie. fervor, juQitf-ie Ubiq¿ 
A la* Caftaiias D¡ofáS ; 



Que ho sc-'U- ttít? bellas qtí¿ baímonlo&s* j 
Tienen contigo en nobles excelencias 
Linea de iU2cs, Sangre de cadencias} 
Que es [o que quieres de mi vida ciega? 
Qué es lo que ordenas de mi tenue Lyra$ 
Haciendo [23 que fiel tas rayos ruega, 
«Al que benigno tu concento infpira, 
Tuaísiftenciaí^ autique brilles mas propicio! 
Fulgor Hoguera* irvfiuxo precipicio? 
Pero en vez del canoro Dios de Délos/' 
Rafgando nubes, y téxiendo albores, 
Luciente íe aparece 
Joven tan celtftiai, que a mis anhelos, 
A mis vivos fervores, 
Nu-jvo Sol reblandece, 
^>arheU¿di*ldnÍen duplicado, 
Sino Apolo, otro Apolo es propagado. 
De Júpiter el Ave, 
e^f^MIííííii-é ají* divino) >'i p 4 uT - 
Era plumada Nave 

Al Garzón peregrino, / 

Que, fixo en ^iv¿loz popa vofan^ 
Era elfí^ygb, el Norte; y Navegante; 
Copa de oro fa grada 
La dieftra oftenta ayrcfay 
De Vrna \f éfcr^rg^ada 
Luzesos vierte hermofe; 



a 






Jim* 



Timtres fon, donde en fulgidos raudales 
Neceares fe compiten, y cryftalcs. 
Del Ganimedes bello 
Era el Signo inexhaufto, 
De quien cada deftello 
Vn infiuxo es tan faufto, 
Que, a i llenar de la. America el anhelo,' 
fe ve, que otro Perú tiene en el Cielo. 
De efle, pues, facro Joven luminofo 
Conducido me vi* tan prefuroío, 
Que, al pifar Climas, al paflar Naciones, 
No vi, íieran Conceptos, o Regiones. 
Al de Thefalia Tempe deliciofo, 
Que el fecundo Penco corta vndofo, 
Al de Helicón PermeíTo cfyftaüno, 
Prenuncio peregiíno 
Del termino afpiíado, 
(Alma del Monte, Corazón del Prado) 
Donde Cifnes de plata los cryftales, 
Los Cifnes fon harmónicos raudales, 
Vimos, de altos Ingenios tan poblados, 
Que no atraidos ya, fon fecundados. 
Del facro Monte luego hafla la falda, 
(Raiz de diamantes, cria de efmeraldal 
Llegamos bien^ y aun antes que la vifta, 
( Por mas que atenta en conocerlo infifta ] 
Per el rumor del canto repetido, 

0.4 







JLo 




Lo advinieron los cjoi del eldo? 

Pues foio el Monte exhala allí a los vientos 

Refcnantes efíuvios de concentos. 

Conque década rifcoen dulces partos 

Se formaba vn Concierto de Parnaflos t 

iYo foy de Aquario, me dixo, 

El Signor-que al retratarle,, 

Del Rimac que tuerto íoy 

Infiuxo, no dominante. 
A eñe Monte te he iraído,' 

Donde, fon, al efcalarle, 

Para dos cumbres dos fenda^ 

Dos gloriofas arduidades. 
De la Virtud, y el Ingenio 

Senderos, en que el que fabe - 
Ser arbitro del repecho, 
Es de!a eminencia parte; 

EnParnaffo y Cielo juntos 
Héroes^ Mufas?. Deidades, 
Aun fiendomas lo cue brillan* 
Sen menos de lo que aplauden, 

Dixo: y al Monte enuegaaios- 
Tan gloriofos los afanes, 
Qu2 á la fatiga fe hacia 
Defcar.fo lo infuperabíe. 

Del facro era Edificio Ta efbuclura 
Vn compuefio de affcnibios excelente, n 



Y, al ckfomkrat los ojos fu Bdwaoftfrcr¡ 

Labrada ceguedad era lucitnte: 
Poique, ¿1 íormai fj ¡r.figne aicUteítura, 
pefcubiib Apelo con empeño ¿nc¡ti te 
JlKI mejor Cieío en las hegíones teíSas 
Para Jafpeí de luz Minaste Eltrellas. 

üeí claio Templo en el biiliantegirOj 
Que Cielo es de los Cicles luülan», 
Cada Columna afrenra es del Za\h'irc, 
Cada ¿rifo verguiza es del Dian ante: ^ 
Mas ay de mi! que, quar.de mas me aüiii* e, 
Defapanceel Joven demirante: 
Dexóme enfir^ y en manes de mi mifrno 
A fuerza defer gloria, quede abyfn o. 
Mas luego á tanto jubilo me ckv* 
De Dioía (upeiio.f h ruimofa guia, 
Que t al dar de luz en luz, la Deidad rueva 
lee hace orra ccnfufion de la alegría: 
Tan atraétiva el corazón me Ikva, 
Tan lefu-gente al animo furia, £ , 

Que juzgut, cjue de IcoUu a- tendido» 
Tn el Numen me foavía convertido. 

Fuerte embrazando la Ej?. ide reurbli^ 
Cióendo hermefa la agradable Clha, 
pronipto con gezo cencu ir decible 
Ser ¿^ Mircrva. la Deidad a diva: 
Y bacundoiu .c r pliLdciQ»ür-£C>bb 







Porque mas noble en la memoria víva¿ 
Aíli me dixo con acento gravte¿ 
Puefto lofoberano en lo fuave. 

De la Limana Efcuela celebrad* 
La Dignidad reprefentar pretendo, 
Pues .mi luz de fus luzes derivada, 
No ía prefido ya,fino la aprendo: 
Efte Templo, Aula fuya iluminada 
Es, en que al Auge mas fupremo afciendof 
Ciencias fon las Columnas que en el yacen* 

Y de los mifmos que foflienen nacen. 
Al aplaufo del Sol refplandeciefite, 

Que en fu Efphera aun no cabe, y fe recibe, 
Del Parnaffo, y del Cielo refulgente 
EíTe immortal Concurfo fe percibe: 
En circulo de gloria indeficiente 
La mi faia Eternidad de el fe concibes 

Y de cada alto Héroe el fiel anhelo 
Trcpheo fuyo JKj no Paralelo/ 

Convoca a decantar tan feliz pompa 
A los del Rimac Phebos harmoniofos; 

Y porque Ay re mejor fu acento rompa. 
Nuevos formen efpacios iumincfos: 
Cada fonante voz canora Trompa 
Sea, que de I la Fama ecos gloiíofos: 

Y cante de elle Templo en el recinto 

Par Primer NM$M al MENDOZA Qafato; 

Sw 



Subid, pues, canoros Clfhes* 
Ño ya el temor os impida: 
Que donde atraen las Aras*; 
Cultos fon las ofadias. 

Seguid fus alientos j pud 
Si la altura os agilita, 
Ellos darán a fi mifmos i ., v , 
Cuen ta de io que; os a niman. , . ' 

No os defvanerca ya «I ocic^ 
Quando el aféelo os escita: 
Pues el encendeila, fuera 
Hacer Ja fineza tibia. . 

No beso mas nebíes plantar' 
Con labios de ondas el Rimac£ 
Ni a mejor Numen fus Muías 
Humos dieron de harmonías. 

No a lifonjas os convoco^ 
Pues en U verdad piecifa 
Las a labanzas mas libres 
Modefliasfon recogidas. 

Que en acciones, y Virtudes,; 
Quando el exemplo las dieta, 
Qué culpa es quefean hechos, 
Si ellas fuenan maravillas? 

Bufcad immenfas dicciones: 
Que en Funccion tan infinita 
Ni aun en los labios mas ricos 
Ay para todas las dichas, & 4 



', 



t 




i 





f>IQ!OSE A LOS C ANOROS CISNES DEL R I 
mac, que celebraflen la heroica excelfa Nobleza é 
Su Exc. derivada de fusgloríofosAfcendientesen !a.i 
Eiiirpes de Mendoza y Catuana, defde el famefe 
Jlecaredo, y primitivos, Duques y Señores de Caa« 
sabría* y otros Huflr es Héroes de Galicia ea 
vm Cancioadefeis Eftancias. ;¡ 

CANCIÓN. 

Dfi V01SI ÁNGEL FEmY%A CJLf)É1{0Ñ I 
CeValkt, del Orden de Samugo, Marques de CafacMtm 
Pon, y <fygentt JMurhíB M Tribunal di Cuentas 
deejle ^pw» 



Ve de glorías faniofas e inamortaícá 
; Ofrece a la merooiia 

La Selva fértil de inclycos Laureles^ 

Que en pxogrefos Políticos Marc»le% 

Fecundando la Hiftoría,. 
Authorizan deEfpaña ios Dofek* 
Ea He«oes fieles,, 

I . puf 



QueJevn fubJíme t*oncb 

El bionccde la Fama tienen tonco! 
Tu, O Mufa Soberana, que picfidcs 

A AfTuropto tan brillante, 

Y del Ciclo te aíTccian refulgente 

Los clares cfplendoics 5 que c€Íjidc3j¡ 

La ínfpsracion flasnrcante, 

A que afpira rci anhelo indeficiente^ 
. De cfdefciende clemente, 

Para que exponga el 2e!o 

A pute2as de luz voces de Cíelo: 
De! Heroico MENDOZA lefpctablc 

L3 fulgida Nobleza 

Defcribir podré affi, G Aflumpto tanto¿ 

Tan i Copias de Lu^ impenetrable, 

( Por fu fuprema alteza ) 

Se permite tratar de vn rudo Canto? 

Sundo el mayor efpante», 

Ver, que efle Efclarecidoy 

A fuEfHrpe ú honor buelva excedidbi 
Pubüquenlo fus claros Afcendientes, 

De Glorias coronados, 

De MENDOZA y CAMAñO altoi Carapecnei; 

CVie obtuvieron famofos,y excelentes 

Bailones} y Cayados, 

Augmentando a fus Timbres los fclafcMi, 

Qjeya en aclamación* 





De vn jubilo profiíütfó 
Vincula á fu Memoria el Nuevo Mundo, 
Decántelo los JDuques: fiempie vfanos 
De Cantabria hazaiiofosi 
Cuna de.etta altaf Eftirpe cognada: 
El CAMAñO y MENDOZA foberanos, 
Que hicieron porteneofos 
Rayo en las Navas fu valiente Efpa da, / 

Y oy fe^ ve venerada, 
Para immortal memotia, 
Eo el Templo brillante de la JHiftoria; : 

P^aio.folotí granHéíce eterno, 
ifé fu Sol iluftrado 
Er, ^ríó, y cero /f^eal inclytoOfficios 
Del Hifpaíenfc Cano en el Goviem<y 
Que uifente lo ha, llorado, 

Y en t fapreñro del Perú Exercicioj 
En cuyofacrificio 
Dio de Mitad tal prenda^ 

" Que aun k adora Deida d la niifma Ofrenda; 
tarxión¿ fufpei^e el faptoj 
No vea eíte He rzoiue 
Oé ,? i!Sr¿ : Wiflante Sol nuevo' pfoaetontv 












CAN< 



CANCIÓN; 

DBL VOCT0%T)ON VISGQ DE VILLEGAS 

y QueVedo, facióte re de la Santa /¿lefia deiCuzro, y /lea» 

¿emito del numero de la %eal Academia de la 



J® VE de Héroes famofoselevados* 
^ re^ x De eíplendores veílides, 
r^^4 C° nc * enen ^ e m ¡ Pluma e! cardo vuefoí 
gka-sgg Q ue ¿ é U u ft r es, de gloria coi ciados, 

De Laureles ceñidos., 

La Iu2 me niegan, 'cjuando afpiro alGielo: 

Siendo en tan noble anhelo^ 

Y en intento tan jurto 

El ingenio temor, y el Numen fuflo! i 
["u, Caliopc facía, que -refides, 

En el Ca dalló Coro* 

Rey na de la dulzura, y la harmonía, 

Para el exceífo AíTumpto, á que pielide¿¿ 

DetuPledrofonoio 

La fuave vez inflame la voz miar 

Poique logre eñe dia . : 

Con tu canoro aliento ■ 

Lanía* vn efplendcr en cada acento. 1 




_<fit 



S 4 



Del 





Del Trcly te MFNDOZA refulgente 
La Etíirpe eíclaTecida 
'*} Cantare, emmudeciendo agenas Famas: l # ) 
Colora ^ $ cranc fe za la n data y excelente 
Jetee, i. La Fama le es debida, 

Que viíle plumas de purpureas llamas: 

Y fus ^loriofas Ramas, 
Que Tronco le veneran, 
La luz, que les infptc&j reverberan* 

f Díganlo tantos Regios Afcend jen te* 
De Purpura adornados, 
Dt CAMA&O, y MENDOZA altos blafbneg: 
Tantos Alfeoí lo digan eminentes 
De Mitras^y Cayados 
Vnidos a Políticos Badenes: 

Y y* en adoraciones 
Defirs Virtudes claras 

Dígalo el culto, díganla las Aras f 
SUblíquela Cantabria íiempre Iluftie 
En fus Duques fansofos, 
ExcelíbOiígen^deíu Regia Cuna: 
Ds los GARCÍAS lo decante el lufíre # 
Que e»Thalamos. dichoíos 
Vnleron fu cfplendojr al de la LVNAi 
Y en perpetua fouuna 
De Timbies Superiores 
NackíoaGrande s f P a *¥ fe? mayores? 









Na 



No vio Berna en Tu Arguflo celctra 

Tan lnclyta Ncble?a, 

Como U que oy iluflia eftc Hcmfpi 

Si en el claro MENDOZA futlima 

Se admira la grandeva, 

Que fecunda de honor ei futió Hefp 

Y en vno, y otro Imperio 

Para fu apiado inflama 

Trompa, y aliento la canora Fama 
Canción, fufpendc el vuelo* 
Y no intentes altiva, 
Qus el Mar ayiadocu defpeno efcitf* 



; CANCIÓN. 



i¿o 

fpilu'ioj 
nado 

8(penO| | v 

ma« \ 






T>EL DOCTOR J)0N MaTBEO M^W 

E quarto inclyto Sol claro reflexo 

y rayoluminoío, 

dora '«fta Alhenas oy Numen flamante; 

de tanta Linea EUal centro y efpejo, . 
O Mufeo dichofe! 
que, iluminado de efpUndor brillante j 






del queaJorastirIumpífani¿ # - ■ 
de tusafefips fcje s>! , . 
texe* á tu$ Oí ¡v¿$ füa La ure{e f 
A efc^taftfa atenta Ía-Fbríimm- 
en íü icliz Oliente , m< 

cíxulth de Nobleza efclarecida 
les primeros alhagos.de fu 6mí; 
Lifopja fue Inciense 
en el diaphsno.Efpejo refie&ida 
ce otra luz adcjuindaí 
cjue á fus Progenitores 
los dexo grande^ pero no mayores» i S | 
Cerno a otras Plumas la Águila valiste 
concede ja ventaja 
de adelantar e] vudo vagarofo 
a la Efphera de rayos eaíiaen íe ¿ 
de que vno á herirlas haxa: 
.Bife al Cielo de la Honra v¡<Ro*!ofo 
s .liega { al fubir gloriofo 
.""en remóme íigeio ) 
deles nj iír,o s que vía fubír primero; 
Pe fuf_efcIarecidos Atendientes 
la Fama fuccefliva- \i 
t-njueftra ene! apiado fatigada ^ rob 
efe Vjtrudes y aciertos excelentes; 
Y 'a que fe deriva 
alia luz ca-.dos pibes adorad^ 

qaari» 



«uando 5 veitá acíamaía 

«je lasMufasankla, 

biilU con plumas, y con rayo, vuela. 
le MENDOZA y CAMAnO en eslabones 

de oro el efpUndor claro, 

dexando cntteíexidas o pendientes 

fus divifas orladas de Malones, 

fuera exemplar tan raro, 

que feguir no descara fus lucientes 

huellas, fi de fu* fíente* 

las Coronas no hallaflén 

acciones, que fus luftres augmentante? 
ran alta gloria America felize 

amante y obfeepofa 

celebre, y de fu Numen el afe&o 

anime en bronce, en marmol eternfzes 

Y aplaudiendo gozofa, 

como premio a las anfias de fu afe&o¿ 

l Hecoe tan peifcdo 

efta Peruana Atenas 

le ofrezca Cifoés. Mofas, y Sienas* 
Sofpendanfe las v^zes, 
pues mejora fu acento 
de los celeíles Oibesel concento^ 









CANCIÓN, louttaf 

■ ■ • 

VONJOSBm DEAZCFE TJGBHB 
1 S. l MMti 

vr- j ^ ■" Í . 
Ifaande O tu e»!V fagraci 3f 
L>el (uelo con quien vienes, 
Y defcienda contigo ella brillante 
Piofapia, que,eriif¿ luzesícoloead* 
A tu Lyra previenes, 

jorque ai ferl» infpuad»? I» ¡nfpiranre. 
Ella- miíma fe cante* ¿Jo!. ,V_ 

Y en vozes refulgentes * y t „ d¿ÍM 

Vengan porharmonias Aleendientes; 

, Canta el que Recaredo Soberano 
Lmjge di^famoíb 

Al Cántabro Pays, jamas domable;. | | 

Gothico extraño Hifpano, 
En que el Imano Ye ¡alvo glorio/o; 
Y al fineel de ¡a Efpad* formidable 
En el Sangriento iníhble 
Taller de |a Campaña 
Labrar /upo otra Eípana de la Ffpaña.» 

¿Diclame al GrandeEudón, mejor Aícides, 
a guien Afije» ardiente, * 





£t\ tanto Mcnftruo que le cmbio futiólo 

Toda fu fangre tributó á fus Lides; 

Al SURJA preeminente, 3 f£ 

Al IñIGO, al CAMAnO valercfo, 

Que ai Milagro gloriofo 

De la Cruz fe añadían 

Otros Milagros que xn el Campo ardían; 
O Nobleza immcual! á quien, fi el Cielo^ 

Para engaitarte diera ■ 

A Eíhella por blafon, aqn no baftara, 

Que Pluma a w Efpkndor alzará el vuelo, 

Si fe añade a tu Efphera 

Del gran MENDOZA la Virtud preciarán 

Que ferióme declara, 

Excedida oy, tu gloria^ 

Si antes era ya immenfa en la memoria? 

Árbol, de cuya Copa es cada Rama 
Vn Bailón, vn Cayado: 
Que tantos a Neptuno dio Almirante^ 
Dioíes 3 Marte* Héroes á la Fama, 
A la Iglefia Prelados: 
Digalo el que logro con radiantes 
Virtudes dominantes. 
Venciendo les defeos,, 
Pelear con ruegos^ y refar Trópicos; 

Al que con dos Noblezas immortales 
Alto Herbé indecible, 




Que la vni iluftra, la otra la molerá; 

Y venciendo fus Tymbres celeftiales, 
Te excede ya plaufihle, 

Jutta agradece lo que te fupera: 

Y las que dar efpera. 
Los Exemplos ie Ggan, 

L Ya que igualar las luzes no conügató 
Canción, adonde vuelas, 
Si pide en Canto alterno 
{fobleza, Itamenfidad, Elogio eternoí 



. 








Af- 



'ASSVMPTO II- 






PIDIÓSE EN ESTE ASSUMPTO A LOS 

Ingenio», que ckcantaflcn la alta Piudencia 

de S, Exc, con el Vaticinio de reftituyrfej 

fu influencia codas las felicidades ideadas 

«a el Siglo de O 2 o, en vn Romance de 

treinta Cofias. 

' t ROMANCE* 

DE V. ¿LTHONSO LJSA^DO SJKTJVB 
Ortega* Gmúlbombrt de S* Exc* 

Y, Melpomenc canora, 
que para el mas alto empeñe 
quiao a tu Marfil fonantc 
ocuparle todo el P ledro. 

Oy, que tu influxo fagractoj 
de culpado lo meiezcoj 

porque contra lo que dudo 

¡neutro lo que me atrevo. 

Oy, que en vn AíTumpto, que es 

de gloria Océano immenfo a 

Tolo por gozai las ondas, 

ej naufragio me pistendo, 

V4. Air. 





Affiftcme foterána* 
todas las Iu2es te ruego: 
porque en extra él o de Lyra 
de vh Pindó en cada concierto. 
,, Para el Héroe, que ha vnido 
de tantos codo lo excelfo, 
vne t&do lo harmoniofo, 
júntame todo Jo eterno» 

Y pues el Canto, que heroicos 
te influyen fus mifmos hechos* 
es fu idea pueda en hymno. 
fui tazón puefla en concento* 

Por infpiracion tocada, 
ííel que afpíro iluflre objeta 
decántame la Virtud, 
Infjpírame eí penfamíento. 

De fu mifma iefifl encía 
tu afltftencia me prevengo^ 
y por mano de fu enojo 
izía fu gforía me acercoi 

Pero entre todas las altas; 
¡que habitan fu inclyto pecho, 
difame las que fe adoran 
de fu Prudencia en el Templo. 

Eíla es, la que, a fer vifibic 
fu divino vulto bello, 
fuera el cuerpo de fu mente f 



*' 



y ct alma Je Tu taícntc 

Es el Phenix c'e fus ^rendas> 
hiji y madre de fu genios 
fi nacida de fu luz, 
hace hacer fu govierno; >a, 

La que para brotar gloria* 
del animo en el terreno, 
la femilla hallo en U fangre, 
pero en la razón el riego. 

Efta es la Virtud primera 
desque! Noble Áíbol extelfej 
de que es Raíz toda la- Efpaña¿ 
de que es Copa todo el Cielo. 

Con la que, al feguir las luzes 
de tanto Iluftre Modelo, 
el exceíTo que les hace, 
lo buelve a dexar de exemplo 

La que de fu alta progenie 
fiendo el, Mayorazgo ¡mmenfo¿ 
al Vinculo de lo heroico 
tanto agfega de lo eterno. 

Por la que de fu Profapia 
en los Cargos y Tfopheos 
fon Olivas los Laureles, 
los Bailones Caduceos 

Con la que logra dexar, 
porque no U aflalten nuevo** 

fin 




fin acafos 1 la Suer te, 
y fin mudanzas al Tempo. 

Afll al!¿ en ios de fus tees 
Expedientes mas fupremos* 
BO los hace, ios delcubrej 
Do los da 3 ks corre el velo* 

Porcjae en fu dlélamen tiene 
con prevenido arte nuevo 
iodos los juicios en ñor 9 
en raíz todos los aciertos* 

Todo fin afán lo rige* 
pues de h Gloria en el Rey no 
lo que en los hombres fatiga, 
ts en los Diofes fofsiego. 

Qjic nunca fon del Olympd 
«n los brillantes affiencos, 
donde no duermen las luzes, 
eaeceffarios los <defvelcs* 

Afíi U Felicidad 
cendra aqui todo fu Imperio* 
donde fejrl hafla el urbajo 
otra dicha del empleo. 

El- ocio fera el del Vicio^ 
ti cafligo fera el quieto: 
que el afán de las Virtudes 
deícanfo es de los aféelos. 

Afíi fe Jttnpattntjiri 

€03 






con lo felfee loJRJfl&M 
y fe hará nombre del Siglo 
el Oro que huyra el anhelo. 

La Paz-rey na tí cirios h©mbi£$ 13 5 

folo con fixaile el vqeloy / 

Y lo que Cielo al anipr,- ».-u 

de Mercurio Ara el Comercio* 
de Neptuno Ofrendare) Gplfo, 
deEoloViaima, el Viento. 
Affi la Tierra ella mifma 
fe cultivara fu feno, 

V afsi el mifmo Mar {éra~ j 
navegante de fus leños. , 

Vjya como el Sol luciente^ 
que no ha menelier fu incendíp; 
para fer fonuna al Murado* 
mas que fer prefencia al Cielo. 

Vivas y fu Prudencia capt* 
la Fama con talefmero, 
que el peío de lo^juc lleve 
íea promptuud del vuelo* . 

Viva^ poique viva vn Ofbe^ 
y fe hagatn mutuo concierto 
la duración del que manda 
eternidad del Imperio,, 

Xa &0- 




ROMANCE; 



DEL. Ma.mUVEV<$0 ftBTBIÚLTA 

Barnurto y %pcba y Contador de Cuenta* y partí 

mne^di efta %*/ Anéench >-y itmat Tribunal^ 

Jje e/iaSant* ¡glefk, Catedrático dt Trim* ¿i 

M*tbtmatH*i dé ejh %ealVmVerftdad y 

Cojmographo mayor % e/Ios 




Efyomere Soberana; 
de cuya Lyra fohante 
las fiempse hafitiúnjofüs cüeccfai 
foi>< pulfadas gravedades 
Por quien da h Pieiia Fuentt; 
y del Parnáífeo Gigante 
es vn difcurfo cada- onda,- 
$ cada rifco vn di ¿lamen; 

En cuyo? heroicos Cantot 
©flan con vnion fuá ve 
Políticas las djlfuras^ 
canoros los Exeniplare$¿ 
Influxo de los He* oes, 
|nfp¡rac¡on d^los Giandcsf 






' 



' 






que los decantas per Reglas; 
y por Cantos los pirfuades: 

Gy, que del mas Noble Heroé 
quando la Prudencia cante, 
haces, que en Aras del juicio 
cenia gre temeridades^ 

Que harmónica Patadoxs 
quieres ofatfo inflamarme; 
y, Numen de los aciertos* 
a tos defpeños me atraes. 

B jelveme benigna el noble 
canoro impofsible, fácil* 
dame enthufiafrnos fcífíegos¿ 
y extafis feguridadesy 

Mas ya, en vc2 de Ikátta Mufir/ 
Deidad fe ofrece brillante* 
que caí temores me alienta, 
me alfombra con fuavidadéfr 

Toda rayos la preféhcia, 
toda agrados el femblante, 
con vn foberano horror 
hace hafta eleípánto amabfetf 

Yo foy ( lue-dixo ) Minerva; 
que del Ólyropo brillante^ 
fio 3 infpiraue vengo, (5no 
tn mi mifma a trasfoimariC. 

Mira, guales fon tus glciiasj 







que excelfos (oñ^>afea^ [%¿* 

pues, para íem5e.ob|ajCÍpii¿- ,¡ toi ¡ ! ! roq 3 

á Numen h|^§Hlf|^jr|?.';: ; : ;¿ , . • .O 
Yo foy, la qué cíe Perjslw 

amada ficmprc y : ,m^p^ - 
fui la Prudencia vifiblc,-,.j : - 
íiendo el mi líí^li^iagcr»; : , 

Pero a ora en el grande He*Q*, 
que decantas vacilante». .'.'< 
con mejores luzes t^nga f 

mejores íden'Cidílíé^ 

El esyami Origina!, 
yo foy fu Copia confiables 
y, para vivir de Numen, . ... , 









le imito la^lff^lde^ 

Mejor que al Jpy i al Celebro 
debo al luyo mis J$mh$, 1 ' sog 

donde, fin golpe ¿JMfen¿ 
mi luz mas gloripfa nace; 

Affi los Caíbs le ion 
Vi ¿timas de fus Aleares,, 
que dan el aátt¿&m\lwfo¿ A h 
y en humo la^jirduidatd^ $2 . , .. -Y 

Affi los hechos Je fon 
prevenciones, que no iefca^n, V l? .';, ¡j 
accidentes, jpasjque. pal* i i 

Jfer vencidas j$áM^i¿í 

Af* 









¡fcfli de fu Templo foy 
Sacerdotifa invariable: 
que fera vn Numen, que tiene 
por Míniftros las Deydade.e 

Affi en fu tiempo ferán 
Siglos de Oro los inflantes, 
porque lo que alia fue idea 
i la verdad aun no iguale. 



■ 






Viviráfe, no por años, 
fino pot felicidades: . 
con que de arcano fcra 
mas propio el Vaflallage. 

Las dichas no ¡e fe¡3n 

dadivas, fino W#fi .... 
porque obligadas-deljuiao, 

fuerza es, que al Poder fe paguen; 

La Codicia ira al Letheo 

,abiofa a llorar fus males; , ff . 

porque teme fus «emplosi 

mas que fus fever.dades. 

La Difccrdja celTaya 

fus inquietudes fatales: ; 

que es mucho Laurel mi Oh va, 

y es mucha fuerza lo amable. 

De los barbaros íniultos 

fe debelara el cqrage$... - 

y ie venceic yo tedo 

1 Y4 lc 




lo qm nó p53fcre Mane; u 
De los Montes ía ijquezi 
brillara mas abundante; 
y el deípíeeio de admitiría 
feía de augmenta fía el artej 

Eño fe decama-^y diíc. 
i la Mufa que lo aplaude, 
«jue eí Numen de i Prudencia 
fc preocupo lo fonanre. 
^ Dixo: y en wz Jd Ólympa " 
avueftrcvpecho fe parte. ' 

Señor, donde & dtfcubt r 
el mifmo afán de ocultaríe; 

Efto v¿ ya la Fortuna* 
pues en vuettros fiedlos grandes. 
es Híftoiia del Apfaufo 
Al Vaticina lo efíaWe.. I 

Ya haviílo toarías domsi l 
«ver vueñwqualfdade^ 
qae e¡. 5o! adonde amanece 
toaos Íu2 días fe ttfa . 

Vivid eietnos q.aee¡^.' 
lo que fia. menefter-dg glande 
cÍReynosyÜFaiBaadoí-e' 



&^&m&$RBé¡ 



RG« 



ROMANCE, 



DE V. f/JNfOSETH ®E$(MVDEST)B 

¡a Torre y Olmeda » Capitán de la Cemfahié dg 

Lañáis Je la Guarda di 




Efde fu diafano aívefgtaé 
el facro Rimac falude 

nueva Deidad^ y por vozeá 
eftos afectos pronuncie, 

Salve 3 - Principe Excelen te¿ 
Salve, foberano Numen* 



cuya grandeza declaran 
tas ferias de tus Virtudes, 1 

Siendo la que mas te eleva 
h que en tus glorias defcubre¿ 
quefolp en ti la Fortunar 
halla fu poder inútil. 

Por tu Prudencia el Acierto 
a fer ep-tl fe reduce, 
mas que' obediencia del cafó, 
de la deilseza coilumbre,. 




Ya, pues, Lima l tu Goviemé 
ninguna dicha le dude, 
ni el rczelo de los furtos 
fu íeguridad injurie. 

Ya el Deftino te conoce* 
y pues las dichas te fufre 
eftá aguardando obediente 
i que tus liechos le iiuftren. 

ÍStada es ya en ú contingencia! 
pues para la cerddumbie 
bafta que la dicha intentes, 
b el fuceflfo te coti(ultes. 

De tu Prudencia a los ojoj 
Jas efperanzas fe ajuften, 
y de pietender Jos premios 
Jos méritos fe defcuyden. 

Pues tu atención vigilante 
a diftíibuirlos acude, 
guando la razen coníigue, 
que la efpera los regule. 

No los empeños te mueven, 
pues { por riiás -que fe aptefuren 
ios favores) de el fuceffo 
la foiicímd fe excluye. 

Afli excufas, que el indigno 
aquellas gracias desfruté, 
^U5 al njeiitd y la jufikia 

fo- 



folo es bien que fe vinculen? 

Pot eflo el Hefpetío Atlante 
en tus hombro* fubíiicuyc 
el grave peío de tantos 
lucientes Oibes azules 

Aqui le copias benigno, 
donde fui Real pecho juzguen; 
que el Cordero y la Paloma 
per manfas Inflinjas cmzen. 

También le acreditas fuerte; 
fin que.rftwi.iio jas cxoufen 
de coronar fu Celada 
el Laurel y el Azebuche; 

Tiemble el Mundo defus Armas¿ 
quando el Océano fukjuen, 
fu crefpo Zafir abolkn, 
fu liquido Cryflal brumen. 

Tiemble, quando al viento Ievg 
con lasCathoücas Crozes 
el Lábaro Reai de Eípaña 
fe defpliegue b fe arrebuxe. * 

Y a fus pérfidos, rebelde^ 
aunque por Juez le recufen, 
fus (añas los refidencien, 
fus iras los capitulen. 

Que la Traycipn fácilmente 
con el temor fe dt fuñe 

Z 4 fi 




fi el va!©? efe! que govierna 
los TíiumjJw no diminuye; 

Díganlo acá tus aciertos, 
que de! Real Sol fen vi (lumbres; 
Feníx del Cielo, que al Ayre 
en otro fe w reftimye. 

Bien allí como en la Arabia 
entre efeogidos perfumes 
el Fénix es Sol de plumas, 
como el Sol Fénix de luzss. 

Dz ambos, Señor, la memoria 
los años no difíimnlen: 
ligio a ftglo la encomiende, 
«dad á edad fe ía anuncie. 

Y de la Fama en el Templo 
luzca, íín que la defluftren 
greferias del Olvido 
tú del Tiempo ingratitudes. 

Siendo de la niifma Fama 
los que mas la perpetúen 
el aliento que la infpire, 
y el bronce que la pronuncie; 

Todo lo hará tu Prudencia; 
fin que á tus obras fe junten 
aquellas de la Fortuna 
íuperñiciones comunes; 

Ni aquella; neutralidades 



que la ignorancia jjfifcire, 
que fon del Hado decretos 
que a fu voluntad fe cumplen» 

Cede* a ellos fuera injuftos 
pues { por mas que adverfo infuiM 
a vn Principe ) fu talento^ 
en vez de fortuna 7 fuple. 

Efta á fu aibhrio fe rinde 3 
fin que fu did-amen turbe 
por mas que de fus baybenes 
b mudable ó fací! y£u 

Tus glorias; Señor Excelfa/ 
la Pcñeridad dibuxe 
con tal atención, que el Tiempo 
o las copie o las eftudie. 

La cíUmacion las redima 
de ía fatal feívidumbre 
de la Suerte^ pues tu ingenio 
fu torpe yugo facude. 

Y en ti adoren eílos Reynos 
el¿uinto MENDOZA iluftre, 
por quien el Quinto PHEUPE 
viva, reyne, ven2a 5 y uiumpLe; 





KO. 




ROMANCE, 



DE J)0N ■fOSE?H'<BE!%kjL. 



OY, quede! Rimac la gloría, 
porche en fu aplaufo no cabe, 
a merced del mifmo Aílumpta 
el Cielo al ParnaíFo atrae. 

Pues, la mifma íñz fuprema 
cí riendo eíU lo radia nte^ 
y en máxima de efplendor 
fe augmenta con Jo nata ble, 
O Tu> Píudencia del Cido, 
qja eres de eterno Linage 
Principio de la razón, 
y Origen de las Deidades; 

Y -Tu, gravedad del Pindo¿ 
en quien las hero ! cidades ( < 
gozando efUn por tu Canto 
aun mas vida, de mortales. 

Animad juntos mi Ple£bo$ 
porqup -eoV-vbze* jminortales , 
de, ia mas a ka Viitud 
al mayor Heióe cante é * 



■ 



Al 



AlcIaroVlLtAGARCIA* 
i cuyo Renombre grande 
U Fama es corto Clarín, 
y poca extenúen el Ayre. 

Al mayor de los Prudentes! 
pues a poder reanimarfe, 
Je figuieran como cxcmplo 
todos los que fueron antes* 

A cuyo feliz dominio 
por mas noble vaíTallagt 
le viene la authoridad 
no del Poder, del di ñamen J 

Tan fagaz, que en elGoviern® 
mudando al imperio el «age, 
aquello mifmo i que obliga, 
parece que lo petfuade. 

En quien hall* lo ¡mprovifo 
la paciencia inalterable* 
porque tiene el fufiimíento 
a prueba de necedades. 

Tan dueño de las paffioncf^ 
que en el precifo enojarfe, 
a rienda fuelta del zelo 
hace al rigor que fe pare. 

No poique fuerte no cmpufíe 
las aunas dd Gran Tonantt 
Sal v« que la corrección 








** 




.. 




«éceffiífe-'cfe éxahpfe res: 

Pero á donde enagenacío 
el difcurfo vi a. empegar fe* 
fi el mifmo elogio i que. aípiroy 
fu tenuidad lo deshace? 

Querer, que el Numen fe adore 
en vna imperfecta Imagen, 
es hacer, que apague ej culi©- 
el mifmo fervoren que arde: 

La Prudenciare venera, 
fio fe permite' a! ekamtn:; 
porque goza< de My fleiioe; 
fa gradas ¡inmunidades. 

Animada en ios aciertos 
por Machina inescrutable*, 
el movimiento fe vé*, 
pero íe ignora el engaze. 

Aííí en nueftro Excelfo Héroe 
dexa intaélo lo que aplaude, 
quien de lo que es perceptible 
le forana lo pondera b|e«. 
En fu referva fublime 
no a y concordancia, que iguale 
á lo estaño del afeÁo 
lo previo de las fe ña les. 

De la Entrada de fu pecho 
guarda el Silencio la llave? 

»v-v\ con 




con que !o cierra al íü&ütt6i 
fcaíla tjue el ¿cieno fale. 

Quieo 3 pues, podra penetrar* 
por masque eleve ti alcanzc, 
vna altura, que fe oculta 
en las.mifmas claridades? 

Quien, por mas queditíiro btfgu&¿ 
fondata^íin c¡ue naufrague, 
de tan profundos defjgnios 
las vallas ¡mmenfidades? 

Madie^ porque la Rasen 
l.i s reglas pifa del. Arte;, 
y lo fuprtmo hace fenda 
de lo impoíSble á lo fácil,' 

pero findafe el juício:- 
y en tan gloriofo centra íle # 
todo eí Triunnpho del diícurfo 
á la efperan^a conlagre. 

Saturno authoriza al Mundo 
verdad tan irrefragable, 
viendo, a! reyna-r fu Prudencia^ 
la Opulencia" coronaría 

Y a-ffi la 'America toda 
tanto efpera picfperarfe, 
que á ca rubio de fus venturas 
felizes fus rumas haee. 

Ya Neptuno k £ r oroe«e 







en Poblaciones volantes, 

i fuerza de traficado, 
mudar de Imperio ineftable; 

Ccres ya en opimos frutos, 
ya en producciones brillante** 
que a Cornucopias irumenfas 
trocara fecundidades. 

Minerva, enfin, encendido 
el culto de fus Altares, 
quando a y Jove ? de quien puedfy 
con mas luz regenctarfe. 

O! los Cielos correfpondan 
fus anhelos eficazes, 

y á fus fieles tendimientos; 
Jos vaticinios igualen. 

Poicjue a (Ti en §1 Orbe todo, 
quando la Fama no alcanze, 
(as riquezas difundidas 
fu reflauíacion aclamen* 





AS* 




ASSVMPTO III 



PIDIÓSE A LOS CELESTES CISNES DEC 

Umano Penpeflo can tañen en ocho Eftan- 

cias del meuocjuefe affignola Gcleftial Vír* 

tud <fe la Religión conque la Piedad de S, E; 

imita excediéndola de fusExcelfos Piogcnito* 

jes, y de los Sagrados Principes que tan^ 

lo ha,n iluftraio Ja Iglefia, haciendo 

otto Li^'S 6 del cultos y cttos 

Blafongs de las Aras* 

2)5 DOM fVÁM AVGfsTm DE F'RJDE 
j Si¿tra 9 Caballerizo mayor de S. £. y Capitán 
¿9 U Sala de atinas del Callao* 
' ¡ -.•' ,.¡> J3 

ESTANCIAS. 



i Tu, Deidad bf ¡liante; 

A quien la Efphcra gyf a 
«. Sonoxa immcnfa Lyia^ 
lííka^SJ Que pulfas inceííante 5 
FoTmando^paiao^e oygan fus efe$oy; 
Acadencus de 1üz 3 cantos de Afpeít©*. 
Tu, i epen el culio ardiente^ 








Qa« 





Que cant4 íaalío^^M Vi ZK 
Es el Cielo del Cielo, 
Siendo del refulgente 
lupiteriks Sacúi cbfiáades 

Lii2^ci{^!-bs*«}ue*éli«i}aive'-{»^iji¿ 

Infpira los aidore* 
Del Varón generofa 
Que exaltas reí igiofos 
Siendo en facros fervores, 
Por los Mayores que incitar refuenas, 
Del Templo de íu Pecfeo Alas lis venatf 

No en vano el iluítrado 
Lugar oe fu Dominio 
Se vne en fiel -'vaticinio 
A fu Apoííol Sagrados 
Llegandofe en feliz gloila no-tffraftr' 
El Signo de MENDOZA al Sol de Efpafia. 

No en vanoel facroexemplá 
Tiene en tanto ferviente 
Aftta refpíandeciente, 
Que en (u Eílirpeconcemploi 
Y hacen, alfer los Númenes mas fauflosi 
Su Progenie, Familia de holocauftos. 

El que en noble* ardores 
Dio con '-altós empleos • 

A Navarra Tro pieos, 
A Galicia efpkndoies;- 

Tim w 




Timbres fuyo es, que ccn honor no vago 
Dexb cmtidiofa a Romade Samiago, 

Elque allá al Vaticano 
Colegio hizo glciiofoj 
El González famofo, 
13 la fon lccsfoberano* 
Y el que oy mas brilla fulgido Patriarca, 
Gloria es de Eípaña,y |ü¡z de fu Monarca* 

El que en fu Patrio Eftado 
Tanta a mejor Diana 
Confagra Nympha vfana, 
Caíto Vergel Sagtado, 

Gloria es fuya: Mas, Mufa, adonde vuelas? ¡ 
Si abyfoio es de efpkndcjr la luz que anhelad 



DE DON CH\I$r0VJL DE LEV<8$ 1 
Dudarntia, fa¿é de S. £* 

ESTANCIAS; 

BElla Celefle Diofa, 
Sol del Sol refulgente; 
Aftto de Aftros luciente; 
Obíeivante baimcr.iofa, 
Que, al njandat en la luz que te venera, 

Dif. 




<• 



i: 



Diftmo'del Parnaífo htcet la Efpheta* 

Que, a tus dulces Imperios, 
Reduces refenante 
Del Olympo brillante 
Los rayos amyíleiioss 
Haciendo, porque el Pindó nías teaflifta» 
Culto la ©bfervacion, Templo la wfta% 

DsAame Soberana 
La Religiofa gloria, 
Que canta la memoria 
De vna Eftirpe,que vfana 
Dexo en el alto Héroe que me expene*; 
Por fangfe ardor, piedades por blafoncs^ 

Principe peregrino, 
A quien tanto gloriólo 
Luzero Religiofo 
De fu fervor divino 

Lo hi2o heredero, en cuyo ardor fjwda ron 
Vn Templo en cada acción que le infpiraron. 

Dígalo el Gran Prelado^ 
Cuyo piadofo zeloj' 
En fu Virgíneo Cielo, 
En fu Impeiio Sagra do, 
Supo, enlazando Olivas y Laureles, 
Cultivar Templos, y labrar Vergeles 

Digalo e! afeo Ittíhje 
Con que e$ de la Salida 

Caf- 



a* 



Cada ímmcrtal delicia 
VILLAGARClAlluftre, w 
Cuyo facro Parayíoal Dueño fa-ufto 
Le guaida el Corazón por holocauílo; 

El Paftof venerado, l*) ( *, ñ¡¡ ^ 9 Sr . m 

fi quien el Aula Anguila ákMMtáe&*%*$í 
Es Grey que rige juila '/'>" * WU^m 

Su Patriarcal Cayado, 
Lo díga^ a quien por Aftfo ya lo efpera s 
Si no por Sol, la Vaticana Efphera. 

Pero, O Mufa bii llame, , 
Adonde el canto elevas, , 

S¡ al Zenit b que me llevas 
No alcanza el vuelo amante? 
Ha2 3 que oías prpmpto Obfervador te affiíiaj 
K eíludie canto Cielo con ñus viña, 

VELVQCTOlí'DON DIEGO VE K1LLB* 

gas y Que Vedo, • ' 

ESTANCIAS. 

OTiíjVrania canora, 
a quien el Pindó aclam* 
de la Cílefte Ha roa 
divina Obfesvadora) 
pues de los Aftrps mides, y la E%fc** 
Cv. 






£3 ' 



el movimiento, y !a ve!5z carrera¿ 

Si los facrosfuroie^ 
que a quien te invoca embias, 
en lugar de harmonías 
infpiran efpiendcres* 
Concede l nú fatiga, y 3 roí anhefo 
exprcflioncs de luz, vozes de Cielo* 

Porque a! rayo cadente 
de tu infloxo divino 
el zelo peregrino^ 
del MENDOZA Excelente 
pueda, cantar? fi acafc Afíuinpt© ÚM& 
fe otorga al hymno, fe permite al Canto. 

Pero ya fe dcfprendc 
del Celcfte Volumen-, 
de tu Deidad al Numen; 
infpiradon, que enciende; 
y quan..to el Pie&ro tímido re fpír* 
Eco es fonante de tu acorde Lyra* 

Publicare !a gloria 
«fe aquel Chnííiano Numa^ 
que en fus Virtudes fuma 
mas íncly ra memoria, 
que el que Roma adoro Numen 2etofo¿ 
pues le excede en lo juño, y religiofo» 

Que mucho ! fi abrafado 
en2elo efclarecido 
al ardor adquirida élkñi 



alienta el heredado* 

fiendo fu pecho vn animado Templo 

y a de la prepenfion, ya del exemglo. 

Encada Ilufhe vulío 
de fu clara Afccnderxia 
admírala evidencia 
vn Modelo del Culto, 
c¡ue a Efpaña dieron, Jtiflos, y arreglados 
la Idea maspeife&ad* Prelados. 

Aun cy viveinfpiranda 
defde el Sepulchio honiofo 
el ANDRADE faroofo> 
el Inclyto FERNANDO^ 
que fupo vnir, con movimiento alterno^ 
al Sagrado el Político Goviexno* 
Burgos le vio Prelado 

por íudofla pericia* 

la Navarra,, y Galicia 

alGoviemo exaltado* 

y en todos trances el Monarcha Iberio 

por la primer Columna defalmpeíio. 
El Templo lumihofd 

de la Fama le ofrece 

Thfono^en que refplandcce 

muchas vc:¿es gloriofo* 

y para eternizar fuExcelfa gloría 

Fama immortal fe buelve £ Memqil^ 







3)M 




ns wn FMssmo GQ&m^mn wfe 

ESTANCIAS. 



OY,Viraníád!vifia, 
tus ¡nfíuxo$ pretenda; 
porque ¿a n& rempujo 
1« Virjtgd peregrina 
que en el pedio fe ve del Soberano 
V¡ce.Jove deljupitef Hifpano. 

Del Ala rques celebrado, 
que es de VILt/AGARGIA, 
Virrey, de quien confia 
fu más feliz Eítado 
el Reyno del Peneque afü<3ovíernó 
ha de deber el bien de feaierfe siernoV 

La Virtud excelente 
de Relígibn itiumphante, 
que en fu p^scho confiante ] 
a ífifle v 5 va ajenie 

cantar cffo, fi Aflutapjto «al fe psté^ 
y a h voz deja pluma fe conceda 

í-a Beligron notoria 
de tan cíclarecido 
Principe^ que ha fabid© ©bra* 



,rar fio víñagiotta-; 

esque tu dulce voz dífusacciQKei 

Lili logra en las veneuciWM. 

Aquel ChiiflianoZelo 
>nque fe hagovewado, 
con que ha transformado 
, vn hermofo Cielo ¿ 
t fu Regio Palacio las quieto*», 
onde foio fe encuentran las Virtud»} 

Su Religión, que es llama, 
iue íuavé aide en fu pecho, 
on que feliz ha hecho 
an gloriofafu fama: 
lando fiempre materia a les Aeriales 
:on fus incly tos hechos immorules. 

Principe prodjgiofo, 
cuya vida,que incita 
I Virtud, le acredita 
Secular Religiofo} ' -'._ 

De la Fama ocupando todo el Templo, 
por fer de Religión continuo cumplo. 

Que mucho' 3 fi excelente 
imita lo hereda do 
¿t tanto venerado 

fanto noble AfccnduBM - „ 

de Pte!ados,que m-jeitia fiel laHiRona, 
honor de Efpaáa> y de la Igteua §m*i £ , 





S>B DON frjH JNTÓH103JLJN¿ 
tegui. 

i í ' . . . .. j . 

ESTANCIAS. 

Tu, Mufa divina; 
De cuyas luzes bellas 

Copias fon las Eflrellar 
Que atiendes peregrina: 
Que del P,ndo otro Sol haces w anfcefcy 9 
Y defde vn Cielo eftud¡« otro Cielo. 

QoenoyaObferVadoia, 
Sino fiempte obfcfvada 
De los que iluminada, 
Como á fu hermofa Autom; 
Aftfos también te e(ludian 5 fiendo ardiente 
Influxos de tu luz los influyentes. 

^Masinclytoexercicio 
Tienen oy tus fervores; 
De mas puros fulgores 
Tu Olympo es oy indicio; 
Siendo del, Piedad las oblaciones 
Del Cielo de fu arder Conftelacionei. 

Canta, p uei} las piedades 
Del zeló Religiofo * 

Del Vaion mas glóiiofo 



Quevíerortlas Eda<ífci$ 

Si al ioiirar fus férvidos «xempfos, 

De fus ofrendas fon Coplas los Tcmplol» 

A! que le ha conftiuklo 
La Fama diligente 
Obfer va reverente 
Ef Ciclo reducido: 
Donde los claros A ftroífuperíoret 
Son Eftatuas de luz de fus Mayores. 

De Jove allí dLuzero 
Es Symbolo confíame 
Del GONZÁLEZ radiante, 
Que otro Jove es primero, 

Y porque fu Profapia fiel lo fíga, 
No inclina fu Piedad, fino la obliga. 

Alia el Sol refulgente, 
Allí Marte fogofo 
Del ANDRADE famofo 
Cada vnoes Copia ardient: 

Y aíli aun no faben imitar fus fu*ge§ 

Sus facros Triumphos, fus triumphá tes ruegen 

Acá el que á fu Tona n te 
Nuncio afliflíó obfequiofo 
Mercurio prefurofo, 
Del Alvaro brillante 

Copia es veloz: Mas, Mufa, adonde afpíraa 
Si jpara tanto no ay Pie&ros, ni Ly rasj> 

AS* 





ASSVMPTQ XIIP 

PROPÚSOSE A LOS POÉTICOS ATHL& 

tas de cfta harmeniofa L¡d, que celebraffen 1* 

infigney raras vezes vifta Integridad y pu« 

reza de S, E. a cuyas Aras ni aun por 

pbfequío facrifica el Oro, en vna 

Glafla de quatro Décimas k 

la íiguiente, 

REDONDILLA; 

Nunca ha vifío el Orbe quien 
De efl& Integridad la g/orta 
Iguale* fi la memoria 
No halU luz* de tanto hien* 

DE DON ffAM fOSBTB $E®JAVDBZ* 
Cépítan de la Cmp*ht*de< Gentiles hombres Lán* 
4i de la Guardia de $• JS, 



a 



A* 



GLOSSA. 

S¡ id | 

Vanelo del Orfce os aclama, 
Señor. 



Soíí la limpieza y Juíficiá 



la atención propicia, 



Le» 



Los Tolos de vueftra Fama: 
Pero abfortocl Tiempo exclama, 
Que, aunque ofcfervandofe eften 
Memotias, que exemplo den 
De gloria tan Angular, 
Y quien la puede igualar, 
Nunca ha Yijio el Orbe amen* 

Por eífo es ya fu cryfol 
El Oro, de que fabrica 
La Fama el clarín que aplica 
A los aplaufos del Sol 
Con el al Orbe Efpañoi 
Hace eíía Virtud notoria, 
Que honor fera de la Hiftoiia, 
Quando en fus plumas la eleve 
Pct la vnica, a quien fe debe 
Ve efla Integridad la gloria» 

Traífumpto proporcionad© 
No dan a Exemplar tan puro 
La efperanza en lo futuro, 
La memoria en lo pallado. 
De vn tiempo y ot*o obfervado 
Ccnfeguirá igual vidloria 
de eíla raridad la gloria, 
De que a advertir no fe alcanza; 
Si efta dicha la efperanza 
iguále^Jila memoria. 
Ev; 





A efla el amor reverente 
Lsbia Eftatua, que el afirme, 

A quien dá el Oro lo firme, 
Lo /olido, y lo luciente: 
Apagado el Sol fe f] e n t ¡ 
De ella, y el Fénix tambffnj 

Pues, aunque vno y otro vén 
Serian raro fu efpkndor, 
En vno y otro el amor 
Kohalklu^detAMo him 

REDONDILLA. 

Nunca ha vi/lo ,■ e ¿ Orbe quien 
Deefta Integridad U ¿ / Pria 
Iguale, ft U memoria 
No baila, htz, de tmio bkn 

DEL DGCTO^DON ffjN 7)E <BEnU 
Jjguurt, Cura Jei Chorrillo. , 

GLOSSA. 
DÉCIMAS.; 

AL ver, Señor, los gíoriofof 
realzes de veftra pme2a, 
la -Jufticia en fu entereza e j , 



elogios hs7t farrefosí 
Pues fi en quantos generofes 
alia en fu Templo íe vea 
dtfea informa rfe bien, 
quien ha dado mas exerrplo* 
fe probara, que en fu Templo 
Nunca ha vijlo el Orle quierí. 

Ta 1 de vueftros Tyaibres es 
el honor, «pe huvierais fido, 
a havef antiguo vivido* 
vn Dios de) definieres. 
Nadie os ha igualado: pues 
íoío es ya vueflba memorial 
de la limpieza la hiftoria, 
porque en ningún Paralelo 
ve eferita el mayor defvelo 
De ejla Integridad tx glorfa; 

A exaltar eftos Blaíones 
no ayya dífeurfo que alcanze 3 
ni recuerdo que afianze 
exemplo a vueftras acciones: 
Y alíi en las dos percepciones 
que afpiran a efta visoria, 
la Fama, el Tiempo, y la Gloría 
a tan elevado intento 
dudans fi el entendimiento 
I¿uale, fi ¡a memoria 







En 







En los a pimíos feíliVos^' 
qm oy csconfagra la Fama, 
bnfca^ fi otro iguai fe aclama 
con ios anhelos mas vivos; 
,Va a fus eternos Archivos: 
La Virtud y Honor los vens 
La Gloiia los ve también: 
pero en quantos immortaíes 
divinizan fus Annales, 
JSfo hulla lu^ ¿fe tanto bitnl 

VE WN fOsETBstmONlO DE ECHE, 
"Venia* 

REDONDILLA: 

'Nunca ha <vi¡¡o el Orbe quien 
De efia Integridad la gloria 
Iguale i fi la memoria 
Nú halla luzu de tanto bien: 



GLQSSA. 




I de Integridad cabal 
Dueño eligiera \g hunaanp # 
fuerais Vos el Soberano 




a MENDOZA CcTefiJal! 

Y como el OlÍ£ÍP¿i ; 

fe halla en vos de a^ucfle bienj 

cj ítf. poi Paralelo ósarn 

t\ hallan Razcn ni Memorfaj 

porgue vifra bien la Hiílora, 

/> liria ha Viflo eíOríe quien* 

\ i no eíiai tan empeñado 
f\ ricroifmo en vutflro hcí.orj 
porque aun vencido, mjyof 
legra el fuyo excelfo grado] 
Vkc.da os prtfídír fu Litado* 
os opufiera en !a Hiítoiia 
de! gran Phocion la memorial 
j.eio aun ccnfwí^a ja cj üjifmop 
de oonítrfion hecho Abyfmo, 
3)e e/la InttgridaJ la Gloria. 

De Jo-futuro en la Efpheia 
Tf iumphos logróla igualmente 
de el Varón mas Excelente 
cita q ja ¡¿dad primera* 
Con razón paes fe venera 
de el Orbe ©y tan alia gloría , 
(■c¡ giave en Mamioí la íwlotta) 
poique indicas no es decible^ 
íi eita dicha lo poffibie 
)¡uale 9 |í h memoria. 
Fv. 




y 



Y aífi, pues 3 prenda ta! 
Copii no encuentra el de(veto¿ 
poi'.|je eílaii con el anhela 
presente de Qt-rgiftafs 
yieftri gloria tmmorral 
culto tos Infernos den* 
pues que advi n kndz muy him 
fu exceífa perfpicuidad, 
*ma y ocra íujme.ifídací 
íü halla iu^de tonto fa'ení 

7>¿L DOCTOR VQN JVJN VE SEXHáI 
Aguir re * Cur a ue i Chorrillo» 

REDONDILLA- 

Nunca ha <vifío el Orbe quieté 
Di efttt Integridad h gloria 
Jgtíó/e, /i U memoria 
Ne haíía luz¿ de tanto htm 

GLOSSA. 

DÉCIMAS 



Rodígío es eí mas fecundo 
deaílbmbros la alta ente?e2a ¿ 
Seaor* que en raía limpiczt 



<m> 



exercitats fin fcgtmcío: 
La Viuud prgunta al Munoo¿ 
pu£unta el Horcí también, 
quando ¿dmiran lo que ven, 
¡juícn mas puro fue? y J* Fama 
refpcrde^que en quanco aclama 
frutea ba Vi fio el Orbe qrien. 

Con ctiurnphos tan toberanoS 
la Ccdicia cfti *** cadenas* 
pues lo Uroíco de las venas 
U es ha pailado a las manos. 
A otros lluftresbien vanos 
tiene en fu Altar la ViAoriaf 
pero aunque fiel la Memoria 
fu, Lámeles tanto enfalze, 
es mayor que aquel rea be 
De efla Integridad la ¿h?i*« 

Comparable a efte no es 
de otia pureza el deccio> 
fi aquí, donde todo escro^ 
es todo definures* 
Jamas tai feencuentta> pues 
aila en fu Archivo la HiíWaJ 
alli en fu Templo U Gloiia 
dudan, fi la imitación 
podra hallar quien tal Bfcfqp 




m-- 




Pierde, pues, 1« erpcrauMs 
eefomiar y 3 Paralelo, 

Mufa , a I facr oí co Mode'o, 
á quien decant» no aicar.zas. 
Aftiéa, { cuyas bá'iaréas/ ' : 
fin leu.er infiel bayfceh 
d« I oro ion cl-defdeo) ■•' 
aun alia enrtc 4a s n ,as bellas 
que clicntd claras Eftiel las 
¿Ve bdla h.^ de tm<> bien. 



nmm 







I 



AS. 



ASSVMPTO V* 

ANIMÓSE A LOS APOLOS DEL LIMA* 

no Findo áqueafpij-aílen i cantar ccn Picélro 

l.croico el Político Talento de SE, y el Re« 

j>io agsrado con que S. M. ha florecido eft© 

alio mefico .-en Icsfublfmes Empleos a que ha 

elevado á S. E. que hallo en fu Excelfa 

Eftixpe los sxemplos y en fus he« 

xolcas prendas los exce£fos>ca 

el metro de ocho 0£Uvas ? 






dilio, Secretario de $ £• 






OCTAVAS; 



ARrebatado de extafis amante 
Al núüno ExcelfoAffuiiipt o invoco fofos 
Canto á la mifma infpúacion flammante, 
Canto ti influxo, y canto al núímo Apolo: 
De vna áotra immenfídad fu lu^decante* 
Que es ceñida cíhecbez de vno á oiíe Polo* 
Y quandoa otros fouoro el Pindó aclama/ 
Elniifinocsfu P_arriaíró*cl es fu Fama. 

Gv, Se* 



1 




Solide fuefplendor mí ai áor fe vifte* ' 
Pues fin íaberd^ si, íbloclíefabei. 
Y quandb a la é^preííion más fe téfiftc^ 
Es quando menos en el Orbe cabe; 
O grande Herbeciólo tu nié a íEfte, 
"Porque inimobj] te admire, na te álate: 
Pemil te 3 que entre á efíe cenado Templof 
No clexes la Deidad fin eí exemplo. 

Másfi aun affi tu claridad fe niega, 
Al Júpiter que adoran tus fervore* 
OcSfíiri la llama que te ruega, 
Donde en fu fuente eftan tus efplendorest 
Aynqpe fu iáimenfé refptandc^ n^ clega^ 
íb&síoh dettis luzes fus favores^ " 
Como impedirme tus fulgores puedes, 
Si tus méritos hallo en fus mercedes? 

El Palacio fue Patria S tus blafones> 
Donde han fidolas honras preeminente^ 
(Aunque debidas a incly tas acciones í 
Pe tus mffhms; Mayores A icen clientes; 
^Sofar &e el Tferbno á fus eleva clones* 
Donde brilla ton íiem^rc refulgentes* 
Pera aunqíré allí tu Sol no fe elevar* 
El tóifeo de fu luz íti auge formara» 

Lamiha eterna es de tu ta lento 
El % k\ íó agirado de tu Dueño A ugúfl ó$ 
Que no engaña falaz meiécimiento 
"fito las Dddades al aprecio juño; Aíli 



ftíG de tú pccíer es monumento 
Tu ardor, que reynaia ficmpre incombuílca 
Que, en Certamen de gloxia y decmer.age, 
También tiene fu Palma el Vaííallage. 

La Real cumbre ocupo tü Áulica Ciercía 
Tan fiíme, que aun la Embidia te ha advenido, 
No ya humano atendido a fu eminencia, 
Siendo del Cielo Numen decendido: 
De fu altura la lubrica ¡inminencia 
Con tan modefto paíTo haspofTeido, í 
Que pueda por delante al que la advierte^ 
La Virtud no ha dexado ver la Suene. 
De tu Supremo Sol, no ya iluíbado* 
penetrado, has lucido tan brillante, 
Que al aparcarte, al facro auguflo agrado 
Otraynion te ha formado lo diftame: 
Antes de havertea Imagen exaltado* 
2jf*-itós' Copia tan viva, tan radiante; 
Que efté mifmó mandar tn el Dominio 
Ha fidoimitaciotv del predominio. 

Y pues tu alta Política deflrezav 
De la Real, en que tu animo ha brillado; 
Ha fido también Copian y tu grandeza. 
De ambas Modelo ha fido venerado: 
Vke: y quede tu fulgida pureza 
Del Cielo de b luz Sol .'duplicado* 
Porque los Siglos logren, con tenerte, 
El MÍlagio impoflibíede aprenderte. 




i 



DE 




¿mfrmo^mio dtí Magues de Santa Matm.* 



OCTAVAS. 



O Y, Deidad facra del Cada lío Coro; 
que a fer adoración mi Pleftro afpira; 
como Oblación influye lo cancro, 
como Holocauílo tu elegancia infpíra: 
Pero otro ardor, que brilla mas fonoro, 
y aei del Corazón pafla ¿ la Lyra, 
tiendo my AflamptO) me ilumina tanto, 
que fe haze Numen, y e$ Influencia ei can té»- 

Honor del ReaJ favoi es decorofo 
a<juel Heroej.quc* a ímmortal memoria, 
iluftre en Sang*e,y en Virtud famofo, 
cimbre ai Mendoza 3 y ¿I Camayo «sgíotiai 
fu Eft!>pe, ai Keynoquc exalto glorjofb, 
con la Efpada, y la Oliva, fue Vi&ojrias 
fiando el á tanto Heroica íemejante, 
mejor Aicides a#I mayor A tíante- ¿ 

Nopje Aftjp. que del Solmla aífiílencí^ 
copiando fu Virtud fu femé janza, 
al que agrad^skcaitóácomp in fluencia, 
le buelve eotoo gloria, [a confesa: 
^lli,dofKle||í¿ad¿i wh Immnmd^ 



ruyna ej- Poder, naufragio la Bonanza, 
logro hazer íü Político Talento, 
firme el Amor, eftable el valimiento. 

Donde cfta junto alThroDOirefuigente 
J Capí a del Sol ¿ ó de fu luz efe&o ) . 
la Emhidia allí lo aplaude mas ptuden te, 
la Emulación lo admira nías pexfeélo; 
corno en zelo,en Política eminente/ 
Favor confiante del Augufto aféelo, 
tan folido etv fus máximas previno, 
que formo de fu mérito élDeftino. , 

La Eíphera Augufta del favcT mermes; 
y al aliento del Sol, que lo fuWíma, 
buelve en glorias la gloria que le ofrece^ 
porque luz felle/lo queluzimprima: % i 

el Real Tfaiono, á que affifte, lo efciajreoe* 
y el Numen, que es vn Cuego # c¡ue lo aníaiá¿ 
el favor comunica tan íatenfo* 
que es factíficio -éplAmor lo \¡mmmío¿ 

De Virtud Norte, .y de Prudencia cibjeto; 
fe hutía al que honor fu Augullo le deflinaf 
d¿ juño heroico, humildededifcieto, 
alli donde fe apaga, fe ilumina: . « 

de fu modeftia labia fu refpéto} 
fu decoro no afuíía, fino inclinas 
íi es milagro el defvio a la rique?a¿ 
ya el milagro es en ^naturaleza. 

Hv« La 




i 





La Política Numen , Sol loa c!ató*7 
que a la Virtud, que alienta, la pr educe* 
fu influxo eszeio,y Chriftiandad fu llama; 
que arde equidad, y providencias luce; 
Mas fu Auguflo que anima, en lo que io amftj 
al Solio a que fe niega, lo conduce; 
viendo que vne masfu otro Hem¡fpheiio¿ 
con tal Heibe al dividir íii Imperio, 

Eñe Amor del Hcyoe merecido 
Lima, como íu gloriasfoíemnizei 
y el gozo, en fus afeaos di fundido;'' 
buelv^ Oblación, lo que arde Íu2 felize: 
y Oy PHIL1PO en Mendoza refkaido; 
íde la glosia, a que exalta, fe etcrnízej 
que la Immoualidad alia en fu Templa 
da al Zelo Altar» y a la Vistud exempk* 



f>£ WN FRANCISCO XAVIER DE AU 
Varado* Vage de S. E. 

OCTAVAS. 



DE la tóayor Deidad hijo líjcíente; 
Del mas fe* illante Dios fenora hermana, 
DelOlympo el honor mas refulgente. 
La elciia de Helicón mas foberana? 

r : /: Vuef- 



Vudho favor Invocóle etedícntr, 
No hagáis en mi vueftra harmonía vana: 
Para vofotros es vueftra aífiftencias 
Vcdvueflia luZjOiydad vueíba influencia; 

Buclto el precepto infpiracicn flammante^ 
Paia defempeñaros,os imploro: 
Si me impeléis immcnfo lo radiante, 
Dame también immenfo lo canoros 
Porque al Numen mas inclyto decante; 
Todo me deftinad el Pierio Coro-, 
Quequando affi vueftro efplendor fe fia¿ 
Le va iodo el honor a la Harmonía. 

Di&adme aquel feliz alto talento^ 
En quien con fiel Política oportuna 
Toda la fuerte fue merecimiento, 
Todo el merecimiento fue foríunsré 
Afli qoanto crecioel entendimiento, 
Empko, que immortal halló en la Cunsg 
Era alta otra Merced, que en los honoies 
La Virtud decretaba a los favores. 

Efte es aquel Varón, que precelentc 
Oiro Apolo ha lucido mejorado, ; 
Y en tanto de negocios Signo ardiente 
ka Eclíptica ba corrido del Cuy dado: 
Que nunca el Cairo inclina indeficiente 
Ni de! favor, ni del enojo aliado* 
De fuerte <jue en el molde de fu Effhera 




Pa 





Parece que ^acía ía 'carrera; - f 

Que ha fa bido'enlosr t¡ mbres que a thcPora 
Tan edifica de agrada ría Ciencia, 
Queíu luz, de ¡a luz del Sol que a doia, 5L 
^^racion haíicioj^oaílift^nda: 
Senda , que fiemp* e buíca|y íiempre ignora 1 

El que íubir pretende (ueTOlíenciai 

Que, a! afcender por l a Áulica incoafiancia t 

De Ja altura extra ítffetife la Ccnfta ncia. 

Que en fuccefíionde Iuzes continuadas * 
Se ha formado otra Prole de eiplcndores| 
£n que glorias de glorias generadas, 
No aíceníbs, filiaticaies ion de Jionp^s: 
Las grandezas del Dueño propagadas^ 
De copiadas en U 7 fe ven mayores* 
Y folo, fiendoallá tanjaimoxtaJes^ 
Pueden lograr queda ríe Originales. ¿ 
Mas fojo fu íiíodeflia desvanece 
Con arte tal Ja merecida cumbre, 
Que, quando por friólo refplandece, 
Q ;exofa eíta fu akura de fu luíiibr#; 
áUlo es, que cafi fe d^faparece,- • , j( } 

Si no es ptecifo aíS que mas alumbre* i i 

Y en laexcella eminencia, en cue a un jio cs&^ 
Es el que menosxle fes a^ges íabe. 

Vive: y del Mundo el ídolo volante' 
Tan ¡n juenfps propague fus blafoncf, 

Que 



Que cíe fu excelfo Nombre refbnarre 
Pu¿da el Centauro hablar con losTrionef; 
De donde nace el Sol Phenix fragranté 
A donde yace en fulgidas Regiones 
Forme de gloiia un dia a las Edades, 
En que por. horas cuente Eternidades. 

VE D. JOSETH FERNANDEZ 1 FE%¿ 
nande^ de Cafíro* 



OCTAVAS: 

NO del métrico Choro retoñante,' 
Que en bipartido Monte reverbera,' 
Ni del que eíparce hermofa luz radiante 
Afpíro a influxo de mentida Efphera; 
No: que invoco otro Apolo mas brillante^ 
Puesréfleélidaanthorcha nosdá Ibera, 
Que al que del Pindó infpiracicn fe nombra^ 
Reduce fe que afombra folo a sombra. 

A ti, Principe Exelfo y fabio, ha fido, 
A quien oy reverente el ruego a clama, 
O deftéllcmeluzlo efclarecido; 
O defprendame pluma aqui tu Fama: 
Mas como hallar fe pueds deflucido^ 

lv. Quieni 




Quien afpíta a fagrado efpleRcíor, que 3^215 
Pues tanta gloria de indecible exemplo, 1 
y tanto. honor contemplo ya con tbmplo. 

O Gran ViLLAGARCIA! infpira afablcj-. 
Decantara tus tymbres fiel relamen: 
Di ¿lame, y te veras de lo adorable 
Aplaufo f Exemplo, Coronilla, y Numen: 
Padíonferéde gloria mas loable 
'pe-euinólhónó'r* que nunca fe confumen 
Bla iones de tan Reales Troncos llenos* 
üi Laureles amenos van amenos. 

O Genciofo Principe Excelente! 
Que en PolitiqíJEfphera magefiuoft 
Tanto brillas puntual rayo luciente^ 
Que a Conílelacíon pafas luniinoía: 
Que múchpf 6 la EfcusU refulgente-. ; ./'' 
Del Sol Hifpano te educó glctiofa* 
V Águila de efta luz, fieles modelos ]; 
Sigues de tus Avuelos^ tanto A vuelos! 

En la Real aíTiflencia excelfo Empleo 
Gqias 5 tan immedia t oGanimedes, 
Que Eiiotropio mas fino, es tu tropheo 
De Augufbs nunca eptimetas mercedes* 
Que bufea rasque no halle en ti el defeo? 
Si aun en talento y luzes, tanto excedes/ 
Que cada.. y oz, fer tuya rnaninefta, 
t Y cada acción ccmelhf fer con testa. 






- wQ 






Ofr 



Oflento el Caduceo Hcrcc Hifpane^ 
Dando á Vereda affünipio de mis gWai^ 
y en Valencia, el bailen de irclyta mano 
Objeto dio mayor a fus hittoiia s: 
Muchas dichas el Betis canta víanos 
Pe;o elRitiiacpoíTee eftas viclcrias^ 
Donde govieinas juftosy la evidencia 
Halla, que a tu conciencia ves con ciencia) 

O gran Theodofiol que llego ya el día, 
Que al logro fe rlndieffe la efperanza? 
Que adquiriere vn Pericfesla porfia 
Del anhelo, venciendo a la tardanza? 
Vn Mecenas conf)gne,y nos leembia 
Oy el Céltico Phebo,cn quien fe alcanzaj 
Vn General, vnNeítor tan laureado, 
Vn brillante Soldado del sol dado. 

Salve, Honor de la Iberia efclarecidaí 
Que fiendo exaltación de Hefpeno Apolq¿ 
Tefübran brillos, para feí lucida 
Anthorcha,que ilumine Arñico Polo; 
Aras conftruya dilatada vidas 
A Grandezas tus glc*ias cuentes foioj \ 
Y, en conando el vital eftambre el Cielo* 
En culto .IwdefveloU desvelo. 




1 



r ASSVMPTO VI- 








propúsose en este a los ingenios 

dd Painaífo Limano, que decancaícn la alca 
difcrecion deS.E.manifeftada principalmente 
en la prevenida elección que hizo del fuperior 
Miriíbo, que Je ha via de fervir de Affeííor Ge- 
nera I del Govierno deefte Rcyno; acción 
jamas ejecutada por otro Señor Vif 
ley algunos y en que fu zdo fe a. 
viodetodos los a ciertos en fo» 
lo vno > en la Compoficion 
dificil de vn Soneto. 

SONETO. 

DE DON TBEUTE VE ALTOLAGVl^ 
re, Secretario de Cartas de Si E. 

O Y, S rico Perú, celebra vfano 
De tu Imperio el mas fulgido *heíbro§ 
Decanta al immortal Numen que adoro, 
pjincipe Excelfo, Héroe mas que humano¿ 

Calle a fu Pliniotl inclyto Trajano, 
No blaíonen Honorio á fu Theodoro, 
Ni Theodorico y a fu C a flledoro* 
Que ejemplo tienes oy mas foberano. fl 



Aplaúdeos, al Numen prodigio^ 
Que te rige ( alto Aííumpto de la Hiftoria ) 
Pe Oráculo afllílido generofo. 

Pues no dieron jamas i la memoria 
Ningún Viney acierto nías tamofo. 
Ningún Minifíxo mas iluftie gloria,; 



SONETOJ 

DE VONfOSETHJltrONlO VETE^AL 
(a y Cbawrria» 

CAnta,G puedes, oy, Mufa elegante 
Del Numen mas fiel la acción mas claras 
pues ella fola el Templo le formata* 
Quando otra no tuviera mas brillante. 
De fu Oráculo el Órgano confiante 
Sabio eligió, para admitir el Ara5 
Porque en el todo el cuíco fe prepara,' 
Y en fu voz fe aífegura lo radiante- 
Con no viílo Político myfterio 
Vno,y otro la gloria han competido . 
Para el bien del Antartico HemifphenOf 
Que al Principe y al genio prevenido, 
ElMihiftro-léfuc mas que el Imperio^ 
La elección mas que el Puefto le .ha valido. 
-.-■; "" Kv. DEL 




VEL DOCTOR DON DIEGO DE VILLE. 

'' ^" . gm \y t Qtte3>edo* 

SONETO. 

TU difcrecion, ( Ó Príncipe Excelente» 
Primero Mobil es, bafa confiante, 
Para que ya blafone de abundante 
El. Rey no, que gemía decadente. 

Por Mercurio mejor, mas eloqucnte 
Efta Alhenas je aclama dominante, 
Ffperando a tu fombra ver Gigante 
De fu efpíendor la luz indeficiente. 

Con alto acuerdo tu razón previno 
Impet w dé Monarcha Soberano 
Sa bio Mmifrro, en el Govierno esperto. 
Para que aílj, trijmpbando del Deftino 
En la ejéccion de nuevo Papiniano 
Se vinculaffe iu mayor acierto. 

DEL mCT.V.MJ%lJK0 SE^MVDEZ 
y Olmedo, Capellán de efla <<\eal PniVerfidad. 

SOMETa 

LÁEsfera , que de Atlante fus cuycTado/ 
De m G avtóno cifra el lucimiento, 

Don* 



Dencíe es orjen el prcrrpto rocvlrníeñioj 
Y harmonía el fonido concertado 

Con tus aciertQ$>que en fbpretfto grado 
Son Auge a nueftras dichas no violento. 
Se ve en Ateos triunfante tu Talento, 
,Y en Circuios lu Nombre eternizado. 

Tu blanda Paz el Iris nos indicia: 
Clara apacible Luna es tu Clemencia: 
Luzero., de tus obras la noticia. 

Y yn Ángel es la fabia Inteligencia^ 
Que, el ay te defpejado a tu JuíHcia , 
Dexa mas claro el Sol de tu Prudencia; 



VE DON fOACHlH VE LAíAQlZVWi 

ga y If age * de S. £• 

soneto: 

QUando mcnostaluzífcfi ígíia; 
O Sol heroico, m íi* feliz carrera; 
En vn punto corrió toda la, Efpheraj 
Antes deamanecer, fe formo el dia. 

De tu Goyiernotoda la harmonía 
Túvola clave .erí.efta acción primera^ 
PoreíToel Orbe Auftral,cjue la venera, 
De quien tanto acertó tanto confia. 

Afli pendiente entonces de tu lebio 
El Jove Ibero dio quanto afpirafte, 
Y la Fama aun a tónica blafcna. AíTi 









^lfi 1 tu Nümeri,y al que fionrafte Sabio, 1 
lentes del Ara el culto te formarte, 
Pifie: distes del Eftádio la Corona 

PEL WQTOX DON mC0LASGE%dLT>h 
no y A fu. 

SONETO- 

aUando el grande Phiíipo fubíll tuye 
Elpefo del Peruvico Hermfpheiio 
O gran Mendoza en ti le da á fu Imperio 
aquella gloria, que fu fer incline. 

Lo lamentable, y lo fatal deílruye 
Benigno afpeclo del Titán Iberio, 
Haciendo, que otro claro Sol Hcfperió 
Lleve la luz,, que favorable influye. 

De Jufticia infpirado, y de clemsnda^ 
Para vn góvierno recio, jufto, y blando^ 
Sabio Lycurgo elige tu prudencia. 

Y con tal elección eflls moftrando; 
Lo que acertar podra s con tu prefencia¿ 
Siaunádiftancia empiezas acertando. 

&M lili Ké fSÉ hü tar^ 

DÉ 






' VE DON jOSS^H ANTONIO DE $OTJ)J 
SONETO. 

DEfcaiisb Jove en la cerviz de Atlante 
El pelío de la Efphera criftalinoí 
Y Atlas nipdefto en Hercules previne 
Auxiliar robufkzbra 20 Gigante., . 

De la Iberia aífi el Máximo Tenante 
Al Mendoza mas ciarlo, y peiegiino 

Vn Orbe entrega, y eíle con divino 
Acierto elige Alcides .rijas confiante. 

Muctó finduda él Gran FHiLlPO 6» 
De cftai^elpfa fabia y noble mano? "; 

Mas no eumenos bolverViLLA-G^ítzi A. 

, En vn Miniftro al Solio Soberano 
Obfequio tal, que fumma fer podria ^ 
De Sócrates, Caton^ y Papinianp. ', 

SEL MISMO. ; : ? s , 

íen puede facra Aflrea lurninpía, 

Tu VítgineOj.tu candido femblante ? 

Correr el velo de (a luz flameante, 9 j¡ 

Que nube de Zaphir le ocultó hermofa ... ; 
Miía I lá'Tiena, y la veras dichofa 

Oy ofrecerte efpejo el mas brillante 





i 








En el Héroe, cuya luz radiante 
Tuefpecie te ftfle¿le masgloriofa. 

En la Balanza, ímage n refulgente 
De equidad^ que fu manoexcelfa rige* 
Por fiel coloca la mas reirá vara» 

Al figto de oro fe troco el prefente* 
Pues tal Min5ílro,tal Pirncipc elige 
Per fa fer, fu V¡ nud, y Ciencia rara. 

Dfi WN MIGVEL TOT^EfON. 

soneto* 






• 






aUe nuevo Sol brillante nos anima, 
Que mas que de fu luz, de fu influencia 
Óy coronan los Montes : fu eminencia* 
Haciendo, que en los pechos mas fe imprima? 
Esvndifcreta Principe, que a Lima 

Iliiftra tan benigno fu ExceU&cia* 
Que fe puede dudar, fi a la obediencia 
Todo el mérito vfarpa en lo que intima* 

O ttes, o quaiio vezes tu glótiofc 
Reyno ! pues otras cantas deflinado 
Le tuvifte feliz para tu gozo. 

Mas tardo como dichavy oy fu agrada 
Te volverá en inflames de dichofo 
Los %lo$| que anies te hizo de efper¿do¿ 

AS- 



ASSVMPTO-V11 



i 



PIDIÓSE EN ESTE ASSVMPTO . QVE 

fe apiaudkflen la Benignidad, y Afabilidad de: 

S E.: altas prendas, c¡ue han fido los Polos fo- 

brc que fe ha movido fiempre le Efphera del a^ 

mor publico, comofemanifefió en laocafion, 

en que fctenbccn foía fu pretenda la tenipeftad 

de vn tumulto, que en Sevilla t fiendo fu Affifletií 

te ) íe levanto contra vn Grave Miniftro, i 

quien faco en fu Carroza* donde contuvo fu ref* 

peto a los que, llegando hafta ella, depuEe* 

jonenfuobfequioel ardimiento. Pata 

cuyo elogio fe feñalo el heroico 

metrodeochoLyíasalahat? 

mctyh de los A polos de 

Bueftro Pamaífo* 

2>E DOH TEVtp DE $M$J0WEVtí¿ 

LYRA& 

HOnor del Pindó hermofo* 
Amor cancro, melodía amante; 
Que en condeno harmoniofo 
Eres i vn tiempe Aífumpro h inípiraniej 







Y afeiflb^^rqni'uhííiriícíd per acento^ 
Entonas cotazones por concentos. 

Cadena peregrina, 
Dequien ÚSi pechos fon los eflafache^ 
Donde en vnion divina 
La libertad mayor fon las prifiones* 
Lazo, en que, para atar las volunradcsj 
La mayor fuerza fon las íuavidades. 
! Di^me al Soberano ■> 

Héroe, á cuyo altar haces que ahume» -, 

i"Eus fuego sy tan Iwmz no, , ; 3 | >j 

Que enere los cultos fe íuprime el Numén$ ,, , 
iY| quandq«Ga mas fulgido, parece, 
Que el itúfaio a los Idolatras ofrece. 

Infpirame, con qisearte 
La alta Afabilidad pafsó a violencia j 
;Y, hecho vn prudente Marte¿ a 
Con fiel benevolencia, ; Q%ñm® 
Tan duefio fué de vn ímpetu confirió; 
(Queje ama Mfta *1 Podercoti ixju¿ a ú fe dpüfc* 

Allí heroico y gloricíb 
Detuvo dos defpeñps í ^Mfcyfmos 
Libro a vn Miniftro ayrofo, 
¡Y iibrba vn Pi^blo ciego de í¡ mifmd¿ 
Con Cap modeftp honot>quefu deíeo, 
Les di© U fuerce, y les preflo elTropheo; 

No ei Pc^er aELoque*>¿i^ ■ ' « ; ' rm 
£>ue a Roma legro dar tantos blafbncs, *T\fi 



Tuvo tal vehemencia 
En caneas tumultuantes Sediciones, 
Como dJ Gran Vaion venció la viíh 
Porque fué antes del Tiiunpho la conquifla^ 

Noclmifmo Pueblo ardiente 
Dio igual refpctoal Cefar predi giofo, 
Cuando le oro eloquente, 
Haciendofe mas fuerte de obfeqtiicfo, 
Que el que dibalGian Mendoza, que alia fab$ 
Cefar benigno fer, Maree fuá ve. 

O Pííncipe famofo, 
Quien no defea al cuello las cadenas, 
M verte poderofo 

En lo que atraes mas que en lo que ordenas? 
Vive: y feran eternos tus blafones, 
Si amado duras por adoraciones. 



DEL DOCTOR DON fOSEVH DE OSLU 
tas F arfan de los Godos. 

LYRAS. 

Y, O Muía benigna, 

Que tu dulzura en mi fervor fe imprime, 

Y tu luz medefíigna 
A cantar al Mendoza mas fublime, 
Suena mas alta, porque tu harmonía 
Confunda con el canto la ofadia. 

Mv. &e» 





Refuene fu alto Nombre 
Del Marañen adufto alGasges claro» 
Vno y otro Renombre 
En vno y ce o Polo arda precia ro> 
Porque febre las glorias que oy le aclama 
Se mueva eterno el Cielo de la Fama» 

Canten otras fus luzes$ 
Canta tír, heroica, fus Benignidades: 
Las que al Plectro reduces 
PáíTalasde Virtudes á Deidades: 
Porque es el caminar mejor de (lino 
Por ]a fen.da de humano a lo divino» 

No Theodofio admirable, 
No ya Hadriano cortez 3 fuave Trajano, 
( Que fon con gloria amable 
De ia afabilidad ét Temo HHpano), 
Igualan a quien es ds efta alta Prenda 
ti Dios, a que eí Amor fe le encomienda, 

Affide lafamofa 
Tarteília Corte fué tan adorado, 
Que, al formar impetuofa 
La mayor tempeftad de vn Vulgo synioi 
Calmó tan prompta a fola fuprefencia, 
Que el deípeño fe hizo Ara 3 no imminencia* 

Afll en noble Certamen, 
Que h decidir la admiración no alcanza, 
Dudo el atento examen, 
Siít$5 mas que el amor la confanza; Ef- 



Efta vencicV, pues antes del infulto 

Se havia el mifmo Numen hecho el culto. 

Aííi faco valiente 
El Cano, antes del Tnurupho, vl&oriofo* 
Arrojando prudente 
Dentro de lo turbado lo gleliofo: 

Y a (Ti al Miniftio, quefalvo confiado, 
Lo hÍ2o feguro, a fuerza de arrefgado. 

O cjuanto de vn aliento 
(Refetvado a milagros y a Deidades ) 
Aplaufocsel lamento 
De quantos lloran ruynas las Edades t 

Y quanto cae el juciomas profundo, 
Quanda fuera de si fe pone el Mundot 

DE DON JVÁtl <Bti%MVt>EZ. 
XYRAS* 

S A gracias Moradoras 
del Pindó, a cuya métrica dulzura 
defpiertan las Atuoias 
cercadas de harmonía y hermofura, 
cy vueftros blandos números veloces 
cbfequios del Amor háganlas v.czes» 

Oy, que mas claro Apolo 
de dív ino en lo humano fe disfraza? 








- 



y m el Occiduo Polo 

la Julícia y h Paz vne y enlaja ¡ 

y en fus Benignidades 

por iu2es diílribuyc las piedades. 

Vueftio aplaufo compita 
con las aclamaciones de la Fama,' 
porque afii fe repita 

ei Nombre que oy vn Oifcey ctro aclama^ 
íiendo á la voz de fu Clarin fonoro 
eco el rumor de vueftros Ple£lros dt oro, 

Mjs ya efle Argos del Viento, 
fcffa volante Diofa, al Rimac llega, 
y fu heroico inftrumento 
alayreen eftas clau fu las entrega 
mas vida, al pronunciar fu V02 fonora, 
que mas benigno Sol fu orilla dora; 

Oid, dice la Fama, 
las dichas, que al Perú mi vez repite 
en el Herbé, que aclama 
el Orb^ en que fu luz coplas no admite; 
pues la que en fus Virtudes fiel contemplo 
Do puede fer traílado, aunque es exemplo» 

Y pues lo mas divino 
es Iom-ifmo que oííenta mas hutxtano¿ 
oy con mejor deííino 
h Jufticia guiada de fu mano 
ni afufta con el ceñoá la innocencia, 
Hi a, la malicia alienta en la clemencia. 7a» 



^TTa^ñcl) tas Virtudes 
afianzan ¿I Pcrq felicidades, 
que en íereras quietudes 
vera mudadas fus adven fida de s¡ 
quandoeíkSol iu afable luz inclín* 
a quintos Horizontes ilumina. 

Díxo,y mas remontado 
para la Eternidad eftendio el vuelo* 
desde el ma r gen fa grado , 

delRJmac elevándole hada el Cielof, 
que al Inclyto MENDOZA en lumbres belfai 
traslado el Nombre a Imágenes de ■EfttfU**- 

DE QON EET{Nji%T)Q DESOL&BaNGO. 

LYRAS. 

Enignidad canora, 

Harmonía benigna 3 Etato afable, 

A quieíi amante adora 
El mifrnoque es del Mundo el adorable 
Coro del Helicon ; de quien divina 
A vn tiempo eres la Mufa,y la Heroína, 

Del mas benigno Genio 
Di£U Us luzes, canta ias acciones, 
Y tu apacible ingenio, 
Lyta de amor, refuene aclamaciones: 












aun aísi no baltaja/iíamjéafij-'.í ; 
Forma cíeía razón b me I odia. 

Di el Nua)en ; que te exalta 
Tan fuave, que^ á no fer alia en ftj Efpbera 
Su Claridad tan ahaj 
Ofrenda de í¡ mi (mo pareciera* 
Que en lo humano ocultando lo taperanttj 
El es el Proceéloi del Suplicante. 

Aííí fu¿ tan plaufible, 
Que al Hifpanenfe Pueblo enfurecido* 
De amable, fue teiiible, 

Y porque no temió^fe hizo tenii{Jo$ 
Ta! 3 que en otro tumulto de fervores 
Se levanto el Amor con los furores. 

Noy* con mas alientos 
E! Dios que impone al M*ar leyes eternas^ 
No ya el Dios de los vientos 
Reducen íu fiereza a íus cavernas, 

Y en liquida pníicn a vn breve inflante 
Fixan con lo volufcle lo inconftamtr 

Como el Principe amado 
Hizo, que íu preferida, 
Para calmar el Vulgo arrebatado* 
Fueííe fmtBobil Poder, muda Eloquenci* r 

Y amante, en el ardo* del veía 2. fuego». 
Serenaííe lo ciego con lo ciego. 

Temeridad no poca 
Fue en muchos ex^onerfe 1 pueblo inquieto, 



Y de fu Ira a la fo:a 
Hacer chocar la nave del rtfpeio: 
Pe.- o allí de fu aféelo Iaefpeian?a 
Se formo otro valor de U confianza. 

O tu, Genio ceielle, 
Amparo de hombres, Tutelar de Imperict, 
La Eternidad te prefte 
Su aclamación en ambos Hemifphenos, 
Queriendo* que te vean las Edades 
Vivir glorias^ durar benignidades 



KJ 



- sr 



viscas 

ye 



¿?5 ¿TO ,*fS i*f3 rffí <**S ¿Ti 

5« B£g$ji ?»* 









K 




ve 



AS- 



ASSVMPTÓ VIII 






EXCITÓSE A LOS INGENIOS EN ESTE 
Aííüoipic, a que apbudieííen b fubiimepromp, 
Útiid del alto Genio de S. Exc. aísi en las 
tefoluciones de los cafos, cerno en las execu- 
clones de los expedientes, y efpecialaiente en 
el íocorro que embio a S. Mag. en el año de 
[1710. para la célebre Batalla de Villaviciofa, 
conspuefto de copiofo numero de Cavalleria 
bien montada, facada del Reyno>y déla Ciu* 
dad de Sevilla, y de dos bien municiona- 
dos Trenes de Artillería: para cuyo 
Canto fe les dio el metro de 
diez y feis Redondilla? coa 
ecos dobles. 



VE 5)0$ JlÑD^ES VE SANTELAlO 
de Saladar y Cortayre, Capellán de S. Exc. 

REDONDILLAS CON ECOS DOBLES. 

M Ufa, fuerza es* que oy decantes 
las glorias del mayor zelo, 
y que las que i fu alto anhelo 
fon tocantes, cantes antes. 



; : ., ; 



Y no falo a ti t* imploro* 
fino a tojo el que blafon* 
fer de la culta Helicona 
noble decoro, coro, oro; 

Canta al Varón, que jama* 
entibio fupromptuud, 
y las que de fu Virtud 
finas llamas amas mas. 

Que es bien, que en la acción, que vis» 
a la Fama las mayores 
que vencieron los mejores 
Adalices lides, des. 

Canta la lealtad mas clara, 
que aquellas, a que en fu Templo 
erigió el atuipuo exemplo 
con barbara bara ara: 

La que la Fama venera, 
que auxilio a, fu Auguflo Dueño, 
contra vn vano injuílo empeño^ 
que chimera mera era. 

Aíli fu intento ha quedado 
tan perdido} y fu fortuna 
tuvo en fu acción importuna 
defayrado ayrado hado. 

Affipor fqf defacierto 
quedo, ( al ver, que havia Cdo 
en el trance fu advertido 
defeonderto cierto ) yerto. Ov. 



At 






AflI el Mundo aun oy declama 
contra vn ambicíelo ardor, 
que tanto la que a fu honor 
lo disfama fama ama. 

Nanea al Gran PHILIPO" cali* 
la Gloiia, ni otro Guerrero* 
de derrotarlo, ( anque fiero 
mas batalle ) talle halle. 

Fuerza es, que a los figles de * 
vnTriumpho, que lá mas a íu 
de qmneas tu Lyr a exalta 
y oy reluzes lvzez, es. 

AíE, fin temer embates,- 
O Invi¿lo* quantos funofo* 
Enemigos en gloriofcs 
mil combates bates, ates. 

O Amor, guante He deshace* 
por feivirio 3 aunque 4 í u ruego» 
con el preciííb foffiego 
in capazes pazes hazes! 

Tu Hiííoria fera admirable, 
aunque de otros que ha elogiado, 
lo quemas ha publicado 
invariable, variable hable. 

Honra al que aiE te ZifaJotá 
Mníico.en <^o y reblandeces^ 
Fücs tanto ella, en $ue amanece*, 
hiladora ADORA MORA r 



IVro 



Pero adonde el vuelo eíev$, 
fi no baila a fu alo gloria 
todo el qje oy a fu memOií* 
le renuevo nve*vo evo ? 



■ -\ 



DE Wtt BE\NJ\W ANTÓN 10 %JMU 
re^y Tinajero. 

REDONDILLAS CON ECOS DOBLES 

O Y, Terpucnore, que quanto 
afpiro de tu luz puta, 
que quanto de tu dul$üW 

defencanto encanta^ canto* 

O/ 3 que 4 las gloiias que ve* 

judo es, que el Pindó feftivo 

quanta encada Rifco altiva 

Pyramide mi¿e y ¿L 

Canta la promptícud tv&¿ 

á cuya luz diligente - 

la Gloria la mas luciente 

le declara ciará ara- 
Canta al Varoo, que aclamado 

fino a íu Dueiía ha férvido, 

a quien prefto el mas fubido 

fu fagrado agrado grajo. 

No mas prempto el encendido 

Eneas veloz fe haviá 



. i 






áe África, aunque lo tenía 
Impedido Di Jo, ido. 

A igularle'njo fe atreve 
aun la Fama, aunqu? fu vuelo 
(por mas que fu ágil anhelo 
fe televe) ¿leve .lew» ¿^ 

Governaba venerado 
de Hifpano el Rey no farnofe; 
configuiendoel mas gloriofo 
declamado ama ¿o bado. 

Concisa violenta Eflrella 
fusrts Enemigo entie tantoj 
fu Lealtad fe opone, y quanto 
el defcuella, bmlla ella. 

Porque el Troptieo refguarde 
«n el conflicto m&s fuerte, 
nunca, por mas que la Suerte 
io retarde, tarje arde. 

Para que el Imperio viva, 
en cada Trozo que esfuerza, 
fiel la Vi&ofia, con fuerza 
atraíHva ¿ff/irá ¡ha. 

Quando el zelo de concierto 
va con la Diclia tan breve, 
es todo, fin el mas leve 
deiacieno, acierto cierto; 

Su Ingenio m^s veloz vi 
gue aun la Glorias pues la Efphera 



--> 



¿el Nombre, a! ver fu carrera 
terminada, nada d<t. 

O grande Hkrbe, efte el arte 
fue, con que (upo afeíluofo, 
para lograr glorioib 
adamarte, amarte Marte. 

Quanto arduo el Tiempo cor.tefU, 
fina fu Lealtad previene:^ 
porque quanto aquel detiene, 
fiel aprefta prejlaeftd. 

Aíti auxilio diligente 
ti Triumpho de vna tyrana 
pretenfion de la mas vana 
neciamente amenté mente. 

Todo, enfin, cede a los pafos 
de fu detlreza oportuna, 
aunque oponga la Fortuna 
fracafos, ¿cajos, cajos. 

Viva* y brille alia en la cumbre, 
de la Gloria: y fu 'Renombre, 
fin que el olvido fu Nombre 
dtfalumbre, alumbre lumbre. 




Pv. 



DE 





2>E $02$ <BEü<HO. ^01)%¡CVEZDB 

¿aburado. 

REDONDILLAS CON ECOS DOBLES. 

Bporíaj a! Héroe que vh 
ninguno hará ©pficion, 
aunque en fu comparación 
des Alcidev-) cides des. 

No fu modcftía de&bya.s, 
guando á fu aplaufq defpier t a^' 
íi es piecifo, que fes puercas 
que a palabras labras ¡ abras. 

De Villa-Garcia' ai Marqués 
ru aclamación cor'rcfponde, 
que ta rabien cxcelfo Conde 
de Barrantes antes es. 

La Fortuna, refpetofa' 
a fu 



s gloiras, admirarlas 
puede, pero no a emularlas 
la embidioja Dio/a cja. 

^ De f ü Govierno es coflumbre 
difponer,que fu Prudencia, 
fin que h alguno !a impaciencia 
dejalumhe, alumbre lumbre. 

A quien el defpacho agualda 
nunca fe ha viílo efpetar 



fa 



fu Ju^!c*a 3 a que en fu altar 
luz bojlaria tardi arda. 

Por eíto e! Apolo es, 
que veloz, recio, y conífáWé 
logra en fu efpknde* brillante 
tan íluftres lujlres tres. 

De las vozes de la Fama 
no aprecia el rumor infiel: 
fojo de Oliva y Laurel 
la que enrama rana ama. 

Su prompto expediente afirmé 
cada Rey no* y que es fu Atlante 
el Perü expreffe ccníhnte, 
Tferr afirme afir we firme. 

Vive, ó gran Principe, y pue¿ 
te defea Lima eterno, 
a ella es bien que en tu.Goyicrfto- 
piedades i edades ais. 

A tu Previdencia rara 
dando fiel adoración^ 
cada noble corazen 
fe prepara para ara; 

Ya en el que de Apolo es 
Campo aplauden tus honores 
quantas oyes bellas floies, 
guantas Jueves ai es ves , 

Deeíla Athenas lafouuna 
propicia obfcivaRCOcfta, 



<¡ttan» 



■i 



qüando en tu amparo tendrá 
fu ccluna, luna Vna. 

Mejor que al nacer la Aurora 
©y eíte Muféo amante 
en la que vé tu ferTiblantc 
la trilladora adora hora. 

Tu favor fu afeito aguarde 
fin la infiel defeenfianza, 
que, haciendo que fu efperanza 
íe acobarde, cobarde arde. 

Tus Piedades folemniza 
¡el Perú, donde dirás; 
Al nías defvalido, al mas 
infelits felice b¡%e. 






^&%¿?< #&í^ Ht&ür- <ft^-^ 

ü#$* 4&w mm <*&&>. 
m$p> *®*^ ¿&$p 

*$$* «$•$* v&M 



AS- 



ASSVMPTO NONO- 

CONVOCÓSE EN ESTE ASSUMPTO A 
los canoros Cifnes del Rimac, h que celebra (Ten 
la diligente providencia deS. E.cnla abundan- 
cia y copia necesarias para la manutención del 
Pueblo, como primero phyílco cuydado, de que 
depende íu confcrvacicn.5 practicada fingular- 
mente en la ocafion, en que en el año de 1709. 
íe hallaba la Capital famofa de Sevilla, no folo 
deserrada de la mefa pot la falta del Pan^fmo 
entenada cafienel fepulchro, por el exceíío de U 
caveftia: Males, a cuyo remedio embió S. M, £ 
S. E.que los fuperb apenas llegado, haciendo, q 
abundaííetlPan,felebaxaííeelprecio,yceíIaíIe 

la pefte., que ya combaba a introducirfe: Zelo 

y acciones, que fe pidieton decantar en vn 

Romancede treinta coplas, Jocoferio. 

»E WN TJBLO T:%AVl 1 TJSSQ, Md« 

yordomo mayor de S.Exc. y Capitán de ¡a Com* 

pama de a Caballos de fu guarda* 



S 



ROMANCE JOCOSERIO 

Enera Doña Thalia 

de Helicona* que eftc es ya 



Qv. 



. 



¡pe 



apellido muy corriente 
en el Cafta lio Solar. 

Vfted, que, aunque á fu harmonía 
cuefta los paílos que da, 
hace dulces de garganta, 
y ios compone á compás; 

Que a grangerias de Lyra 
bufca el Pierio Caudal, 
y por las calles del Pindó 
echa gracias a ganar. 

Qje alia con la difcrecioa 
fabe ti don a y re aroaíTar, 
y fe le vende quanso hace, 
para que coma el íoiaz. 

Que a las Coplas vendedorasi 
que en el Pindó oye gritar, 
las aviavy muda luego 
las que canfadaseíían. 

Que ella para hacer mercedes 
de voz ; quando alegre va 
defde la bodega al horno, 
defde la Plaza al Camal. 

Que con fus faynes fufíentá 
del ParnatTo la Ciudad, | 
que para gaííar fus chifles 
liene grande paladar. 

Dignefe de aviarme oy 
dequanjo puedo alcanz^* 



s 



pa* 



para vn regalo, que en bío 
a Doña Fmmortalidad. 

Efta es la que fe de^pefa 
con vn Grande, que le di 
anas de gloria formando 
Capital de heroicidad. 

Cántele Vfted aquel genio 
con que ha legrado hacer ya 
a) Aballo hombre de Plaza, 
gente de empeño al afán. 

Pero que dixe? regalo? 
nombre es, que nooyb jamas* 
y no cfta en el Diccionario 
que ha imprefl'o fu Integridad. 

Aííi al Betis focpn¡6> 
quandono tenia vn pan 
que llegar á la onda, aun donefe 
corría con gian cauo'al. 

Supo, que citaba fu Corte 
con mil hambres degozar 
de fus favores, que le eran 
toda fu felicidad. 

Atacado havia al Pueblo 
la [Penuria, fin lograr 
entrar la mano el Molino, 
Di el Cedazo meter paz. 

El Sol fe andaba en los Campos 
htcho de lu¿ vn baufan? 



con 





con los puntes que i los rayos 
fe les dexaba idear. 

Tenia á Flegc-n, y Eionte, 
fin que les pudieííe dar 
vn pienío de i n flux o, ni vn 
almud de fertilidad. 

La Hogaza lo defdeñoi 
y al huir de fu Deidad, 
Daphne de rnaflá, quedo 
Tronco de efterilidad. 

Parece, que délos Diofes 
fue caftigo fingular 
por los dtfdenes de mefa 
que le hacia fu crueldad. 

De verfe tan pretendida, 
fe havia yiflo elevar 
mu/ abatida de corta, 
y muy alca de Real. 

La Feíte, que hereda a! hambre, 
y es con fu genio infernal 
en primer grado de abyfmo. 
Parienta de Satanás. 

A la innocente Sevilla 
empezó a hacerla expirar, 
fin defeanfar deDcclor, 
ni librar deSacriftm. 

Masluígo que el Gran M&mozk 
vio anefgada fu beldad 



.--■.-■• 






Ied!o con dote de dicfiij 
remedio de actividad. 

Con aidiente diligencia 
logtoal inflante baxar 
a la Caieftia el morro, 
y la condicional Maí. 

Eíto es lo que al noble Rimac 
le hace confiante cfpeiar 
vn bien, en que el fer de boca 
tendrá mas de icaüdad. 

Al Cielo quiere fubir* 
y a fu Piincipe ¡mmoitai 
le bayla el agua delance, 
porque lo coloque alia. 

LaMcfadelSolyelNHof 
con Plaza y Rio,feian 

banquetes de la dc¿lrína 
lifas de fecundidad, 

Enfin eodo a fus aufpicios 
5 rodo andar fe veri 
defdeel Bollo al Manjarblanco; 
defde el Choclo al Maííapan. 

Tanto la gulefa copia 
a fu zelo abundara, 
que efté a pique la Virtud 
de fer pecado mortal. 

Solo moiirá de rabia 
el Ínteres} y fera Rv. 



ca¿ 




cada aplaufo déla CopU T 

de la Codicia vn puñal. 

Enfin vi¿loriofo el dienta 
de toda falta, tendrá [ 

en Capitolios de toldo 
Tnumphos de fertilidad* 

Viva, pues, quien de fus gtctías 
tanca abundancia nos da j 
y la Fama., fin venderla, i 

p i ega ne fu Ete i n ida d» 

2>£ DON MANUEL DE 0LEj,T>JCE DB 

8, $xc. • .. i 

ROMANCE JOCOSERIO. 

THa-lia, feftiva Mufa* 
que en crepufcutb Cortante 
brillando el canto a dos luzssr^ 
¿as fetenas de don a y re» 

P ues 1 lev asen e 1 Pa r n a fTo* 
ai bien alegre^ ni grave* 
a media rienda la rifa, 
tienes demedio ojo el fa yne¿ 

Oy es precito, que entone* | 
en ha rmonia abuda n te 
con Cithara Cornucopia - 
abaftos heroicidades! .-.; Can- 



Canta al Varón mas Excelío, 
cuyo alto Goviewp Cabe 
con Reglas de Creación 
de la Piovidencia el Arte. 

Por quien con riego de aciertos* 
á culturas del di ¿lamen, , 
de la cpulencía el terreno 
brota las fecundidades», 

Digalo d Betíco Emporíc 
que en puntos de agonizante, 
á milagros de fu 2efo, 
logio efcapar de cadáver. 

Tan deftrtiydo lo cogió, 
que yacía lamentable 
en la efpina de edifi dos, 
y hecho efqneleíode calíes.* 

Laflima era ver lo débil 
que eftaba fin íuftentarfe 
tiafpilíandofe de Plazasy 
y abílandofe de Habitantes. 

Eí Pan andaba tan afro, 
que no lo alcanzaba, nadie^ 
ni vivía en fas Arteras, 
ni paraba en los Batees, 

Hechos enabanenella 
con trafpaíTo deplorable 
los Deíier tos efe las Troxet 
Poblaciones de Hofpitalcf* 



Ceres fe andaba cayendo 
por Templos, y por Altares* 
ni la vtian Panaderos, 
tú la adoraban Gañanes. 

Poique las Hogazas eratl 
de natural tan tirante» 
que no pedia tragarlas 
aun el diente mas fuave: 

Tan tyranas procedían; 
que a las n:as iluftres fauces 
tuouifieaban e'ebaxas, 
guante fubian de Reales: 

Nadie penfaba el remedio* 
porque eran, para bufcarlc> 
el Bctís gente a la Mar, 
la Giralda cofa de ayre. 

Mas luego que apareció 
Su Excelencia , en dos inflante^ 
fe dietcn 3 porque tenían 
amaíTado elentregarfe. 

Pues fu valiente cuidado 
con las que pufo inceífantes 
Baterías de Ceílones 
los Hornos hizo allanarte. 

Y en vn Sitio de abundancias, 1 
con rifóph^os de gaznate, 
a h Perutia nías fuerte 
la íupo coger poí hambre. 



LU£ # 




Luego que viS tal deforden, 
cogiéndolos in flagranti, 
hizo quartos a los precios, 
que havian querido alzarte. 

Deflcrró á la Muer<e5y porque 
las qucdebia pagaíTe, 
le hizo embarga i la Guadaña* 
y fe U facb ai rebate. 

Para que los Artificios 
del Pan bendito tocaflen, 
con nueva copia introduxo 
otro aballo de Telares. 
Aíli lo llora Sevilla: 
porque Afóllente mas grande 
en toda tierra de Héroes 
no lo han de hallar las Edades. 
Pues Lima me digan: nunca 
vio Viney mas adorable, 
ni nunca efpesrb llegar 
a verfe mas abundante. 

Pomona 3 Amalchea, y Ceres^ 
han logrado ya forma rfe 
el Triumvirato del güilo 
para Orbes de paladares. 

Todas, para contribuyr 
al Aballo dominante, 
fe tratan a boca, y tienen 
buenas ganas de a juftaife. 



Sv¡ 



Af. 



Affi en embriaguez de afe¿lo; 
y con ternura trinchante, 
eftá el Vino como vna vba, 
y como vna agua la Carne; 

En Océanos del diente 
con tefacas immutables, 
los Panes corren a golfos; 
las Frutas i tempeftades. 

Del Cabildo de la Efpherá 
faíen con varas biillantcs 
Planetas Ejecutores 
á pefar fertilidades. 

En el Reyno de fe Gula (*) 
el Jngu es Señor del Ma te 
la Lagua Infanta del Sorbo, 
Reyes de hojas ios Tamales > 

Enfin todo efio hace vn Numen, 
que parece, Gn dudar fe, 
que lo parieron las Dichas 
y lo criaron los Altares. 

Viva immortaf, viva finufaf 
pues con fus nobles afanes 
tienen que comer grandezas 
Jas mifmas Eternidades. 



$0tt númhresi 
fatt fas de al» 
ganas com~ 



t>E 



IIHHHHHHHBHlHBi 



VE DON VELIZ VE ALA^CON. 
ROMANCE. 

A Lia va en mis treinta Coplas 
la molienda en que fe mita, 
por echar Pan al Affumpto 
hacerme el Ingenio harina; 

Porque moviendo el influxo 
r cl cedazo de mi Lyta 
faquc vn Romance floreado 
de voas quauétas cernidas. 

Y es que, al íalir mas alegre 
de Labradora oyTjhalía^ 

fe fué mi Numen al grano 
iiioftrandcmeclla la eípiga. 

Y como es Días de los Trigo» 
Vertumno, que les inípira* 

pDt effes trigos da Di es 

me obligo a echar la harmonía; 

Compañero de les Faunos 
quTe fer en fu familia, 
por lograr en el ParnaíTo 
tener coífecha algún dia. 

Pero la Beldad difereta, 
con el donayre que inclina* 
en mas foberano Mente 
medio entrada t^aspropiclf» 



Efte 






Elle cs^ Señor Vüexcelenctáf 
cuya cumbre efclarecida 
feeílicnde para fer Campo; 
en que ia abundancia habica. 

En el faben fecündatfe 
rubias deradas atiítas, 
donde para los focónos 
folp yqeftro amor los trilla. 

Déla alta Betica Corte 
ya la indigencia lo diga y 
pues folo con el Pan yueftrá 
configuió el de cada día. 

Y comovüeftra Piedad 
tan de buena mafia anima, 
hizo defpues,que anduviefli 
!9Üi I rodo d<e barrigas. 

Con que la correfpcndencia f 
que al beneficio fe obliga, 
debió para agradeceros 
hacer corazón de tripas. 

Allí difíeis providente 
eonftancia a la Fe divina* 
pues ya (u cara de herege 
h neceflidad tenia» 

Sin vueflío focorro hwUf® 
en la aflicción padecida, 
ya rocada de Epidemia 
fido vna Pe lie Sevilla* 



Con 






Con que 4 (Ti con gran razén 
¿ebe aquella Cene Inviéta, 
íí la libráis déla muerte, 
decir, que os debe la vida? 

Claro eíH: fi hallo dichod 
de enfermedad que peligra, 
a vn tiempo en vuello remedio 
el Medico, y Medicina 

Y es. qneaífi para curar 
achaques de Monarquías, 
tienen vueftras providencias 
de todo como en Botica. 

Por eíTo PHiLIPPO el Grande 
a efte Imperio que domina, 
os embib, para que en vos 
perfe&a falud ccnfiga. 

Aora Amalthea, y Livcro 
tendrán, pues Íes fmfljfica, 
la Corona matizada, 
la Cornucopia florida, 

Aora Ceres, yJ-Vomona 
en efte Valle que habitan, 
teniendo frutos a cargas, 
darán trigos como harina. 

Afli podra en fu proloquio 
cen propritdad decir Lima; 
que para ir a Chile ya 
de favor no neceííxu. T# 






; ■ .- 



A 






| 



s: 




Si en vos, efe ücjoi Vchürnhó 

Labradores que cultivan, 
fon Penates las Piedades, 
Izares fon las bizamas. 

Aora también fe vera^ 
por fcmsntera mas digna; 
enlasTroxes de la Gracia 
las Mieífesde la Jufticia. 

Aora en fegura abundancia 
tendrá el Defpacho falida> 
lograndofe fu coííecha 
fin el trato de vendimia. 

Aota enfín, Señor, con vos 
eíh Minerval Familia 
cogerá a vueítra prefencia» 
frutos deSabiduiia. 

Aflí fe ve; pues venís 
nuevo Sol que la ilumina, 1 
a darle con vueflros rayos 
las mas do¿las alegrías, 

Y pues como Padre á todoá 
protegéis^ «q* Pocfia, 
de tres Premios a que apunta 
ved, Señor, fi alguno tira. 

Mas al Librillo no llego: 
porque no quiero que digan! 
q4f ha fido mucha llaneza 
hacer pretenfioiv tanlifa f 












L* 



la otn alhaja por mayoi 
pide perfona mas dignan 
y aíli de mi intento Tacho 
aun U gana de pedirla. 

Verga si para llevar 
con la decencia debida 
las flores de vueílro Aplaufoj 
(¡quiera la Ca naitica; 

Y íí no iuaie e(ío> haced^ 
por el pregón que publica, 
ya que recibid mis Coplas^ 
que, me las p3gue Thalia s 





AS, 



ASSVMPTO DÉCIMO- 



Pidióse a los ingenios, qve en 

treinta Endechas Reales rcfo I viefíen el Proble- 
ma, en que fe queftiona, qual fue mayor fineza 
en S.E, para con fu Invino Soberano^Si dexaf 
gozando de fu luz a vn Hijo, como lo es el Sr. 
L), Rodrigo de Mendoza Mcnroy.y Barrib'riue- 
vo, Marqués de Monroy y de Cufano, o traer 
otro»qqs lo es el Señoi D. Mauro, Confcjero 
del Real y Supremo Confejo de Indias 
para ejercerlo en fu Real 
§ei vicio. 

DE DON E?SE®iO M J1{1 ACODES JLJ* 
%ar y So lis. 

ENDECHAS REALES 

O Y; Ofagfado Apolo, 
que confjndi r me hace 
la eftrañez de que raro 
irradies fombras 5 y filencios cantes» 

Si efla a la vifta ciega 
del que a fpir a a a Jca nza i te ^ 
lo luminofo obfeuro, 
y al oydo abfortq mudo lo fonante. Oy 






Oy> que en acción cóntrarit 
me apartas, y me atraes, 
y hecho Oíos impoílible, 
quu r es tener ofrenda s a rduidades; 

Oy que del facro Mjntc 
y de la Fuente fuave, 
defpersos Ion los rifeos, 
y fon inundaciones los criflalesi 

Oy, que tu ardiente Numen* 
terrible de infpirante, 
con influxo amenaza 
a cb^íencia delito me perfuadei 

Como intentas^ que aícienda 
altura queme abate, 
canto que me enfoidece¿ i 
y luz que me- obfeurece dé brillante? 

Cotilo el a»duo Picblema, 
pretendes que defate, 
fi con laz^s eternos 
no ay coi te- JiuoiJno a nudos celeílUes? 

Como vn Caílor y Polux 
harls oy íepa rabies, 
cuyas lu2es no alternas 
folo fon de efplendor identidades? 

Como dividir quieres 
tan vnidas mitades, 
q je el corazón heroico 
bfedexa las *dtt,o las dos trac? 




i 




tragí 



Peto ya del'OKnipé 
¿ecicnden dos Ütid^ocs^ 
que cada vna luciera e 
de Lucros íexidos ícfma el 

Coros a la vna cine 
Regia avn tiempo y triumphame, 
pues del valor labiada, 
yn Latrel de oto cada punta fe hac&¿ 

La frente adorna la otra 
c'c plumas radiantes, 
alas de la hirmofufa, 
conque rendida vuela al omenage| 

Yo, dixo W primera, 
foy la Efpaña admirable, 
en quien ej Otbe todo 
en lo exeteme efta lo dominante* 

Yo es precifoque venza 
en vn noble combate, 
en que antes del triumpho 
pofseoJa corona del Certamen^ 

Del Heíoe, que cantas 
mas fuédefi apartarfci 
y que fin lo viviente 
dentro del pecho lo immotial quedaífo 

Al Numen que fiadora 
Viclima es mas amante, 
aJ pirtirfe de el Ara 
dexar el, corazón- donde mas arcfo 



¿i* 



Fttvcfida tu fegunJj; 
affi dixo ac;r:dabie t 
haciendo íevcienie 
nuevas cAfpfks Us ccrtrariecLdes? 

Yo la America foy, 
copia luya brillante: 
pues como haces, cjue opueílo 
lidie el Original, contra ia imagen? 

Traer vn Joven Luzero 
a hacerle nías radíame, 
ñus cu'io es a fu Jove* 
y el mayor cnlio, mas fineza fe hace* 

No nececitan luies 
los que Númenes naceni 
pero hacelos mas Diofes 
la praélica immoital de los altaíe$¿ 

No es efto diflirguit 
entre Aftros ran ¡gualesy 
mes es ftieiza que aplauda 
el Hemifphctio, al Fhcboque.le nacfc 

O tu Héroe* que pata 
las Elpheras mas grandes, 
defde que fuerte efludias 
a fer Alcides, eres lya otro Atlante» 

Apolo tan copiado 
de tu Vice-Tonante, 
que al veila t ran fundida, 
tmbidíofo del alma cfta el carafler 




fu* 



Qoií al tiempo qus fSs lüzer 
afeítuofo teefparze 
haces, que de las tuyas 
U miíma ilíiílracioa llegas i iluílíaríeí 

Que fefas en el judo 
Real Indico Conclave 
Extrajo devn Imperio, 
ojeen vna mente va Orbe ha de Ile/atlé, 

Vive eterno, e Iluílra 
mis confines Aufírales, 
continuando en las prendas 
todo lo qu2 en las !uze 5 le faltares; 

Alli con noble empeño 
dixeron las deidades 
y abra2anMe 9 hicieron 
del de el Dominio fymholo el enlaze; 

Aííi queda ion ambas, 
fin ven:erfc, triunphantes: 
qie en combates Divinos 
folo efia el e^eder en igualátfe; 

Cada vna fus a fu Efpheiaj 
y al vuelo qUwdb el Ayre 
cntte Iu¿cs y fofas 
de si mifmo Meteoro fragranté. 

La Diofa de las glorias 
fe esforzó de fonante* 
pues í¡ á vna penas bafta, 

fí va Clarín coa das tarolci Jájes}^ 



AU 



ASSVMPTO VNDECIMO 

PIDIÓSE A LOS LÍMANOS APOLOS QVE 
Cantaííen la alta compreheníion de S-E. en los 
conoíimientos que requieie el Gcvkrno de los 
Pueblos, y la deilreza.zeb.y vigilancia conque 
executb el Recibo y Ddpacho de dos Flotas de U 
Nueva-Eípatia á quepa fsó de üiden de S. Mag. 
fiendoAífmrtc de Sevilla; Acción que no 
fe havia encomendado a otro al- 
guno de fus Ameceflcies. 

Í)BL DOCTO ^Z>. VBV%0 VE T ENALTA 

y 'BjrmteVo, Contakr de Cuentas y particiones de efía 

<^eaj Audiencia y demás T/duiales y Caíhedrutic* 

¿e Prima de Matfamaúcas .en vfi¿ 

^eal VniVerfidad. 

ROMANCE HEROYCO; 

Anta la fiel Comprehennoninimenf* 
| De vna Idea, que todo lo ilumina* 
I Catoel talento,a quien cedió Neptuno 
* Toda la azul flutfuaote Mcnaichia. 
La aplicación, el zclo ; laíüneza 
Lasluzes, los ardores, las fatigas, 
Del mas puro Varón, que de la Eípaña 
Pafsoavn Nuevo Orbe Nueva Maravilla. 

Xv Mi*- 








■ 





Mufa, fi ey a ti ¡mffma ro te batías* 
De todoel Coro de Helicón te auxilia: 
Que no cabe vn Occeanode 1ü2^s 
En menos que en vn Cielo de harmonía*; 

Eftei¿ el gran Varen, que en si no vive* 
Pues ios mifnios efpiritus q^e anima 
Embidiofos eílan de los deípachos. 
Porque todo el H¿rbe fe lo aplican. 

Que en (u mifmo defvelo halla el defeanfeg 
Pues haíla los alientos que íefpira, 
Los decreta el afán, no los mantiene, 
Los lee la ra2cn no los excita. 

Occejno mental, en quien la ferie 
De los cafos eíla tan incluidas 
Que no ay donde no pueda el penfamier tá . 
Navetrax-del acierto 5 las oíillasj. 

Donde fon los diélamenesy reglas 
Sabias legácnes* racionales climas* 
En que los rumbos ciertos dcl'difcurfo 
Conducen a los puertos de la dicha. 

Peí tifo el Soberano que en dos Mundos 
Dos Amphitntes inclyto domina, 
Con encargo de honores duplicados 
Todo el ceru'co Imperio te confia. 

A entregarfe le embia de ara Efpafía, 
Que es mucho mas que traerla, íeeibiiia. 
Pues quanto en los embates no fe aniefc*», 
En las fegüiidadgs fe £ eligra. 



•Flous, que en el Theafío fon vcTuí'es 
Machinas, en que vuelan la: Ptcvú cias^ 
Tviüplos, en que es la ofrenda la rjqué: 
El Numen d Comercie, Aras las guillas. 

Afíi embidioía Thetis ce Cybele 
A fus ccnfir.es le llamo tan fi na, 
Qaz en la exterjjqn de <u fiu&uante Corte, 
Masfuéciueimmenfa daifelaíeñida. f*) í 

., j r . L i_,adiz tarta 

Afilen Hfpaleufe antiguo thiono dacioodcM 
Ztloia ya la Fundación Phenicia A*) ^hetícÉm, 
Para hacerfe oiio Emporio deJVirtudes, 
Ouiere, que ctra erección le de mas rica, 
'^.ffi á fn Hifpano compitiendo entonces 
Hercules con heroica noble embidia, 
No hallando ya mas Tierra de blafónes, 
Ceras Columnas levanto a fu vida 

Nepiuno, que fi'nrio de tanto Héroe 
Las nobles huellas que fu Imperio pían¿ 
Liquido altar el Piélago formando, 
PaíTar fu Numen quifo á idolatría* 

Sol oryftalino ¿ela inítableEfphera¿. 
'Al Carro argénteo refulgente aplica 
Los candidos yugales cen que forma 
De vndofas luzcs.el maiinodia. 

Todo el fequilo junta de fus Diofes, 
Tcdo convoca el Coro de fus Nimphas/ 
A que del golfo a las ¡mmmcidades 
2« cuas ixnmcnck'ades fe lo Cfiao» 




i 



Noaífí allai al nofc'e auxilió def Troyano 
Affiltieton en Naves convenidas, 
Corno -allij por guardar fu Vellocino 
Nymphas rnil cada vela producía. 

Y poique del cuydado no tuviefle 
Qu^xa del Z2I0 la eficacia aél¡va 1 
Ea etdefpacho de fegtmdos leños 
Segundas ardjidades fe le fían, 

Aqui es donde el Imperio fin imperio 
No manda ala lealtad, fino la inclinas 
Porque no eíH en poder de la obediencia^ 
El que fin refiftencia fe refrita. 

Antes que el Viento el viento del empeño 
Las velas llena á foplos de las dichas* 
¡Y ames qae el Mar el Mar délos defeos 
Por fingladuras de fervor las guía, 

Masay! que de cftas g!oiias infidiofa 
De la Virtud la infiel varia enemigas 
La inco fiante Fonuna, de fn rueda 
yn Mongibelo en cada clavo gyra, 

Baxa al Erebo, y á las Parcas ruega 
flmas cruel délos niales que concitan; 
Y que el fatal cruzado azero afilen, 
para cortar vn Reyno en vna vida. 

De lechal fuego del Averno ardiente 
Se atreve el rayo al Numen ( que ofadiaí ) 
Rindefe la materia^ y queda el alma 
Viviendo allí mejor donde agoniza* 



ES 



Elmiímo arder de honor a los incendios 
De los del accidente le eximía, 

Y al corazón heroico que acomete,' 
el niifmo peligrar lo 'immona liza. 

Creció extremo el fervor; y la 'que el labio 
Refpiro Sangre fué la que, vencida 
Dentro del pecho la contraria fueue 
A las heridas del amor venia. 

O quanto puede la lealtad heroica! 
Pues en vn a contraria fyropathia 
Por fervir, con defmayos le refuerza, 
Vive con muertes, y con fombras brilla. 

Radiante Genio entonces invifible 
Del Cielo fe defprende^y porque viva, 
Neébr de Eternidad le da, que breve 
No lo reftaura ya* lo deifica. 

Vive ( le dice) porque con la tuya 
La publica falud fe identifica: 

Y el cuerpo de dos Orbes es immenfa 
La robuftez de luz que necefíita. 

Vive immortal . y el luminofo Genio 
Veloz recobra la mandón divina: 

Y entre los nobles Aft ros de fu efíjrpe 
Conftelacion déla Virtud lofixa. 

Viva y la Fama, paraque lo adoren, 
Con eco original de la voz miíma, 
Prompta en vn Orce al lefonar Mendoza, 
En otro Orbe PiLlPPO le repica. 

Yv. DR 



DJS-DON CASIMIRO VK iBETTlAH^UñO, 
Capitán de Caadlos de }<ss Milicias de efta Cuula.í. 

ROMANCE HEROYCO. 



O Tu, canora Dioía del Pamaffe; 
De Mnembfine y Jove hija adorable. 
Que e?es : por la extenfion de cu harmonía 
De Occeanos de luz Thetys fonante. 

O tu, fcnoro Archivo de la Fama, 
Memoria délas íiglos infpirante, 
Compiehenfion del Pindó, que en tu mmu 
Mantienes por efpiritus Edades. 

Almaycr canto del mayor Herbé 
La Lyra me preven mas refonante, 

Y haz, que el mejor el mas tirante Pleílrq 
Con el mas puro Electro fe prepare. 

Embía en ella toda la harmonía. 
Poique a la voz el inílrumemo inflame» 

Y al rraer tu contado, en vez del brazo^ 
La adoración lo pulfe como imagen. 

Infpira afli del mas gloriofo Herbé 
La alta Comprehenfion que haces que cantes 
A que la de tu voz fola fe vne 
Por configuración de immenGdades: 

Cantaré aííi la ¡dea de aquel Genio, 
Que eílendicndofe * todas arduida¿c$, 



Es Argo?í y es Bnarco cíe expedientes, 

Compitiendo a j as fuerzas los alca nzes. 

Aquel iruele&ual Cielo de luzes 
En que fon ¿el faber las baítidades 
Sabias Con ftela cienes de noticias, 
En que es vn efplendor coda di&amen; 

Aquel, que de la lu2 tanto fupeía 
Las raras iuminefas propiedades,. 
Sabiendo á lo veloz, y á lo infinito 
Vr.ir lo propagado, y lo iaceíTante. 

Pues los peipetuos ceiefliales gyros 
Naturaleza fon, no fon afanes} 
Y allá las aífiftencias de los Diofes 
Son prefencias, no fon velocidades. 

Que a las juftas o injuftas píetenfiones 
Es fu hi2 vn nuevo arte de verdades? 
Pues quanio á vnas parece que las di&j 
En las otras parece que aun no nacen,, 

AüS elmasimmcrtal de los FHÍLIPPOS e 
Mas Invicto, mas ínclito, mas grande 
Reformando á Neptuno del Tridente, 
Le confio todo el Reyno fluñuante. 

Mándale, que no dexe Isla decierta 
Del Golfo en losvndofos Atfenales, 
Secreto Seno, ni diftante Playa 
En }as JufiídkcJcnes inc creantes. 

Que no entregue al que tiene a fu cuydadq 
Todp ej, Imperio de las vafiidadesj 




Paraq *%i quinto fe abren los Doaaíniof 
Fusilen Vizagras las fidelidades, 

Aflij porque de Nuevo Occidua Hefperia 
Que náutico es Ophir, Coicos nadante» 
Por riquezas Provincias fe condufgan, 
Por Vellocino vn Mundo fe lefguarde. 

Dos vezes ricas Podetofas Flotas 
A fu Zelo fe fiaron vigilante^ 
Porque impufieífe al Mar vocales puertas 
Mientras mas invifibles, mas confiantes. 

Aííi fu afán con ordenes de bronce 
Supo cerrar efpacios de cryflales: 

Y aífi con las faenas del defvelo 
Evito los naufragios de la fraude» 

Aíli enfrenólas pérfidas malicias 
Que golfos fiempre fon mas inconftantesv 
En que losmifnios Puertos fon efcolios, 

Y las ráfagas fon las mifmas Naves 
Pero ayíquepoderofo el Hado impío 

Contra la Fortaleza del difamen, 
Para expugnarla entonces mas violento; 
Del mifmo Muro le formo el ataque. 
Vibróle horrible ma!, creció el infulco? 

Y al fentir la conftancía, hecho Gigante, 
Encelado de llamas más ardientes, 

Pafsb rnfta el mifmo Numen los Volcanes. 1 

Paro el heroico Joveaffi infulcado 
Confervo en lo fatal lo fulminante^ 

Tan 



Tan filme que del pecho alarojaría; 
Roxo encendido rayo hizo la fangre.' 

Vengan aqui los que elevar quifieion 
A facrificlos las temeridades, 
íY en el Templo de Honor, en vez del Numen, 1 
Solo al humo intentaron confagrarfe. 

Que m3s fue eftar muriendo los alientos, 1 
¡Y vivir tan robuílas las lealtades; 

Y el juicio fue otro efpiíitu, que afuera 
Eftaba alli fupliendole el cadáver. 

Entonces la Virtud, que en el Héroe 
Mas que el Herbé eftaba agonizante, 
A Júpiter pidió, para fu culto, 
Que no dexaíTe al Mundo fin fu Imagen; 

Diole el Supremo Authoi la nueva gracia 
Con nueva ComiíGon de eternidades^ 

Y preparando de ellas la ambrosia, 
Baxa al Héroe en que ella mifma yace» 

Bebe, le dice 3 porque te eternlzes* 
La liquida Apothecfis inftaurante: 
Porque yo mifma logre por tu labio 
Lo que tu pecho haíU oy logro animarme^ < 

Vive feliz; que el Cíelo te referva 
Para nuevos Confines, nqevos Mares, 
Donde has de defeubrir nuevos aciertos 
En nueves Orbes de felicidades. 

Alli has de mejora? al Gran PBlLiPPO 
Lo que Alex^ndaroaun no logsó vfuTpaife* 



Y lo q :; ■:»'■?« noafpíró a inquirir, 
Na logro íubitkuy r al Viejo Atlante., 

Dixo; y votando á !a man (i en ce-léíle, 
Llecos fe efpaicieico tan (wmmk^ 
Que fe hi iacn en Vónkes íonoios 
Coa ond.,s de eplendor golfos, del Ayre« 

Affi llegaron á forma ile auípicics, 
Q/.e fonando en los ámbitos Auíhales* 
Padiones fe formaron prevenidos, 
En que todas las d¡cha$ fe augura flfm. 

Vive fauftp, y eterno^ y tu Renombre 
Por Aftro encada Polo fe levante* 
Pa Taque por las luzes de íu exemplo 
Obíuven fus alturas las Edades. 




ASSVMPTO DVODECIMO 



alentóse en fst^ assvmpto a ios 

Límanos Cifees, á qte can tallen en vn bici e Pa» 

r.pgy rico cié qu<reíua vt rí-os Hexámetros Ldtino* 

vn epilogo oe ías Virtudes precedentes ce S E. U 

generalidad con que fe aplica á toda*; la ímgulari-» 

dadcon que hace compatible fu Magnificencia coa 

fuidefintetcz, y finalmente vna ceñida defciipcion 

de la niumphal pompa de fu entrada en eíU 

Ciudad, y vna acción de gracias, por ha* 

ber acceptado efte Govierno. » 

V0CT0%¡$ V. TET^jj S^/df/ ODBCJsTILLJ, 

^egajis &r Mayor is Cdegti 6\ Tbihpfl Cole'g* c Kegi) que 

jujlmianeiCvdicts in bac^gali- Je adata* Trvfc(vtis» 

nunc autfm íxcikntilsimi btnus %egú Tcmm 

Protegí s Jfieforts gerierahf. 

CARMEN PANEGYRICVM: 

DIé mihí> Wufa , VIrum 5 puro qui lumlne fuígeni • 
Multa dedit Fame^íplédensquemGlGiia plaudu 
Omnígena? pienum ciarse Vil cutis honoie 
Qui Iberum poftquan* toífit coníranriot axcnj; 
Tamquennviim magnumque tena PhUipicus Alias, 
Progenie Quintus> celfo fed Nomine- Ptíhjus. 

O* 




0niri*$ §uiítípérii Proavos Me&doziÜs Heios^ 

Qaem Numen píudentia adórame Pietarque colentes: 
Regiminumquefciens J Hetmfcae(*)inimicus& artis. 
Íuftitia?Nümea, quo nullus TanSlior alter> 
Peiu quique regirmagnum, fine divitó Peru$ H 
Ditior adque animi claris vircutibtis ipfe, fjj^jffc 
¡Aurigeraique tenetis aras fine cultibus auri$ thntUttwfc 
Pabula qui temnitjpuri veluc aetheris Jgnis^ W 
Cuius 5 n adventu, ceú claro Solis in oua, 
Litora Petuvici rident Auflralia Regni, 
Montibus exultat Pluto iam ditiorauros 
Flava Ceres gaudet Isetis faecundior arvis* 
Et Mue ia& paccat Thecys nunc pulchfclor vndlw 
Ingíedirur limam, veluci qus nuoiine lapfo 
Goidibus apparat iam nuc fervidior aras, 
Fulctis quod centum centum iam.conftruit arcos 
M3ícarijNemefifqueFovum nunc a¿libusampluni¿ 
Áurea qua? furgunc claxi míracula Foncis, 
Oainia nunc varia varios danc luce, colores. 
Agmina nuneque regic Mars refulgencibus armisj 
Infequitutqae -gravis Proles coronata Minerva^ 
Integer incédií fplendens fanfíufque Senacus? 
Alta Magiflratus pracfert infignia Belli^ 
Ka«us quem pofeit culcus Regalis Jmago. 
Aligero incedit equo, flagrantior ipfb 
Luaiinis Auélote, Excelfus mendozivs Heros. 
Non rancuai Caefar^non iam Pompaius in vrbe 
Man* tciuiuphai&ntj quantuai nunc egu Amore 

Pee- 



——— ■—■— 

!>■ M ili. . •■ JUJI^. 

pcftoTa duftanfem meliorem pace Triumphum, 
bcllígeros Magnus Princeps qui vincic & omnes, 
¡nfequiturque Jovem ipfe fuam, veiuc alter Apollo^ 
Cantábricas lumen, Gallase* gloria Gentis, 
clara Deüm Monroia (¡muí Barnovaque Prole^ 
prxfülgens Mauruss ceü celfa Parentii ¡mago. 
Hinc Solefquefuos famaíantia fydera nefeunt. 1 
Reíplendet, broceo contexíum cunibus auiunu 
Abéis que micant milis fublimia tecfla 
Aípice Lima Virum, quem votis fpeque vocabasj 
quiquePolum Perú prsecellens fubftinet Atlas. 
Grata colé, & tantum prasclarum Numen adora, 
culiibus atque ipü feívens tot nomina folve. 



DCTQ^JS V. TBT%¡ VE TE^ALTJ !Bjí^¿ 

nutbo í^g/j buius fenatus CT CtCterorum Tribunahum 

fartiúonum fémflwih <? in hac %e^aii Academia 

MütbematicMum Trimarl] 

CARMEN pANEGIRICVMj 

P And] te nunc HeÜcone Dea: quo Numine fauflo 
inclyta refplendens que Novi feÜcior Orbis 
iam Coelo terrifqueredit casleftis Grigo: 
omine quo Pciu redeunt, Mendozia Regna* 
auspicio quo celfus adeüque Camanivs He?os> 
Gothica Progenies^ Eudo quem Zuiia plaudunt? 

A a Can* 



Cantabwt' incícitthttt qpifu'km Ga.!$«k^"f©rtrir 
lauda t adoracuni} nuüusquo ie¿tior yntjuam /. 
H ípeua Princeps fülf¡t de ai i (Tas a b Áu!aj 
qiii. uavénit fecUqueGaaiul íablimis honores: 
Píoceus in felinas vixturu v nobríis t>mne& 
aptus* cuique cledit magnas PHILI'PPlCA greges 
Mervs facrata fuas$ Piecateinfignis & amiis, 
luílitiaf cufte^ prudenfque & cultor honeftl* 
magnificus pompa, puro qui Numine juftus* 
iiclytus hoílis opun^ mirus ltrfhatci opumquei 
Intege* apparet» veluti fine nubibus aetber, 
arívorumque auú pelagus fine muñere dives. 
Iam;]ue Cato fíleanr paras jufiüfque Camillas; 
H'iius in ingreffu nunquarn Limanas ad oras 
aífulfit maior Codo fpe&ante triumphus, 
femínea» pulchrae tutbxj CíEtufqae virorum 
Víbe fluunt tota* attonUi mirantur 6¿©mncs 
L3urígeros, gradivs tuos, Pallafvé tuofque. 
Gloria tune magni incedít faníUqüe fenartís 
ianr que Magiítratus manibus {mi rabile pondu§ ) 
Numinis ipfa fui veluti portatilis ara 
fplendets peplum que argento prgfuíget &auro; 
Hinc meliorque micat fuppremi Regís Imago 
íiderea flagrans veíle, & edeftibus ai mis: 
®t juxta eft Maurusvuiagnae fpes aíta Ccsonae, 
ad Jovis ípfe Iatu r que fui novus adflat ApoHoj 
caeíaric & vuVu ju^nis clajdfllmus Heros 
Hoc feM'ai cello, non fie magníguc Julo 






Eneas Um latí Auguílcis que beatrant 
Vi que Patei lucis Princeps que fequentibus Afiril 
fie íocijs, famuiís que mi cae coiuicatus vtiiiiique. 
lnfequi*ur Curms creceo velamine teílus, 
cui fulgo* lucetqus fuus: Sol fui ge t & aurum, 
Ígnea cui cedit renhens lux invida Píiaebi. 
íextijugí Aurigis alij dexuisque ieguntur.\ 
Viftcula quis non prseripiat cordáque cacenas? 
Qusp non componat mens tune captiva ttiuphumft 
Splendent alus periflremata péndula tcélis} 
et domus affulgent ofir oque a moque fuperbxj 
floiibus ornantur protae du&ufque viaium. 
Hoc eft Lima tuum Nun>en qupd fepius aodis: 
en gravis inceffu veluti inte* Sydcra celfus 
Phsebus equo incendie niveo Ccelurrqueditirquc* 
Hic vir iam meiuit bis te ¡liuflrare rogatus: 
immenfos ipfi cúlcusfet grata per Gibena* 
et tua pro Templis ftrventia pe&oia vove, 
S¡c fclk xtesnas fedes dual luftratOlympú 




Z>. Vl%G¡mf MA%1A G^ITJ, OLM EXCE- 

Ikntijúmi TiQ'^egis Trincipis de tanid huno Tala* 

tij mayar is Magiftñ. 

. ¡ ... 

CARMEN HEROICVM. 



Vf AenanímunHerrem:Long3cui ü*acula Protei 

uc 






fafti, & PrdVegfs íaulel; priáoníaqie A^ieni 
nunc fari míipiam, & Pacis fub fydere in vibem 
irttranteai opratun* Re<ftorera: fatiic fvbditus aeque 
cft, popularque^ «quus^ueai freim: fplcdida virtus 
¡t coases, oblatoque oculos a verde ab auro. 
MAVRE,no^i decusalcumorbi$,queaifuftinec, altet 
Aicides, Patct ille tuus fi patris i mago es, 
fiexcelfas afiimi virtutes, fobora . mentís" 
fi in te, atavorum pulchro vel íi incorpore dotes 
cernimus ve proprias generofa in imagine laudes 
ille amat expreflTasjpariceicu carmina^ pingune 
qu3e genitorern, 3^avos,aírenftf,at^eauribus$quí$ 
exipe, & aonio, noftfOqse indulge labor?. 
Mufa, ntóo, precor omufxve "firaillitiu Aoedes 
aíTideas lateri cuftos, & dirige gredas. 
Oprabác dudum maternum ¡nvifere Coelumi 
amatas;, ac ante, acies re<9ums Joseph, 
fundebatque preces hifpano faepe Tonancí, 
littus ad hefperium vt reduces obuertere prerasi 
annueiet* Ménsula tamen^qu* fle&it habenas 
iaiperj,noftrique tenec rnoderamína mundi 
aeciri Protosum iubee antea, votane tándem 
audiae, & qualcm Pioregem Fata petenti 
Proumane tenas, quam opes non fallac inanísi 
Advenit accitus ■ .Pioteús's miracula rertim 
Regís ad imperi-um oblitus, flciyiumquej feramqaej 
« propiam indutus formam fie ora refolvit: 
define per populos perqué hasc tu* regna ger vrbe* 

9 ua& 



qusrere, ealettes aqtio gens Indica fcget 
accipiat, latcri afliftccns Antonivs hiccft; 
qucm petir experturo, efeptumque bis hifpalatelfus 
roíianturque De¡ : virtute infignisj ac illan 
coge rducftanten), ac ínvitus iuffa capeflTat; 
Dixit, & ad patrium torfút vcftigU pontuaíj 
At Rex impatiens, fati cui nota voluntas, 
extcmplb puppes ¡ubet ¡nftaurare volantes, 
quxexelfum Heróem.HeróefqaeDeam celebrantes 
laudibus aonijs, noftra ad confinia ptofent, & 





n 




íJma^nusnunc 

hAcHltes. 
e.sxipcr& Alci' 
s carttiiric vi- 
*«ent,.Eau&. 
ndreiio. 

!urctlib,6.va 



ASSY afpubefta Limaba Alhenas en fas 
complacencias dé fu afe&e la Grande- 
za del Heíoe que celebraba. Si huvieía 
de compararfe con el objeto el aplaufo,erá- 
meneíler que fe eleva (Te á immenfo, y aun fe 
faltan á la demoífaacion cauda'Ppata el de* 
fempeño. Son efíos literarios obfequios teda 
la íegutidad del honor conqne fe imortaliza 
la virtud para el exemplo. Padrones degl * 
í¡a que vuelan, pero que mas verdadera méfit 
te fe perpecuan^por que fe eternizan en la me- 
moria. No tiene lo humano contra lo mor- 
tal n¡ mas eternidad, que el canto, ni mas vi* 
da que el Fanegyrico* A íli viven los Hercu* 
les y fe tienen á la v ¡fia los Achiles ( *)Las 
Porfías fon vnas lecciones de heroicidad en 
gue eftudian-los corazones la grandeza, que 
por eíío en el ■: TheatfO PanatheriioeraLey de 
los Athcnienfes que fe cantaflen cada luftro 
los de Homero, y nunca dieron batalla, los 
Lacedemonios fin que fe leyeíTen los verfos de 
Tyrteo. ( * ) Son la vida del honor, porque 
fon el idioma de la Famas canta eftalasglo* 
riofas acciones, y no pueden fer affumpto de fu 
voz fino fon harmonía del metro* gyian im* 
nieníos efpacios fus acentos, y no pueden ele- 
va rfe a fu vuelo las immobiks laminas que 
fe eículpen, ni las peíadas Eflajuas que fe 



erigen. Y (\ !a ¿e S. Fx. feria fatigado pot 

muchos figlos con fas txcelfos Progenitores^ 
ahora hará ver al antiguo Mundo que Tambi- 
én fe comercia de gloria en el Nusvo: y que 
fi la Integridad del Hcióe que le ha co n ^ u - 
cido íe niega 3 las fulgidas producciones de 
Phebo/ábeeflefuDtitüyrfe de Apolo para coro, 
compcnfarle en efplendores. Brillará S. Exa. 
en todo el Orbe, y al reflexo de. fu Iuzb/í- 
Hari'eíie Átheneo que iluminó h efclarecido 
nombre. ( * ) El Sol fe contiene todo en cual- 
quiera rayo, y affi por poco que define tila 
obra la Grandeza de S. Exa t felleyaconel af- 
fumpto todo lo que neceíTita de gloria para 
la admiración. Ha intentado efla RealEfcue. 
la celebra? á S. Exa . y es ella mifma la que 
Te exalta en \q que lo ajplude? Ib eterno de la 
alabanza fe hará eternidad de iV nombre, y 
fobornando con la oblación a la Fama cor- 
nú la fortuna de luz que fu dueño, propiie* 
dad es de Mercurio Numen que la prefíde cerno 
Dios délas Sciencias no apanarfedel Solpara 
gozar de eternos lucimientos. 

Y pues ya cen la venida de S. E. comienza 
a profperarfe de dichas todo eñe Grande Rey, 
no, lloviendo el Cielo felicidades como á Ro- 
das el oto quando nació Minerva, fean fus 
alabanzas exaltación de nueílras ventura s, que 



II 



M Speculu 
ÍFÍendorccoru 
ci. 

índe r/tere f u 
próxima cuefl 
njfcfliu. Can 
Ranear* 



Cíandían, j.R 
ne¿, Stfic, 



k* 



Jmiij, d? TcíTaxtíea >s de fj cafenío premios 
Jfj integridad no : cab 5n las fortwias ea co- 
tia la efptara di las iniUíncias, y es? meneftce 
que fufo*, fu efperapza, lo fuccefivfcdel gozo en 
L* experiencia. 

Expea^&ínftíneas^ Augufteineceíle eft. 
M' N^íibiquodíblvacnonhabetarcajobfc 
Sean laspublicas demoftraciones de alegría 
auntiempo elogio de fu grande mérito, y gra* 
titud retribuyda al Cielo, por tan alto be- 
neficio como el Don, de vn Principe, en qui 
en efpera la inftauracion mas feliz el Reyno, 
la mas alta gloria-fus faftos, y la regenerad' 
en masdichofa fas años. Aclame Lima un 
cierno fu nombre conao fude|eo,y con voz tjuc 
immortalzefu gloria faludeefta ; Minerva fw 



verente fu Nombre. 



Salve magne parens,mundtqu¡ fácula mecuro 
Inftaur^re paras* talem te ciñere femper 

K ; 4¡ Menfefuo,tua Lima cupitrfic témpora jiafcíy 
Sic annos ¡ntrare decet^da gaudiafaftis, 
Continua. ••^-.— • 

Eprop^kata tu« manibuspretext^Minaefvc, 









1 



. 




Sise 




•P""